LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos
LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos
LETRAS Y ALGO MAS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  Últimas imágenesÚltimas imágenes  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

 

 TÚ Y TU SOLEDAD.

Ir abajo 
AutorMensaje
Francisco de Sales
Escritor activo
Escritor activo



Cantidad de envíos : 1291
Fecha de inscripción : 12/12/2012

TÚ Y TU SOLEDAD. Empty
MensajeTema: TÚ Y TU SOLEDAD.   TÚ Y TU SOLEDAD. Icon_minitimeSáb Mar 18, 2023 4:38 am

TÚ Y TU SOLEDAD.


En mi opinión, Brendan Brehan está muy acertado cuando dice: "En lo más profundo de cualquier soledad, hay un deseo profundo y poderoso de reencontrarse consigo mismo."

Tanto la soledad indeseada a la que algunas personas se ven abocadas como la soledad que uno busca intencionadamente tienen algo en común y es el hecho de que el Ser Humano es un ser solitario, por naturaleza y destino, aunque pase mucho tiempo acompañado por otras personas o compartiéndose con ellos.

Nacemos solos –aunque haya gente presente en el parto- y moriremos solos -aunque estemos rodeados de gente-; “solos”, en este caso, se refiere a que solamente nace uno mismo y solamente muere él. Los otros son simplemente espectadores.

El Camino de la Vida se hace en solitario –insisto que solo a pesar de estar rodeado de otros-; el Desarrollo Personal lo hace uno solo y nadie puede hacer por él esa tarea; el sufrimiento y el placer los padece o disfruta uno solo. Tener clara esta conciencia de soledad, hace que resulte todo un poco más sencillo cuando se está realmente solo –en esa soledad doliente e indeseada-, sin compañía, porque ese momento es de auténtica toma de conciencia consciente de esa solitud.

O sea que estar en soledad no es nada extraordinario y podemos deducir que no hay que enfrentarla con miedo y desde la desesperación, sino que hay que sacar fuerza y claridad de donde sea, y preguntarle/preguntarse “¿qué tengo que aprender?, ¿qué he estado evitando que me ha llevado hasta esta soledad?, ¿he estado huyendo de mí?, ¿huyendo de mi destino?, ¿he desatendido mi aprendizaje de esta encarnación?”

La soledad invita al contacto con el Ser, con lo profundo que realmente es y tiene cada uno, con el Uno Mismo. Quita las distracciones y las personas que evitan ese encuentro para que ya, inevitablemente, se afronte la reunión.

¿Quién soy yo a solas?, ¿quién sin una referencia de ser “el hijo de”, “el padre de”, “”el cónyuge de”?, ¿quién sin ser “el dueño de” o el que conoce y es conocido?, ¿quién en la soledad de ojos cerrados donde desaparecen todas las referencias que nos atan al mundo, esas que se llaman “mi casa”, “mi coche”, “mis cosas”?

La soledad pone muchas cosas en su sitio. La que es indeseada también es incomprendida y parece que es un estado extremo al que se llega después de evitar una soledad más cordial con uno mismo. Necesitamos a los otros, es cierto, pero también nos necesitamos a nosotros. Evitar la soledad es evitarse uno mismo, cuando en realidad ha de ser aprovechada, porque puede y debe ser un estado de introspección, de autoconocimiento, de acercamiento, de encuentro. Es un momento que conviene aprovechar para estrechar lazos con Uno Mismo.

En mi opinión, la soledad no solo no ha de ser rechazada, sino que ha de ser buscada. Estar con uno mismo, a solas y en paz, es y ha de ser un placer. No hay que olvidarlo: estar con los otros es muy placentero a veces, y es enriquecedor y necesario, pero hay que buscar el equilibrio y alternar esos momentos –siempre orientados a la satisfacción del yo externo- con los momentos de soledad, que es una necesidad el yo interno.

Es un asunto que merece la atención. Si uno va a seguir el resto de su vida consigo mismo, y con su soledad, conviene llevarse bien con ella y encontrar y disfrutar su parte positiva. Muy positiva.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales

Si le ha gustado este artículo ayúdeme a difundirlo compartiéndolo. Gracias.
Volver arriba Ir abajo
 
TÚ Y TU SOLEDAD.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Soledad
» Soledad
» soledad
» CAPÍTULO 41 - LA SOLEDAD
» Otra vez en soledad

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: MERCADO PERSA :: Mitología,Filosofía,Ideologías,Reflexiones-
Cambiar a: