LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 Viaje místico

Ir abajo 
AutorMensaje
animalSON
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Pez Búfalo
Cantidad de envíos : 180
Fecha de nacimiento : 25/02/1985
Edad : 33
Localización : Chacabuco, Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 29/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: -Texto EXCEPCIONAL :Don Julio
Mención Mención:
Premios Premios: 3º Lugar en Concursos de Micro-relatos Letras y Algo Más -

MensajeTema: Viaje místico   Vie Oct 30, 2009 10:08 am



Viaje místico



Desperté en lo que ahora podría recordar como un tren. No viajé muchas veces en tren así que no conozco gran variedad, pero puedo asegurar que esto se parecía bastante a alguna clase de transporte similar.

Yo estaba sentado en una silla estrecha pero muy cómoda; ahora que lo pienso, nunca en mi vida he estado sentado en un asiento tan confortable. Éste era completamente ergonómico, incluso parecía haber sido diseñado justo para mi cuerpo. El respaldo en forma de “S” acompañaba la línea de mi columna con asombrosa exactitud, otorgando una sujeción sin igual. Mis antebrazos descansaban en los apoyabrazos que se ajustaban milimétricamente a mi musculatura; y mis manos remataban con sutileza en dos tibios círculos, permitiendo relajar mis muñecas. Y así seguía, la regulación de altura del asiento era perfecta, un cojín de suavidad inenarrable, e incluso dos extensiones que contenían mis piernas y pies. Para tratar de describir con mayor precisión el impecable diseño de este asiento, sólo agregaré que se sentía más como una extensión de mi cuerpo que como un objeto ordinario.

Tan así fue esta sensación de comodidad, que demoré lo que podrían haber sido muchos minutos, o tal vez horas, en poder prestar atención al resto del entorno.

Al mirar en derredor noté que me hallaba dentro de un pequeño habitáculo, más bien como una cabina. Entonces descubrí qué fue lo que me había hecho pensar en un principio que me encontraba en un tren. Inmediatamente a mi izquierda, una ventanilla enorme ocupada todo el lado de mi receptáculo, de piso a techo. No pude ver el paisaje porque una persiana de tiras horizontales tapaba el vidrio, pero por las luces y sombras que se colaban, podía apreciar claramente que estaba avanzando.

Sin perder más tiempo miré hacia adelante. Muy pegado a mí, había un tablero repleto de botones, palancas, y otros pulsadores de colores. Más arriba en la consola, casi en el centro, había dos pequeños monitores que transmitían imágenes en tinte ámbar. Por una pantalla se veían unos rieles por los que supuse avanzábamos. Por la otra también se veía el suelo y los rieles pero alejándose, por lo que presumí que sería una cámara ubicada detrás del tren; pero el ángulo de estas cámaras era muy bajo y no podía apreciarse el panorama, sólo unos cuantos metros de vías acercándose y alejándose a toda prisa. Los rieles no tenían durmientes así que imaginé sería uno de esos trenes modernos, y eso explicaba también la ausencia de sonido.

Por último, todo lo que restaba en este lugar era una puerta sin detalles a mi derecha, con un pequeño espejo circular a la altura del rostro.

Ya con un poco de claustrofobia por lo pequeño del habitáculo, me puse de pie con dificultad y abrí la puerta. Pasé entonces a un pasillo bastante oscuro. Ahí noté de inmediato, que lo que decoraba la puerta no era un espejo circular sino una ventanita, pero que la falta de luz del corredor creaba el efecto espejado y sólo se veía de afuera hacia adentro.

Al levantar la vista hacia el frente por primera vez, quedé horrorizado. El pasillo parecía no tener fin, ni principio. La imagen era bastante simple: este angosto corredor encerrado por hileras e hileras de puertitas igual a la mía, ubicadas una tras otra con perfecta regularidad, y fundiéndose en las tinieblas allá a lo lejos. Escalofriante.

Al recuperarme un poco, me aventuré unos pasos al frente y miré por una ventanita hacia el interior de otra cabina. Me tranquilizó bastante el ver a una mujer dentro. La observé un instante y noté que reía y parecía charlar muy a gusto con otra persona a través de su monitor. Entonces continué avanzando y mirando por las distintas ventanas; algunos conversaban, otros miraban las vías por la pantalla, otros dormían, hasta que encontré a un hombre mayor llorando desconsoladamente.

Descubrí que éste observaba una fotografía en su monitor y continuaba lamentándose. Me dio tanta pena que le golpeé la puerta para intentar consolarlo, o al menos escucharlo. Pero el hombre no contestaba. Golpeé con más intensidad pero parecía no oírme y seguía sumido en su pesar. Decidí abrir la puerta para que me viera, pero no dio resultado, estaba cerrada y parecía muy firme.

Casi resignado y por marcharme, pude observar al acercarme un pequeño número escrito sobre el picaporte de su puerta: el ciento treinta y tres. Tuve allí una idea y volví de inmediato a mi habitáculo.

Me senté, miré con atención mi tablero de mandos, y ubiqué un teclado numérico. Marqué uno, tres, tres, y luego de leer varias teclas presioné una que decía “Llamar”.

La pantalla de la derecha se puso negra y apareció una leyenda: “Llamando”. Pasaron unos segundos y la cara del hombre desdichado apareció en imagen.

-¿Qué quiere? –me preguntó sollozando.

-Sólo quería saber qué le ocurre, si no le molesta –contesté.

-No, está bien. No se preocupé –dijo mientras se le caían las lágrimas.

-¡Vamos hombre! Cuénteme, lo escucho.

-Es que… Lo he perdido, para siempre –y rompió en llanto desconsolado.

-¡Vamos no llore por favor! ¿Qué ha perdido usted?

-A mi mujer. La perdí.

-Pero ¿Por qué dice que la ha perdido? ¿Qué ocurrió?

-Fue mi culpa, debí haber doblado a la izquierda –dijo ahora entrecortado -¡Pero no lo hice! ¡¿Por qué doblé a la derecha!? ¡Maldita sea mi suerte!

-¿De qué me está hablando, hombre? ¿Doblado a la izquierda? –ahora sí me había descolocado.

Mientras hablábamos, vi en el monitor de la izquierda que la vía se bifurcaba en dos, y el tren tomaba uno de los caminos.

-¡Claro! –agregó en un lapsus -¿¡Puede creerlo!? ¡A la derecha! ¿¡En qué estaba pensado, Dios mío!? Qué locura he hecho ¡Y ahora la he perdido! –volvía a reventar en lamentos.

-Oiga hombre, que no entiendo ni palabra lo que me dice.

-¿Qué más claro quieres que sea? Está clarísimo ¡Me equivoqué! ¿O acaso tú nunca te equivocas? –me contestó ahora medio indignado.

-Sí por supuesto, pero… creo que nunca me fue tan mal por doblar hacia otro lado. Además… ¿Doblar qué? ¿A qué se refiere? –el hombre en verdad me traía desubicado.

-Déjalo, no te preocupes, niño. Eres joven, no hagas caso a este viejo con sus tonteras –con un gesto de resignación y dispuesto a cortar.

-¡Espere! ¡Espere! –me apresuré –Hagamos algo, ábrame la puerta que voy a hablarlo personalmente.

-¿Que te abra qué? ¿Qué cosas dices, hijo? ¿De qué puerta me hablas?

-¡La puerta! ¡La que tiene a su derecha! En la otra pared en que no está la ventana.

-No sé a qué puertas o ventanas te refieres, chico. Mejor me despido, creo que ya entiendo por dónde viene el asunto –empezó a decir con gesto ya de desprecio más que de angustia -Eres uno de esos locos religiosos que ofrecen la salvación ¿No es así? Pues a mí no me enganchas con esas ¡Adiós! –y la pantalla se apagó.

Ahora me estaba asustando de verdad.

Corrí por el pasillo tanteando las puertas ¡Todas cerradas! Grité, golpeé, pateé, y armé el mayor escándalo posible. No hubo caso, nadie parecía prestar atención dentro de sus receptáculos.

Casi una hora después, ya desesperado y agotado, regresé a mi asiento para descansar de tanto correr. Entonces noté algo llamativo. Cada cuatro minutos exactamente, una nueva bifurcación se veía acercar por la pantalla izquierda. Segundos después, el tren tomaba un carril y la desviación se veía alejar hacia atrás por la pantalla derecha. Para tratar de entender un poco más esta situación, volví a acercarme a la ventana de otro habitáculo al azar, para esperar a ver qué ocurría.

Justo cuando la desviación se acercaba a través del monitor, la persona sentada se concentraba de manera casi meditativa, y comenzaba a teclear con tesón en su tablero. Entonces, una flecha se mostraba dibujada en la pantalla y, lo que yo siempre supuse que era el tren en que viajábamos tomaba el camino señalado por la flecha. Luego, la persona volvía a sus actividades regulares. Así, sin excepción, todos reaccionaban dentro de sus cabinas, y lo más curioso era que a cada uno le aparecía la misma flecha simultáneamente y el tren se mostraba tomando el mismo camino, ya fuera en una u otra dirección. Era obvio que estábamos todo en el mismo tren. O al menos para mí lo era.

No me costó mucho deducir entonces, que la gente trataba de tomar el control del tren con sus teclados. Y a decir verdad, parecían muy convencidos de lo que hacían. Pero, en ese caso ¿Quién tomaba en verdad la decisión? ¿Acaso era una elección conjunta? ¿O tal vez uno sólo? ¿O ninguno? Me dispuse a resolver este dilema y retorné una vez más a la única habitación a la que tenía acceso.

Me senté en el súper-confortable asiento y chasqueé mis dedos. Entonces escribí la palabra “Ayuda” en mi teclado y apreté la tecla “Intro”. En el monitor apareció el dibujo de un automóvil bastante lujoso. A un costado se veía también en la pantalla la flecha izquierda con la palabra “Éxito” en su interior, y más abajo la flecha derecha con la palabra “Fracaso” dentro. Segundos después, la pantalla se borró y un nuevo cruce se vio acercar en el camino. “No hace falta ser Einstein”, pensé, y tecleé la palabra “Izquierda” inmediatamente; para mi sorpresa -o no tanto- se dibujó en pantalla una gran flecha hacia la derecha. Volví a escribir “Izquierda” con más ímpetu. El tren dobló hacia la derecha y la imagen del auto tachado se hizo evidente junto a una gran “FRACASO” en letras mayúsculas.

De un salto me precipité hacia la puerta más cercana y vi a la mujer de al lado festejando unos cuantos billetes con la palabra “ÉXITO” en su monitor. Ya me veía venir el asunto.

Para quitarme todas las dudas volví a sentarme en mi lugar. Concentré toda mi energía destructiva y empecé a teclear frenéticamente cosas sinsentido, incluso hasta presionando varias teclas a las vez. En mi pantalla se visualizaba algo como “LKAFHPEHFJDSBGUIEP”, y etc. Presioné “Intro” y la cara de una bella dama se dibujo ahora. Esta vez la flecha derecha marcaba el éxito. Pocos minutos más tarde se acercó de nuevo la horquilla de rieles. Sin siquiera tocar nada, la flecha derecha hizo su aparición frente a mí y, efectivamente, el tren tomó esa dirección ¡Qué broma más macabra!

De cualquier manera parece que esta vez sí había “tomado” la decisión correcta y obtuve mi premio, ya que mi comunicador comenzó a sonar con una llamada. Contesté con una tecla y apareció el rostro de la mujer bonita.

-Hola mi amor –saludó como si nos conociéramos de mucho tiempo.

-Hola ¿Cómo estás? –decidí seguirle el juego -¿Qué andas haciendo?

-Nada, aquí pensando en ti ¿A ti cómo te ha ido?

-Bueno, la verdad ando con bastante suerte últimamente, al parecer…

-No digas eso, amor, no te quites mérito. Nada de suerte, tú sabes que eres muy capaz, no seas modesto chiquito.

-Uhm… mejor no digo nada.

-¡JA! eres hermoso, chiquito ¿Ya has pensado qué hacer más adelante? ¿Te has propuesto algo nuevo?

-Bueno… sinceramente estoy empezando a pensar que este tren no depende mucho de mí. Si me va bien no es por algo que yo haga o deje de hacer. Mis decisiones parecen tomarse solas.

-¿Qué locuras dices amor? ¡Claro que depende de ti y de tu capacidad! Cada uno controla su tren, ya sabes cómo es la cosa.

-¿Cada uno controla su tren? ¡No inventes! Si hay un sólo tren ¡Y estamos todos en él!

-¡JA! ¡JA! ¿Un sólo tren? Hoy te levantaste chistoso, mi chiquito. A veces me sorprendes con tus locuras debo decirte. Y creo que eso es lo que me vuelve loca de ti. Tú y nadie más que tú es responsable por tus logros, así que deja de negarlo.

-Pero ¿De qué logros me hablas? ¡¿De estas patrañas que aparecen en pantalla?!

-¿Y qué más quieres? Y no puedes quejarte con lo bien que te ha ido. Ahora resulta que son “patrañas”. No sé qué más pretendes de este viaje, mi amor.

-¡Pero si son idioteces, mujer! Y hablando del viaje ¿A dónde vamos?

-Bueno, cada uno crea su propio camino. Me asombra que me preguntes estas cosas existenciales. Por suerte tenemos nuestras pantallas hacia atrás, para poder ver los caminos equivocados que hemos tomado, y no cometer los mismos errores.

-¡DIOS SANTO!

Haré aquí una pausa para aclarar que eso no era más que una expresión, ya que yo realmente no creía en Dios. Al menos hasta ese preciso instante. Al frustrarme cada vez más con la conversación inútil, tuve la simple idea de correr la persiana para ver el paisaje. Y sin saber por qué aún no lo había hecho, la abrí.

Dios tiene que ser lo que vi en ese instante a través de esa ventana. Los ojos se me inundaron al apreciar lo que ante mí se ofrecía. Tantos colores juntos como nunca en vida podría haber imaginado. Así como mi asiento estaba diseñado para mí, el panorama que corría a mi lado también. Es tan personal que se hace difícil de dibujar, menos aún de escribir. Porque éste no era un paisaje agreste, o montañoso, o de lagos; era todo eso y más. Allí estaban mis seres queridos, pero no sólo mis familiares y amigos, sino todos los seres del mundo. Incluso los árboles y animales irradiaban un color tan cálido que me amansaba el espíritu. Lo que allí pude vislumbrar en ese instante era la compresión del universo. Era la verdad. Era la música, el aroma, la suavidad, la delicia, y el color del amor.

Tantas emociones y pensamientos nacieron en mi interior, que ahora no puedo precisar el tiempo que perduró esa escena. Pueden haber sido centésimas, o quizá siglos. Lo que ocurrió después, fue sólo mi reflejo en el vidrio. Y eso fue todo lo que quedó en la ventana: el paisaje, el viaje, la respuesta convertida en mí.

Con mucha paz dije –Oye ¿Por qué no miras por la ventana?

-¿Qué ventana, amor? ¿Estás bien? Te ves… raro.

-Hazme el favor y mira sobre tu hombro izquierdo.

-¡Vamos! Deja de jugar ya. No seas ridículo. Todo lo que tengo que ver está aquí en frente en las pantallas. Déjate de sueños y vuelve a la realidad.

-Sólo escúchame un segundo, hermosa, porque puede que sea lo último que te diga. Ojalá algún día puedas ver con tus verdaderos ojos, y no con esos que tienes en el frente de la cara, unos mucho más profundos. Espero que un día logres entender que en este tren vamos todos juntos, y sí, que hay uno sólo. Que comprendas que el control del viaje no depende de ti, por más que quieras creerlo, por más que necesites creerlo, no tenemos el control, únicamente podemos saber lo que nos toca. Cuando veas esto por ti misma, podrás entonces de una vez por todas relajarte, abrir la ventana, y disfrutar del viaje. Ese día espero logres comunicarle esto a otros. Mientras tanto tómatelo con calma, deja de mirar hacia atrás, y siente el amor que es todo lo que hay.

Luego desperté embebido en sudor; un verdadero alivio. Por suerte fue sólo un sueño.




Volver arriba Ir abajo
Azucena
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Cáncer Gallo
Cantidad de envíos : 667
Fecha de nacimiento : 22/07/1969
Edad : 49
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 06/03/2008

MensajeTema: Re: Viaje místico   Vie Oct 30, 2009 7:02 pm

Un sueño revelador donde la existencia entera y su comprension llego a ti.
Muy buen cuento
Volver arriba Ir abajo
http://aescribir.mundoforo.com   (Luna de Abril)
Susy
Moderador
Moderador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 7449
Localización : Uruguay
Fecha de inscripción : 10/11/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: Menciones Especiales en II Concursos Flash de poesía y el I Concurso Conjunto de Fotografia

MensajeTema: Re: Viaje místico   Vie Oct 30, 2009 7:28 pm

Solo un sueño????
Lo dices de veras?
Por favor!!
Lo que has escrito es tan real como que me llamo Susy y que te estoy escribiendo un comentario en este mismo momento, amigo!

Genial, fantástico, excelente!!
Mira, hoy es el segundo texto que he leído y me ha conmovido hasta lo profundo mismo del alma.
Es que contiene tantas verdades...! Dices cosas tan ciertas que tienen que ver con nuestra existencia, con nuestros logros y los no logros y que cada uno es dueño de su destino, por ley universal de Causa y Efecto.
De verdad, me has sorprendido gratamente!
Felicitaciones, animalSON !!
Volver arriba Ir abajo
http://sumysel.blogspot.com/http://groups.msn.com/TUYYO-CRECIEND
Marioes
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Pez Gallo
Cantidad de envíos : 4307
Fecha de nacimiento : 23/02/1957
Edad : 61
Localización : Uruguay
Fecha de inscripción : 14/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º Lugar en Concurso Honrando a la poesía 2012- 2º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: Viaje místico   Sáb Oct 31, 2009 2:00 pm

Excelente viaje, donde el hombre descubre la verdad de la vida.
Un solo tren en el que todos somos pasajeros, que tiene un destino comun y que entender eso nos hace realmente libres para difrutar de dicho viaje.
Reflexivo y amano de leer.

_________________
En busca de la Fortuna.
Marioes.
Volver arriba Ir abajo
sgrassimeli
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 5982
Fecha de inscripción : 07/04/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: CUANDO ME NOMBRAS- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: Viaje místico   Miér Nov 04, 2009 7:11 pm

Un texto que, por
momentos me llega con la profundidad del escrito en su realidad individual y
universal. El recurso del diálogo le da una cuota de agilidad para digerir lo
reflexivo del contenido. "Luego desperté embebido en sudor; un verdadero alivio. Por suerte fue sólo un sueño." Un final que se me antoja abierto. Ese mismo final es
el que, para mi, le otorga el sello (porque aunque suele ser un recurso común,
el tono de la afirmación le da un tinte personal).

Al márgen, por acá "miramos por la ventana" y vemos una lombríz tratando de cruzar el medio metro de pavimento sin quemarse por el calor y un pájaro que, de golpe, se lleva a la lombriz o una lagartija que atrapa una mariposa amarilla (bella, que estábamos observando) y se camuflea para no ser vista por nosotros...semejantes predadores (y hay más...así esos duendes aprenden de madre natura...con naturalidad. Y no es metáfora. Lo de los cuervos me lo guardo porque todavía me duelen los ojos. Ellos van en el mismo tren y mirando por la ventana). Que hay de destino y que hay de voluntad y acción personal para mí en la vida, eso me lo guardo. Que tengas buen viaje.
Un abrazo.
Silvina.
Volver arriba Ir abajo
Mateo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Escorpio Gallo
Cantidad de envíos : 5296
Fecha de nacimiento : 18/11/1993
Edad : 24
Localización : Montevideo-Uruguay
Fecha de inscripción : 07/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2ºLugar Concurso "Ecología", parte Textos, Octubre de 2010

MensajeTema: Re: Viaje místico   Miér Nov 04, 2009 7:45 pm

ENTRE TU TEXTO Y EL COMENTARIO DE SILVINA ME VOLVI MEDIO LOCO,CREO ENTENDER EL SIMIL ENTRE EL VIAJE Y LA VIDA,CREO QUE ENTIENDO TAMBIEN LA NECESIDAD DE MOSTRAR QUE DEBE SER UN VIAJE DIFRUTABLE Y QUE SE HACE ENTRE TODOS..LO QUE NO ENTIENDO POR QUE TAN COMPLICADO EXPLICARLO.

_________________
El amistad mejora la felicidad y disminuye la tristeza, porque a través del amistad, se duplican las alegrías y se dividen los problemas.

Mateo
Volver arriba Ir abajo
animalSON
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Pez Búfalo
Cantidad de envíos : 180
Fecha de nacimiento : 25/02/1985
Edad : 33
Localización : Chacabuco, Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 29/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: -Texto EXCEPCIONAL :Don Julio
Mención Mención:
Premios Premios: 3º Lugar en Concursos de Micro-relatos Letras y Algo Más -

MensajeTema: Re: Viaje místico   Sáb Mar 17, 2012 1:52 pm

Raid de agradecimientos Vie Oct 30, 2009 10:08 am

4 Gracias ------> Azucena
12 Gracias ------> Mateo
7 Gracias ------> sgrassimeli
10 Gracias ------> Marioes
5 Gracias ------> Susy


El índice general aquí
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Viaje místico   

Volver arriba Ir abajo
 
Viaje místico
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Planeando un viaje a Buenos Aires en Febrero, alguien tiene datos de alojamiento?
» BUSCO: Engranajes, cueros viejo, tubos de plástico.........
» El gran viaje (Ultimo mensaje de Norbert Legget)
» Viaje al fondo del alma .( EL , enamorado )
» Elcano o el viaje al fin del mundo

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: