LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos
LETRAS Y ALGO MAS
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al tema
 

 A DIOS ROGANDO... y con el mazo dando.

Ir abajo 
AutorMensaje
Francisco de Sales
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo


Cantidad de envíos : 621
Fecha de inscripción : 12/12/2012

A DIOS ROGANDO... y con el mazo dando. Empty
MensajeTema: A DIOS ROGANDO... y con el mazo dando.   A DIOS ROGANDO... y con el mazo dando. Icon_minitimeJue Feb 27, 2020 2:23 am

A DIOS ROGANDO… y con el mazo dando.

(Este artículo es sólo para personas que tienen fe en Dios. El resto de personas se pueden evitar leerlo).


En mi opinión, tiene razón este refrán español que se refiere a que cuando deseamos algo está bien encomendarse a Dios, a la Providencia, y está bien pedirles, pero haciendo a la vez todo lo que esté en nuestras manos por lograr lo que pretendemos.

En muchas ocasiones Dios no concede las cosas que se le piden. Puede que no sea bueno para nosotros que nos concedan eso que pedimos. Pero también puede ser que los miedos, y a veces la pereza, no nos dejen escuchar Su respuesta: “Eso puedes resolverlo tú”.

La pereza, la comodidad, o la falta de Autoestima y confianza en uno mismo, son los promotores de que muchas cosas que tenemos que resolver nosotros se las pidamos a Dios.

Tal vez es mejor que seamos nosotros los primeros en tomarnos más en serio nuestra capacidad –y nuestra responsabilidad- de resolver nuestros asuntos, o en aprender a solucionarlos y en esforzarnos por resolverlos.

Si no lo conseguimos, subamos un escalón: recurramos al pre-Dios que somos y hagámoslo desde la fuerza esencial, y con una firmeza y capacidad superior a la que usamos habitualmente: desde esa sensación de poder que nos pertenece –opuesta a la habitual inseguridad y pequeñez-, desde esa fe que puede mover montañas, no viendo los asuntos a resolver como problemas irresolubles y opresivos, y recurriendo a la capacidad que se encuentra agazapada detrás de los miedos.

Dios es la última instancia.

Antes de llegar hasta Él es mejor probar primero todas las opciones posibles –y algunas de las imposibles- y no molestar innecesariamente.

Es la forma de quitarle a Dios la sensación de chico de los recados, chico para todo, y dejarle que Se dedique a otros asuntos.

Quienes tienen hijos les educan en la Autosuficiencia. Les enseñan a resolver sus asuntos por sí mismos –o así debieran hacerlo-. Por la misma razón, Dios debería dejar que cada uno aprenda a resolver sus asuntos, en vez de ser un Padre que maleduca a sus hijos, resolviéndoselo todo.

Por eso propongo dejar lo de rogar a Dios para los casos auténticamente desesperados, para aquellos que han llegado ya a un extremo que resultan humanamente imposibles de arreglar.

Y, además, ser muy selectivo y razonable con las cosas que se piden.

Por mucha fe que uno tenga –que es elemento indispensable para que pueda resultar efectiva la petición-, no se Le debe pedir –porque no lo puede conceder- que salga premiado con el primer premio el número de lotería que uno ha comprado –porque hay 80.000 números distintos y todos han pedido lo mismo y todos no pueden ser premiados-. Es imposible satisfacer a todos.

Final de los Campeonatos Mundiales de Fútbol. Hay dos equipos sobre el césped y miles de personas piden a gritos que gane el equipo A, mientras otros tantos de miles piden que gane el equipo B. Y ninguno se conforma con el empate, así que a Dios le resulta imposible satisfacer a todos. No pidas lo imposible.

Al rogar se dice “Dios mío”, pero… ¿Uno se refiere al Dios que ha decidido adoptar o aceptar de todos los que ofrece el mercado de las religiones –o que le han obligado a “heredar” los padres porque ellos lo han decidido así-, o se refiere al Dios que está integrado en Uno, de modo que sienta que Él y Uno inseparables?

Es algo de lo que tenemos que tomar conciencia, así como también hay que hacerlo al orar. Cuando uno ora… ¿Quién escucha esa oración? Sólo quien reza escucha lo que ora.

Cuando uno pide… ¿Quién escucha lo que pide? Sólo quien pide escucha lo que pide.

Podemos deducir de lo escrito que Uno es Dios en primera instancia –ese Pre-Dios al que hice referencia-, y Uno es quien ha de resolver las inquietudes espirituales, los problemas personales, y las peticiones de la índole que sean, dejando para Dios lo que realmente tenga como única solución el milagro.

Sabemos, porque todos lo hemos podido comprobar en más de una ocasión, que tenemos más capacidades de las que nos imaginamos, que tenemos más fuerza y más facultades para resistir adversidades de lo que suponemos, que somos más listos de lo que nos creemos, y que tenemos más energía de la que habitualmente mostramos.

Es la fe, en nosotros mismos, lo que nos falta y nos falla.

Propongo esforzarnos en resolver por nuestra cuenta antes que rendirnos a la comodidad de pedir, y responsabilizarnos del resultado de nuestras acciones –y premiarnos justamente cuando consigamos algo positivo- en vez de culpabilizar al destino de las cosas menos agradables.

Propongo pedirnos las cosas a nosotros directamente, en vez de pedir a Dios, y si no se realizan –que en la mayoría de los casos no se realizan si no es con nuestra colaboración directa-, aceptar con tranquilidad el resultado –si realmente hemos hecho todo lo posible-, en vez de consolarnos con razones del tipo de “será que Dios tiene otras cosas más importante que hacer y por eso no ha podido atender mi petición”.

Pedírselo todo a Dios, por tanto, es una forma de des-responsabilizarnos del encargo que nos hizo al entregarnos la vida: que teníamos que hacer de ella algo de lo que nos sintiéramos orgullosos –y que Él también se sintiera orgulloso y satisfecho-, y que devolviéramos la vida a Dios, cuando llegue el momento, con la satisfacción impagable del deber cumplido.

Habría que acostumbrarse a preguntarse: ¿es este un asunto que me corresponde resolver a mí?

Es que en muchas ocasiones algunos asuntos importantes se quedan sin resolver porque uno no lo hace y cuando se le pide a Dios Él tampoco lo hace…

P.D.- Ten esto muy presente: en el mundo esotérico se dice “mucho cuidado con lo que pides, no vaya a ser que se te conceda”. Cuidado con lo que deseas.

Te dejo con tus reflexiones…

Francisco de Sales


Volver arriba Ir abajo
 
A DIOS ROGANDO... y con el mazo dando.
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: MERCADO PERSA :: Mitología,Filosofía,Ideologías,Reflexiones-
Responder al temaCambiar a: