LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 2) Los No Mundos: En las raíces del edén narcótico

Ir abajo 
AutorMensaje
Fernando L.R.
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Masculino
Géminis Gallo
Cantidad de envíos : 59
Fecha de nacimiento : 21/06/1981
Edad : 37
Fecha de inscripción : 16/03/2010

MensajeTema: 2) Los No Mundos: En las raíces del edén narcótico   Mar Mar 16, 2010 11:01 pm

Capitulo II.
En las raíces del edén narcótico.

Personajes:

Eva: La dama del edén narcótico, representa la Libido, pero igual este deseo es sano y puro, sincero y profundo.

Adán: Esclavo de los deseos de Eva, vive por ella, muere por ella, sueña siempre con sus profundos escondrijos, y bebe cuando puede de sus pechos, succiona y su pene se erecta.

Caín: Hijo de Adán y Eva, ama el conocimiento y busca respuestas, representa a la decencia en la mente humana, es el símbolo de la libertad, porta una marca que lo identifica como revolucionario.

Abel: Hermano de Caín, este es vil y servil a dios, crea iglesias para destruir la mente de los hombres, los que ofrece luego como ofrenda y se regocija como cerdo en el pantano de su ignorancia.

Dios: Representa al dios cristiano, y por lógica al mito en la mente humana, no se puede esperar nada sublime de sus actos, pues estos son solo idealizaciones humanas trasladas a las intocables nubes. Mas al hablar de el se habla también de sus creadores.

Subió pues la hoja, toco con sus átomos, el frió blanco de las nubes, congela en el instante, rota cual cristal. ¿Y donde esta la hoja?: en las raíces del edén narcótico. Viaja ahora por todas las galaxias, pues antes de caer al suelo, y gracias a la mecánica cuántica, un túnel de gusano, uno de esos cuya posibilidad de existencia sobrepasa la edad del universo, la drago al profundo mar del espacio, Viajara por las galaxias, ¡vera el fin de las eras!, no se cuando sabré mas de ella, pues la vida me llama a despertar.

Ecus: Vida, vida, divagar de ensueño, piraña de algodón.

(Ecus piensa un instante en todos los acontecimientos ocurridos y en como su vida se ha convulsionado con un torbellino de casualidades, cubierto de un manto de seriedad, y visitado por nuevas sensaciones).

Imagus: Saludos bello caballero, aire de las llanuras, calma de los mares, artista de mis encantos.

Ecus: Saludos amiga Imagus, compañera en la nada, singularidad desnuda, hada de mis cuentos bizarros. Pero dime que me depara ahora mi destino, que hay detrás de la puerta.

(Imagus lo ve fijamente a los ojos con aquella mirada profunda, por instantes pasiva, por instantes maligna, y le dice).

Imagus: Ya no hay hojas en el parque, solo susurros en la mente. Vamos te presentare a nuevos amigos, amigos de los no mundos, junto con Dark, conoceremos el edén narcótico.

(Comienza Imagus a declamar en voz profunda y melancólica: En las raíces del edén narcótico).

En las raíces del edén narcótico.

Por el pasadizo, un túnel profundo y misterioso, retratos de recuerdos por las paredes, y la libido provocando dulces mareas, Ya no es la mirada del ciego, es el opio de los vicios, La luna de los sabios, y la perdición de las penas.
El amor es concebido puro, no hay duros gigantes atormentando los sueños de Eva, y Adán juega con sus canicas de mono.

(Ve Ecus aparecer junto a Imagus a una bella dama de tez blanca, totalmente desnuda, Apetecible en todo sentido, de pechos puros, bañada por ríos de lujuria. Labios carnosos y de tierno besar, ojos pálidos, y mirada de satisfacción).

Eva: Saludos caballero, soy Eva, el íncubos de la serpiente, Esta que duerme en mi cueva, mi cueva de tentación y calor. ¿Cuéntame haz soñado conmigo alguna vez?

Ecus: Creo que desde antes de nacer. Y mucho, mucho antes de creer. Te veo aparecer por las noches, vienes en una balsa y me trasladas por lagos de fuego, Haya a tu cabaña, en la cual me posees sin censura, me drenas y me debilitas, sueño ya despierto, en mis sueños contigo, fumo de tu néctar, y pierdo la razón.

(Sale de entre los arbustos, una figura masculina, de fuertes rasgos y de amplio dorso, con rasgos de simio en su mirada, con rasgos de bello hombre en su cuerpo y dice).

Adán: Hola seres, hola descendientes, hola hombres. ¡Eva!, ¿Qué haces platicando con estos tipos, que no te tengo todo lo necesario en casa.

Eva: Como si yo dueño tibiera, te atreves a cuestionar mis amistades, a renegar de mi libertad.

(De pronto aparece dark, baja de un gran árbol en el que se encontraba, y dice a todos).

Dark: Cae, danza, y palpita, cada pulsar, torrente de mi corazón, sangre a gran presión. Tomad todos de mi esencia, partid el pan de mi limpia inspiración, Coged las dagas que hay en vuestras manos, y toquen con ardor la melodía de dulce desesperación.

(Tomaron todos dagas, e hirieron sus palmas, ya no hay mecanismos de defensa que los guarden, su alma es puro ardor y dolor).

Ecus: Realmente nunca conocí, ni soñé con conocer, mas pura y limpia experiencia, que esta en las raíces del edén.

(Toma Eva a Adán, danza sutilmente ante su figura, este se ve rebajado, y mezcla toda coraza, sublima, acaricia una espada, y dios observa ansioso y perverso esperando el momento de romperla en pedazos).

(Comienza Ecus a escribir un diario: Crónicas del edén narcótico).

Crónicas del edén narcótico:
Sublimación:

Te escondes detrás de las paredes, y buscas en el hombre la escapatoria, Mas no te escondas Adán detrás de los arbustos, pues el cíclope de Eva esta siempre detrás de todos tus actos, y tu mirada lasciva hacia el otro, es el eco detrás de las montañas, es el olvido de las piedras que arrojaste al precipicio.
No se si estando aquí en el edén narcótico, siento frió o calor, la sangre que desborda por mis manos, ha matado ya al hombre, mis ojos en blanco color, y mis actos en la pantomima del olvido. Mi cerebro rechina como loca locomotora, es el coma, es la nada, es la muerte.
Danza Eva, como dulce concubina, mueve sus dedos sutilmente, acaricia mi rostro, y mi alma palidece de espanto al escuchar su voz de noctámbula sirena. Esta no es una droga, ni invisible sensación: ¡Todo!, Todo irradiado de verde profundo color. Los dedos de sus pies, tersos, suaves, y dulces, Vicio de mis entrañas. ¡Su mirada!, Su mirada de perfecta confusión.
Del fondo de la ira recupero la roca, mato a Abel: ¡Y como burro!, trato de burlarse de su condición, Y yo como Humano, reí de sus carnes en putrefacción.
Bello Edén, Dulce serpiente, Adán desnarcotico, Sublimación de los males.

(Se detiene Ecus en su escritura e Imagus dice a dark).

Imagus: Saludos camarada olvido, adiós espanto, Hola bello hombre, Toma esta, esta la manzana prohibida, ¡No permitas que nadie coma de tu carne!, pues esta es prohibida al mundo hambriento, pues esta es prohibida al hombre común.

Dark: Hierve y brota de las profundidades de un volcán, agua y calor.

Agua y calor.

Brota, brota, bello caudal,
No es la vida, no es casual,
Únete al hermoso ritual,
Toma la daga y cruza el umbral.

Sabor, a tu dulce néctar,
Y esos tus ojos del mal,
No temas a libre actuar,
¡Mas si!, si, cruza el umbral.

La manzana esta colgada,
Mora en alto castillo,
Vibra como maza halada,
Rompe el corazón, loco martillo.

¡Mora en la montaña,.
¡Mora en la montaña!.

(Luego Adán toca a Imagus, con sus manos de perdición, y esta se vuelve simple mujer, pierde su armadura, y ríe sin saber porque)

Ecus: Imagus que te ha pasado, ya no tienes la mirada de antes, tus ojos ya son solo canicas, han perdido el brillo, pareces ya no tener alma.

Imagus: Si Ecus, mi bello amado, mi ser ha cambiado, ahora soy simple, me rompieron cual cristal.

Dark: Esto es terrible, Ese maldito de Adán, temeroso, y fatuo, la ha contagiado con el virus de la mujer humana, Vanidad. Lo hizo con Eva en el pasado y esta se convirtió en servil, mas Eva salio de las entrañas, con un beso, con el beso del demonio, el que entro en sus venas, perforo su cuello, y la hizo reír nuevamente.

Ecus: ¿Que debo hacer?

Dark: trae el fruto del conocimiento, trae a la serpiente, saca al demonio dentro de ella, y hazla uno con el todo.

Ecus: No entiendo a plenitud tus palabras.

Dark: Penétrala mi amigo, aunque te parezca inconcebible, solo con tu presencia máxima lograra consumar sus penas, Vivir lo que tiene por dentro, Aceptarlo y absorberlo, así será otra vez de nuevo, así volverás a ver su mirada.

Ecus: ¿Pero como haré para que ella lo desee?.

Dark: Que acaso no vez que ella ahora es pura pasión, desea sentir de tu aliento, perderse en tu cuerpo, sentirte a plenitud.

(Toma ecus de la mano a Imagus, Esta ríe, ya no es mas un espectro benévolo, es ahora una gata en celo).
(Imagus monta sobre Ecus, este cierra sus ojos, es ya victima de la pasión, mas se detiene Ecus y le dice).

Ecus: No puedo hacerte esto mi bella amante, no puedo mancharte de esta manera.

Imagus: Poséeme caballero, hiervo de pasión, se dilatan mis carnes sensibles, se hinchan cual flor de primavera, mis labios, calidos y frescos, listos para tu pasión, hacen corto circuito mis neuronas, y mi conciencia es pura tentación.

(Cierra Ecus sus ojos y se entrega al deseo, ama ahora con su carne, es lujuria y erección).

Lujuria y erección:

Mis ojos se cierran, bajo toneladas de agua, ¡cristal!. Caudal a gran presión, Libido, Libido y excitación. Serpientes atraviesan mi cerebro, Grandes túneles y una cueva de cristal. Ha… Tren a gran velocidad, Pared rota, Gran Felicidad. Oigo tus quejidos como melodías de arpía perversa, En montaña de eco sordo. Y tu mirada de ensueño, me derrite en ternura, me pierdo en ella, y soy yo en ti, son tus dedos en mis labios, tus uñas frágiles, y mi boca ansiosa. La parte inferior de tu espalda es la cordillera en la cual mis manos se pierden, abandonan mi cuerpo, es suave y calida…
Huyen, van por el camino, halan mi pensamiento, es la corriente del cosmos, atravesando sigiloso mi espada de cristal y melancolía, el rayo de tus deseos, Entro en coma, ya no se quien soy, pierdo la razón, Y me aprietas, tus uñas tersas, ahora de fiera, Muero, y mueres con migo, se agota, el alma vuelve, y la conciencia, y la conciencia…

(Luego ambos se miran dulcemente, y Imagus recobra su forma y su bella armadura, escarlata y de sombras perfectas, solo que ahora vuela, y sus alas son de negro, negro y profundo mar, mar de belleza e inspiración).

Ecus: Gracias por ser bella, gracias por ser sublime.

Imagus: No digas más caballero, mi alma es de cristal.

Dark: No sigan, el edén me llama a la narcosis, vengan tomemos los frutos de la mañana.

(Comen los tres de dulces y ácidos frutos y viven sin saberlo una bella y hermosa fantasía).

Adán: Ja, Acaso hablan a mis espaldas. No crean que vivo de sueños, pues también soy pura desconfianza, y se que ustedes me odian.

(Nadie contesta a sus palabras mas Ecus comienza a escribir en su diario).


Crónicas del edén narcótico:
Proyección:

Como una hoja en blanco, es mi cara en la tuya, mi odio en tu carne, y yo soy en este momento a la nada, y la nada es tu rostro que cubre mis actos, Mi sombrío pensamiento visto en tu no remordimiento.
Toma Adán a Eva, le recrimina su falta de amor y cariño, la tortura recordándole su narcótica decadencia: Mas esta ríe a carcajadas y se mofa de la falta de tacto de este vil primate inmaduro. Y Eva le dice, acaso no comiste tu también del delicioso fruto, no sentiste su calido sabor cuando rozaba tu áspera lengua. Porque no ves mas que en mi cara los duros y complejos actos de nuestro hijo Caín, que no fue este producto del placer de ambos, Sacas las hojas secas de tu jardín, y sin censura las arrojas en mi rostro…
Vil, vil, dulce árbol.

Adán: Vamos contesten, que es que se quedan así tan callados.

Dark: Oye tu acaso crees que eres de mi agrado, no te aprecio lo suficiente como para hablar de ti a tus espaldas.

Adán: Me voy entonces.

(Se va Adán a su cueva a jugar con sus canicas. Eva relaja sus lujurias con las dulces fantasías de Dark. Imagus y Ecus, se toman de la mano: reflexionan sobre las maravillas del edén narcótico. Así pasa el día en aquel paraíso de colores bizarros.
Llega la tarde, es la hora en la cual aparece el creador, este el que expulso a Adán y Eva del edén, y los confino al edén narcótico. Es la hora de la ofrenda…).

(De pronto aparece en escena Caín y Abel, van ambos al altar a dejar sus ofrendas, se posan frente el altar, y Abel se pone de frente al creador, y Caín observa pasivamente…).

Ofrenda de Abel:

Aquí oz. Traigo buen benefactor, gran dador, luz de las tinieblas, come es carne fresca, huele a matanza, huele a maldad disfrazada de gran hazaña. He trabajado en la vida del hombre y lo he esclavizado para ti, y te lo ofrezco, ¡así! aun vivo, pero sin alma. Tómalo he vendado sus ojos para que introduzcas tu cuchillo en su cuello, para que se goce mi dios con el dulce sabor de su sangre, mas goza de todas sus partes y no desperdicies ninguna, sus ojos están puros pues nunca observan nada, y su cerebro ¡intacto!, ¡intacto!. Nuevo como el primer día: come de la dulce prosa que nunca creo, de los sueños rotos y perdidos, y de esta su alma que nunca encontró. Mas no te afanes, mañana traeré mas para ti, creare nuevos rebaños y yo seré el pastor de estos, comerás carne fresca diariamente, y se arrodillaran a alabarte antes de que comas sus carnes.
Come dios, muérdelos con tus dientes de hiena, ríe con migo, arrójame las viseras y me contentare como sumiso perro.

(Y el creador contesta).

Dios: Mas te digo mi hijo amado, que eres digno ante tu creador, estaría de más que no te beneficiaras con las tripas de estos tontos.

(Toma dios las viseras, y las arroja con gran fuerza y profunda arrogancia sobre la cara de Abel, este las caza en el acto, y voltea sus ojos al saborearlas, extasiado de placer).

Abel: Gracias señor, gracias te doy por la carne, que me das a mi todos los días, gracias dios por la paz que profeso a beneficio de mis dientes, y por la vida que creo tener todos los días, gracias por mis erecciones, y haz que mis hijos lleven mi herencia, pues yo heredare tierra, y seré dueño ya que esta es solo un objeto que sirve a mi y a tu servicio.

(Mas Caín se acerco al altar con paso solidó y amoroso, pues para el cada paso es una canción, una cosecha, un pensamiento. Y puso su producto frente al creador, y dijo con voz firme y profunda).

Ofrenda de Caín:

Mas la tierra, me ha dicho y me ha interrogado, y con dura fuerza me ha dado sus frutos, me cuenta de lo que no comprendo, y aquí te traigo mi fuerza de trabajo, y los frutos de esta madre protectora y caprichosa, la cual no se da por vencida, y no entrega sus regalos tan dulcemente como las reces que te ha traído mi amado hermano. Toma mi señor, dulces y acidas frutas, granos duros y de lenta cocción, pero deliciosos y sanos, ¡mas me pregunto!, ¿Por qué deseas esto de mi?, cual será la lógica de mi vida: como te lo digo, la tierra me ha hablado e interrogado, me pregunta, del porque despierto diariamente, del porque el sol por las mañanas, y la luna por las noches. El agua con la cual riego las flores en la media noche, refleja las estrellas y me cuestiona sobre la distancia del todo, yo se que tu allí moras, pero dime como es el cosmos, como es la vida, como es el alma. Esta es mi ofrenda mi señor, mas veras que esta no es solo grano, pues también trae razonamiento, es producto de largas horas, ideando la mejor forma del cultivo, ansió mejorar con esto la vida de los hombres, y que haya sana comida, y comida en abundancia, por tanto te he traído los mejores frutos y la mejor semilla, multiplica mi inteligencia señor, para así poder yo multiplicar mi ofrenda y mi regalo a los hombres de la tierra.

(Mas dios, “el creador”, miro con desprecio aquella ofrenda de sabor calido, recordó las regordetas piernas de carneros y los deliciosos cerebros vírgenes, y mas pensó: que quiere este que no coma yo mas filetes, y me alimente de la felicidad de estos míseros seres, quitarles la venda de sus ojos y que vean mi cuchillo de carnicero, y mis ojos de perro hambriento).

Dios: ¡Ha si!. ahora dime, crees que eso es realmente amar a tu dios, traerle cuestiones y problemas, suplicas en lugar de jamones, frijoles en lugar de tuétanos frescos.

(Toma el dios creador la forma de un gran y lastimero canino, y mira con ojos hambrientos, su gran lengua de fuera, ansiosa de carne, y con bruta cólera, miro fríamente a Caín y a su ofrenda).

(Y Caín se deprimió y callo su semblante, y pensó para sus adentros lo que nunca fue revelado en ningún otro lugar).



El pensamiento oculto de Caín:

¡Perro!, Mas ahora veo, que la tierra razón tenia, al decirme que este dios es pura maldad y malicia, Tomare pues hachas y martillos, romperé con insaciable cólera las cadenas que me atan a este remedo de felicidad, Iré a vivir en las montañas, a reinar en los valles profundos, mas esto lo haré por convicción, y conoceré los confines de esta mi madre tierra, la cual me ha dado duro, pero verdadero cariño: Mas porque no te ama quien te permite, si no quien te cuestiona, y esta ha cuestionado mi existencia, me ha dado el regalo de la duda: Incrédulo seré ante toda palabra, ya sea esta pronunciada, por dioses o por hombres, todo será para mi fantasía hasta ver lo contrario, y lo veré con mis ojos, comprobare con mis manos, haré llamas de revolución en la mente y trasmitiré mi lógica, esta que es el regalo de la tierra, áspera y dura, pero sólida y real.
¿Y que sucederá con mi pobre hermano Abel?, contaminado esta ya por el vicio de este dios, un dios mentiroso y hambriento. Pues si este ha condenado todo lo referente a la realidad y la conciencia, haré que la tierra beba la sangre de mi patético hermano, el cual ya no es aquel niño con el que jugaba a las escondidas, pues ahora este se esconde detrás de los lastimeros actos del que se hace llamar creador: No creí a la madre tierra cuando me dijo que este era un perro, creado por oscuras mentes. Y cuando el sol caliente la sangre de mi hermano y esta suba con su vapor y olor a matanza, la tierra que la absorbió se volverá fértil, y dios el creador oirá su sangre, pues su nariz esta habituada a estos olores. Este es el regalo a mi hermano, sembrare flores en donde quede su cuerpo y su sangre será dulce abono, hará por fin algo útil en su vida. He visto ya que este dios no puede leer mi pensamiento: pues solo ciego y vendado por el, es que este puede guiar, mas no conocer las ideas.

(En una cierta y bella tarde, estaban todo calmado y calido en el edén narcótico, y Ecus comienza a escribir: crónicas del edén narcótico).



Crónicas del edén narcótico:
Represión:

Haaaaaaaaaaaaaa. ¡Odio!, ¡ojos pasivos!, y en el calabozo guardadas todas las armas con que luego atravesaré mi cordura, Gran y profundo pozo, recuerdo y emoción, recuerdo y dolor, mas los meses pasan y este se llena cada vez con mas caudal, renvalsan e inundan, rozan los pies de otros, y subliman, y lo proyectan. Ya nada es real. Catarsis loca, de donde vienen las piedras, he olvidado su procedencia, pero siento como calan mi rostro, como hieren mis nervios.
Viene Caín y esconde su odio, lo convierte y lo esconde, en un pensamiento eterno olvido la causa de su furia. Eva mira sus ojos y comprende lo que harán sus actos, mas no lo detiene, solo lo observa orgullosa, de que por fin pueda sacar agua de ese profundo mar subterráneo, y colocarla al servicio del cultivo y la humanidad. Adán no entiende nada y todo pasa, sin que note que pasa, este es una instancia ajena a esta subliminal experiencia. Tomo a grandes baldadas, y recuerdo las piedras, y ahora ya no es por maldad que haré mis actos, es por convicción, y veo que al guardarlas y no aceptarlas es lo que producía mi frustración. ¡Ve Caín!, toma de tu pensamiento oculto y de mal forma olvidado, más no olvides realizarlo a plenitud, no escondas más piedras, pues harás mal a tu alma y a la del resto de nosotros.

(Sucedió que todos comían de fruta fresca, y Caín y Abel se encontraban en el campo dialogando, Abel comenzó a dialogar de las gracias que le ofrecía el creador. En este instante los ojos de Caín ardieron en insaciable furia).

Dulce asesinato:

Dominado Caín por fuerza sobrehumana tomo de la cola a un burro arrancándosela de raíz, y con ella látigo fieramente las carnes de su hermano Abel.
Abel: que te sucede mi hermano porque me pegas y me dañas.
(Caín no contesta). Toma Caín al burro introduce, gran daga, profundo cuello, ríos de sangre: Bebe Caín con ansia perversa la sangre de aquel animal, y en furia descontrolada deshace todas sus partes, y se arropa con la piel aun fresca de aquella bestia: De la cabeza toma la quijada y da gritos eufóricos al acercarse a su hermano, y una lagrima circundo sus mejillas, y un gran zárpaso azoto la faz de Abel: este callo al instante, se convulsionaba y Caín ya no veía en el a su hermano, si no a un perro con aliento de pudrición, y restos de viseras entre sus dientes. La carne de Abel aun tremolaba cuando Caín tomo la daga, y abriendo su caja torácica saco su corazón, el que echo en una bolsa; tomo una gran roca, ¡cráneo roto!. Y así ambos objetos guardo y en las aguas del rió de la madre tierra lavó y quemo, pues de esta carne limpia no se beneficiaria el creador. Y con esta misma agua sembró flores sobre la sangre de su ex hermano, crecieron las primeras rosas rojas, bellas pero llenas de espinas, para así recordar la sangre, y en como la belleza puede ser corrompida por el dolor.

(Mas el creador sintió el olor a carne fresca que manaba de la tierra, y apareció en frente de Caín y le dijo).

Dios: ¿Qué haz hecho?, la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra.

Caín: He hecho lo necesario para liberar a mi hermano y al resto de la humanidad, mas se que este no es el final de mi lucha.

Dios: Vamos, y no tomes estos asuntos a la ligera, ya tu hermano esta muerto, lo haz echo, ahora los rebaños podrán ser tuyos, y serás grato al creador.

Caín: Acaso crees que mis actos son motivados por el egoísmo. Como te lo dije la tierra me ha hablado y me ha interrogado, y ahora se cual es mi destino, libertar a los hombres, ayudarlos a ser humanos, y pondré una marca sobre mi frente, y una mas profunda sobre mi alma, esta la segunda es la que portara mi descendencia. Y con ella me consagro a la eternidad, la filosofía y el análisis son el legado que dejo. Vagare por siempre en el inconciente colectivo del hombre, y aunque duerma nunca moriré, mas si el fruto, ese el fruto que herede de mi madre, es prohibido al hombre de tu descendencia, es por tanto prohibido al hombre común.

(Caín ríe felizmente y se va a recorrer los confines de la tierra: dijo que veía en su futuro una gran nación llamada Grecia: ¡Ese!, ¡Ese!, es el lugar para comenzar con mi legado de filosofía y lógica).

(Esto fue lo acontecido en aquella bella tarde, ¡de repente! Los colores del paraíso comenzaron a remolinear, a condensarse en negro profundo color).

Ecus: Imagus que esta sucediendo.

Imagus: Gracias al acto de Caín, ha caído el velo que mantenía viva esta ilusión.

(Se acerca Adán a ambos arrastrando a Eva de los cabellos y dice).

Adán: Ella es mía.

(Luego Eva reacciona y corta su pene, y le dice).

Eva: No volverás a succionar de mis pechos, y los cigarrillos serán ya solo el recuerdo de estos los placeres que nunca volverás a tener. Pues este es el fin, pues este es el fin….

Dark: El edén narcótico se acaba, es una obra a la que pocos son invitados, pero ahora ya sabes quien, y como nació la conciencia, ya sabes un poco de cómo nacieron los no mundos.

Imagus: Soy pura luz muerta.

(Imagus clama todas las reflexiones que mantuvo con Ecus acerca del edén narcótico).

Colores bizarros:

Montañas azules, y soles negros, lunas perversas, y hierba del color de la carne, así es todo aquí en el edén narcótico: Las no flores en el campo sonríen sin sentimiento alguno, enredaderas que jamás encuentran rama a la cual aferrarse. Y a la distancia sonidos de perdición, llamadas a la narcosis, ¡si esto no es el paraíso!, ¿entonces que podría ser?.
Se viven emociones sin fluido alguno, sin pensamiento alguno, sin sensación alguna. Todo es blanco, todo es blanco. Mas no crean que es una ilusión, pues allí viven nuestras mentes cuando nuestro yo las deja descansar de tanto excremento que hay en el mundo de los seres comunes, es allí donde habito, es mis sueños mas sublimes, esos los que nunca podré recordar. El no sol, no ilumina nuestra cara, y las no estrellas guían mi mente al verdadero camino: todo oscuro, solo mi imaginación domina en este bello lugar. Es el edén narcótico, que se desquebraja al terminar esta obra: Se que viviré y moriré por el.

(Luego el edén narcótico comienza a desaparecer, y solo quedan ruinas y desastre, Eva y Adán se convierten en simples humanos, no recuerdan ya nada de su instancia en aquel lugar, ni idea de donde podrán vivir ahora…).

Dark: Larguémonos amigos este lugar esta a punto de desaparecer, pues el motivo de su existencia ha desaparecido también.

Ecus: ¿Quieres decir que el edén narcótico existía solo para dramatizar la caída y el origen del pensamiento?.

Dark: No amigo, no solo para eso, existe, y existe diariamente en la mente del hombre, simboliza sus males y sus virtudes, encontraras en el lo que este usa para defenderse, los placeres que siempre se niega, y lo oculto, la visión que sus ojos desconcentrados nunca llegan a ver.

(Y mientras aquel hermoso lugar ardía en llamas eufóricas, Imagus llama a Ecus, y este la toma de la mano, es puro, puro y limpio amor).

Imagus: Ven caballero toma de las entrañas de mi alma, los ecos y melancolías del edén narcótico, amor a plena destrucción, pasión en medio del caos.

Pasión en medio del caos:

Ecus: Musa de larga cabellera, ojos de limpio cristal, Ada de la noche, espectro de la realidad.

Imagus: Mas tu cuerpo es frágil, y ardes con estas llamas del mal, te protejo ya no con mis manos. No te aferres Ecus a mi rostro, no te pierdas, no te quemes. Lo vivido fue vivido, mas ahora soy pura cual cristal.

Ecus: Disculpas, pues nunca desee poseerte, mucho menos mancharte, o acariciarte con manos de tentación.

Imagus: Tus disculpas no son validas caballero, pues por mi bien lo hiciste: olvida el asunto y amémonos como antes.

Ecus: Galaxia de pasión, fuego en el altar y sonrisa loca, veo tu mirada, tu mirada de seriedad y ahora con nueva experiencia, ¡Esa es mi ave!, la que viaja al centro del cosmos, y trae para mi racimos de estrellas. Mas las llamas tocan mi cabello, y no temo por mis carnes, pues tu estas con migo, estas son las llamas del edén, siento tu abrazo, fuerte y calido, melancólico y dulce, lloro en este sentimiento puro, me derrito en calida ternura y te compongo esta poesía: En las llamas del edén.

En las llamas del edén.

Suspicacia y emoción,
Artista inspiración,
Fuego gran canción,
Bella, bella, declinación.

Manos de ámbar claro y solidó,
Ojos de cristal, la vida en ti arderá,
Mis cabellos mueren en tus dedos,
Y eres tú, mi vida consumirás.

Daga de pasión y calor,
Muerte a la razón,
Fuego, gran ardor,
Vida, vida al corazón.

En las llamas del edén,
En el cofre nada que perder,
Es tu alma y tu corazón,
Y soy yo, y tú eres mi razón.

(Mas el edén narcótico nunca se sacia, y arde en insoportables llamas, y queman todo árbol y toda pasión, sonríen las no flores; eufóricas de negro placer. El no sol se oculta y el acto termina).

(Luego Ecus aparece en su habitación, con sus manos acariciando su pene, y su cerebro adormilado por una efímera tranquilidad).

(Aparece Dark en escena y dice a Ecus).

Dark: Ven amigo y fiel camarada, vamos a tocar melodías frescas. Nunca sabrás en donde te encuentras pues ahora vivirás en los castillos de la realidad.

(Dark se detiene y pronuncia).

Dark: ¡quien no vive la fantasía no vive la realidad!.

(Se van ambos a recorrer las calles e imaginar en cada edificio y situación, un nuevo mundo, el mundo detrás de las imágenes: todo en busca de la esencia de las cosas, todo en busca de la verdadera realidad).
Volver arriba Ir abajo
http://www.amimsped.blogspot.com
 
2) Los No Mundos: En las raíces del edén narcótico
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 2) Los No Mundos: En las raíces del edén narcótico
» La Verdadera Guerra de los Mundos
» yo vivo en dos mundos...
» EL MEJOR DE LOS MUNDOS POSIBLES, Karen Lord
» ARCO IRIS. EL PUENTE ENTRE DOS MUNDOS +++ DESTACADO 2013 +++

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: