LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Miér Oct 12, 2011 2:02 am

Convocatoria a escribir un cuento de Terror.


Para incentivar el placer de escribir y leer, Letras y Algo Más te invita a escribir cuentos de Terror.
No deben superar las mil palabras aunque seremos muy tolerantes con el reglamento porque lo importante es que escribas.
Puedes presentar todos los que te plazca hasta la fecha 15 de noviembre del corriente, enviándolos al correo rodricur@hotmail.com
Cada autor recibirá un diploma de Letras y Algo Más para agradecerle la participación y todos los cuentos serán publicados en nuestra Página para que los compañeros los disfruten. Puedes entrar a ver los comentarios que generan.
También haremos una selección representativa para el Suplemento Especial de Revista Digital de Letras y Algo Más, que será ilustrada alusivamente y tendrá los datos personales que cada autor desee exponer, y un Libro Digital con todos los cuentos para conmemorar el evento.
No hay límites para la imaginación. Puedes presentarnos a los ricos personajes que caracterizan el folclore de tu país o hacer tu propia leyenda urbana. Puedes llevarnos a la época en que la víctima no tenía celular para pedir ayuda o a ese futuro tenebroso que recrearás para nosotros. De ti depende.
¡Te esperamos!




_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)




-------------------------------------------------------------------------------------------


1)- El último viaje


Lucy giró sobre sí misma con sus brazos extendidos y después se abrazó queriendo atrapar para ella la noche. Era feliz, muy feliz y en sus ojos brillaba la chispa de la vida. Había sido un día lleno de placeres y sensaciones que nunca olvidaría, esos días que se quedan grabados en la mente de las jóvenes como Lucy para servirles de aliento toda su existencia. O al menos eso era lo que pensaba ella.

Se sentó esperando el último autobús que la llevaría a su casa. Por su mente aún pasaban las imágenes vividas y toda su piel estaba impregnada en ilusión. La fiesta de Elena había sido todo un éxito, un ambiente cordial y desenfrenado. La bebida y el baile corrieron vivificando aquellos jóvenes cuerpos volcados en el deleite y los deseos que sus sangres frescas les exigían. Elena invitó a un amigo nuevo y tuvo el acierto de presentarlo a Lucy. Desde el primer segundo entre los dos jóvenes, se gustaron y sus ojos se acariciaron en un lenguaje secreto y silencioso. Bailaron toda la noche, hablaron sin cesar, se contaron sus vidas. Eran tan jóvenes ambos, unos veinte años apenas cumplidos, que pronto supieron todo el uno del otro. Su futuro estaba por escribirse. Después, por el efecto del alcohol y por el magnetismo que sentían, dejaron hablar a sus cuerpos entre abrazos y caricias. Lucy sabía que se casaría con Pedro, que sería el hombre de su vida.

Tan ensimismada estaba en sus pensamientos que no vio llegar al autobús, la devolvió a la realidad un chirrido que taladró su cabeza. La puerta del vehículo estaba abierta, del interior se desprendía una luz pálida, espectral. Lucy se levantó y por primera vez notó la noche fría, oscura y solitaria. Una rara sensación sacudió su cuerpo, se estremeció helándose su piel. Suspiró hondo y se dijo que se estaba dejando llevar por su imaginación. Pensó nuevamente en Pedro. Sonrió y se subió al autocar. Éste se puso enseguida en marcha.

Fue al rato de sentarse en el autobús cuando notó que éste estaba vacío; el hecho la inquietó. Es verdad que eran la doce de la noche y que éste era su último servicio, pero aún así era una línea muy concurrida y Lucy nunca había viajado sola; nunca hasta aquella noche. Luego estaba la luz, más pálida, más muerta. Volvió el escalofrío atenazando su alma. Miró por la ventana con la intención de ver algo familiar que la tranquilizara pero no vio nada. Una oscuridad infinita le impedía ver. ¡Era imposible, allí tenía que estar la luz de las farolas, el resplandor de la luna, las mágicas y misteriosas luces de las calles!, se dijo casi gritando. Echó su aliento al cristal y lo limpió con la mano, quizás estuviera sucio y fuese el motivo de no ver nada. Sí, eso tenía que ser; una esperanza resurgió en ella. Cuando acabó de limpiar el cristal la esperanza se hundió en las tinieblas. Porque eso era lo que veía Lucy, la tiniebla de la noche. La nada oscura y absoluta.

Quiso dirigirse al chofer, ¿se había equivocado de autobús? Claro, esa sería la respuesta lógica. Qué tonta había sido, estaba tan abstraída pensando en Pedro que cogió otra línea. Con esta idea dio unos pasos hacia delante. Pudo ver la espalda del conductor y algo le dijo que no se acercara más hacia él. Una angustia iba creciendo sin parar en su pecho, sentía ahogarse. El maldito coche iba aumentando la velocidad por segundo y Lucy tuvo que agarrase a una barra para no perder el equilibrio. Lloraba de pánico, sabía que iba a morir. Su vida futura, sus ilusiones con Pedro, sus hijos deseados, parecían morir en aquel autobús del más allá.

Pero no fue así, el autocar frenó de golpe y paró abriéndose las puertas. Lucy, por el impulso de la frenada, cayó al suelo. Apenas podía respirar, una misteriosa mano parecía oprimirle el estómago y la garganta. Se incorporó como pudo, entre temblores que hacían flaquear sus piernas. Bajó del autobús y un viento abofeteó su sudorosa piel helándola. La sepulcral oscuridad seguía allí, abrazándola terroríficamente.

Lucy corrió sin saber hacia dónde, no veía nada. Sólo sentía la necesidad de correr, de alejarse de aquel vehículo. De vez en cuando tropezaba con algo y caía en un suelo frío y terroso. Pero volvía a levantase y seguía su frenética y desesperada marcha hacia ninguna parte. Tropezó y cayó de nuevo; se ahogaba nuevamente, sus pulmones no podían resistir más. Por primera vez en aquella noche, la luna apareció con su mortecina luz iluminando el lugar. Lucy lanzó un aterrador grito, más parecido al aullido de una bestia. Estaba en un cementerio, todos aquellos obstáculos con que había tropezado eran tumbas. Delante de ella había una, especialmente iluminada por la luna. El gemido desgarrador se prolongó en su garganta al contemplar lo escrito en la lápida: “Lucy Pérez Glez. 1975-1995. Muerta en accidente de coche. Que su alma descanse en Paz”.

Amigo, ya ha comprobado que los sueños no sólo pertenecen a los vivos sino que los muertos también sueñan. Y quién sabe si usted, Querido lector, al igual que Lucy, ya esté muerto y lo que siente es sólo un sueño.


Miguel Ángel Muñoz
Granada, España.

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: CONVOCATORIA: 2) ¡Es él!   Miér Oct 12, 2011 2:06 am

2)-¡ES ÉL!

Sentada en el apoyabrazos del sofá, con un cigarrillo entre los dedos, Patricia se quedó colgada de uno de los garabatos de humo que se desvaneció súbitamente ante la exclamación de Claudia.
_ ¡Es él, en la ventana!_ gritó empalideciendo.
_Traquilizate, Clau, ¿de quién estás hablando? ¿qué viste?_ preguntó Patricia acercándose a su amiga.
_Lo vi, te juro que era él, Matías.
_Clau, no puede ser.
_Necesito algo fuerte_ murmuró mientras se servía en un vaso, mas de una medida de whisky El pulso, le temblaba; las palmas, le sudaban y comenzó a sentir un agudo dolor en el pecho que la empujó a llevarse una mano al corazón. Le faltaba el aire.
Patricia se apresuró a abrir la ventana.
_ ¡No!_ Gritó, desencajada, Claudia _no abras las ventanas_ agregó corriendo desesperadamente a chequear las trabas.
Cuando terminó de asegurarse de manera obsesiva que estuvieran cerradas, caminó hacia atrás hasta chocarse con una de las paredes, las piernas se le fueron aflojando hasta dejarla sentada, temblando como una hoja con la cabeza entre las rodillas y las manos en la nuca.
Patricia trato de calmarla en vano. Luego de un rato, fue a buscar el cigarrillo que había dejado en el cenicero; para darle un final más digno, al que sería su último paquete. Estaba decidida (y era resoluta). Pero su rostro se fue modificando en una expresión de confusión y temor cuando encontró sobre el sofá su cartera abierta y sus maquillajes regados por toda la sala.
Se acercó con paso lento nuevamente a Claudia en un intento de hablarle. Al tocarle el hombro, Claudia dio vuelta la cara y la miró directamente. Patricia dio un salto para atrás llevándose las manos a los ojos. Con una mueca de espanto, vió sus pinturas garabateadas en la piel de su amiga (quien, con la mirada extraviada comenzó a balancearse).
Claudia aún tenía puestos los auriculares cuando Patricia, cerrando fuerte los ojos, tomó aire e ímpetu para sacárselos y tratar de reincorporarla.
Pudo escuchar entonces:

“Quien sabe Alicia este país estuvo hecho por que si
te vas a ir, vas a salir, pero te quedas donde mas vas a ir
y es que aquí, sabes que el trabalenguas, trabalenguas,
que el asesino, te asesina y es mucho para ti…
no cuentes lo que viste en los jardines… no cuentes que hay detrás de aquel espejo…” *



* Nota: Letra perteneciente al tema: “Canción de Alicia en el país.”
Silvina Grassi

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
Ciudadano del Mundo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Tauro Caballo
Cantidad de envíos : 1553
Fecha de nacimiento : 02/05/1990
Edad : 27
Fecha de inscripción : 06/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: Mención Especial en el Primer Concurso Conjunto de Fotografía

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Vie Oct 14, 2011 1:05 pm

Miguel,muy bueno y aunque no lo crea lo que más miedo da es su acotación final.Felicitaciones,mantiene la trama hasta el final.

Silvina,la escena deja un sabor de inseguridad, el lector presiente que algo sucede,hay algo escalofriante girando en el cuento,pero no pude saber que,es ese suspenso lo que más intimida,a menos a mi en este relato.

Van dos cuentos de muy buen nivel,
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Vie Oct 14, 2011 11:47 pm

3)- Arácnido



-¡Esta que encontré es fabulosa!
-¡Es cierto, es enorme! ¡Tiene los pelos más largos que haya visto en una arana! ¿Y los ojos? ¡Mira los ojos, parecen humanos! ¡No son como los de las demás, unas bolitas negras!
Los dos niños vibraban de emoción.
-Recuerda que debemos mantenerlo en secreto. Este espécimen será nuestra mascota de ahora en más.
-Jurémoslo entonces, y sellemos este pacto de honor uniendo nuestras sangres.
Los pequeños tomaron una aguja y pincharon la yema de su dedo índice. El arácnido dio un salto y quedó tomado del tejido de la jaula donde estaba cautivo. Sus ojos se clavaron en aquellas brillantes y púrpuras gotas.
-¿Qué comerá?
-Moscas, supongo. Le traeré algunas y se las daré.
La tarde agonizaba y después de darle algunas moscas, los dos se fueron a sus casas. Por la mañana volverían a ver si se había alimentado.
Pasaron varios días y el animal no comía ninguno de los insectos que los niños le proporcionaban.
-Tenemos que hacer algo, no podrá vivir sin comer –dijo uno de ellos visiblemente preocupado.
-¡Oye, fíjate como mira a los pájaros! Parece que es eso lo que quiere.
Sin perder tiempo se abocaron a cazar un gorrión y lo introdujeron en la jaula.
El arácnido miró a los dos niños con fiereza y luego se abalanzó sobre la presa. La abrazó con sus peludas patas y abriendo su boca roja, dejó ver unos colmillos enormes que se incrustaron en el ave.
En segundos dejó sólo las plumas. Su tamaño aumentó al doble en pocos minutos.
-¿Viste eso?
-¡Sí, es increíble! Démosle otro, creo que se quedó con hambre.
Con el segundo pájaro, su tamaño creció nuevamente.
-Tendremos que esconderla mejor, alguien podría descubrirla.
-La antigua cabaña será un sitio perfecto.
-De acuerdo, llevémosla allí.
Al día siguiente descubrieron la jaula rota y a pocos metros, los restos de un conejo. Estaba libre y seguramente muy cerca.
-¡Tenenos que encontrarla, ahora debe ser enorme!
La buscaron sin resultado hasta que se fue la luz del día.
-Mañana seguiremos, debemos regresar para que no se preocupen y vengan a buscarnos. ¡Podrían descubrir nuestro secreto!
Durante la noche había un silencio poco común. No se escuchaba a ningún animal nocturno, parecían haber abandonado el lugar.
De repente, el chillido de Niki, el perro de doña Carmen, estremeció al vecindario. Casi amanecía.
Los primeros rayos de sol… se reflejaron en una inmensa telaraña que cubría al pueblo.


Ricardo “Cocho” Garay
Buenos Aires, Argentina.

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Sáb Oct 15, 2011 12:54 am

4)- El gran Robo



El robo millonario salió perfecto. Tantos meses de planearlo, no podían haber arrojado resultados mejores.
Joyas, dinero y obras de arte antiguo, se ocultaban junto con aquellos cuatro hombres en una vieja casona alejada de la ciudad, amparados por el espeso bosque que la rodeaba. Sin duda el lugar perfecto para pasar un tiempo y que todo sea olivado.
Aquella noche primera fue de celebración. Cervezas, risas, y jactancia del hecho, los mantuvo en vela hasta casi entrado el amanecer. La adrenalina aún corría por sus venas.
Pero tanta excitación se iba a ir perdiendo con los días. La rutina del encierro, la convivencia entre cuatro que apenas se conocían y cuyos encuentros habían sido sólo para planear el robo, comenzó a tener sus efectos.
“El Petaca”, un ladrón de barrio con poca cultura, comenzó a sentirse inquieto. Era el opuesto a “Mister Harry”, un ejecutivo educado en los mejores colegios que había sido el mentor de tan genial robo. Nunca le gustó la idea de llevarse aquellos fetiches, que si bien tendrían un gran valor
en el mercado negro, su superchería de barrio le llevaba a desconfiar.
Aquella noche, “Mister Harry” sufría fuertes dolores de estómago. Culpando a la comida que “Juárez”, el tercero de los hombres, electricista de profesión, había hecho. “El Petaca” se persignaba en un rincón mientras “Mister Harry” se retorcía de dolor. El “Doctor Jonez”, el cuarto de los hombres, que había perdido su licencia por mala praxis, no entendía qué sucedía.
-Apéndice no es, seguramente una intoxicación –sentenció.
-¡Te lo dije! –vociferó “Mister Harry”, que comenzaba a vomitar bilis. -¡Me querés matar, hijo de puta! –Sacó la semiautomática y de seguro hubiera disparado si otro calambre no lo hubiera mantenido doblado varios minutos.
-Es una maldición –se escuchó la voz temblorosa de “El Petaca”. –No debimos traernos esos fetiches.
-¡Ignorante, callate! –vociferó el “Doctor Jonez”. –¡Andá, prepará un té!
Cuando “El Petaca” bajó las escaleras que crujían a su paso, una sombra cruzó delante de él dejándolo unos minutos petrificado. Pudo escuchar la puerta del cuarto de “Mister Harry” cerrarse, la voces del “Doctor Jonez” y de “Juárez” hablando en el pasillo, desconcertados, y un grito desesperado de dolor, que silenció hasta el aire.
Todos corrieron al cuarto, sobre la cama “Mister Harry” yacía con el vientre abierto en dos. Una mezcla de sangre negra y bilis manchaba las sábanas y se escurría por el piso. No había nada que hacer, los ojos desorbitados de “Mister Harry” reflejaban el terror de un momento, del que no hablarían.
Decidieron enterrarlo en el sótano. “Uno menos para repartir”, pensaba “Juárez”. El “Doctor Jonez” no entendía porqué no pudo cerrarle los ojos. Y “El Petaca”, mientras tiraba la última palada de tierra sobre el cuerpo de “Mister Harry”, especulaba sobre quién sería el siguiente.
Siete años después, obreros que construían una carretera, descubrieron en el corazón del bosque una casa cubierta por matorrales. Dentro de lo que fuera la sala, había un cadáver momificado. Tenía el vientre abierto y estaba sobre una mancha negro verdusca. Las cuencas de los ojos vacías, mantenían aún la expresión de terror. En el sótano, tres cuerpos habían sido enterrados en las mismas condiciones.
Pero la atención de los obreros recayó en el dinero, las joyas y los objetos de arte antiguo que se repartieron mediante un pacto de silencio.
Aquella noche, José, uno de los obreros más jóvenes, comenzó con fuertes dolores de estómago. Sobre la chimenea de su casa, brillaba un antiguo fetiche de ébano. Negro, muy negro.

Ciudadano del Mundo
Montevideo, Uruguay.

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
Mateo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Escorpio Gallo
Cantidad de envíos : 5282
Fecha de nacimiento : 18/11/1993
Edad : 24
Localización : Montevideo-Uruguay
Fecha de inscripción : 07/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2ºLugar Concurso "Ecología", parte Textos, Octubre de 2010

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Dom Oct 16, 2011 3:36 pm

NO SE SI SE PUEDE COMENTAR AQUI,SI ES ASÍ ERMISO,SINO LO BORRAN.

CUENTO UNO:MIGUEL,MUY BUENO,LO LLEVAS BIEN,Y DEJAS AHI ABIERTO EL FINAL A LA REFLEXION

SILVINA: ME RESULTO MAS ,DE TERROR PSICOLOGICO,JA POR LO EXTRAÑA E INEXACTA DE LA SITUACION,CREO QUE SE LOGRO BIEN EL COMETIO.

RICARDO: NADA ,GENIAL,LO VISUALICE TODO, Y ME PARECIO GENIAL,VI A ESA ARAÑA CRECER JA,ME PARECE QUE HOY LE MAT A FILOMENA A CYN JA



CIUDADANO:LO UE ME MAS ME GUSTO ES COMO NO CIERRAS EL CCOMO RRECOMINZA UN CICLO,QUE ME PUEDO IMAGINAR INTEMINABLE O HASTA QUE E TEMINE EL ULTIMO HUMANO,NO SE,ME GUSTO,ADEMAS LO REDACTASTE GENIAL.

BUEN NIVEL,UHM NO SE SI LOGRE ALCANZAR NI A LA MITAD DEL NIVEL QUE LLEVAN

_________________
El amistad mejora la felicidad y disminuye la tristeza, porque a través del amistad, se duplican las alegrías y se dividen los problemas.

Mateo
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Dom Oct 16, 2011 11:02 pm

5)- LA VISITA NOCTURNA

A partir de una noche muy especial, en la memoria y cuerpo de Alicia, quedó una huella imborrable difícil de explicar, y de olvidar.
Después de una visita a su mejor amiga, miró el reloj y éste marcaba las 11 de la noche. No le importaba mucho la hora porque llevaba varias sin conciliar el sueño. Se despidió y salió a esperar un taxi.
Llegado éste miró primero al conductor, abrió la puerta para sentarse y dio la dirección. Alicia bajó la mirada ante la insistencia del conductor que sonriente la miraba a través del espejo. Pasaron algunos minutos y mientras el carro esperaba el cambio del semáforo, giró su mirada a la ventanilla y vio a un hombre con una gabardina negra y un gran sombrero del mismo color, que acercó su cara y le sonrió. En ese momento el semáforo cambió y el auto siguió su camino. Respiró profundo y miró al conductor para encontrar algún gesto que le dijera que él se había percatado del asunto, pero éste sólo le sonreía. Cinco cuadras más adelante, el taxista giró a la derecha y de pronto frenó en seco.
-¿Qué pasó? -preguntó ella.
-Se atravesó un hombre con una gabardina negra. ¿No lo vio?
- ¿Dónde está? -preguntó Alicia. -¡Tan raro! ¿Sería el mismo hombre que acercó su cara a la ventanilla?
-No me di cuenta -dijo el taxista. -Y tampoco sé que se hizo.
Alicia no era una mujer que sintiera miedo, era calmada y a todo daba respuestas racionales; se olvidó del asunto. Vivía sola, era una mujer madura, muy chapada a la antigua y su virginidad estaba intacta.
Aún faltaba recorrer unas cuantas cuadras hasta llegar a su casa. Volvió la vista para mirar al taxista y vio que en su lugar estaba sentado el hombre de la gabardina negra conduciendo el auto. Su corazón brincó, y preguntó:
-¿Qué hace aquí? -Pero instantes después, el taxista le preguntó:
-¿Qué le pasa, señora? -Ella movió la cabeza para despejar su mente. Había llegado a su casa y de cierta forma sintió descanso. Canceló la cuenta y se bajó.
Sacó de su cartera las llaves y abrió la puerta de su casa. Al colocar la mano en el interruptor para prender la luz, sintió que había otra mano justamente ahí. Una corriente la invadió toda. Con la luz encendida avanzó hasta su cuarto pensando que no le gustaba lo sucedido pero se tranquilizó justificando que estaba impresionada, solamente.
Cuando prendió la luz de su cuarto todo estaba en silencio y normal. Se sentó en su cama y poco a poco hizo cambio de ropa a pijama.
Cepilló sus dientes y al alzar la mirada en el espejo que tenía al frente creyó ver una sombra negra que había pasado por detrás de ella. Fastidiada, dijo:
-¡Maldita mente! -y apagó la luz.
Se acostó y se tiró la cobija encima. Al instante, sintió que una fuerza extraña se posaba sobre su cuerpo. No se podía mover, tampoco podía gritar. La voz no le salía de su garganta por más esfuerzos que hacía, era como si algo descomunal no la dejara moverse.
Transcurrieron unos minutos y por fin logró sentarse en la cama. Un torrencial aguacero caía y la cortina de su ventana se movía. En la semioscuridad vio al hombre de la gabardina negra que se iba rápido. Escuchó tanto el ruido de la gabardina como sus botas que retumbaban en el piso de madera y luego el golpe de la puerta que daba hacia la calle.
Se dio cuenta de que se hallaba totalmente desnuda, su pijama estaba en el suelo y en medio de un gran relámpago descubrió que entre sus muslos corría un hilillo de sangre. Aún desconcertada prendió la lámpara que se encontraba en su mesa de noche, recogió su pijama y al abrirla, vio que en ella tenía impresa la cara del hombre con su cabeza al desnudo. Las cuencas de sus ojos, los orificios de su nariz y boca, conformaban perfectamente una calavera.
Alicia cayó desmayada al suelo. Al despertar al otro día, observó que sus partes íntimas continuaban llenas de sangre en forma de calavera.
Al día siguiente empezó a buscar información en Internet y sólo encontró la palabra exacta a aquello que le había sucedido en “Íncubo”.
Todas las noches siguientes, Alicia veía entrar al hombre a su cuarto y simplemente sonreía de manera plácida.

Ethel Saavedra García

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
sgrassimeli
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 5980
Fecha de inscripción : 07/04/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: CUANDO ME NOMBRAS- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Lun Oct 17, 2011 9:56 am

Miguel, se visualiza cada paso que da la protagonista y en el final deja una sensación que logra que el lector viva el relato y el temor de Lucy. Muy buena narrativa.

Ricardo, como siempre, un relato de nivel que; no sólo permite ingresar en la historia y sentir escalofríos, sino deslizar ese mensaje a la humanidad creída de poder para hacer y deshacer sobre los demás. Hasta se siente lo pegajoso de la tela...

Ciudadano, muy bien contado para que el lector termine encerrado en el ciclo. Los detalles justos para visualizar los personajes. La elección de un objeto externo representando el objeto de terror (que va convirtiéndose en huésped de los protagonistas) es otro acierto.

Ethel, un relato diferente que me deja sintiendo que lo que más llega como temor (además del suspenso manejado) es el final donde Alicia, su protagonista, acepta esa "visita" como asintiendo que se apoderara de su voluntad también.

Es notable como en razgos generales, los finales abiertos dan una dimensión de incertidumbre que deja crecer el temor despacito. Muy buenos todos los relatos. Disfrutados. Y gracias por la iniciativa nuevamente.
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Lun Oct 17, 2011 4:09 pm

6)- EL LECTOR

-La pasión por la lectura puede tener alcances insospechados, quizás la idea de un Alonso Quijano enloquecido de tanto leer no es tan descabellada si piensan hasta donde nos puede atrapar la lectura.-
Esa fue la defensa del fiscal, pero no convenció al señor juez y mucho menos al jurado que solo retenía en sus retinas la dantesca imagen de cinco niños que se desangraban colgados e un gancho con la garganta cortada.
Quizá la locura era una buena atenuante, pero ni siquiera desde ese punto de vista podría amortiguar la repugnante escena, cinco cabecitas de pelos pegados por la sangre a medio coagular, manitos inertes que colgaban como alas de pollos recién faenados..sin duda hasta el propio fiscal estaba asqueado, pero tenía que hacer su trabajo, defender aquel monstruo atrapado por la lectura.
Nunca fue un chico dado, recluido en su casa, su pasatiempo favorito era la lectura. Creció leyendo los más diversos autores, supo antes de finalizar una novela resolver el caso, dibujaba sobre las paredes cada personaje, cada situación con exactitud escalofriante. Su cuarto se volvió un mundo donde crímenes, detectives, planes, y amantes se mezclaban y tomaban vida, atrapándolo por horas en las historias.
Pero sin duda fue aquel autor el que más lo atrapo, el que más entendió su mundo de “locura, amor y muerte.”. Pudo ver al hombre como se arrastraba con su pierna encangrenada, la agonía que le produjo aquella yarará- cuzu, sintió sobre su nunca los efectos de aquel almohadón de plumas y lo disfruto, lo gozo…pero algo faltaba…algo le faltaba.
Un toque especial que le diera la vida a esos personajes por siempre, el olor dulzón de la sangre, la satisfacción que sintieron aquellos tres mongólicos al degollar a su hermana.
No fue difícil conquistar a los chicos, aquellos vecinitos molestos que le gritaban cuando se asomaba a la ventana. Lo demás…tal cual la historia se lo pedía y aquella sonrisa de placer dibujada en un rostro con la vista fija que le pedía a la cocinera que no gritara más.
-Señor Juez, vivir las historias con la pasionalidad es un deber de todo lector, pero la mente puede perderse en ese laberinto, el culpable sin duda es Quiroga-
Esa noche en medio de la plaza ardía Quiroga ,las hojas de aquellos libros gemían y se retorcían, el fuego rojo recordaba la sangre de cinco niños colgados e un gancho con sus gargantas abiertas, mientras de una de las paginas se escapaba corriendo una gallina degollada y un hombre miraba detrás de una reja con una sonrisa de placer en un rostro de vista fija.


Mateo

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930





Última edición por antifaz el Miér Oct 19, 2011 1:02 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Mar Oct 18, 2011 6:34 am

7)- ¡Sorprendente!



Me acosté agotada. El día había sido irritante, esa era la palabra exacta; sucesos esporádicos a lo largo de la jornada que erosionaron mi paciencia. Al fin podía descansar. El silencio me relajó y cuando el calor de mi cuerpo comenzaba a entonar mi mente dispuesta al sueño reparador, un siseo inexplicable se introdujo por la puerta y comenzó a llenar la habitación con un susurro que aumentaba su sonido paulatinamente.
Noté una presión sobre toda mi persona como si algo se apoderara de mí y al querer desasirme, mis manos presionaron una materia que me rodeaba por completo. Blanda, permeable. Sin embargo, no me permitía salir al exterior, no podía escapar. Asustada, comprendí que estaba dentro de algo enorme que me había absorbido por completo. Comencé a luchar para liberarme pero fue inútil. Una red de celdillas enigmáticas rodeadas de algo semejante a los cables eléctricos comenzaron a estallar en flashes o tal vez sería mejor decir, descargas eléctricas, al tiempo que un murmullo se acumulaba en toda aquella materia que me succionaba lentamente y a la cual no podía dar nombre.
Comencé a luchar, a empujar, a gritar, pero ni mi voz sonaba ni mis manos o pies podían atravesar aquella sustancia que, en algunos momentos, se veía completamente atravesada por pequeñas venillas sanguinolentas que, como resistentes filamentos, rodeaban mis extremidades prohibiendo el movimiento. Cuanto más me resistía, más me enredaba en aquella urdimbre de hilos indestructibles. Decidí calmarme y pensar. ¿Estaba viviendo un sueño? Miré mis manos, mi cuerpo… Debía aceptar la realidad de aquella percepción; sí, algo que se presentó en mi habitación se había apoderado de mí. Todo se movía alrededor con pequeños fogonazos continuos y el murmullo se hacía ensordecedor, en ocasiones. De pronto, fui consciente de la realidad y me asusté: estaba atrapada pero no conocía al causante de aquel apresamiento. Una potente fuerza me oprimía y comencé a sentir como mi respiración se ralentizaba. La dificultad en conseguir aire para mis pulmones era más dificultosa minuto a minuto, me encontraba completamente enmarañada entre aquellos finos tentáculos que constreñían todo mi cuerpo. Comprendí que me asfixiaba hasta que, al fin, cuando ya me sentía desfallecer, un resplandor de imposible descripción, me rescató del interior de aquella materia y pude ver donde había estado encerrada. Un cerebro inmenso penetraba en mi habitación y la ocupaba por completo. El cerebro de alguien poderoso que se adueñó de mi persona, el cerebro de la maldad.
Por la mañana, descubrieron mi cadáver. Mis huesos estaban completamente triturados como si una enorme presión me hubiera aplastado.


Xanino
Magda R. Martín, España.






_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
Manola Vazquez Lopez
Admin
Admin
avatar

Femenino
Cáncer Mono
Cantidad de envíos : 11424
Fecha de nacimiento : 18/07/1956
Edad : 61
Localización : MARIN - GALICIA
Fecha de inscripción : 08/08/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Grandes Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios:

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Mar Oct 18, 2011 1:06 pm

Humildemente me da miedo escribir algo en medio de tan buenos relatos
no se si llegarté a estar a la altura de tan insignes escritores, me gustaron
todos los relatos leidos hasta ahora, me atraparon en sus letras y eso es lo
que se pretende en esta convocatoria.
Intentaré estar a la altura de todos ustedes.
Volver arriba Ir abajo
http://biquinhoseagarimos-manu.blogspot.com/
Nomade
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Tauro Búfalo
Cantidad de envíos : 1288
Fecha de nacimiento : 14/05/1985
Edad : 32
Localización : Uruguay
Fecha de inscripción : 07/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios: 1º y 3º Lugar en Concursos de Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Mar Oct 18, 2011 4:47 pm

impresionantes.muy buenos
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Mar Oct 18, 2011 10:08 pm

9)- La Santa Compaña



Era una noche oscura donde solamente se oía el silbido del viento. En el bosque, ni las ratas se movían.
De pronto, apareció un cortejo compuesto por las almas que volvían a salir, como cada noche de difuntos, buscando a los vivos para llevárselos al averno.
Esa noche recorrían la tierra para que los vivos se arrepintiesen de sus pecados. Y al que viesen, se lo llevaban con ellos.
Bajaron al pueblo, e iban tocando una campana. Tolón, tolón, tolón.
“¡Arrepentíos que llega la Santa Compaña!” Tolón, tolón, tolón.
“¡Salid para ajustar cuentas!” Tolón, tolón, tolón.
Pero nadie salía. Todo el pueblo estaba detrás de las puertas, muerto de miedo. Según iba pasando por sus casas, respiraba al ver que allí no se paraba.
La Santa Compaña continuaba su marcha. Tolón, tolón, tolón.
“¡No os escondáis, que somos vuestros muertos!”
De pronto se pararon en una puerta y empezaron a llamar. Toc, toc, toc. “¡Abrid, venimos a por vuestro pago!”
Toc, toc, toc. “¡Abrid, si no entramos nosotros!”
Adentro, había tres mujeres y un hombre. Eran todos de la misma familia. El hombre era el marido de una de ellas, las otras, cuñada y suegra. Todos temblaban, nadie quería abrir la puerta.
De repente cayó la puerta y entraron las ánimas. “¡Ah! -gritaron los vivos. -¡Ah!”
Una de las ánimas le habló al hombre: “Venimos a por nuestra alma, ¡dánosla! El año pasado nos la prometiste para que no te llevásemos.
El hombre, temblando, señaló a su suegra. “¡Ella es, lleváosla!”
La mujer horrorizada, decía ¡no! con la cabeza. “¡No, por favor; no me llevéis!” Y las hijas gritaban “¡Madre, madre!”
De pronto, las tres mujeres se echaron encima del hombre, y lo arrojaron contra la pared. ¡Con una hoz le cortaron el cuello!
La Santa Compaña lo cogió y dijo a las mujeres: “Habéis cumplido con vuestra palabra, os dejaremos en paz. El próximo año, pasaremos por otra casa.”
Siguieron marchando con el alma nueva, que iba con la cabeza bajo el brazo, dejando un reguero de sangre. ¡Tolón, tolón, tolón! Hasta que se perdieron en la niebla.


Jesús Diez

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930





Última edición por antifaz el Miér Oct 19, 2011 1:15 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ricardo Cesar Garay
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
Acuario Cerdo
Cantidad de envíos : 2144
Fecha de nacimiento : 24/01/1948
Edad : 70
Localización : Haedo Buenos Aires Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios: 2º Lugar en Concurso de Prosa Erótica

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Mar Oct 18, 2011 10:57 pm

Estoy leyendo los cuentos, luego con más tranquilidad voy a opinar sobre ellos.
Si puedo decir que los que leí me gustaron.
No es fácil escribir un cuento de terror, esta todo muy trillado.
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Miér Oct 19, 2011 1:17 am



8.- ¿Ficción?


Todo había sido demasiado sutil. Tan lento, que descubrirlo a tiempo ¡resultó imposible! Quizá, los gobiernos lo supieron antes que nadie. Pero si así pasó, lo mantuvieron en silencio ¡para evitar el pánico!
Primero fue la crisis financiera del país más fuerte del mundo; la pérdida de trabajo para cientos de miles de personas. Y a partir de eso, el efecto dominó; ejecución de las hipotecas, que al no poder ser pagadas comenzaron a ser liquidadas a precios muy por debajo de su valor real; y el mercado inmobiliario se derrumbó con estrépito. A eso lo siguió, inexorable, la deuda gubernamental de un país europeo que tras de sí, arrastró a los demás a descubrir sus propias deudas; y la hasta entonces inconmovible Unión Europea mostró las fisuras que la llevarían a desmoronarse.
Potencias emergentes del Asia, a las que la globalización había puesto en el camino del desarrollo, al no poder vender su producción, tuvieron que comenzar a despedir a sus millones de trabajadores, que despojados de esperanzas, se levantaron en rebeliones sangrientas
Los gobiernos del mundo, dejaron sin efecto sus programas sociales; las pensiones, jubilaciones, los sistemas de salud, y todos los servicios, desde la policía hasta el ejército, no tuvieron dinero que pudiera seguir sosteniendo las estructuras, porque el dinero, súbitamente, dejó de tener valor para ser nada más que papel, y el papel no tenía valor alimenticio
El hambre, que ya reinaba en África, emigró entonces, como antes habían emigrado los mismos africanos buscando un mejor nivel de vida, y los que nunca lo habían experimentado se vieron indefensos para enfrentarlo. Los saqueos fueron al principio cosa común, las multitudes pusieron en una nueva perspectiva a lo de monstruos sin cabeza. Pero, ¿de qué servían los artículos electrónicos si lo que se necesitaba era comida? Así que, desde los enormes súper mercados a los humildes almacenes de barrio, fueron saqueados. La resistencia de algunos propietarios armados y dispuestos, hicieron que la muerte fuera el precio común por una lata de guisantes. ¡Los animales domésticos dejaron de ser mirados como mascotas y se convirtieron en fuente de proteínas! Al hambre y la anarquía, los sucedieron las epidemias. ¡Las ciudades comenzaron a ser abandonadas y la civilización comenzó a revertirse nuevamente a grupos tribales! Para ése entonces, ya los muertos habían sido tantos, que muchos tomaron el canibalismo ¡como modo de sobrevivir! Y el mundo, que unos años antes se había preocupado del calentamiento global y la contaminación, porque estaban exterminando al planeta, dejó de preocuparse, ¡para siempre!


Virgilio


_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Miér Oct 19, 2011 1:19 am

No sé porqué salió el socarrón emoticón, en vez del número ocho que puse.

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Miér Oct 19, 2011 2:12 am




10)- El destino está escrito


La noche envuelve la aldea a pasos agigantados, en un otoño frío, lleno de brumas y de fino orballo, muy típico de la tierra de la lluvia eterna. Esto hace que los caminantes apuren el paso hacia sus moradas. Los árboles se mecen al compás de un suave viento que sopla entre los tejados, llevando el humo de las lareiras hacia el infinito.
Manuel camina sin pausa pero con una calma aparente, hacia el viejo molino. Es hora de llevar el maíz para mañana cocer el pan que sacie un poco el hambre de los muchos que son en la casa. Son tiempos difíciles, la posguerra no da muchas alternativas y el ingenio pillo a las veces, hace que se agudicen los sentidos para poder llenar el buche con algún que otro alimento. Aún quedan algunas uvas en las viñas y a su paso por ellas las va dejando caer en un saco que lleva para tal menester, a lomos de Pinto, el fiel caballo. A pie, los dos cruzan el río de la Pasaxe y se adentran en un camino tortuoso, cubierto de grandes castaños que dejan caer el preciado fruto que él sabiamente va guardando para llevarse a casa. En su cabeza aún revolotean las palabras de su madre: “¡Apura! No te detengas por nada y pasa la noche allá en el molino con el señor José. ¡Ni se te ocurra venir de vuelta hasta el amanecer! ¡De las doce en adelante, el camino no es para los caminantes y tú bien lo sabes!” Pero Manuel es joven, un niño apenas de once años, que poco sabe de esas historias contadas al calor de la lumbre, en las largas noches invernales. Piensa que son exageraciones de los mayores para meterles miedo y que hagan así los mandados más aprisa sin entretenerse en juegos propios de la edad.
De repente, Pinto se para en seco. Y mirando hacia el frente, relincha como nunca antes se le había oído, mientras, al mismo tiempo, a las espaldas de nuestro jovenzuelo empieza a graznar un cuervo de una forma tan extraña, que mismamente parece una cabra balando. Repetidamente gira la cabeza hacia atrás pero nada ve, ni siquiera una luz de estrellas que le marque la vereda; aunque no le hace falta, se sabe el camino de memoria con sus baches y sus piedras. ¡Son tantas las veces que lo recorre para tal encomienda! Nada ni a nadie ve a su alrededor, tan sólo ese graznido extraño. Y Pinto, que como poseído por el demonio, no camina ni atiende a sus ruegos. Al tocar al animal, sin poder dar un paso más, ve pasar la comitiva de un entierro. Dos grandes filas de personas, vestidas todas ellas con un sudario, rezando una extraña letanía bajo la luz de unas velas ya desgastadas, que aunque el no puede ver, sí percibe el olor que emana de sus ceras, y que el suave viento hace que llegue inundándolo todo misteriosamente. Al frente de la comitiva va la Estadea o estandarte y, ya al final, mira como porta la cruz y el caldero un joven, más o menos de su misma edad, al que le resulta imposible ver la cara. Nadie le habla, es como si él no existiese en ese instante y todo fuera un sueño. Pero no, él esta ahí; se toca, se palpa y escucha otra vez el horrible graznido del pajarraco que no logra ver, siempre a sus espaldas. El miedo se apodera de él, y tratando de apurar a Pinto, cae al suelo. Sin dar tregua a su desasosiego, alguien lo iza y lo zarandea, hacia un lado del camino. “¡Es la hora, vente con nosotros!”, le dice una lejana voz que se pierde entre la comitiva.
La niebla lo cubre todo y de lo visto no queda nada, nada más que el olor a cera e incienso. Reina la calma, las estrellas vuelven a iluminar el camino; pero ya preso del pánico, cabalga a casa para llegar cuanto antes.
Su madre lo mira estañada y al bombardeo de preguntas, él cuenta con precisión lo padecido. La buena mujer se santigua repetidas veces y reza en voz baja, mientras las lágrimas caen sin cesar en sus mejillas. ¡Es el Destino, lo sabe; todo está escrito y nada se puede hacer!
Al despuntar el alba, las campanas tocan a muerto. Una madre llora desesperada la repentina muerte de su hijo, el mismo que la noche anterior presenció su propio sepelio. Él portaba la cruz y el caldero en la Santa Compaña.
Galicia, año de gracia de mil novecientos cuarenta y siete.

Manola Vázquez López





_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
Ricardo Cesar Garay
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
Acuario Cerdo
Cantidad de envíos : 2144
Fecha de nacimiento : 24/01/1948
Edad : 70
Localización : Haedo Buenos Aires Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios: 2º Lugar en Concurso de Prosa Erótica

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Miér Oct 19, 2011 2:24 pm

CRIATURA DE LA OSCURIDAD


Llegaba la noche cubriéndolo todo con sus profundas sombras.
En la espesura del monte el cazador preparaba su cena junto al fuego rodeado por algunas piedras dispuestas en círculo.
Una parte del ciervo desollado y contado en trozos, un poco de sal y hierbas aromáticas irían a la cacerola.
Lamentaba que sus tres amigos no pudieron acompañarlo aquel día y que se desperdiciara casi toda la presa que, en ese caso hubiese sido asada en cruz y a las llamas.

Pasado un tiempo la cena estaba lista. En eso estaba cuando… desde la oscuridad y sin hacer ningún ruido que pudiera alertar su presencia, se paro frente a él una mujer entrada en años, flaca y vestida con harapos.

Parecía hambrienta, no sacaba sus saltones ojos del cadáver del animal.
El cazador se sobresaltó pero; inmediatamente dedujo la necesidad de la anciana y le ofreció compartir la cena.
La vieja no emitió sonido y sin perder un minuto se sentó frente al fuego, fijó su penetrante mirada en el alimento y devoró en un instante el trozo de carne que le ofreció.

- Debe haber pasado mucho tiempo sin comer esta pobre mujer _ se dijo_

El próximo trozo lo tragó de la misma forma y luego… otro y otro más.

La anciana no paraba de comer ante la mirada atónita del hombre que veía su pieza de caza, casi deglutida por completo.
Además le llamó la atención la fuerza de sus manos y como desgarraba la carne cruda

Una brisa helada irrumpió de golpe y con el último bocado… la mujer clavó sus fieros ojos en el cuerpo del cazador.

Ricardo Cocho Garay
Buenos Aires - Haedo


Última edición por Ricardo Cesar Garay el Jue Oct 20, 2011 12:13 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Fernanda
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
León Rata
Cantidad de envíos : 344
Fecha de nacimiento : 17/08/1972
Edad : 45
Localización : México
Fecha de inscripción : 03/08/2010

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Miér Oct 19, 2011 11:14 pm

Apenas comencé a leer los cuentos, pero me parece extraordinario el cuento de Mateo y sin duda Quiroga es lo maximo. Felicidades, continuaré leyendo, y espero poder inspirarme pronto. Saludos.
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Jue Oct 20, 2011 12:07 am

11)- Cuestión de horas



11:00 a.m.
Los pesados camiones militares se perdieron en el horizonte y sólo la polvareda que levantaban quedó flotando en el aire. Andreu apretó con rabia la mandíbula y giró sobre sí mismo para dirigirse al campamento. Era un campo de refugiados en la frontera de Kenia y Somalia. Los niños y las mujeres, en grave estado de desnutrición, se contaban por miles, cientos de miles. Esa mañana se marcharon los últimos camiones con médicos, enfermeras, cooperantes y demás personal que había
procurado ayuda humanitaria a aquellos millares de desheredados.
“Por orden del Gobierno y de la Armada de los Estados Unidos de América, se comunica a todo el personal de este campo de refugiados, que tienen setenta y dos horas para preparar sus equipos y abandonar dicho campo. Cualquiera que desee permanecer en este lugar lo hará por su cuenta y riesgo. El Gobierno y la Armada de los Estados Unidos de América, deslindan cualquier responsabilidad civil, penal y militar resultante.”
Andreu leyó de nuevo el ultimátum que les había llegado y haciéndolo una pelota lo tiró al suelo. Sus ojos llenos de lágrimas, no le permitían ver con claridad las miles y miles de tiendas de campaña ordenadas en filas, en medio del desierto.

3:00 p.m.
El U.S.S. Enterprise, buque nuclear insignia de la armada norteamericana, apostado en el golfo pérsico, recibe la orden de dirigirse a la costa de Somalia y preparar misiles. Esa tarde, las bromas usuales de los marines no se escucharon. Las bromas que hacían sobre el enemigo, las bromas que les ayudaban a soportar el peso de conciencia siempre que tenían alguna batalla. Pues en el fondo, sabían que no había flota naval que pudiera siquiera soñar con atacarles. No hubo broma alguna esa tarde, porque el enemigo era inusual.

9:00 p.m. Washington D.C.
El Presidente de la Nación da la orden de ataque y en el golfo pérsico, un capitán y su flota hacen honores a la bandera y guardan un minuto de silencio en honor del enemigo.
-¡Qué Dios nos perdone y que también lo haga la humanidad! –alcanzó a decir el capitán, antes de accionar el botón rojo.

9:25 p.m.
Andreu ve caer el primer misil justo en el centro del campo. Cientos y cientos de refugiados salen de sus carpas aterrados y desconcertados. Mas la mayoría no podía levantarse de los camastros, ya estaban muertos. Misil tras misil siguieron apareciendo entre la noche. Andreu no pudo ver los últimos.
Andreu Barberá, médico catalán, murió esa noche junto con más de cuatrocientos mil refugiados y otros muchos médicos más.
Cien mil refugiados habían muerto semanas antes de una infección viral desconocida, que mata en cuestión de horas y se transmite por el aire.
Las explosiones nucleares controladas se extendieron hasta veinte kilómetros a la redonda. Helicópteros Apache patrullaron la zona de restricción disparando contra todo aquello que se moviera.
Esa noche, los marines no celebraron.


Nota: El mayor centro de refugiados del mundo se encuentra en Kenia, cerca de la frontera con Somalia. Es el campo de Dadaab; cuenta con alrededor de 450.000 refugiados.


ElAngelCaido



_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Jue Oct 20, 2011 2:25 am





LA NIEBLA

-!Eugenia al teléfono!-

-!¿Quien me necesita!? No me gusta que me interrumpan cuando estoy ocupada-

-!Ah! !Si te paso la llamada, malo! !Y si no te la paso, malo!

!Es tu hermana Helena!- - !¿Que querrá ahora!?-

-!Aló! ¿Qué hubo querida? Cuéntame ¿Como está mamá?-

-Caprichosa y quejumbrosa como siempre. Los hipocondriacos se imaginan enfermedades que utilizan para manipular a todo el que tengan a mano. ¡Que me duele aquí, que allá! ¡Que es cáncer!, ¡No!, ¡Me tiene loca! ¡Me gané la lotería! Tenemos que conversar sobre lo del asilo, pero no te llamaba para eso-

- Tú ya sabes que por ahora no puedo ayudarte con ese problema. Los asilos están muy caros y seguramente, como es de exigente mamá, no va aceptar cualquier sitio-

- Lo acabo de decir, otro día tratamos ese tema. Te llamaba para contarte que Carlos y yo celebramos nuestro aniversario de bodas este sábado-

-Acabo de comunicarme con Camila para invitarla a la fiesta que estamos organizando, espero que se vengan juntas-

-¡Tan pronto cuelgues voy a comunicarme con ella para coordinar el viaje a Bogotá!. ¡Salúdame a mamá! !No, no me la pases! !Me coge de paño de lágrimas y ahora no tengo tiempo para oírle el rosario de quejas!



-!Aló, Camila! !Imagínate! Ya transcurrió un año desde la última celebración del aniversario de bodas de Helena. El tiempo pasa volando, que cosas tiene la vida, me informó que te llamó, y también que estabas invitada a la fiesta del sábado. ¡Tocará ir! Como es de sentido Carlos, si no vamos, nos deja de hablar quien sabe hasta cuando-.

-¡Eso es cierto Eugenia! No podemos sacar disculpas para no ir. De hecho, ella cuenta con nosotras para la fiesta. ¡Lo más seguro es que se gastó un montón de dinero preparándola!-

-¿A propósito, en que vamos a viajar? !Son más o menos 400 kilómetros de Medellín a la capital!-

- Creo que en automóvil, es lo más económico. La doble calzada para trepar a Bogotá está lista, serán cuatro a cinco horas de camino. Si salimos el sábado al medio día, llegaremos antes de la fiesta-

-!Me parece muy bien! Pero tú sabes lo caprichoso que es Roberto, no le gusta que nadie lo guíe o lleve, lo mejor es que él maneje el carro para evitar discusiones-

- Lo mismo pasa con Jorge. ¿No te parece bien que cada familia vaya en su propio vehículo? Podemos viajar uno detrás del otro y nos estamos comunicando vía celular-

-¡Si, muy buena idea Camila! No te quito más tiempo. Quedemos así. Salimos este sábado hacia al medio día. Pasen por aquí para que salgamos al mismo tiempo. Seguimos conversando.

! Se me está quemando lo que tengo en la estufa!-.

-¡Hasta luego!

-!Hasta luego querida!-

-Jorge, estamos invitados al aniversario de bodas de Carlos y Helena-

-¿!Pero no lo acabamos de celebrar!?

-¡Veee!, eso mismo dije yo! Ya pasó otro año desde la última fiesta-

- Los ágapes que organiza Carlos son muy animados. Sin hambre y sobra el licor. ¡Yo me le apunto!-

- Bueno, al menos estás en esa actitud, ya sabes que no podemos decirle que no vamos, le daría un infarto-

-¡Así es!-

-Camila y yo quedamos en salir al medio día en punto este sábado. Revisa el coche, tienes el día de mañana para que lo pongas a tono-

-Es un vehículo con cinco mil kilómetros, no creo que vaya a tener alguna falla mecánica-

-Nunca se sabe, es mejor la seguridad que la policía-

-Bueno, le reviso el aceite y el agua y listo, no hay más que hacer-

-¡Tú eres el que conoce de carros amor!-

-¡Eso si! Porque tú lo único que sabes de ellos… ¡Es que hay que echarles gasolina!-





-!Eugenia, creo que llegó tu hermana! Un cuarto para las doce. Siempre tan cumplidos-

-¡Sal y diles que esperen un minuto! !Ya casi estoy lista!-

- ¡Te estoy esperando desde hace casi una hora y tú nada que acabas de maquillarte!-

- Claro, si a mí me toca empacar todo y a ti lo único que te toca hacer es vestirte con la ropa que ¡yo! te arreglo-.

- No vamos a pelear. Voy a sacar el auto de una vez, te espero afuera, me llevo los maletines que dejaste en la sala. !No olvides los celulares!-.
-!Hola!, Eugenia casi termina de arreglarse. ¡Arranquen ustedes!-.

-Tomen la cuarenta y tres. Bueno, ustedes conocen mejor que yo el camino.

-¡Vale! Nos comunicamos por teléfono a ver donde almorzamos. Se de un sitio, a mitad del camino, en donde venden buena comida, cuando estemos cerca te aviso para que te detengas-

-!Listo, rumbo a la capital!-

-!Súbete rápido Eugenia que se nos pierden!-

-¡Eh, que cuentas las tuyas! !Salieron hace muy poco! !Con seguridad los alcanzamos en la autopista!

-!Mira! !Los ves, allá van!-

- !Ah! Si, son ellos, los voy adelantar. A Roberto no le gusta correr, es desesperante ese paso suyo-

-! Adiós!!!!-

-Viste la cara que puso, seguramente le debe estar diciendo a tu hermana que nos vamos a matar –

- ! Y tiene toda la razón! !Tu forma de conducir nos va a llevar a la tumba un día de estos!-

-!No me eches cantaleta!... !Tu cuñado maneja muy despacio!-

- Despacio no, prudente…-

- Llevamos como dos horas de camino, debemos estar llegando al sitio que dijo Roberto. Debe ser aquel. ¡Allí a la derecha! Llama al hombre y pregúntale si es el Parador del Caminante el lugar que él dice-

-¡Si, el mismo! !Que les vamos pidiendo carne asada!-

-Bien, eso haremos, para que cuando lleguen, les tengan servido el almuerzo, así no perdemos mucho tiempo-

-¡Hola mi querida familia, llegaron a tiempo. Los invitados quedaron en llegar a las seis de la tarde y apenas son las cuatro-

- ¡Si querida ¿Y mamá?

-Está en su dormitorio, con un dolor de espalda que no la deja caminar, según ella-

-Voy a saludarla-

-¡Carlos ya empezó la rumba! No hace si no averiguar por todos, pero hace énfasis en Jorge. Según él, su socio para el trago-.

-Si querida, pero te advierto que mañana mismo nos tenemos que devolver, Jorge tiene que trabajar el lunes-

-Yo creía que retornarían el lunes temprano. ¡Me imagino la resaca mañana!-

-No te preocupes por eso, podemos dormir un poco en la mañana. Si salimos a las cuatro de la tarde estaremos llegando tipo nueve de la noche. Apenas para madrugar el lunes-.


-No estuvo mala la reunión, mejor que la del año pasado, como siempre, Carlos se lució. !Que cantidad de licor! La comida ¡Ni se diga! y los anfitriones ¡De primera! !Que gente tan querida, valió la pena el viaje!-

-Afortunadamente no ha llovido, la lluvia hace perder mucho tiempo-.


-Te fijaste si Roberto viene atrás, Jorge. Hace rato que no veo las luces del carro, venían a la vista de retrovisor. ¿Les pasaría algo?

- Con la forma de conducir de tu cuñado no creo que a alguien pueda pasarle algo, a no ser una varada, llámalo por el celular-

- Eso hago pero no responden, el teléfono me manda de inmediato al correo de voz-

- En el primer estadero que veamos los esperamos un rato, si no aparecen nos devolvemos a ver que les pasó.


-!Una hora de camino de regreso. En este punto los registré por última vez, o sea que en este trayecto debimos haberlos encontrado-

-Algo les ocurrió, voy a llamar a Helena a ver si se han comunicado con ella-

-Helena ¿Roberto no te ha llamado? Los perdimos en la carretera, hemos esperado como dos horas y nada que aparecen-

-No te preocupes, ya llegarán. Posiblemente los rebasaron y no los vieron. Es una doble calzada y en cualquier congestión se les perdieron de vista

-Tienes razón, por aquí no hay señal de celular en algunos trayectos-

- ¡Estén pendientes! ¡Me avisan cuando tengan alguna noticia!-

-¡Seguro! No se preocupen que ya deben haber llegado a Medellín y ustedes como unos tontos, buscándolos por toda la carretera-

- Si, vamos a continuar, ya perdimos dos horas, llegaremos bien tarde! !Que problema!-.


-!A la casa no han llegado! ¡Algo les pasó en la carretera! Helena dice que tampoco se han comunicado y que seguramente se cayeron a un precipicio ¡Está histérica!-

- ¡Voy a llamar a la policía de carreteras, ellos pueden tener alguna noticia sobre accidentes anoche!

- ¡No, nada de automóviles accidentados! Eso me tranquiliza un poco ¿Pero donde estarán? ¿Y en los hospitales? Averigua, se pudieron accidentar dentro de la ciudad.

- Tampoco, en ningún hospital reportan personas muertas o heridas con esos nombres. La policía dice que no tiene registro de retenes guerrilleros, así que por ese lado tampoco es la cosa. ¡No nos queda más remedio que esperar a ver si aparecen o Helena averigua algo!-


-¡Aló, Eugenia! Los estamos llamando desde Rio de Janeiro, después les cuento la historia. Viajaremos esta noche en avión a Buenos Aires. Allí tomaremos un vuelo a Bogotá. Estaremos llegando hacia las cuatro de la mañana al Dorado. De allí iremos a Medellín. Espero nos recojan en el aeropuerto de Rionegro-.

- Pero como así, si no han pasado siquiera dos días desde la fiesta. ¿Cuando se fueron para Rio? Esto está muy raro. ¡Necesitamos una explicación! No saben el infierno por el que hemos estado pasando. ¡Helena está al borde de un ataque de nervios! ¿Y mamá? ¡Ni se diga! ¡Si no querían invitarnos, pudieron habernos avisado del viaje, nosotros de todas maneras no podíamos ir!-

- ¡No especulen, allá les contamos lo que nos pasó, no lo van a creer!-





-!Camila! !Roberto! ¿Que les sucedió?-

-En el camino a la casa les relato una historia increíble-

-!Nos tienes en ascuas Roberto! ¡Cuéntanos ya!-

-!Escuchen! Cuando veníamos por la carretera no le quitaba el ojo a las luces traseras del auto de ustedes, a pesar de que no me gusta correr, trataba de seguirles el paso-

- Si, yo los tenía en la mira, de pronto me descuidé y en un instante, ya no los vi más-

-¡No me interrumpan que le pierdo el hilo a la historia!

De súbito vi como una pared blanca adelante. Entré en una niebla espesa, no se veía ni a un palmo de nariz. Por el momento no me pareció extraño, porque es un fenómeno común en este país-.

-¿Niebla? Nosotros no la vimos, todo el camino estuvo despejado. ¿A que horas apareció la tal niebla?

- Déjame continuar. Disminuí la velocidad lo suficiente como para que no se me apagara el carro. Apenas salimos de la niebla, asómbrense ustedes, no era la misma carretera. Esta era de por lo menos ocho carriles. Era casi de día cuando debían ser las siete de la noche-

-Si, más o menos a esas horas fue que los perdimos de vista-

-Cuando me vi en esa vía tan ancha y plana detuve la marcha en la berma. Nos bajamos asustadísimos. ¡Ni se imaginan el coche! Parecía que hubiera sido devorado por un animal monstruoso, el cual, después de digerirlo, lo vomitó. De la pintura original no había rastros. Totalmente pelado. En esos momentos se nos arrimó una patrulla de la policía brasileña. Un agente nos pidió los documentos del vehículo, muy extrañado por el estado de la pintura, de acuerdo a lo que le pude entender-

- ¡Eh! Esta historia no te la va a creer nadie. Prosigue. ¿No sería que consumiste LSD en la fiesta? -.

- ¡No te hagas la graciosa Eugenia y no te rías Jorge, que la situación era seria! !Esperen les acabo de contar! Afortunadamente para ir al Brasil los colombianos no necesitamos visa, sino hasta en la cárcel estaríamos. El agente en un mal español, pero muy entendible, nos solicitó el permiso de tránsito por el Brasil del carro con placas colombianas. Le pregunté que cual Brasil. Pensé que era un policía gracioso tratando de burlarse de nosotros. Apenas me di cuenta de que hablaba en serio, le conté que hace unas horas estábamos en una carretera cerca de Bogotá, Colombia.

- ¡Y les creyó! Debió pensar que estabas loco-

-¡Eso mismo me dije!, hombre Jorge. Llamó por la radio para pedir instrucciones a la central. Allá le respondieron que nos llevaran en el término de la distancia-

-¡Obvio! Quedaron detenidos. ¡Lo del carro me tiene bien pensativo!. Hace un momento imaginé que se habían marchado al escondido el lunes vía aérea, pero para ese cuento del coche y el sitio en donde apareció no hay una explicación razonable–.

-¡Ya está bien de interrupciones! En la comisaría oyeron la historia y todo el mundo salió a curiosear el coche. Indagaron por nosotros en los puestos fronterizos, en vano, nadie daba un explicación de cómo habíamos llegado hasta el punto en donde nos encontraron.

-Posteriormente se aparecieron unos sujetos. ¡Hazte de cuenta los hombres de negro de la película! Nos hicieron múltiples preguntas. Revisaron el automóvil minuciosamente con un contador de radiactividad, finalmente llamaron, no sabemos donde, y como respuesta aparecieron más agentes secretos, entre ellos varios norteamericanos. Nos miraban como animales de zoológico-.

Del consulado colombiano llegó un funcionario, el cual nos asesoró para que saliéramos lo mejor librados de semejante lío. Nos recomendó que no le contáramos a nadie lo sucedido, en especial a la prensa. Llamó al ministerio del interior del Brasil, allá concluyeron, que para evitar líos diplomáticos, nos pusieran en el primer avión que saliera para Bogotá-

-Como te lo decía antes Roberto, esta historia no la va a creer nadie. Todo es muy extraño, se sale de toda explicación lógica. Sucesos como este los había leído en la prensa. En 1968 hubo un caso idéntico en la Argentina: ¡Una pareja salió de Buenos aires en automóvil y minutos después apareció cerca de la ciudad de México. Los detuvo la policía que estupefacta ante la historia los expulsó del país. ¡No existe por ahora explicación científica para estos casos, a no ser que creamos en los extraterrestres!

LUIS TEJADA YEPES
MEDELLÍN, COLOMBIA













_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Jue Oct 20, 2011 2:31 am

MENSAJE DE AUXILIO

¡Capitán! ¡Capitán!, capitán…

El tripulante después de franquear, dando tumbos, el estrecho pasadizo que conducía al camarote del comandante del barco Estrella del Sur, en tránsito por el Mar del Norte hacia Nueva Escocia, se desgañitaba llamando al experto marino que no aparecía por ningún lado en un momento tan crucial. Una tormenta se había desatado con olas hasta de 6 metros lavando al carguero de proa a popa. El fuerte viento pegaba en proa, el barómetro caía anunciando que la situación tendía a complicarse, el mar se tornaba gris plomizo, tirando a negro. La visibilidad se reducía al mínimo pues solo un tenue rayo de luz se dejaba ver por entre las densas nubes. Al piloto le estaba quedando grande la conducción del barco en medio del salvaje clima.
La puerta del aposento del capitán estaba entreabierta. El marino se asomó con reticencia, pues sabía que el capitán era bastante celoso de su intimidad. Para comunicarse con él y con todos los tripulantes, estaba la vía amplificador y parlantes, ubicados en todos los rincones del barco, pero en esta ocasión el hombre no había respondido de inmediato al llamado. Ante la situación de riesgo en que se encontraban, se necesitaba toda la experiencia posible. Era urgente la presencia del capitán en el puente de mando, por lo que el marino fue enviado a violar esa intimidad.
El alojamiento era un habitáculo de escasos tres metros por tres metros, amoblado con una estrecha litera y un escritorio en donde el capitán desplegaba mapas de cartografía y llenaba la bitácora.

El usuario del escritorio se sentaba de espaldas a la puerta. En esta ocasión se alcanzaba a ver a un hombre delgado, de pelo lacio, en posición de escribiente.
El tripulante notó de inmediato que no era la silueta del capitán, ya que este era bastante voluminoso, de pelo crespo, además no se quitaba su quepis marinero ni para dormir y aquel no lo llevaba.
A pesar de ello lo llamó nuevamente:
-Capitán, capitán ¿Me oye?
El hombre inclinado sobre el escritorio no se inmutó ante el insistente llamado del alarmado marino, el cual no se atrevía a trasponer la puerta del camarote.
¿Será que algún marinero borracho se atrevió a profanar el sagrado lugar?
-Mejor busco refuerzos, de pronto es más fuerte o está armado y puedo salir mal librado-.
Dijo para si el hombre.
De inmediato se retiró corriendo por el corredor, subió por unas estrechas escaleras metálicas y desembocó en otro pasadizo que lo llevaba a la cubierta azotada por fuertes ráfagas de agua nieve. Al abrir la pesada compuerta un helado viento le abofeteó la cara y lo hizo retroceder. Tomó impulso nuevamente y se encaminó hacia una escalera que lo llevaba directamente al puente de mando.
Abrió la puerta ante el disgusto de los presentes que no quitaban la vista de los instrumentos, del timón y del horizonte.
Para sorpresa del marino, el capitán ya había tomado el mando del inmenso buque de carga.
-Capitán, fui a buscarlo a su camarote… -
- Si ya sé, estaba revisando el cuarto de máquinas y en esas oí el llamado del puente-.
-Capitán, perdóneme, pero en su camarote, más bien, sentado en su escritorio, había una persona escribiendo-.
-¿!Está seguro marino!?
-Si capitán, llamé varias veces al individuo pero no volteó a mirarme. Me dio miedo de que se tratara de algún borracho insubordinado, por eso me vine de inmediato al puente a ponerlos al tanto de la situación-
- Buena decisión, nunca se sabe marino-
- ¡Usted y usted acompáñenme!-.


Los dos hombres escoltados por el capitán siguieron la ruta que los conducía al compartimento, bajaron las escaleras y siguieron por el corredor, de lejos se observaba cerrada la puerta. Los tres hombres se acercaron cautelosamente. Uno de ellos la abrió violentamente, penetró rápidamente seguido del capitán y del otro escolta. El cuarto estaba completamente vacío.
El capitán se dirigió hacia su escritorio. La bitácora se hallaba abierta en la última página escrita. En letra legible, que no era la suya, un mensaje se destacaba a continuación del último escrito:
-Por favor tomen rumbo norte-

Tomando el micrófono de comunicación interna con voz de disgusto ordenó:
- ! El personal de marinos, con excepción de los del puente de mando, diríjanse al salón comedor!-
- ¡Sígame marino! ¡Vamos aclarar esta broma! ¿Dígame la verdad, usted es el del mensaje y me quiere tramar inventando esa historia?
-Como se le ocurre capitán, en ese caso me hubiera quedado callado y no habría forma de descubrirme. Le juro que vi un hombre delgado y de pelo lacio, por eso supe que no era usted-
En el salón una veintena de curtidos hombres de mar expectantes esperaban con ansias el arribo del capitán. Algunos pensaban que podría tratarse de una discusión previa antes de abandonar el barco. La tormenta seguramente había averiado el carguero y se hacía imposible la continuación del viaje. En las condiciones climáticas del momento era un riesgo mortal abandonar la nave, por lo que casi todos estaban bastante asustados.
El capitán se hizo presente con cara de no muy buenos amigos.
Sin mucho preámbulo les relató el suceso y exigió a cada uno de los marinos que escribieran el mismo mensaje, que halló en la bitácora, en un tablero que se hallaba en una de las paredes metálicas del salón. La caligrafía de cada miembro de la tripulación presente fue comparada con la del mensaje, pero ninguna se parecía en lo más mínimo.
-Entre estos no está el bromista-
Pensó el lobo de mar.
-En mi vida de marino he visto cosas muy extrañas ¿Será un aviso divino para salvarnos de alguna catástrofe?-
Pensó el curtido hombre de mar.
En su regreso al puesto de mando sopesó sus responsabilidades y las enfrentó al mensaje escrito en la bitácora por el extraño individuo visto por el marino.
En la cabina de mando ordenó al piloto:
-¡Rumbo norte!-
De inmediato el barco obedeciendo al giro del timón se enfiló hacia su nueva dirección. Lo vientos huracanados trataron de impedirlo pero el gran buque pesadamente obedeció.
-Piloto, navegaremos dos horas en esa dirección, si ninguna anomalía se presenta retomaremos nuestro rumbo original ¡Ojo avizor!-

Los tripulantes trataban de penetrar con sus miradas el gris horizonte. El barco subía y bajaba como en una gran montaña rusa. Después de solo media hora de viaje, alguien vio en el horizonte, por algunos segundos, en la cresta de una gran ola, un pequeño velero.
-¡Piloto, trate de acercársele al bote que vimos, en estas condiciones climáticas deben necesitar ayuda!-
El gran barco se acercó cautelosamente, siguiendo los ordenamientos de las leyes del mar, al deteriorado velero bamboleado por las olas como un juguete. El mástil había desaparecido y no se veía antena de radio por ningún lado. Eso explicaba el porqué no se había escuchado ninguna llamada de auxilio. Estaba a punto de naufragar. En la cubierta se observaba una pareja aferrada a unas cuerdas, no podían hacer señales, pues el bamboleo y el oleaje, los barrería de inmediato sin consideración.
Después de más de una hora empleando los recursos técnicos del barco para estos casos, lograron izar a la exhausta pareja.
Ante el asombro de todos, el marino que estuvo en el camarote del capitán, exclamó:
¡Ese fue el hombre que vi escribiendo en su escritorio!
Interrogado por el capitán el agotado tripulante del velero le contó que era tal su desespero, pues era inminente el naufragio, que de pronto entró como en una especie de trance, cuando salió de ese estado casi catatónico y pasada una media hora, observó la silueta del carguero que se acercaba.


LUIS TEJADA YEPES
MEDELLÍN, COLOMBIA




_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Jue Oct 20, 2011 3:03 am

El Cuaderno de Bitácora



A pesar de los años transcurridos, aún se recuerda que Esteban Aguirre, disfrutaba mucho de las vacaciones de verano en casa de sus abuelos paternos casi al lado del mar. Pero a medida que fue creciendo, la familiaridad con ese apacible entorno y el hecho de no tener un compañero de andanzas, hacía que a veces se sintiera profundamente aburrido.
Tenía libertad para ir donde quisiera porque el pueblo era muy pequeño; todos se conocían y en ese tiempo no había infraestructura para recibir turistas. Sólo existían dos excepciones, que se le impusieron desde un principio y que hasta entonces había aceptado sin protestar.
Una era meterse en el mar, donde estaba el viejo barco de carga hundido, del que apenas asomaba una ruinosa parte del puente de mando. Era muy peligroso, decía su abuelo, porque entre los restos de chatarra herrumbrada había mil formas de quedar atrapado o malherido bajo las aguas.
La otra, era acercarse al antiguo faro abandonado, semi derruido, que se hallaba a unos pocos kilómetros al sur, sobre una saliente de la playa rocosa. Ninguna explicación clara le fue dada para justificar esta segunda prohibición, salvo la seria advertencia de que allí habían sucedido cosas tan malas como incomprensibles.
Pero el aburrimiento de Estaban, especialmente en las horas de la siesta, era un buen tónico para exacerbar su curiosidad y osadía. Descartó de plano una visita al barco, porque estando solo, podía resultar realmente peligroso bucear entre los restos corroídos de aquel naufragio, pero el faro, aunque se hallaba en un lugar remoto, estaba sobre tierra firme y además, era plena luz del día. Hacia allí se encaminó para saciar un poco su postergada sed de aventura. Seguramente, iba a ser mucho más excitante que simplemente caminar sin rumbo por la playa.
Cuando llegó a lo que quedaba de la torreta del faro, subió con entusiasmo los escalones que llevaban a la entrada principal y allí se coló fácilmente entre los únicos dos tablones resecos que quedaban de lo que alguna vez había sido una puerta sólida.
Caminó cautelosamente mientras curioseaba en la semipenumbra de la estancia en ruinas, casi vacía; avanzaba mirando para todos lados en busca de algo que pudiese reconocer. Entonces, pudo distinguir entre las polvorientas telas de araña, el pequeño estante, casi pegado a la escalera de caracol que ascendía hacia la lámpara del faro, con algunos papeles ajados y amarillentos en su interior.
Se acercó, contento por su descubrimiento, y comenzó a hojear con gran interés las páginas borroneadas por el tiempo. Había algunas cartas náuticas, parte de un registro con horarios y actividades del encargado del faro y, al revisar con mayor detenimiento, pudo distinguir en el fondo del estante, el abultado lomo de un cuaderno de tapas negras y arqueadas, muy viejo, con las puntas de las hojas gastadas y quebradizas.
Esteban se sentó sobre uno de los escalones de piedra y se dispuso a leer con mucho cuidado el delicado documento. Era, comprendió casi enseguida, un cuaderno de bitácora con casi cien años de antigüedad. Había pertenecido al navío “Profecía”.
Con mucho trabajo, el muchacho pudo descifrar la escritura pálida y desteñida de una letra a pluma, con caracteres regulares, muy inclinados. Leyó lentamente:
“Sep. 12, 1889 – Zarpamos desde La Española con buen tiempo. Todo está bien y en orden, pero temo por las tormentas en altamar. La bodega lleva sobrepeso, pero las órdenes son estrictas. Debemos transportar la mayor cantidad de plata que la flotabilidad del buque pueda soportar.”
Las siguientes entradas documentaban la rutina de las tareas diarias de navegación. Esteban salteó unas cuantas páginas, hasta que vio algo interesante:
“Oct. 16, 1889 – El cielo está muy oscuro en pleno día y la brisa a cesado por completo. Mal augurio. Presagio una tormenta importante y estamos en medio del océano. Que nuestro Dios tenga en su bien protegernos.
Oct. 17, 1889 – La tormenta es terrible, las olas barren la cubierta con fuerza incontenible y ya han arrastrado consigo a dos hombres. La sentina está muy inundada y dí la orden para que todos aquellos que no sean imprescindibles en cubierta, abandonen cualquier otra faena o su descanso, para dedicarse al achique ininterrumpido del agua que se filtra por el castigado casco de la nave.
Oct. 18, 1889 – La tormenta amengua de a ratos y reaparece con despiadada ferocidad. Temo seriamente por nuestro navío y su carga. Los hombres están exhaustos. He nombrado a tres de mis mejores oficiales como guardias permanentes, con la única tarea de custodiar, a toda costa, pase lo que pase, el tesoro que está bajo mi cargo.
Oct. 19, 1889 – La nave no puede ya soportar el incesante embate del mar, el tremendo peso de la carga y la gran cantidad de agua que se cuela entre los tablones cercanos a la quilla, creo que nuestro destino está...”
Esteban, completamente absorto en la difícil lectura de aquellos registros, llegó a una abrupta interrupción en las diarias entradas del comandante. Librada a su imaginación, quedaba la suerte final de aquella nave y su tripulación; a partir de allí, sólo seguían hojas en blanco. Estuvo a punto de cerrar el cuaderno con una mueca de decepción, cuando por casualidad vio algunos párrafos escritos en la última página. Empezó a leerlos con suma curiosidad e inmediatamente notó que habían sido escritos con letra muy similar, aunque con pulso mucho menos firme y con gran posterioridad a los anteriores:
“Dic. 22, 1935 – Uno de los tres centinelas apostados para custodiar las riquezas bajo mi responsabilidad, fue llamado a retiro permanente por la Voluntad Mayor. Pablo Garcés ha sido designado para ocupar su lugar.
Jun. 4, 1943 – El segundo de los tres antiguos centinelas ha resignado hoy su puesto por orden y voluntad del Comandante Supremo. Raúl Montero es quien habrá de sucederlo.”
Completamente imbuido en la lectura, tratando de hallarle sentido a esas últimas líneas, llegó al ultimo registro asentado en el cuaderno. La fecha era la del día y la letra casi ilegible:
“Feb. 7, 1962 – El tercero y último de los centinelas iniciales, ha sido llamado a relevo por la Orden Superior. Se encomienda la gran responsabilidad de su misión de custodia a Esteban Aguirre.”
Incrédulo y alarmado, Esteban levantó la vista para calcular rápidamente la distancia que lo separaba de la destartalada puerta por donde había entrado al recinto. Fue inútil. Pilas y pilas de lingotes de plata lo rodeaban. A su lado, dos figuras muy delgadas y erguidas lo observaban seriamente con expectante atención.


Fobio

















_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Jue Oct 20, 2011 10:13 am

EL ESPECIMEN

Cuando menos se espera, o sí se espera, reaparecen. Son una extraña combinación de hombre amorfo y bestia sin pesuñas. Son depredadores que arrasan, que no se satisfacen.
A veces quedan en un letargo, casi inmóviles observan, te observan. Pero no piensan, creen que son semidioses. Y una palabra los despierta, y salen… Devoran, arrastran y desangran.
Tanta “imbecilidad” te deja nulo, no se puede con tanta bestialidad junta. Y estos especimenes ríen, se creen vencedores, Babean desde su asquerosa boca una falsa victoria. Baba que si te toca te paraliza, te anula, te contagia y mueres en su inútil “imbecilidad” de aburrimiento.
Y allí están, en las sombras, ”por siempre” comiendo su propio excremento. Tragándose su bilis, esperando salir a la luz. Con rabo de burro, con bocas de bagre. A morderte, a tirar zarpazos ilusorios con sus muñones sin pesuñas.
Estos especimenes abundan, y hay que alimentarlos. Darles vida de tu vida, de tu letra. Y así se creen inmensos, poderosos.
Hay que ser fuerte, los débiles caen a sus antojos. Son devorados, masacrados. Porque de ellos se alimentan hasta que aparece uno, indomable, bestial también. Entonces se retiran a su letargo, a observar sin pensar, prestos a atacar.
¡Cuidado, a la vuelta de esta página están! Ahí… Jadeantes, babeantes, masturbándose mientras esperan… Puedes ser tú la próxima víctima. Sólo te salvará tu palabra más comprometida. La del grito, la verdadera…
¡Cuidado, quizás al terminar de leer ya te hayan devorado!

M.D.L
Uruguay

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
Ricardo Cesar Garay
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
Acuario Cerdo
Cantidad de envíos : 2144
Fecha de nacimiento : 24/01/1948
Edad : 70
Localización : Haedo Buenos Aires Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios: 2º Lugar en Concurso de Prosa Erótica

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Jue Oct 20, 2011 9:18 pm

Perdón, me mandé derecho con el cuento
Volver arriba Ir abajo
ElAngelCaido
Admin
Admin
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 2195
Localización : Los Angeles, California.
Fecha de inscripción : 11/10/2010

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Jue Oct 20, 2011 10:49 pm

Hombre, compadre Richard, que no pasa nada... te llegara la multa por correo y tendras que ir a la municipalidad a pagarla...
Volver arriba Ir abajo
Fernanda
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
León Rata
Cantidad de envíos : 344
Fecha de nacimiento : 17/08/1972
Edad : 45
Localización : México
Fecha de inscripción : 03/08/2010

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Vie Oct 21, 2011 12:48 am

Roberto (Angel Caido):

Eso si que es terror. Saludos.
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Vie Oct 21, 2011 12:58 am

Eu non creo nelas pero…



Es una de esas noches en que la imaginación vuela. Samuel viene de una gran urbe, y todo lo que represente pasado, leyenda o tal vez real, le fascina. Había oído muchas veces contar a la abuela Carmela ésos hechos sin darle más importancia que la de un cuento que se le antojaba invención pura. Pero ésta vez, quizás dejándose llevar por la magia de la noche o porque ya siendo un poco más mayor, le dio la importancia que se merece.
El caso es que escucha atentamente y toma buena nota del todo. Es la víspera del Samahin y la sala de la vieja casona huele a castañas asadas en la lumbre de la lareira y a los anises preparados para cocer unas pocas más. Se preparan las viandas que deben cubrir la mesa en la noche siguiente, para que cuando regresen las Almas que andan perdidas, puedan abastecerse para su largo peregrinar por las tinieblas. Lo ocurrido me lo cuenta años más tarde y tal cual, lo repito.
“Al día siguiente me reúno con mis valientes amigos y les propongo un plan perfecto para la mencionada noche de Samahin. Todos asienten y quedamos para después de la cena. Nos encontraríamos a las puertas del viejo cementerio abandonado. Nadie tiene miedo, presumiblemente, pero unos a otros nos infundimos valor como si de una Cruzada se tratara.
Las grandes y ajadas puertas de hierro nos dan la bienvenida. Después de abrirlas, eso sí, con mucho esfuerzo pues se veía que llevaban años sin que nadie las abriera, nos adentramos en lo que estaba invadido por la maleza. Un largo pasillo que se nos antojó sería el central, nos llevó hacia una especie de capilla donde escuchamos susurros de rezos; una especie de rosario, creímos entender. Al acercarnos pudimos ver un grupo de mujeres que mirando hacia el centro del círculo que formaban, alzaban los brazos invocando a un ser superior.
De repente, la luz de la luna desapareció y se nos apagaron las velas en un viento gélido que nos invadió. No sé cuánto duró eso, sólo sé que no pude ver a mis compañeros y me hallé solo en medio del círculo, al lado de una joven mujer. Casi una niña, blanca como la cera, que me llamaba entre susurros pidiéndome ayuda. Las otras mujeres sonreían o reían hasta las carcajadas estridentes, señalándome con dedos llenos de cayos y largas uñas. La joven seguía implorándome ayuda y yo, impotente, veía como de las tumbas que se suponían mucho tiempo vacías, ¡salían lo que creí garras mientras los cuervos revoloteaban encima de nuestras cabezas en un baile macabro!
La doncella suplicaba y desafiando mi miedo alargué el brazo para que se incorporara y se acercase a mí. No bien lo hacía, un sudor frío recorría mi espalda. Su rostro angelical y blanco se tornaba oscuro y avejentado, cual la misma cara de una de aquellas meigas de las historias que me contara mi abuela. La especie de aquelarre seguía su marcha y en medio de la espesa niebla, mi cuerpo se adormecía sin explicación alguna.
Quería gritar, mas mi garganta no respondía y mis manos habían quedado presas de aquel pánico que empezaba a invadirme. Seguía acercándose y por momentos mis piernas se doblaban aunque algo extraño me mantenía en pie. ¡Lloré, rogué, o eso creí en aquel entonces! Mas nadie me respondía y allí, en medio de la nada, me desvanecía mientras los conjuros se sucedían sobre mi cuerpo inerte.
Al día siguiente, las voces lejanas de un grupo de personas me despertaron. Al abrir los ojos comprobé lo que sabía. ¡Estaba completamente desnudo y aterrado! En el cruce de cuatro caminos, al lado de un cruceiro (*), en medio del viejo y abandonado cementerio.
Lo que pasó después, fue un cúmulo de incertidumbres; nadie se lo explica. Y cuando relato mi historia, algunos se santiguan y otros sonríen incrédulos. Pero yo sé que ocurrió y sólo me queda decir que, ¡eu non creo nas meigas pero habelas hainas!



(*) Cruceiro: Galicia, lugar de encuentro para las brujas.



Manola Vázquez López
Marín, Galicia, España.


_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930





Última edición por antifaz el Vie Oct 21, 2011 8:53 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Poesiacarnivora
Admin
Admin
avatar

Femenino
Aries Rata
Cantidad de envíos : 16168
Fecha de nacimiento : 16/04/1972
Edad : 45
Localización : Montevideo-Uruguay
Fecha de inscripción : 05/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - A la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1ª y 2º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Vie Oct 21, 2011 2:07 am

Excelente nivel,realmente estoy más que satisfecha con lo que estoy leyendo,para mi en verdad un nivel,que dudo pueda alcanzar.

Y si me lo permiten,más que honor de leer a un maestro como Luis Tejada
Volver arriba Ir abajo
http://www.letrasyalgomas.com
ElAngelCaido
Admin
Admin
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 2195
Localización : Los Angeles, California.
Fecha de inscripción : 11/10/2010

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Vie Oct 21, 2011 3:39 am

Hombre, claro que es terrorifico, Fer!

Ir al Ayuntamiento(Edificio Municipal) hacer cola, y soportar el mal humor del burocrata de la ventanilla, es terrorifico...


Saludos, Fer!
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Vie Oct 21, 2011 4:03 am



La abuela Hortensia



Habían pasado seis meses de la desaparición de Hortensia y Ester decidió volver a trabajar en la casa de reposo. Se sentía mejor y su madre se había recuperado, supuestamente, pues no quiso decir el verdadero motivo de su salida del Hogar.
Sus compañeras y la Directora le dieron la bienvenida.
Al pasar por los oscuros pasillos venían recuerdos a su memoria. Llantos, risas, gritos, soledades… Trató de no recordar y se dirigió a sus labores. Con el correr de los días se fue incorporando a la dinámica del Hogar y de inmediato se ganó la simpatía de los residentes que no conocía.
Pero, inevitablemente, el recuerdo de Hortensia. Su abuela regalona, una persona muy apática de enorme fortuna, que inesperadamente decidió internarse para no dejarles nada a sus familiares, unos zánganos aprovechadores de su bondad y posición; en especial, sus dos sobrinos.
Hortensia nunca se casó, pues se dedicó toda su vida al trabajo y al servicio público. Era una mujer muy astuta, nadie la engañaba fácilmente y la única que se ganó su simpatía y afecto fue Ester. Pues Hortensia padecía cáncer de colon y ya nada se podía hacer, sólo cuidar la alimentación con una estricta dieta.
Extrañamente, un día de visita, Hortensia desapareció y nadie supo más de ella. Había un murmullo de que una de las auxiliares la maltrataba; sin embargo, nunca se pudo comprobar.
Con los medicamentos y las terapias, Ester había logrado superar su depresión, el verdadero motivo por el cual se había retirado al Hogar.
La abuela Hortensia siempre estaba preocupada por Ester y muchas veces la ayudó económicamente sin que lo supiera; era muy orgullosa y no aceptaba dinero de nadie. Decía que su cariño no se vendía porque era un regalo de amor.
Los sueños recurrentes de Ester ya estaban en el olvido y trabajaba tranquila. Cierto día fue a dejar la basura en las bodegas y al pasar por el jardín, detrás de la gruta vio que la mata de vid tenía racimos que estaban maduros. Tomó uno y se lo llevó a la boca; jugoso y muy dulce a su paladar. Al instante vio sus manos y sintiendo en su boca algo espeso, dejó la basura y fue corriendo al baño. Se miró al espejo y estaba llena de sangre; su boca, sus manos. Dio un grito escalofriante y se desmayó.
Al abrir los ojos estaban encima de ella su jefa y compañeras muy asustadas por los gritos. Le preguntaron qué le pasaba. Ella se miró sus manos y no tenía nada, sólo un racimo de uvas estaba en el suelo. Una de las auxiliares lo tomó y comiendo enfrente de la atónita mirada de Ester, le preguntó de dónde había traído tan exquisita uva.
Después de aquel incidente, Lucrecia, la auxiliar asignada al aseo del recinto, una mujer madura, soltera y muy mañosa, se burlaba de Ester y trataba de ponerla mal con todo el mundo. La culpaba de la desaparición de Hortensia cada vez que podía y la hacía llorar.
Ester volvió a sus reiterados sueños. En ellos, el racimo de uvas seguía convirtiéndose en sangre en su boca y la gruta se desmoronaba en un mar sanguinolento. En fin, trataba de evadirlos con medicamentos pero, ya no le hacían efecto.
Una tarde fue a la gruta y se sentó detrás de ella. Escuchó la voz de Hortensia llamándola desde el fondo de la tierra. Sintió mucho miedo y se echó a correr.
Cada día que pasaba, Ester estaba más nerviosa presintiendo que algo había en ese lugar. Más cuando Laika, la perrita del Hogar, olfateaba el sector y ladraba con desenfreno y angustia a la vez, tratando de escarbar. En esos momentos aparecía Lucrecia, que detestaba a los animales, y la amenazaba con un palo o cualquier objeto que tuviese en frente, haciéndola correr espantada ante su sola presencia.
Cierto día, Ester se quedó dormida en la mesa donde se coloca la ropa en la lavandería. La pobre pasaba sus noches en vela, pues había decidido terminar con los medicamentos porque ya no le hacían efecto para conciliar el sueño. Más aún, afectaban su estómago. Al instante apareció Lucrecia y tomó un cojín con el cual quiso ahogarla. Ella se defendió pero la mujer era más fuerte. Y cuando ya creía perder el aliento, sintió una voz desde lejos que le decía “¡Ester, Ester!”. La remecieron y al abrir los ojos estaban todas sus compañeras alrededor, riéndose de cómo se había quedado dormida.
Los días pasaron hasta que Ester no resistió más y le dijo al jardinero si podía sacar la vid que estaba detrás de la gruta y ponerla en otro sitio donde estuviese más protegida, pudiendo dar más frutos y a la vez sombra en un lugar caluroso. Así lo estaba haciendo cuando apareció Lucrecia, que muy nerviosa se lo prohibió.
Llegó el invierno y Lucrecia, repentinamente, también desapareció.
Ester insistió con el traslado de la vid y el jardinero se dio a la tarea acompañado por Laika y su amiga. Trabajaban desesperados, presintiendo lo que encontrarían debajo de esa tierra. Al sacar la raíz, Ester gritó espantada ¡Sangre, sangre; hay sangre! El jardinero la llevó a la Dirección para que se calmara.
Después reanudó la excavación y quedó atónito ante lo que encontrara. Mandó llamar a la Directora y de pronto estaba la policía y mucha gente extraña en el patio del Hogar. Ester, asustada, sin saber lo que estaba sucediendo. No la dejaron salir por orden de la Directora.
Tres días estuvieron haciendo peritaje donde se hallaran los restos de un cuerpo mutilado. Tristemente, se logró identificarlos como de Hortensia, la amada abuela regalona de Ester. Se hizo el funeral y la chica estaba tranquila sabiendo que al menos recibía digna sepultura.
Tiempo después, un señor muy elegante llegó a la residencia para conversar con la Directora. Luego mandaron llamar a Ester.
Tocó la puerta muy preocupada y la Directora los dejó solos. El hombre se presentó como el abogado de la difunta Hortensia y le enseñó una copia del testamento. ¡Le dejaba toda su fortuna!
Para entonces el Hogar estaba a punto de dar quiebra. Lo compró rebautizándolo “Casa de reposo Hortensia”, en honor a su querida abuela.
Remodelando el lugar, mandó desarmar unas bodegas muy viejas al fondo del recinto, sin pensar que se hallaría otro cuerpo. ¡Estaba destrozado a bastonazos! En una mano apretaba el recorte de periódico que daba cuenta de la muerte de los sobrinos de Hortensia, calcinados en un incendio y sólo reconocidos por los anillos reliquia familiar que faltaran del alhajero de Hortensia.
Y en la otra mano, un puñado de cabellos que Ester no precisó que le dijeran a quién habían pertenecido.

Rosana Vera Vidal
Santiago de Chile.













_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Vie Oct 21, 2011 4:55 am

Cerveza



La luz iluminaba la cara de la mujer dándole un color blanquecino. Pensó decirle algo, pero ella lo seguía mirando fijamente y él, acostumbrado al tratamiento del silencio, decidió quedarse callado. Tomó la cerveza y fue a sentarse junto a la ventana.
¡No! La situación de convivencia se había deteriorado desde el asunto del despido. Del último, porque a fuerza de ser sincero, habían sido unos cuantos en los últimos meses. Él culpaba a la economía, ella prefería achacarlo a su comportamiento. Así, las discusiones se habían tornado muy agrias. Tanto, que él la eludía en lo posible. Porque parecía que en cada mirada, ¡se multiplicaba un nuevo reproche!
El último argumento, antes de este silencio que llevaba ya varios días, había sido especialmente violento. Ella, entre tanta cosa para recriminarle, eligió el papel de víctima. ¡Qué ella ya no podía seguir así, que estaba muy cansada, que no tenía fuerzas para trabajar fuera de casa, y todavía tener que venir y verlo de pijamas mirando tele! Después, ya dejó de hablarle totalmente; ¡sólo la mirada! Acusándole, persiguiéndolo, reprochándole… Y eso seguía pasando aún ahora, cada vez que abría la heladera para servirse otra cerveza. La cabeza mirándolo, ¡siempre mirándolo!

Virgilio









_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Sáb Oct 22, 2011 6:07 am


Esos monstruos peludos y grandotes


Grandota yo, y estaba asustada. ¡Muy asustada!
Miraba esas patas del reloj, ahora lentas, ahora cortas. No se puede así, me dije; odio el espanto y siento espanto. No hay armas cuando él viene desde dentro, me ha paralizado.
Despierte alguien conmigo. Yo los he visto entrar en sus cuartos, ¿seguirán dormidos? ¿No me oyen? Aunque casi nunca lo hacen.
Me he caído de la cama, estoy debajo de ella. El frío, el golpe y la desnudez de cobijas; ésa oscuridad y el ruido que me parte la cabeza.
Y he caído, me lastimé; seguro habrá moretones. Al menos escucharían mi pesado cuerpo estrellarse en el cemento. Pero no, nadie viene. Nadie vendrá.
El monstruo está ahí. Peludo, grande. He dicho ya peludo y negro. Sin ojos, con dientes, con garras. No sé si sonríe o muestra su bocota amenazante. Eres feo, le he dicho. Eres muy feo.
No me creen que él venga a atormentarme. Me han dado pastillas, me han cruzado las venas a punta de agujas. Me han amarrado los brazos, ¿cómo me defiendo sin mis zapatos siquiera?
Grandota yo, y tengo miedo. ¡Tengo mucho miedo!


Gara

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Sáb Oct 22, 2011 6:41 am

Tarde


Ladraba desde lo alto del balcón, aquel perro viejo, con tono de oso en cueva. Ladraba y aullaba, mientras a paso “apurada” cruzaba la callejuela. No había nadie excepto mi sombra y mis entrañas asustadas.
Los pasos se iban grabando en la tierra. Tierra arrastrada por lluvias, porque como siempre, colapsaron las alcantarillas. Pasos aleatorios, pasos como dientes punzando la gelatina. Resbaloso lodo, y la gravedad del ladrido. Sé que no era sólo mi presencia lo que alertaba su oído. Era algo más que nos rodeaba. A él en el balcón, a mí entre las cuadras. Es difícil no temer en la oscuridad, en la soledad. Y no porque no me conozca lo suficiente. Lo que no conozco es esta calle, este lodo y ese perro con tono de oso. Sería prudente correr, sería prudente salpicarme las bastas. Pero al límite de mi miedo, cruzaba aleatoriamente los puntos limpios tratando de distinguirlos a la luz de las estrellas lejanas.
Era pesadilla, de antología. Recordando los dientes y colas de aquellos seres profanos de los infiernos, como los duendes y cosas que saltan de los rincones…
¡Ay, perro! Si al menos dejaras de hacer tanto ruido, ellos nunca se dieran cuenta que me he perdido y dejarían de soplarme la oído más miedos, más mentiras. A recordarme que existen, aunque sea en las callejuelas de lodo gelatina.


Gara




_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Sáb Oct 22, 2011 7:00 am

EL DUELO QUE NO TERMINA

Elaboré en mi mente las líneas de su rostro, su voz que no puedo olvidar, recordé los rasgos que no conducen a nadie, radiqué en mi mente la carne y el espíritu. Con sigilo entro y miro la cara de mi tormento. Viene a mí de manera limpia el como cruzábamos juntos el camino hacia el duelo, el duelo que no termina. Su cuerpo aún intacto. ¡Ay, su sonrisa reservada! ¡Su carita alegre! Solamente sé que para no morir necesito verlo, verlo de nuevo. Bajo la sombra de las estrellas rostros hostiles de formas grotescas, bocas terribles de dientes filudos me devoran, animal transfundido en una agonía fluyente. No más tormentos , que alguien me explique quienes son esos demonios que me rodean y esos pavores significando brevemente mis perturbaciones, recogeré las cenizas con una pasión de centinela y sé que de nuevo tomarán su forma.
¡Despierta, querida, ¡Despierta! , tienes una pesadilla!
Virginia, al momento de despertarse completamente, recuerda sus penas y comienza a sollozar.
-¡Ayer enterramos el niño pero en el sueño oí su voz que me decía que fuera a desenterrarlo, que estaba vivo. Fue una pesadilla muy real. Creo que deberíamos ir al cementerio de manera inmediata, antes de que sea tarde!-
Le grita con angustia la madre al preocupado marido.
- Está enloqueciendo-
Piensa Carlos para sus adentros.
- Querida, también quisiera tenerlo nuevamente a mi lado, pero es una locura lo que propones-
-¡No!, ¡No! ¡Está vivo! ¡Se mueve en su tumba y dice!: ¡Mamá ven por mí! ¿! Donde estoy!? ¡Todo está muy oscuro, no puedo respirar! ¡Inclusive se ha volteado de lado! ¡Está con las dos manitas en la carita, como le gustaba dormir! ¡Si no quieres ir yo lo haré, voy a ir al cementerio!-.
Carlos la mira con preocupación. Sabe que es capaz de hacer lo que dice y seguramente se dejará llevar por esa terrible obsesión.
-¡Tómate una pastilla querida, te hará bien!. ¡Yo tampoco puedo más con el dolor y tú con esas cosas me lo aumentas! ¡Imagínate el escándalo! ¡Desenterrando el niño por una pesadilla!
-¡ Pero es que era tan real, está vivo, lo siento en el corazón de madre! ¡Recuerda que el estaba totalmente aliviado y comenzó a perder el conocimiento! ¡Inclusive el médico dijo que le parecía muy raro que un niño tan sano muriera así, de repente!
-¡No! ¡No voy a tomar más pastillas! ¡Cuando despierte será demasiado tarde para salvarlo! ¡Se le acabará el poco oxigeno que tiene todavía! ¡Es muy poco, lo siento ahogarse Carlos!
-Tienes que ser racional. Para esas cosas se necesitan permisos de las autoridades. No se puede llegar a un cementerio y desenterrar a los muertos. Seguramente el sepulturero no lo va a permitir-.
- ¡Es un caso de vida o muerte! ¡Tienen que dejarme rescatar a mi hijo! ¡No podría vivir con esta duda! ¡Ahora que se que está vivo mucho menos! ¡Sin él la vida no merecerse vivirse!
- Estamos muy afectados. Solo ha pasado un día desde el funeral y parece toda una eternidad. Tanto que ya quieres volver por él! ¡Por favor no digas nada más y sigamos con nuestras vidas! ¡Tenemos que reconstruirla, crear nuevas ilusiones y esperanzas! ¡Lo siento tanto querida!.
- ¡Carlos voy a vestirme! ¡Después iré al cementerio a desenterrar a mi hijo! ¡El que trate de impedírmelo se la tendrá que ver con una madre desesperada capaz de llegar hasta lo último, así tenga que matar o morirme! ¡Él me llamó, yo lo oí y lo vi nítido, no era una pesadilla! ¡Tosió un poco y se volteó, puso su mejilla izquierda sobre las dos manitas juntas! ¡Está aterrado por que no comprende lo que le está pasando! ¡Está muy oscuro!
Sin mediar más palabras la enloquecida madre comenzó a vestirse rápidamente. Carlos sabía que era poco lo que podía hacer para disuadirla. Tal vez era mejor que ella comprobara la realidad. Sabía que dolor de una madre por la muerte de un hijo no tiene comparación con otra pena.
- No se si podré resistir este dolor tan grande al verte así, destruida, pero te acompañaré. Se que no me lo perdonarías jamás sino sales de esa duda. Creo que debemos llevar una barra para tumbar los ladrillos. Llevaré dinero a ver si necesitamos sobornar al vigilante. Este es un pueblo pequeño y él nos conoce, seguramente no habrá mucho problema. Creo que comprenderá tu dolor-.
-¡Gracias querido! ¡Sabía que no me fallarías! ¡Siento que esta vivo, lo sé, el instinto de madre me lo dice! ¡Apurémonos antes de que sea tarde!-
Enseguida estuvieron camino al cementerio. Ya había anochecido. Por la calle que conduce al camposanto no se veía alma alguna. Afortunadamente el niño no había sido enterrado en la tierra sino en las tumbas de galería. Bastaba darle un golpe a los ladrillos que cerraban el nicho y podrían jalar el cajón.
Una puerta de hierro semiderruida era el último obstáculo para ingresar al lugar. Afortunadamente no tenía ninguna seguridad por lo que rápidamente estuvieron frente a la tumba del amado hijo. El cemento que pegaba los ladrillos ya había comenzado a fraguar, pero no importaba, porque con un buen golpe de la barra de hierro se desmoronaría.
El celador no se veía por ningún lado, seguramente estaría durmiendo, pues poco era lo que había para cuidar por esos lados. Estaba convencido de que a nadie se le iba a ocurrir venir de noche a desenterrar a los que el hombre llamaba sus amigos.
-¡Carlos golpea duro, por favor!
Con un fuerte golpe los ladrillos comenzaron a caer. Pronto quedó al descubierto la punta del cajón. El padre nervioso lo tomó y lo haló enérgicamente. Estaba empotrado en la segunda fila de abajo hacia arriba. Haciendo un esfuerzo lo depositó delicadamente en el suelo, pero no se atrevió a levantar la tapa. Sabía que volver a ver a su hijo de nuevo reviviría el dolor del día anterior.
Virginia se abalanzó y con la misma barra forzó los tornillos con que habían apuntalado la tapa.
El niño se hallaba en la posición en que lo había soñado.


FIN


Luis Tejada Yepes
Medellín, Colombia

















_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
marcos
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Masculino
Géminis Cabra
Cantidad de envíos : 34
Fecha de nacimiento : 29/05/2003
Edad : 14
Localización : Montevideo
Fecha de inscripción : 19/10/2011

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Sáb Oct 22, 2011 2:43 pm

Shocked pahhhhh cuanto escribis.
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Dom Oct 23, 2011 8:22 am

No escribo, escriben los compañeros.
Cada texto tiene al pie el autor, que respondió a la propuesta inicial (la que encabeza el foro). Esperamos el tuyo y el de otros autores.

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Lun Oct 24, 2011 9:05 am

Cimarrón




Miguel estaba entusiasmado ese día. No era para menos. Para cualquier gurí del campo, la primera cacería era un rito iniciático incomparable, difícil de explicar a los pueblerinos. Pero además, para Miguel, huérfano desde los tres años y criado por tíos cazadores profesionales en pleno campo, era un salto tremendo. Para los que son futboleros, era como pasar de Cebollitas a la primera del Barça en dos días.
Apenas llegaron al campo, percibió tensión en los perros. Desde chico que podía comunicarse con ellos con mirarlos. Luego confirmó que eso era un don familiar. Ningún Hernández de ese lado de Rocha, necesitaba abrir la boca para dar una orden a sus perros. La tensión se debía, supo después, a las palabras del dueño del campo. Pasaban cosas raras, y lo que en principio se anunció como jabalíes en el campo de don Benítez, se volvió poco explicable: vacas muertas desangradas, ovejas abiertas al medio, un caballo degollado; entre otros destrozos no atribuibles a los jabalíes.
Don Faustino Hernández, abuelo de Miguel y patriarca de la familia, convenció al estanciero de no llamar todavía a la policía ni contar historias por el pueblo. Lo resolverían ellos.
Esa noche, cargaron las escopetas con unas balas extrañas, que Miguel jamás había visto. Se separaron en grupos de a dos y el muchacho quedó con su abuelo. Cada grupo llevaba seis perros y barría el terreno a unos cien metros de los demás. “¡Cuidado a lo que tiran!”, ordenó Don Faustino a sus hijos, en una recomendación que a Miguel le sonó extraña.
A poco de comenzar la cacería, se sintieron los ladridos de los cimarrones: habían dado con el rastro de la presa.
De pronto, una sombra se cruzó enfrente del viejo y el muchacho. Y aunque Faustino llegó a disparar y dar en el blanco, Miguel sintió un golpe que lo empujó varios metros más allá. Cuando logró incorporarse, notó su pecho herido aunque casi no sentía dolor. Su abuelo yacía a unos metros con una herida muy fea en la garganta; parecía querer incorporarse, algo impensable si uno comparaba el esfuerzo con la herida. Pero cuando vio a los perros se salió de sí. Varios estaban muertos, desgarrados, deshechos. Otros renqueaban, lastimosos. Supo que temían a ese bicho como a nada habían tenido jamás.
Entonces, todo se puso rojo. Olió y empezó a correr como nunca lo había hecho. Atravesó en minutos, campos y cañadas, hasta que lo encontró. El bicho frenó su huída. Era humano, o eso parecía. La piel blanquísima brilló a la luna y los ojos amarillos se clavaron en los de Miguel. El pecho luciendo la flor carmesí de un balazo. Pero el extraño frenó su ataque y Miguel percibió al mismo tiempo el miedo del otro y un dolor nuevo, extraño. Sintió sus brazos alargarse y hacerse duros, sus uñas filosas como cuchillos, el pecho hincharse hasta romper la camisa y una sed nueva en su boca. Duró unos segundos, y se supo lobo. Atacó sin piedad a ese extraño, cuyo miedo sintió transformarse en terror. En un lugar de sí, sintió una mirada casi ajena que confundía cazador y presa, bicho y hombre. El ser de ojos amarillos intentó defenderse, morderlo. Pero era inútil. Miguel saltó sobre él aplastándolo con su peso. Con unas fauces desconocidas mordió el cuello blanco y lo cortó. Descabezó a ese hombre o bicho, y aulló salvajemente.
Cuando lo encontraron, los perros saludaron a su igual. Era una jauría sola, donde resaltaban enormes lobos entre varios perros cimarrones. Su abuelo lo acarició entre las orejas, con una zarpa casi humana. Su cuello había parado de sangrar pero prometía una cicatriz eterna.
-¡Felicidades, muchacho! –dijo el viejo. –Mataste tu primera presa, ¡y nada menos que a un vampiro!


Marcelo Sosa Guridi
Montevideo, Uruguay.





_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Lun Oct 24, 2011 12:03 pm







Los fantasmas de Anita



Ya se le hacía insoportable la noche. Era el momento lógico del sueño, donde uno debía dormir, para enfrentar después el día con algo de energía.
Todo comenzó una mañana muy temprano, cuando ante el ladrido de su perro, abrió los ojos molesta. Sólo al cerrarlos los vio, eran seres deformes y hasta podía oler su nauseabundo y pestilente olor. Abrió los ojos espantada y ya no estaban. Olvidó el incidente y se levantó a cumplir con la diaria tarea rutinaria.
Día normal, con horarios prefijados. Una cena asolas frente al televisor y cuando el sueño venía, apagó la luz y se dispuso mansamente a dormir. Pero la estaban esperando. Cambios de colores y formas pero ellos, los visitantes de sus pupilas, ahí estaban al acecho.
Parpadeos en que la apertura de sus ojos los hacía desaparecer. Por eso se dirigió a la computadora a navegar sin rumbo. Al menos, por ahí no estarían. Cerca de las cuatro y cuando hizo la cuenta de las horas de sueño posible, se acostó. Cerró los ojos temerosa y las figuras comenzaron a aparecer, acompañadas de sonidos tenebrosos y terroríficos. Cambios de rostros y de cuerpos con un denominador común: el horror.
Pensó en la mañana y todo lo que debía hacer. Cerró los ojos, los tuvo presente pero logró dormirse. Esto la tenía mal, estaba agitada de estas presencias. Por qué de noche, por qué cuando cerraba los ojos pero en el momento del sueño.
Esperaba el sábado con ansias para dormir durante el día, porque la acumulación de sueño se hacía insostenible. Pensaba que eran nocturnos, se preguntaba quiénes eran. Consultaba pero a solas, esto no podía comentarlo con nadie.
Llegó el sábado, su cuerpo ya traslucía su cansancio y fatiga. Luego del frugal almuerzo se acostó. Tomó un tranquilizante y en ese momento comprendió que ellos vivían de día también y su única misión era perturbar el sueño.
En el trabajo la observaban; las cuencas azules de sus ojos, demacrada, absorta en sus ideas. A veces le preguntaban algo y se sobresaltaba porque así era su vida ahora, un sobresalto permanente.
¿Qué podía hacer; consultar a un psicólogo, a un psiquiatra; llamar a un cura que exorcizara su casa? Pensó en el Padre Alberto, aquél que la había bautizado y la conocía desde siempre, a ella y su familia.
Le costó horrores el contarlo pero al fin él comprendió; quedaron que el sábado visitaría su casa para hacer una limpieza junto con Doña Encarnación, la bruja del barrio, que todos sabían que tenía poderes reales pues las historias del pueblo, donde ella había intervenido, pasaban de familia en familia y habían sido de resultado exitosos.
Todo debía hacerse de noche. Llegaron ambos con elementos adecuados; una cruz enorme, carbones, mirra, incienso y bolsitas de colores que desparramaron en la mesa. Le pidieron que se mantuviera cerca para atraerlos.
Con rezos acompañaron los ritos, llamando a esos seres perturbadores que ni siquiera asomaban. Dos horas, por los ambientes de la casa, que olían a santuario, a limpio, a higiene del alma.
Le solicitaron que se acostara, que continuara con la rutina de todas las noches. Pero todo fue en vano, al cerrar los ojos ellos estaban allí.
Los rostros de preocupación de ambos eran tremendos, se interrogaban entre sí tratando de que Anita no escuchase. Después de un rato de intensa charla, la llamaron.
-Hija, ellos están dentro de ti. Ni en las paredes ni en el piso ni en ningún espacio de la casa.
-¿Y qué hago?
-Por ahora, nada.
-¡Padre, no puedo seguir así! Casi no duermo, me faltan fuerzas, no puedo trabajar.
-Es tu destino -sentenció Doña Encarnación, -tenés que convivir con esto. Cuando se cansen, se irán.
Cuando el padre y la bruja se fueron, Anita se acostó. Los vio, los padeció; pero esa noche se durmió antes, con ellos en su mirada.
Y sus huéspedes se integraron a su vida, les puso nombres, al azul lo llamó Tormento, al verde gelatinoso, Padecer, al negro absoluto sin rostro. Se le ocurrió nombres graciosos y antes de dormirse los llamaba:
-¡Negro, dejame de joder; esta noche no!
No pareció que ellos se cansaran, ni siquiera se hacía diferencia entra la noche y el día. La conversación era constante, ya no hablaba con las personas.
Cuando la ambulancia se la llevó, ella murmuraba sus nombres.


Lili Frezza








_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
El Buscador
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo


Masculino
Acuario Tigre
Cantidad de envíos : 413
Fecha de nacimiento : 10/02/1999
Edad : 19
Localización : Allá donde me lleve el viento
Fecha de inscripción : 17/08/2011

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Lun Oct 24, 2011 2:50 pm

Quiero felicitar a todos los compañeros que la verdad es que hay mucha calidad
en todos los escritos
Un saludo desde el Mediterraneo para todos


Última edición por El Buscador el Lun Oct 24, 2011 3:44 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ricardo Cesar Garay
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
Acuario Cerdo
Cantidad de envíos : 2144
Fecha de nacimiento : 24/01/1948
Edad : 70
Localización : Haedo Buenos Aires Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios: 2º Lugar en Concurso de Prosa Erótica

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Lun Oct 24, 2011 3:19 pm

Muy buena convocatoria y los cuentos una maravilla.
Felicitaciones
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Lun Oct 24, 2011 10:12 pm

Invasión


Se había acostumbrado a vivir en la oscuridad; conocía cada rincón de aquella casa, cada sonido. Podía reconocer hasta el ruido de aquella vieja rata caminando por la mesada de la cocina.
No siempre había vivido en las sombras. Conoció la luz, los colores, las formas; por lo cual tenía plena conciencia de aquella casa y su entorno. Aunque por alguna extraña razón, no podía acordarse de cómo llegó a las sombras; en qué momento sus ojos dejaron de ver la luz.
Aquel día noche transcurría igual que siempre. Reconocía los pasos de su gato en la escalera de madera dirigiéndose a la cocina, sintió el correr de la vieja rata hacia su guarida. Sonreía casi satisfecha de ver que cada cosa sucedía igual, se sentía segura mientras descorría un poco la ventana para sentir el tibio sol en la cara.
Fue en el momento en que subía las escaleras para ir a su dormitorio, que sintió el primer ruido. No pudo identificarlo, era diferente de todos los conocidos. Se quedó inmóvil en la escalera tratando de adivinar qué lo producía. Nuevamente, el ruido; esta vez más fuerte y prolongado. Pudo adivinar que se abría y cerraba la puerta de entrada, que bultos o cosas caían pesadamente en el suelo. Oyó voces que no pudo saber a quiénes pertenecían.
Una opresión en el pecho le alertó que algo no estaba bien, maldijo no haber querido nunca tener teléfono. De seguro venían a coparla, a robarla, y ella no sabría qué hacer. Como murciélago desorientado y asustado, corrió escalera arriba y se encerró en su cuarto.
Con la oreja pegada a la vieja madera sintió con escalofrío que los ruidos invadían la casa; primero la sala, luego la cocina… Por los ruidos supo que bultos se amontonaban pesadamente, las voces y risas se hicieron más fuertes. Voces sin rostro.
El miedo se apoderó de ella. Nuevamente maldijo no tener teléfono, no haberse dado más con la gente cercana. Su única aliada era la oscuridad, allí se sentía a salvo. Recordó el viejo armario en su dormitorio, la escopeta que en él estaba y decidió esconderse, agazaparse en su interior como en un útero oscuro.
En un rincón, casi inmóvil, con el arma en las manos, quedó atenta a aquellos ruidos y voces que cada vez más invadían su espacio. Golpes de puerta sordos, secos, se mezclaban con los latidos de su pecho.
Con las horas, los ruidos y las voces que habían invadido toda la casa, incluso las había sentido muy cerca de aquel ropero viejo al punto de que temió que de un momento a otro abrieran la puerta y la descubrieran, fueron acallándose. Ella sin poder identificar nada, sólo el frío metal del arma que empuñaba y que le era familiar.
Pudo sentir como los movimientos se iban deteniendo fuera de aquel ropero, como las risas se iban a apagando de a poco. No tenía noción del tiempo que había transcurrido desde la invasión, pero calculaba que ya sería la noche. Había pasado mucho rato recordando detalles, buscando voces familiares que comparar. Recordó su tiempo de estudiante, lo bien que le sentaba el color rojo. Por más que se esforzó, no pudo recordar el momento en que sus ojos olvidaron la luz. Aunque no importaba en ése momento, en la intimidad de aquel refugio ropero; no la necesitaba.
“La oscuridad es mi aliada”, pensó. Lentamente, abrió la puerta del ropero. Ésta rechinó en el silencio de la casa, de forma tal, que los últimos murmullos que se oían en la sala se detuvieron como si fueran ellos, ahora, los que escuchaban, los que evidenciaban otra presencia.
La escalera de madera resonó bajo sus pies. Aunque no deseaba hacer un ruido; casi que flotaba en el aire. Pero la escalera rechinaba igual delatándola frente a aquellos ruidos y voces que ahora callaban. Eso la aterrorizó. Sin ruidos no podría saber adónde estaban. Tenía que descubrir en qué parte de la casa se encontraban ahora, para poder ganar la puerta sin ser vista.
Llegó hasta la puerta de la sala y se quedo inmóvil… Dos, tres,… cinco minutos que le parecieron eternos. Hasta que oyó nuevamente esas voces:
-Fue el viento, de seguro. Seguime contando.
-Como te decía, esa foto es de ella. Hace muchos años la encontraron muerta dentro de un ropero, se disparó en la boca con una escopeta.


Gladys María.












_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930





Última edición por antifaz el Vie Oct 28, 2011 10:12 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Mar Oct 25, 2011 2:06 am





EL ANILLO DE DIAMANTE

-¡No lo haré, se que debo obedecerte, pero no lo haré!-

Gritaba maría Magdalena.
-¡Tienes que casarte con el marido adecuado y ese es Miguel!-

Replicaba el padre a la hija recién salida de la adolescencia, además en edad de casarse.
Aunque lo de escogerle marido era una costumbre superada, consideraba un deber asegurarle el futuro económico a la muchacha. No iba a permitir que un don nadie le arruinara la vida, como por ejemplo Alejandro, el pretendiente que le había presentado meses atrás.
-Hija vamos a analizar los pormenores de la situación:
Miguel es un hombre joven, bien parecido. Lo más importante, es que es inmensamente rico. Cualquier mujer daría lo que fuera por esas cualidades, tú no puedes ser la excepción-

- Pero papá, estoy enamorada de otro hombre. Se que Alejandro es pobre pero muy trabajador. Apenas está empezando la vida laboral. Seguramente le va ir bien en un futuro-

-Has enumerado las cualidades que no queremos para ti, pobre y trabajador. ¡Déjate de tonterías que el amor no se come!

-No me gustan tus ironías papá-
-No son ironías, es la cruel realidad. Una muchacha de tu clase enredada con ese habitante de las barriadas no es digerible en esta familia. Vas a tener que escoger entre él y nosotros que tanto te queremos, entiende que no buscamos sino tu bienestar-

La muchacha llorosa se negaba a aceptar las razones del padre, que llenándose de paciencia, trataba de convencerla de la importancia del matrimonio con Miguel.
-Además hija ¿Ese hombre, cuanto hace que se fue a buscar empleo? Mira, no ha regresado en todo este tiempo, ni siquiera te ha mandado una esquela.
-No papá, el quedó de ahorrar para venir por mí-



Al padre se le hizo, que demeritando al sujeto, no la iba a convencer tan fácilmente, era necesario calmarla y tocarle el corazón, a ver si le despertaba la gran bondad que la había caracterizado..
-Hija, mi amor, te voy a comentar algo que ni siquiera tu madre sabe:

Últimamente los negocios no han marchado muy bien, estamos casi al borde de la quiebra. La fábrica y los almacenes necesitan una inyección de capital lo más pronto posible. Si no se consigue el dinero tendremos que cerrar todos los negocios y adiós a nuestras comodidades. Quizás acabe haciéndole compañía a ese tarado que te conseguiste. Perdona hija, a ese pretendiente tuyo que en mala hora conociste.
-Pero ¿Qué tengo que ver en esos asuntos, acaso es por culpa mía que las cosas no marchen bien?
- No es tu culpa, pero si eres la solución-
- De que manera puedo ayudarles papá, tú sabes que soy capaz de dar hasta la vida por ustedes-
- Lo sé hija. Miguel está dispuesto a prestarnos el capital necesario para sacar adelante los negocios, sin intereses, pero con la condición de concederle tu mano. Espera hija, se en lo que estas pensando como alternativa, los bancos no le prestan dinero a negocios quebrados, así que no me lo plantees-.

La muchacha miró con desazón al hombre viejo sentado ante ella. Los años y las preocupaciones le habían arrebatado las fuerzas del pasado. El pobre hombre le producía, más que rabia, pesar de verlo tan impotente ante la situación.
La duda ante los argumentos del padre comenzó a hacer mella en su voluntad. No se sentía capaz de rechazar la oportunidad que se le estaba presentando para sacar adelante la economía familiar. Alejandro hacía mucho que no se comunicaba. De alguna forma dejó enfriar la relación tan bonita de los primeros meses.
Miguel, como decía el padre, era joven, bien plantado y rico. Salió con él en dos o tres ocasiones concluyendo que era un verdadero fiasco. El dinero lo había convertido en un insufrible engreído que caminaba a diez centímetros del suelo, pero pensándolo bien, el sacrificio no iba a ser tan desagradable.

-Padre, siendo así las cosas, a pesar de que romperé el corazón de Alejandro, me sacrificaré por ustedes. Sería incapaz de negarme a ello. No seré feliz al lado del mequetrefe de Miguel, pero lo tomaré como una penitencia, así que te autorizo para decirle que lo acepto como futuro esposo-.
El padre soltó un hurra de alegría. La madre que escuchaba tras la puerta se apresuró a entrar bailando en un pie, abalanzándose sobre la muchacha, que desconcertada, se dejó abrazar por sus dos progenitores.
-¡Hija sonríe, seguramente te enamorarás con el tiempo de él!. El dinero hace milagros y al contrario, cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana-.



El diamante emitía tonalidades de luces que deslumbraban a todos los presentes. Los invitados comentaban que ese aro valía tanto como la gran propiedad en donde celebraban la fiesta de compromiso entre Miguel y María Magdalena.

El anillo era la muestra de que el dinero no era precisamente lo que preocupaba a Miguel. El padre satisfecho, pavoneándose por toda la estancia del brazo de la orgullosa madre, mostraba en su semblante, que el capital para levantar los negocios familiares ya estaba en su poder. A la vez Miguel miraba embelesado a su futura esposa.
La única que no participaba de la alegría colectiva era María Magdalena, que se le veía al borde de las lágrimas. Los invitados creían que era por la felicidad que le producía la pronta boda.
Pero María Magdalena solo pensaba en Alejandro y en la pena que le causaría esa relación por conveniencia.
Seguramente se enteraría al día siguiente, pues hasta ese momento, debido a las diferencias de clase, los familiares o conocidos del pretendiente lejano se movían en ambientes sociales bastante diferentes, pero lo más seguro era que los periódicos publicarían la noticia del importante acontecimiento social a la mañana siguiente.
Como lo sospechaba María Magdalena antes de casarse, la vida al lado de Miguel fue una completa tortura. No logró crearse en su corazón el más mínimo sentimiento parecido al amor. La persiguió la sensación de la felicidad perdida. Pensaba en todo momento en lo que pudo haber sido y no fue.



Alejandro se enteró de la boda cuando era tarde. Sabía que era inútil tratar de volver las cosas atrás. Se contentó con llorar la pena tratando de ahogarla en el licor.


En la fiesta del segundo aniversario de bodas, se podía apreciar a una mujer de aspecto frágil. La pareja no tuvo hijos, situación que los había alejado aún más. Claro, nunca habían estado cerca, ni siquiera durante el viaje de luna de miel, pero quizás una descendencia habría obrado el milagro de unirlos.
Días después de la fiesta de celebración del segundo aniversario de bodas, María Magdalena falleció de repente. El médico que emitió la partida de defunción no pudo explicar las causas de la muerte. Pues la difunta no mostraba síntomas identificables de la causa del deceso, a no ser que se le hiciera una autopsia, a lo que la familia se negó rotundamente. El médico certificó paro cardiorespiratorio.
Miguel pidió que la enterraran con el vestido de novia, guardado como recuerdo en algún baúl, además con el valioso anillo de diamante, que le regaló el día del compromiso.
Alejandro, enterado del deceso se apresuró a regresar para estar presente en las exequias.
En el velorio el ataúd abierto mostraba a la más viva y bella muerta recordada en ese lugar. El anillo de diamantes resaltaba en su dedo anular como el día de la fiesta de compromiso. La familia no había permitido que se tocara el cadáver por parte de los preparadores, por lo tanto no se le había inyectado ninguna sustancia preservativa.
El encargado de la ceremonia recomendó que se le enterrara lo más pronto posible, porque, ante la falta del formol, la descomposición no tardaría en llegar.
Alejandro desconsolado decidió no acompañar a la familia para evitar problemas. Sabía que no era santo de devoción del viudo. Planeó más bien, que cuando todos se hubiesen marchado del cementerio, el iría a decirle postreramente a su antigua novia cuanto la había querido.
En el camposanto todos manifestaron el profundo pesar por la perdida irreparable. La madre no se hizo presente, pues no fue capaz de ver a la hija en la última morada. El padre, con aspecto de derrota, parecía un candidato a acompañar a la muerta en ese último viaje. Alejandro cerca del lugar, estaba a la expectativa del momento en que todos se marcharan, esperando a que anocheciera, para ingresar subrepticiamente al lugar.
Cuando el último de los dolientes se retiró, la noche comenzaba a enseñorearse del ambiente.
Minutos antes que Alejandro, dos individuos saltaron la tapia armados de sendas palas y se dirigieron al sitio en donde fue enterrada María Magdalena. Comenzaron de inmediato a cavar la tumba.
Alejandro había seguido el camino opuesto, por lo que no se topó con los sujetos. Cuando llegó cerca al lugar, en donde fue enterrada María Magdalena, vio a los individuos sacando tierra. No entendía bien lo que pasaba por lo que no se atrevió a interrumpirlos. Eran dos contra uno, además podían utilizar las palas como arma. Francamente le dio miedo y más bien decidió parapetarse detrás de una lápida a la espera del desarrollo de los extraños acontecimientos.
Pasado el tiempo, de súbito, los dos individuos dejaron caer las palas emprendiendo una veloz carrera por el mismo camino por donde habían llegado, parecían perseguidos por lebreles.

Alejandro se acercó al lugar de la excavación asomándose tímidamente. El hueco se hallaba iluminado por un rayo de luz emitido por una linterna que dejaron abandonada en su huida los frustrados violadores de tumbas. La sorpresa fue mayúscula cuando halló sentada, dentro del féretro, a María Magdalena, llorando a moco tendido y sangrando por el dedo anular, en el cual aún lucía el anillo de compromiso.
Reconstruyendo los hechos, resulta que los ladrones habían escuchado en el pueblo que a la difunta la iban a enterrar con un valioso diamante, entonces decidieron ir por él. Cuando desenterraron el cadáver no pudieron extraerle la valiosa joya por lo tanto decidieron cortarle el dedo. Como no estaban preparados para ello no encontraban con que, por lo que trataron de hacerlo con el amellado filo de una de las palas. Solo consiguieron escaldarle de mala manera la piel a la difunta. De la herida causada brotó un chorro de sangre. De súbito el cadáver cobró vida provocando la estampida de los hampones.
Repuesto de la sorpresa Alejandro se dio una explicación de lo sucedido:

María Magdalena sufrió un ataque de catalepsia y la enterraron viva. De no ser por los ladrones seguramente habría muerto. Estos al tratar de cortarle el dedo, provocaron una hemorragia, activándole la circulación a términos normales, lo que finalmente la despertó totalmente.
Como pudo sacó a la muchacha de la trinchera. Devolvió la tierra al hueco e hizo todo lo pertinente para dejar la tumba como estaba antes de desenterrar a la muchacha.
Posteriormente llevó a la resucitada hasta su casa. Una vez recuperada de semejante trauma, planeó con ella no informar al marido ni a la familia de lo sucedido, pues estos podrían ser un obstáculo insalvable para su felicidad.
Era la oportunidad para realizar los sueños de amor. Los padres no se habían preocupado por sus sentimientos condenándola por dinero a una vida llena de amargura al lado de un hombre que no quería. En este momento no sentía que tenía el deber de informales de que estaba aún viva.
Una delación de los ladrones era improbable, pues seguramente todavía continuaban con su veloz carrera, poseídos por el pánico, poniendo la mayor distancia entre ellos y el espectro.
Con la venta del anillo reunieron la cantidad de dinero suficiente para instalarse lejos, donde nadie los conociera.

FIN


LUIS TEJADA YEPES
MEDELLÍN, COLOMBIA



_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Mar Oct 25, 2011 2:55 am

Cazador y Presa



Estoy en este bosque esperando a mi presa. Yo no quería ser lo que soy pero no puedo remediarlo. Siempre escondiéndome en la oscuridad, con el hambre que me come las entrañas. Por eso no tengo más remedio que cazar para calmar mis ansias. Todavía recuerdo cuando no era lobo; podía amar y salir a pasear por las noches libremente.
Hoy, sólo salgo escondiéndome en la maleza con miedo de ser visto. Yo, aunque soy un cazador, también soy una presa. No los culpo, ellos me tienen miedo. Será por eso que salen todas las noches a darme caza.
¡Ssshhh, silencio! Ahí aparece alguien. Yo me agacho, me encojo y salto.
Mis dientes se clavan en su cuello. Ella grita pero yo sigo mordiendo hasta que no queda nada de vida.
Miro las estrellas con los colmillos llenos de sangre y lanza un aullido a la noche profunda. ¡Aúuuuuu, aúuuuuuuuu!
De pronto aparecen decenas de humanos sedientos de venganza. Me disparan, me apalean. Dando zarpazos consigo abrirme camino hasta que consigo escapar.
¡Aúuuuuu, aúuuuuuuuu! Les desafío y desaparezco en la noche profunda.
Ahora sólo quiero ocultarme. Ya va siendo hora de que busque otro lugar. De momento, no saben dónde me escondo. Pero no tardarán mucho en encontrarme.
Aunque soy mitad hombre y mitad lobo, cada vez que mato me entra una gran tristeza.
¡Pero tened cuidado, mañana iré a por vosotros! ¡Aúuuuuu, aúuuuuuuuu!



Jesús Diez










_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   Mar Oct 25, 2011 4:27 am

Luna de miel



La felicidad invadió el cuerpo de Anna como si aún tuviese veinticuatro años, edad en la que contrajo matrimonio con el único hombre que amó y a quien conoció en la facultad, Juan. Por él dejó sus estudios y se dedicó de lleno a la casa y a sus hijos, quienes ahora ya grandes, le regalan después de muchos años de postergar sus sueños, el viaje anhelado.
Esa noche se miró al espejo con más atención que nunca… Contaba cada arruga que enmarcaba los ojos mientras sus dedos largos pasaban sobre las mismas. ¿Dónde quedó la niña enamorada que durante varios años se vestía con atención para recibir a su amado, dónde quedó ése brillo intenso que tanto alegraba su rostro que aún mantenía rasgos de adolescente, herencia de su madre? Esta noche era distinta, el brillo volvió a su mirada cansada pensando en los quince maravillosos días que podría pasar lejos de compromisos y de una casa que, aunque siempre la mantenía cuidada, nunca parecía terminar.
El día llegó y emprendieron el viaje. Él estaba feliz, tanto como ella. Subieron al avión tomados de la mano como cuando eran jóvenes... Lo miraba caminar un paso antes que ella; seguía apuesto, como si el tiempo no hubiese pasado para él... Se apresuró y se aferró más fuerte a su brazo, temerosa de despertar de un sueño… Él volteó y la miró sonriente…
A la hora señalada, los encargados del hotel los recogieron en el aeropuerto… hacia la paradisíaca isla… El vehículo iba lleno de cuerpos jóvenes y hormonas fulgurantes, ellos eran los mayores en ese viaje de placer. Él preguntaba constantemente si estaba feliz… ¿No se le notaba; acaso en los ojos, en su sonrisa, en su guardarropa renovado?
Pasó el primer día y todo transcurrió con normalidad… Y ésa noche, esa noche se entregó como una adolescente; plena, satisfecha con ella misma.
Despertó casi de madrugada. Un ruido llamaba su atención pero no podía distinguir el origen del mismo. Miró a su lado, Juan dormía plácidamente y ella intentaría hacer lo mismo. Adormecida, le llegaba ese sonido que ahora se multiplicaba como si algo se escurriera por la ducha. Quiso despertar a su marido pero no quería parecer paranoica e intentó tranquilizar a su alocado corazón. Una sola “cosa” temía y no quería pensar en ello.
Cerró los ojos y se dejó mecer en un sueño mágico… Sonrió cuando sintió que Juan tocaba sus piernas… Suspiró y se predispuso a disfrutar de esos dedos… ¿fríos? Abrió los ojos y allí, rodeándola, al borde de la cama, unas lenguas se abrían paso hacia ella… Los reptiles trepaban lentamente alcanzando sus piernas descubiertas… Se irguió desesperada intentando gritar pero nada salía de su boca. Quiso tocar a Juan pero no lo alcanzaba. ¡Su corazón… su corazón…! Recordó el último infarto, latía muy deprisa y una mano ahogaba su garganta… ¡No podía respirar! ¡Juan, gritaba su mente! ¡Juan, ayudame…! Aunque sabía que nada salía de su boca.
Se desplomó como en cámara lenta… Mientras Juan, despertaba atraído por el golpe seco en la cama. La sacudió reiterada veces; no respondía, sus latidos eran muy suaves… Llamó al conserje y pronto mandaron una ambulancia.
Anna yacía aún en la cama… mientras descubrían las culebras en la habitación… Inofensivas, se escurrían hacia la oscuridad. Uno de los conserjes tomó a las que todavía reptaban por la habitación y las arrojó hacia la espesura… No entendía cómo lograron llegar hasta los dormitorios.
Entre el alboroto de la ambulancia y la desesperación de Juan, los minutos parecían eternos… Llegaron al hospital más cercano y varios médicos se abalanzaron tratando de reanimarla. Ya sabían que no fueron mordeduras… Era su corazón, un corazón que viniera a rejuvenecerse y que se resistía a volver a latir. Juan caminaba por el pasillo esperando noticias… ¡Y llegaron las peores! Las lágrimas se escurrían por un rostro consternado mientras alguien trataba de explicar la situación.
Después, todo fue rápido… El hotel se encargó de la parte burocrática y aquello que debía ser una fiesta se convirtió en un viaje de retorno con un asiento vacío al lado de Juan y un ataúd en la parte posterior del avión. Mientras éste se elevaba, Juan hacía algunas llamadas. La voz se le quebraba por la tristeza, pero una… Una fue de gran alivio mientras escuchaba… Una sonrisa sarcástica cubrió el rostro que respiraba aliviado y una mirada maliciosa se posaba en la isla que se convertía, lentamente, en un punto a la distancia.

LUZINTENSA
Rosita Ifrán
Buenos Aires, Argentina.












_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES   

Volver arriba Ir abajo
 
CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» CONVOCATORIA LITERARIA : CUENTOS PARTICIPANTES
» LOS CUENTOS DE CANTERBURY, de Geoffrey Chaucer
» Versiones posteriores de Cuentos tradicionales y sus Oscuros origenes D:!
» cuentos de los hermanos grimm
» CUENTOS MARAVILLOSOS..

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: