LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos
LETRAS Y ALGO MAS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al tema
 

 DIALOGO ENTRE UN DIOSA Y UN MORTAL

Ir abajo 
AutorMensaje
Alejandra Correas Vázquez
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Alejandra Correas Vázquez

Cantidad de envíos : 294
Fecha de inscripción : 08/10/2015

DIALOGO ENTRE UN DIOSA Y UN MORTAL Empty
MensajeTema: DIALOGO ENTRE UN DIOSA Y UN MORTAL   DIALOGO ENTRE UN DIOSA Y UN MORTAL Icon_minitimeMiér Jul 08, 2020 9:47 pm

DIALOGO ENTRE UNA DIOSA Y UN MOTAL
............................................
por Alejandra Correas Vazquez


Personajes: P A C H A M A M A (La Diosa de Las Altas Cumbres)
y TATA VIEJO
...............

(En esta escena vemos al Tâta Viejo con traje de estanciero elegante, bombachas, chambergo y botas negras altas, poncho de alpaca y rastra de plata. Junto a él se halla Pachamama con vestiduras largas y obscuras, lleva un velo negro sobre el rostro. Su figura es juvenil y su voz de mujer adulta. Nunca se le verá el rostro)


PACHAMAMA
Soy una diosa y tú un mortal.

TATA VIEJO
Pues dime Pachamama ¿Quién conservará la tradición de este suelo?

PACHAMAMA
No tengo preferencias, Tâta Viejo. Rijo sobre la tierra y sus riquezas, desde los orígenes innombrables. Me sirvo de los hombres y no me importan sus razas. Pueden cambiar de idioma y de color, pues todo ello me es indiferente. Sólo me importa su servicio y sé premiarlos ¿Acaso no me conoces? ¡Llevamos tanto tiempo juntos! Arrullé tu cuna y te permití hablarme. Parece que lo has olvidado... ¡Soy eterna!

TATA VIEJO
¡Siempre posesiva!

PACHAMAMA
Bien conoces que nada me importan las especies humanas y sus vidas. Pero protejo a aquél que me sirve y me fructifica ¡Soy amiga leal! Y te lo he demostrado muchas veces. Intento pues ayudarte, Tâta, invitándote a una reflexión ¿Lo encuentras tarde?

TATA VIEJO
Tienes poder para dar y proteger, pero sabes destruir en igual manera ¿Cómo puedo asegurarme de que no destruirás mi especie, amparada en el derecho potencial de Madre-Tierra? ¿Qué te propones?

PACHAMAMA
Quizás salvar tu especie.

TATA VIEJO
Nunca lo harías. Sólo nos usas. Soy tu siervo y por ello me amas, he sido tu niño, tu joven, tu hombre... Pero hoy ya soy tu anciano.

PACHAMAMA
Un Estanciero siempre es un siervo de la Pachamama.

TATA VIEJO
Lo admití desde el comienzo.

PACHAMAMA
Una Diosa no le debe nada a ningún humano. Pero me gusta tu talento, tu constancia.

TATA VIEJO
Nunca tendrás el corazón sensible de un mortal... pero me es imposible rebelarme. Entre tu fuerza y la mía, siempre prevaleció la tuya. Obedezco una vez más. Son tuyos ¡Decide!

PACHAMAMA
Lo haré. ¿Esperabas algo distinto? Válido para mi mundo ¡Sea!

TATA VIEJO
Poderosa y posesiva ¿Quién te detiene?... nadie.

PACHAMAMA
¡Magia y misterio en el poder omnímodo de la Pachamama!

TATA VIEJO
¡Vanidosa!

PACHAMAMA
No lo niego ... lo asumo.

TATA VIEJO
Tu poder está en la tierra y eres la dueña del destino de las Altas Cumbres que nos cobijan. Pero la sangre es mi herencia. Debes reconocerlo, Pachamama.

PACHAMAMA
Yo estoy aquí para gobernar a los hombres e imponerles mis reglas. No solicito nunca opiniones. Decido. Ellos me sirven. Ellos me cultivan. Caminan por mi casa, mi Sierra Grande, mis Altas Cumbres. Los elijo.

TATA VIEJO
Siempre lo has sido Pachamama, es tu mérito.

PACHAMAMA
Y por ello quiero conservarte a mi lado, me has sido beneficioso y constante.

TATA VIEJO
¡Insaciable!

PACHAMAMA
Mi especie no es la humana.

TATA VIEJO
Pero implantas tu sello a los vástagos serranos.

PACHAMAMA
¡Raza de hombre!

TATA VIEJO
¿Qué quieres reprocharle?

PACHAMAMA
Debilidad. Fragilidad. ¿Crees que así hubiera podido reinar sobre ustedes?

TATA VIEJO
¿Es ése tu poder?

PACHAMAMA
Es mi deber. Soy el pilar sobre el que se apoyan todos ustedes.

TATA VIEJO
¡Extraño pilar que nunca envejece! Antaño fui niño y te vi como a una madre juvenil. Fui mozo y te admiré como a una joven hermosa. Fui hombre y me pareciste de la edad de mis hijas. Hoy soy anciano y al lado mío semejas a una nieta ¡Nunca has cambiado! Y yo en cambio he vivido todas las instancias. ¡Pero lo reclamas a los hombres para tu reino!

PACHAMAMA
Es el mismo reino que siempre has conocido, donde me has servido y donde te he recompensado. Donde te has enriquecido a través mío ¿Acaso alguna vez nos hemos separado?

TATA VIEJO
Sin duda alguna mi Estancia está en tus dominios.

PACHAMAMA
¡Hijos de mi reino!

TATA VIEJO
¡Hijos de mi sangre!

PACHAMAMA
Mi voz es la única que habla en el monte.

TATA VIEJO
Para todos ...incluso para mí... Yo ya estoy mucho más viejo ¿Acaso no lo sabes?

PACHAMAMA
¡No tiene importancia! Las Altas Cumbres, la Estancia, el churqui, la champa, la mica y el arroyo, permanecen siempre en el mismo lugar... Todo está igual.

TATA VIEJO
La piel humana muda y cambia, sólo la tierra permanece. Debemos aceptar esos cambios.

PACHAMAMA
Yo permanezco ¡Soy la Pachamama! Ellos vivirán, trabajarán, amarán y morirán... para la Pachamama. Yo soy eterna.

TATA VIEJO
Y yo transitorio... Estoy viejo y olvido muchas veces mis propias ideas.

PACHAMAMA
Mi reino continúa aquí, inmutable : mis Altas Cumbres cautivantes. El monte natural. La mica brillante. El arroyo manso o desbordante. El coral vespertino de ranas y chicharras inundando el paisaje... Sin embargo los humanos pueden también ser otra vez acunados por mí, dentro de los brazos eternos de la Pachamama.

TATA VIEJO
¡Posesiva!

PACHAMAMA
Soy siempre la misma.

TATA VIEJO
¿Te sería imposible cambiar!

PACHAMAMA
¿Olvidas quién soy? Soy una Diosa, no tengo involución ni evolución.

TATA VIEJO
¿Te complace? ¿Nunca has sufrido el tedio? ¡Cuando era niño te veía tan alta! Luego me convertí en un jinete atlético y un día creyendo ver a una jovencita perdida por las quebradas me acerqué en su socorro ... reconociéndote. Hermosa y atractiva, llena de gracia ¡Pero siempre la misma!

PACHAMAMA
Yo te enseñé de niño todos los senderos secretos de las quebradas y entonces no te sorprendías con mi presencia.

TATA VIEJO
Era sólo un niño serrano. Luego yo partí igual que ahora lo hicieron mis nietos hacia la ciudad y la escuela ¡ al Colegio Monserrat y sus letras clásicas! ¡Ilíada! Realidad y fantasía donde me enamoré de Helena. Claridad y entresueño. Ella fue mi reverso donde primaba el alma de la aventura, por contraste a mi vida inmóvil dentro de la Estancia, cual era la vida de mi padre y sería la futura mía. Mi vida ha sido una lucha constante por defenderme de ti y a la par servirte. Pero Helena era mi sueño ¿Lo comprendes Pachamama? ...Sin poder saber ahora de viejo, a cuál de las dos he amado más.

PACHAMAMA
Soy posesiva, es mi ley y nunca me gustó compartirte con Helena. Fue mi rival, lo he admitido hace tiempo. Me robó una parte de ti. Pero ella te abandonó al dejar el Colegio Monserrat, aunque quisieras creer lo contrario evocándola para tus nietos... Yo en cambio fui tu realidad permanente. Servirme es triunfar. Te enriquecí. Te hice procrear. Tu estirpe se prolongará. Lo verás.

TATA VIEJO
¿Qué más da ya? estoy anciano... He cumplido con todo el ritual propio de un Estanciero Criollo. Tuve una realidad completa, La Estancia, con sus inmensos campos. Un pasaje transitorio e inolvidable, el Monserrat. Un sueño imposible y mágico, Troya... lejana y desconocida, sólo soñada.

PACHAMAMA
Pero se quedó a habitar contigo desde entonces. Toda vida humana posee tres pasajes, tres paisajes, tres momentos.

TATA VIEJO
En cambio la tuya una sola, Pachamama... y no puedes cambiar ni lo deseas. Me acuné con tu arrullo de niño, me cautivé con tu belleza de hombre y me brindas consuelo con tus palabras, de anciano.

PACHAMAMA
Nunca te arrepentirás, siempre te lo he dicho.

TATA VIEJO
Todo es fácil, Pachamama, para una madre-tierra que nunca envejece, manteniéndose permanentemente joven ¿Puedes mirarme con atención? Ya no soy aquel niño al que guiabas por los caminos serranos de huella. Tampoco el muchacho que se prendara de una beldad femenina mientras cabalgaba airoso en su alazán, con toda la virilidad de los treinta años, cuando aquel día te apareciste frente a mí a la hora de la Oración en una quebrada. Ahora me queda muy poco tiempo hacia delante. Bien lo sabes.

PACHAMAMA
Poco importa Tâta Viejo, solamente es válido para mí la continuación de mi reino, el bien de la tierra.

TATA VIEJO
No cambiarán nunca... nunca... nunca...nunca. Más poderosa que nosotros los humanos. Más intensa. Anterior. Y dueña de nuestras vidas.

PACHAMAMA

Más intensa que tu ensueño helénico

TATA VIEJO
Un ensueño no se rompe, pues allí he amado yo siempre a Helena.

PACHAMAMA
¡Infiel!

TATA VIEJO
¡Celosa!

PACHAMAMA
Tu estirpe, Tâta, la misma que vengo protegiendo y enriqueciendo.

TATA VIEJO
La estirpe que te sirve y te obedece ¿Acaso no estás viendo la continuidad de nuestro servicio humano?

PACHAMAMA
Hace mucho que supe elegirla, pero te has beneficiado conmigo. Hemos convivido. Nos hemos apoyado. Nos dimos lo mejor de cada uno. ¡Estamos mano a mano!...

TATA VIEJO
Creí que por una vez tendrías chispa romántica.

PACHAMAMA
No Es para mí ese acto humano ¡Soy la Pachamama que se muestra sólo a los espíritus libres de tormentos. No soy una diosa que rige corazones humanos ¡Yo rijo sobre el escenario de los paisajes! Me extingo en las ciudades cuando la multitud domina y me avasalla. Soy apenas una voz, un susurro, para los seres humanos complicados con vida mundana.

TATA VIEJO
He quedado conforme. Envejecido te veo siempre joven

PACHAMAMA
¿Estás cansado Tâta Viejo? ¿Quieres dormir? ...Tengo una almohada mullida para ofrecerte.

TATA VIEJO
¿Dónde?

PACHAMAMA
En mi pecho de madre, el que te arrulló junto a tu cuna, el que te vio crecer, trabajar, cabalgar, amar, procrear...

TATA VIEJO
Recuerdo todo ello.

PACHAMAMA
Es tarde ya. Inti se puso hacia el ocaso. Ocultó sus rayos diurnos dejando platear a la luna. Ahora debes dormir en mis brazos.

(Pachamama abre sus brazos extendiendo su túnica obscura, Tâta Viejo apoya en ellos su cabeza y la Madre-Tierra lo envuelve con su manto quedando la escena en semipenumbra)

........................
Alejandra Correas Vázquez
........................
Volver arriba Ir abajo
 
DIALOGO ENTRE UN DIOSA Y UN MORTAL
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: