LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos
LETRAS Y ALGO MAS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al tema
 

 ESCENAS BOHEMIAS DE CORDOBA - NOVELA (tercera entrega)

Ir abajo 
AutorMensaje
Alejandra Correas Vázquez
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Alejandra Correas Vázquez

Cantidad de envíos : 362
Fecha de inscripción : 07/10/2015

ESCENAS BOHEMIAS DE CORDOBA - NOVELA  (tercera entrega) Empty
MensajeTema: ESCENAS BOHEMIAS DE CORDOBA - NOVELA (tercera entrega)   ESCENAS BOHEMIAS DE CORDOBA - NOVELA  (tercera entrega) Icon_minitimeMar Sep 29, 2020 4:18 pm

ESCENAS BOHEMIAS DE CÓRDOBA
...........................................
NOVELA
...........

por Alejandra Correas Vázquez
...........................................

..................................
3 — LA  CANTINA  AZUL
………………………….......


La Cantina Azul era uno de mis rincones y yo pertenecía a ella, entre el conjunto de sus habitantes estables. Al llegar me recibieron cantidad de saludos emotivos, como si cada uno de los que allí entrase fuera indispensable para la vida de todos. Me homenajearon afectuosamente y tal vez en demasía. Pero yo también necesitaba de aquella emoción contagiosa, como un apego a la existencia. Yo también aprisionaba aquella sensación de comunidad.

Eramos un conjunto juvenil, noctámbulo y bohemio, desconcertado ante el mundo violento que afuera reinaba. Nosotros, los que no estábamos ni una, ni en otra violencia, ajenos por completo a las motivaciones por las cuales dos grupos de contendientes se laceraban ...pero que éramos víctimas propiciatorias de ambos... debíamos refugiarnos en la Cantina Azul para crear.

¡Escondidos allí, como los hombres que inventaron el fuego al comienzo de los tiempos!

Era aquél un conjunto diverso, pero donde resaltaban sus identidades. La vivacidad de Daniel en sus relatos. O el análisis de Mariela, con elementos cortantes. La mística de Andrés sobre la vida. La gracia de Alvaro. Sin ellos... ¿Qué hubiese sido de mí en aquellos años? ¿O qué hubiese sido de ellos sin mí? Pero allí... ¡Estábamos juntos!

—“¿Hasta cuándo?”

—“Hasta que el primero de nosotros reniegue”

—“Muchos renegaron antes”

—“No merecían vivir”

—“Y nosotros... ¿Cuántos quedarán de nosotros? ¿Cuántos quedan de los que pasaron antes?”

—“¿Se sirven algo ustedes?”

—“Café”

—“Sí. Más café”

—“¿Alguno me invita a mí con más café?”

—“Bueno... creo que yo ¿A ver? Sí...sí, me alcanza para el viaje de vuelta”

—“Muy bien mozo. Café para todos”

Café. Una pequeña mesa cubierta de café.

En la mesa de al lado un grupo entonaba una canción. Las cuerdas de su guitarra escurríanse entre los dedos de Alvaro trayendo con esa melodía sones lejanos, norteños, de zambas y bagualas. En la siguiente había un diálogo intenso que se manifestaba sordo al bullicio general, como si nada lo perturbara.

—“Ayer llegó Miguel”

—“También yo lo vi”

—“¿Por qué volvió? ¿No le gustó su nueva amiga?”

—“Yo la conocí. Estaba una tarde aquí mismo. No era hermosa pero sí muy agradable. Tenía fineza y unos ojos de almendra llenos de expresión. Pero ella llegó a Córdoba por Miguel, y con él se marchó”

—“Sí. Yo también la conocí. Me acerqué y su encanto me cautivó. Severidad, dulzura... y bastante conciencia. Muchos la vimos sintiéndonos atraídos, su personalidad embargaba aunque no fuera una gran belleza, pues ella era muy atractiva. Llegó aquí preguntando por Miguel. Era imposible retenerla. Luego los dos se marcharon de la ciudad”

—“¿Entonces por qué regresó? Era una gema obsequiada a un artista. Sin embargo el artista está aquí y sin ella”

En ese momento todos giraron la cabeza y la presencia de Miguel se advirtió en la Cantina. Una ovación llenó el recinto como queriendo rellenar el espacio de tiempo que durase su ausencia. Y los guitarristas le obsequiaron su canción. Brindaron todos por él... Y de él, de su viaje, no se habló más.

Algunos amigos lo rodearon vivando su nombre y Miguel fue prontamente  encerrado en un vértigo, donde debió abandonarse a una comunicación contagiosa. Pasado un rato estaba ya inmerso en el centro de ese círculo, y yo me hallaba dialogando con otros amigos.

Varios de ellos habían extendido papeles sobre las mesas, y se empeñaban en captar las expresiones que traslucían los rostros del conjunto. Alguno me ubicó a mí. Los detalles tuvieron sus símbolos. Uno de los dibujantes bocetaba figuras con seres imaginarios y fantasiosos, donde los demás se esforzaban en reconocerse. Otro satirizaba a sus compañeros de mesa con líneas apropiadas.

Sobre las paredes de la Cantina Azul distinguíanse numerosas decoraciones nacidas de estas tertulias. Ciertos objetos graciosos colgaban de las vigas de quebracho que enmarcaban el ambiente, pues todo el espacio que ocupábamos había pertenecido a una casona colonial, luciendo también  grandes faroles de hierro forjado. Las servilletas de papel ubicadas en cada mesa eran acopios de diseños.

En otra mesa Félix leía escritos que reflejaban su peregrinaje por las tardes de la ciudad. Yo encontraba en ellos imágenes palpadas también por mí, en ese escenario común de las calles cordobesas que todos compartíamos. Sin embargo pude comprender, cómo todo ello reflejaba un solo pensamiento y su imaginación hallábase detenida en aquel único sentido. Continuó leyendo, su vida estaba condensada allí. Me acerqué aún más, para suprimir un poco el bullicio y escuchar de su voz modulada y con mímica teatral, ese trozo poético que resonó dentro mío con un sentimiento hermoso. Pero hallé su defecto. Nuevamente cada párrafo expresaba, en diferentes palabras, el mismo contenido anterior.

Miré a Félix y  me pregunté... ¿Por qué sus insistencia temática? ¿Por qué el continuo sentimiento de peregrinaje incierto de su poema? Y vi sus ojos transparentes como gotas de cielo al mediodía, igual a la expresión de un niño sorprendido. Cautivado con una idea fija en un mundo complejo. Seguía leyendo. Las manos finas y nudosas. La piel pálida. Los cabellos claros. El rostro no tenía angustia pero sí sorpresa, asombro, novedad por el mundo circundante. En él todo estaba abierto y recién en el comienzo. El mismo significaba una espera.

0oooooooooooooooooooooooo0
Volver arriba Ir abajo
 
ESCENAS BOHEMIAS DE CORDOBA - NOVELA (tercera entrega)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 5 Centimetros por Segundo [pelicula DVDRip][RS,MU]

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: