LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos
LETRAS Y ALGO MAS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al tema
 

 LO QUE APRENDÍ VIENDO LA LISTA EN SCHINDLER

Ir abajo 
AutorMensaje
Francisco de Sales
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo


Cantidad de envíos : 625
Fecha de inscripción : 12/12/2012

LO QUE APRENDÍ VIENDO LA LISTA EN SCHINDLER Empty
MensajeTema: LO QUE APRENDÍ VIENDO LA LISTA EN SCHINDLER   LO QUE APRENDÍ VIENDO LA LISTA EN SCHINDLER Icon_minitimeDom Oct 18, 2020 2:40 am

LO QUE APRENDÍ VIENDO LA LISTA EN SCHINDLER


En mi opinión, la atención consciente al Mejoramiento Personal permite descubrir grandes lecciones incluso donde menos se esperan: en una conversación banal, en una mirada de un animal, en una canción y hasta en un silencio.

Reconozco –con satisfacción- que uno de los momentos claves en mi vida, de esos que marcan un antes y un después, se produjo viendo la película La lista de Schindler, de Steven Spielbeg.

Al final de la película, Schindler dice arrepentido: “podría haber salvado a más” y más adelante dice: “yo he despilfarrado tanto”, y se sigue lamentando: “no he hecho lo suficiente”.

Y aunque él se refiere a salvar vidas de judíos, a haber despilfarrado dinero, a no haber hecho lo suficiente por ellos, dentro de mí se interpretó de otro modo distinto. Aquello fue un revulsivo para que en mi interior se tradujese a los asuntos que a mí me interesaban entonces y me siguen interesando.

“Podría haber salvado a más” fue interpretado como que podía haber hecho más por los otros –incluso por mí mismo- y eso me provocó pena y congoja, una tristeza que se hizo inconsolable, un dolor que no quería ser redimido, un reproche que me dolió en el alma. Lloré. No pude ni quise evitarlo. Aquel contacto con lo más humano de mí merecía un llanto. El arrepentimiento era un fuego, un puñal, una tortura.

“Yo he despilfarrado tanto”, y sin mi colaboración expresa en mi interior se pasó revista a todo aquello que sentía que había despilfarrado. Lo que más me dolió era la cantidad de vida que había despilfarrado. De mi irrecuperable e irrepetible vida. Y eso alimentó aún más el llanto que ya era caudaloso. Y ahondó más –sin respeto- en aquel dolor que era tan lacerante. Desfilaron ante mí casi todos los momentos de mi vida que podían haber sido intensos y conscientes pero los había dejado marchar sin ser vividos. También aparecieron las ocasiones que podían haber sido distintas si hubiera hecho algo por darles atención y vida. Y los seres queridos a los que no había dicho cuánto les amaba, los abrazos que no entregué. Toda una retahíla interminable de lamentos, de arrepentimientos, y se manifestó la rabia con intensidad porque tomé conciencia de lo que significa “irrecuperable e irrepetible vida”.

“No he hecho lo suficiente”. ¡No he hecho tantas cosas!, pensé. No he hecho lo suficiente por mí, y eso es horrible, pero me entró un cargo de conciencia que no sabía aplacar porque también comprendí que podía haber hecho mucho más por los otros. Mucho más. Hay tantos a los que les podía haber hecho una llamada, haberles escuchado, haberles hecho reír o ayudado de cualquier manera, o soportar el peso de su soledad durante un rato para que descansaran, o mostrarles mi empatía en un abrazo aunque fuese sin palabras. Me había perdido mucho del contacto con otros Seres Humanos, con otros iguales.

Aprendí, sin duda. Como ya dije, marcó el fin de un modo de ser y actuar y el principio de otro más acorde con mi voluntad de aquél y este momento.

Ahora vivo mucho más atento, con otra intensidad, con toda la consciencia.

Quien está abierto y receptivo a aprender de la vida, ve señales por todas las partes. Un anuncio en la televisión puede iluminar, una frase que alguien dice sin darle importancia puede ser el detonante que uno necesitaba para ponerse en marcha, un amanecer puede ser el encuentro con Dios o con Uno Mismo.

“Podría haber salvado a más”, “yo he despilfarrado tanto”, “no he hecho lo suficiente”… estas frases –y también otras- pueden ser una invitación a pararse, a darse cuenta, a tomar decisiones, a hacer modificaciones.

VIVIR requiere mucha atención y esa atención bien aplicada nos predispone a saber ver y a saber aprender.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales


Volver arriba Ir abajo
 
LO QUE APRENDÍ VIENDO LA LISTA EN SCHINDLER
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 20111022 - Ángeles Sangrientos vs Lobos Espaciales

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: MERCADO PERSA :: Mitología,Filosofía,Ideologías,Reflexiones-
Responder al temaCambiar a: