LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos
LETRAS Y ALGO MAS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al tema
 

 ACUARELAS COLONIALES (NOVELA- Entrega 24)

Ir abajo 
AutorMensaje
Alejandra Correas Vázquez
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Alejandra Correas Vázquez

Cantidad de envíos : 362
Fecha de inscripción : 07/10/2015

ACUARELAS  COLONIALES (NOVELA- Entrega 24) Empty
MensajeTema: ACUARELAS COLONIALES (NOVELA- Entrega 24)   ACUARELAS  COLONIALES (NOVELA- Entrega 24) Icon_minitimeVie Jul 31, 2020 8:43 pm

ACUARELAS  COLONIALES
.................................
NOVELA
...........
por Alejandra Correas Vazquez

EL  TESORO

Acuarela  veintisiete


            Existen hechos inolvidables que se graban dentro nuestro y nos acompañan toda la vida, porque han iluminado el ensueño. Tal fue para mí el entierro de nuestro "tesoro". La creciente fantasía aprisionada en nuestros espíritus, de niños fantasiosos, aumentó su caudal y forjó ingenios.

            Un verano completo bajo el inclemente calor de enero, a la sombra de algarrobales, fundimos el oro y la plata dándole la forma de doblones áureos y argénteos. A fin de ocultar nuestra riqueza de la vista de todos, decidimos enterrarlo. Dibujamos el plano en pergamino y su escondiste en un lugar sólo conocido por nosotros,. Nuestros doblones consistieron en círculos de cuero del tamaño de una yema de dedo (aunque para nosotros brillaban como el oro y la plata) los cuales cortamos con la tijera de nuestra madre, robada a escondidas. Y el arcón donde los guardamos fue una obra artesanal hecha en madera blanda. Un cofre pequeño, la más preciosa joya de cuantas nacieron de tus manos infantiles.

              El plano mágico (que produjo delirio en mis sueños, y que aún me fascina por su prodigio) era un dibujo de nuestra casa vista desde la altura de un chimango a vuelo rasante. Su escenografía inigualable colocaba esta casa en el centro, rodeada por la galería donde jugábamos, con la cocina, la despensa, y el galpón.  La larga avenida de algarrobos y la ubicación de todos los talas que nos rodeaban, contados uno a uno. En proximidad hallábase el arroyo festoneado de sauces lacrimosos. Una cruz indicaba al pie del penúltimo algarrobo, aquel imborrable escondite.

            Con él soñé. Con él me acuné en días de ensueño. Era su dimensión la de un gigante y ni el gran arcón de la abuela, proveniente de la primera época colonial, alcanzó grandeza semejante. Nada había en riqueza, superior al pequeño cofre con nuestro tesoro. Yo misma a tu lado recorté las monedas de cuero. Presencié la manufactura del cofrecito tallado en madera. Vi dibujar el plano y me fascinó ante todo, en el momento que quemaste sus bordes para otorgarle un sentido de antigüedad. Finalizado este acto quedé como estática ante la magia final, y sus bordes chamuscados me dieron la sugestión de los siglos.

          Los círculos opacos de cuero tuvieron y siguen teniendo para mí, destellos dorados. Los tuve entre mis dedos y su tamaño escasísimo, su reducido peso, cargaban mi mano con la pesadez del metal precioso.

          Yo nunca les vi su color marrón, su borde irregular, porque eran de ¡oro y plata!. Lo siguen siendo aún hoy, en mi imaginación, sin haber perdido nada de su destello. Con mis propios ojos veía como brillaban en sus luces áureas y argénteas. Y en este día que los retrotraigo del pasado, percibo como muchas veces lo he hecho, mi doble conciencia de aquel momento. Cuando admiraba el cuero y el oro al mismo tiempo. Veía y pensaba por separado, porque para nosotros —los dos niños— fue la riqueza más fabulosa que tuvimos entre nuestras manos: ¡Un cofre del tesoro!.

           Ni los adornos peruanos de plata con incrustaciones de oro de nuestra sala dentro de la casa, como lujo familiar, brillaron con igual lujuria.

           La ceremonia de su entierro durante una siesta de sigilo, duró muchísimo. Nuestro tesoro no podía ser violado por nadie, y por ello esperamos que todos siestiaran, para esconderlo. Ninguna amenaza sobre iguanas que corren a los niños, cuando salen a la hora de la siesta, podía detenernos. Pero era un secreto absoluto. Algo escapó sin embargo de aquel engranaje en secreto, único entre los dos. Porque más adelante, a la hora de la cena, de la cual los niños (habitualmente excluidos) participábamos en algunas noches muy cálidas, sucedió lo imprevisto. Advertimos que el secreto habíase filtrado...

          Y me sonsacaron toda la noche en la cena, sobre la existencia de un plano del tesoro. Como yo aún no había advertido, dada mi edad, la hilaridad que nosotros despertábamos en los adultos, y como mi conciencia sobre el silencio, sobre el secreto, no era absoluta dado que nunca ocultaba nada. Yo no sabía mentir, y sintiéndome presionada entre el Sí y el No, respondí ante la insistencia de ellos que estaban divertidísimos:

—…”sí”… casi en susurro y abatatada

         ¡Aquello bastaría para una ruptura contigo!... Consiente como tú estabas de que éramos una especie de bufones de un reino familiar... al día siguiente no querías jugar conmigo. Aunque jamás ninguno de los adultos llegaron a ver el plano y nunca nadie de ellos supo en qué consistía el tesoro, ni de qué estaba compuesto. En mi recuerdo de hoy, la tragicomedia de aquel tesoro tal como la veo, la burla en los ojos de los otros, la coronación de todo el cuadro que necesitaba, ante la solemnidad nuestra, su cuota de desenlace cómico.... Tuvo algo muy doloroso, pues nosotros lo sentimos como una maldad.

Unos años después ya adolescentes, paseamos bajo el techo de los algarrobos en un enero semejante. Habían pasado varios años de nuestra aventura infantil. Ahora nuestro crecimiento físico nos convertía en un proyecto de juventud.. Nos detuvimos junto al penúltimo árbol y con una navaja cavaste el suelo ... y … ¡Apareció el cofre del Tesoro!

           La madera se deshacía al levantarlo, pero de su interior cayeron los doblones de cuero que estaban casi intactos. No se había esfumado el tesoro casi por completo, y quedaría sublimado en adelante en nuestro recuerdo. Sus destellos dorados y plateados pertenecían a una presencia inmortal, y mi recuerdo ha sido siempre de fosforescencias en oro y plata. Fue aquel un tesoro auténtico y guardaba sus secretos ignotos, sobre una procedencia de siglos, que sólo podía entroncarse en el escenario de una tierra de misterio creada por los niños.
.
..........................00000000000000.......................
Volver arriba Ir abajo
 
ACUARELAS COLONIALES (NOVELA- Entrega 24)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 5 Centimetros por Segundo [pelicula DVDRip][RS,MU]

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: