LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos
LETRAS Y ALGO MAS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

 

 CAPÍTULO 73 - PASARSE AL OTRO EXTREMO

Ir abajo 
AutorMensaje
Francisco de Sales
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo


Cantidad de envíos : 699
Fecha de inscripción : 12/12/2012

CAPÍTULO 73 - PASARSE AL OTRO EXTREMO Empty
MensajeTema: CAPÍTULO 73 - PASARSE AL OTRO EXTREMO   CAPÍTULO 73 - PASARSE AL OTRO EXTREMO Icon_minitimeMar Nov 10, 2020 3:10 am

CAPÍTULO 73 - PASARSE AL OTRO EXTREMO
– EQUIVOCACIONES HABITUALES -


Este es el capítulo 73 de un total de 200 –que se irán publicando- que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER.


No es fácil encontrar el equilibrio, que es el sitio donde habitan lo justo y la ecuanimidad; en algunas casos, ciertas personas que están en una relación de sometimiento, o de una excesiva responsabilidad, de pronto deciden hacer exactamente lo contrario de lo que hacían hasta entonces y si, por ejemplo, se sentían esclavos de sus responsabilidades, o excesivamente reprimidos, abandonan su modo habitual y hacen exactamente lo contrario. Es un acto de rabia impulsiva, no controlado, y hacer lo contrario “porque sí”, sin premeditación y consciencia, sino simplemente como acto de rebeldía… no es correcto.

Por ejemplo, dejan de cuidar a sus hijos, y deciden que sea entonces una chica externa sin experiencia quien se haga cargo de ellos, o que sea el hombre aunque no esté capacitado para hacerlo bien, o los abuelos que ya no están bien físicamente para esa tarea, o que sean los propios hijos mayores quienes críen a los pequeños.

Otro ejemplo es el de mujeres que han estado muy encerradas en casa porque han estado criando a sus hijos y de pronto sienten una necesidad insaciable de salir, y todos los fines de semana quedan con unas amigas y vuelven de madrugada. Esto no siempre es malo, porque si forma parte de un acuerdo con su pareja, en la que ambos se reconocen la opción de disfrutar también por separado y de seguir manteniendo sus amistades y un cierto tipo de vida anterior, es correcto. Lo menos bueno puede estar en que sea ella –o sea él- quien lo decida unilateralmente, aun en contra de la voluntad de su pareja, y esto haga que la relación se deteriore o que se provoque el final. Y nunca se sabe, pero en según qué casos puede que el final sea lo mejor.

Sí es cierto que para conocer el punto medio conviene conocer antes ambos extremos, pero no es necesario quedarse mucho tiempo en ninguno de ellos, y tan grave como es la sumisión a las responsabilidades –en muchos casos no voluntarias sino impuestas- puede ser la irresponsabilidad absoluta.

Son malos consejeros la rabia o las pataletas, el descontrol personal o emocional, las decisiones que se toman desde el despecho, las ideas absurdas por ser infantiles o descabelladas, y la inconsciencia. Ante la presencia de cualquiera de los relacionados, más vale aparcar la decisión hasta otro momento más templado, más ecuánime, en el que se comprenda que actuar por impulsos crispados no conduce a algo positivo sino hacia el accidente de una decisión equivocada de la que se puede salir muy herido y provocando daños innecesarios a otras personas.

Cualquier decisión que afecte a la relación, ha de ser medida y comedida. Justa. Y si es posible, consensuada.

Y cualquier idea que comience diciendo “pues a partir de ahora…”, “ya estoy harta y…”, “voy a tirar todo por la borda”, u otras similares, tal vez sea conveniente ponerla en una cuarentena breve y revisarla un poco más adelante, con otro ánimo y otra sensatez, y entonces descartarla o llevarla definitivamente a la práctica.

Cualquier decisión que se toma de un modo ecuánime y razonable es buena por lo menos para una persona.

Ante las decisiones estrafalarias, sensatez. Es mejor no hacer algo de lo que haya que arrepentirse después.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO:

- Las decisiones que se toman desde un estado alterado casi nunca son acertadas. Requieren una reflexión serena y objetiva.
- Pasarse al otro extremo solo “porque sí” es una irresponsabilidad.
- Mientras la relación esté activa como tal, cada uno tiene sus obligaciones para con la relación y tiene que respetarlas.
- Si una relación no aporta satisfacciones es mejor no seguir en ella.


Francisco de Sales

(Si le interesa ver los capítulos anteriores, están publicados aquí:
http://buscandome.es/index.php/board,89.0.html)

Volver arriba Ir abajo
 
CAPÍTULO 73 - PASARSE AL OTRO EXTREMO
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Krajobraz Po Bitwie DVDRip XviD

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: MERCADO PERSA :: Mitología,Filosofía,Ideologías,Reflexiones-
Cambiar a: