LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos
LETRAS Y ALGO MAS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al tema
 

 FABULAS DE LOS ESTUDIANTES- NOVELA (entrega veintiseís)

Ir abajo 
AutorMensaje
Alejandra Correas Vázquez
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Alejandra Correas Vázquez

Cantidad de envíos : 324
Fecha de inscripción : 07/10/2015

FABULAS DE LOS ESTUDIANTES- NOVELA (entrega veintiseís)  Empty
MensajeTema: FABULAS DE LOS ESTUDIANTES- NOVELA (entrega veintiseís)    FABULAS DE LOS ESTUDIANTES- NOVELA (entrega veintiseís)  Icon_minitimeMiér Sep 09, 2020 10:54 am

FABULAS DE LOS ESTUDIANTES
.............................................
NOVELA
...........

por Alejandra Correas Vázquez
..................................


FÁBULA  VEINTISEIS
.............................


CORTE  DE  TORMENTA
....................................


Varias semanas después, hacia la tarde, el cielo comenzó a temblar. Un silbido agudo penetraba por los vidrios en la mampara de colores.

—“Viene tormenta”— dijeron

La pequeña Marina se refugió entre las patas del escritorio de Diego. Las piernas del muchacho le servían de refugio.

—“No te muevas tanto. De lo contrario te vas”— levantó él la vista del libro nervioso

—“Un poquito”— le contestó la nenita mirándolo desde abajo con timidez

—“Bueno ... Bueno, mi ratoncito”— sonrióle con indulgencia mientras le hacía una caricia en la mejilla

Un relámpago atravesó el espacio abierto sobre el patio. Juana apareció entre las macetas bajo la lluvia que comenzaba, llevando dos cuchillos de cocina en la mano.

—“¿Qué es lo que está haciendo?”— preguntó Luz que la miraba desde la ventana del comedor

—“Corta la tormenta”— le respondió a su lado Martín

—“¿Cómo?”

—“Ha salido como siempre con sus dos cuchillos. La verás muchas veces en días de tormenta con rayos, como éste. Según la vieja india dice... ella corta la tormenta”

—“¿Cómo es eso?”— insistió ella

—“Tal como me oyes. Sólo eso. Juana insiste en que desde que llegó de Catamarca ninguna piedra ha vuelto a romper un solo vidrio en esta casa”

—“¡Con todos los que hay aquí! ...Mamparas, puertas vidrieras, banderolas...”

—“Ya lo ves. Ninguno se rompe con una tormenta, gracias a Juana, según ella dice. Días pasados Ramiro apoyó una escalera sobre el marco de una ventana para cambiar una bombita de luz. Se movió un poco y la escalera atravesó el vidrio. Nos reímos mirándola, pues estaba muy enojada ...No te valen cuchillos con nosotros... le dijimos ...Ustedes son peores que la apedrea... gritaba ella”

La chica estaba sorprendida, pues no alcanzaba a saber si Martín participaba de la creencia de la cocinera o reía del hecho. Pero de todos modos quedó admirada de aquella tradición campesina.

—“Tal vez sea cierto ¡Quién sabe!”— Luz dilató los ojos

—“Además, si vas para el fondo encontrarás a la abuela haciendo una cruz de ceniza sobre el patio de tierra”— continuó Martín —“De todas maneras, si existe alguna mística o prodigio primitivo, yo no lo sé. Lo importante es que estas dos viejas nos han dado un lecho abrigado donde guarecernos, en nuestro tiempo de estudiantes”

Martín limpió el vidrio del comedor que se había empañado. Por el círculo que marcara la mano, se perdía con ligereza la figura descarnada de la vieja Juana. Llevaba un pañuelo descolorido sobre la cabeza y caminaba bajo la lluvia sin protegerse del agua, con los brazos al aire. Su piel era cobriza y reseca. Las venas resaltantes parecían estampadas sobre la carne.

—“Mira Luz, aquella vieja india aunque viva con nosotros desde antes que yo naciera, no tiene ni una mínima parte de sangre blanca. Sin embargo integra nuestra familia y es alma de ella. A las cinco de la mañana está de pie. Cuando hace buen tiempo saca el brasero al patio de tierra y prepara comida al aire libre. Si cae una garúa ella sigue allí, se cubre con una lona y aviva el fuego envuelta en humo”— contábale Martín

—“¿No podemos ayudarla a cambiar? ¿Darle una vida más fácil”— preguntó ella

—“No sería justo cambiarle su tradición tribal. Para ella nosotros somos su tribu, y como tal nos acepta. No es nuestra sirvienta. Un indio nunca lo es y esto es importante de comprender. Mi abuelo solía decirme que un indio te sirve, cuando te puede mandar ¡Y vaya si Juana manda en esta casa!”

—“Me sorprende”

—“¿Has visto con qué humor nos trata generalmente? Hay días en que es mejor no acercársele. Pero si alguno de nosotros necesita un pedazo de sus huesos, se lo arranca y nos lo da”

Martín sonreía. En sus ojos brillaba una expresión dulce, lo que no era corriente en él.

 
0ooooooooooooo0
Volver arriba Ir abajo
 
FABULAS DE LOS ESTUDIANTES- NOVELA (entrega veintiseís)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 5 Centimetros por Segundo [pelicula DVDRip][RS,MU]

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: