LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 REDPUMKING Capitulo 1 (segunda parte)

Ir abajo 
AutorMensaje
Pinneaple

avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 7
Fecha de inscripción : 10/06/2009

MensajeTema: REDPUMKING Capitulo 1 (segunda parte)   Miér Jun 10, 2009 11:36 pm

REDPUMKING
Anime Fic Original

ARCHIVO 1: LOS JUGUETES NO RÍEN (Segunda Parte)


-Calma Joshua, tienes que tomarlo con calma…¿realmente estas seguro de que la viste?-pregunta Thomas sosteniendo el celular con la mano derecha mientras con la izquierda termina unos informes.
Joshua aprieta el celular a su cara protegiéndolo de la lluvia que había comenzado a arreciar, se refugió en el tejadito la parada del bus.
-No digo que sea Sara, quizás algún familiar, es posible Thomas.
-La aguja en el pajar, ¿He?, bueno si es posible, ¿piensas investigarlo?
-necesito permiso de un superior, pensaba que si tú me lo dieras…
Thomas comenzó a reír estridentemente haciendo que Joshua alejara el celular de su oído.
-Sabes Thomas, me da tristeza nuestra relación, debería alejarme de ti…solo me harás daño… a veces creo que solo me amas porque me necesitas.
-déjate de estupideces.
-¡ja!, tranquilo, sabes que yo también necesito autorización de los superiores, avisaré al comandante de esto, ¿puedo confiar en que esperaras?.
-¡tú sabes que si hermano!-dice Joshua sonriendo
- bien, por el uniforme que me describiste parece que la chica asiste a la secundaria “Tallesttree” ;¡A por cierto!, si te llegaran a atrapar recuerda que…
-no me reconocerán, no tenemos jurisdicción y si la policía me encarcela se me podría jugar como criminal o acosador de menores.
-¡JA JA!, no sería la primera vez.
-¡eso fue solo un accidente¡-dice Joshua un poco enrojecido.
-Yo estaré ahí hermano, no te preocupes…¡por cierto Janet reacciona a los medicamentos!.
-¿!en serio?!.
-no Joshua es solo una broma, ¡por supuesto que es verdad!- dice Thomas antes de colgar.
Joshua saca un cigarrillo, sin embargo el cigarrillo se rompe porque esta empapado, Joshua suspira profundamente.
-me duele cuando el buen tabaco se desperdicia- se dice para sí mismo antes de salir corriendo mientras el agua golpea su rostro moreno.

Thomas administras sus medicamentos a Janet por intravenosa, esta no despertaba pero al menos su cuerpo ya mostraba indicios de reacción, le temblaban los ojos y en ocasiones parecía que quería hablar; estaba tan cerca.
-si le hubiese ordenado que esperara no me hubiese hecho caso de cualquier modo, es bueno que sepa que tiene mi apoyo; ¿verdad Janet?.
Thomas le sonríe mientras sigue aplicando el verdiazul líquido.



El espacio negro se hacía cada vez más angosto, era un color que nunca había visto, era extrañamente cálido pero se respiraba frio, sus ojos le dolían pero también se sentían muy bien.
-¿En serio Janet?...¡Ja!, casi me engañas, eres una pequeña mentirosa, claro que no puedes hacer eso.
La voz de Sara se escuchaba cansada, Janet había recuperado un poco de juicio últimamente, resultado de los medicamentos.
-Sara…claro que puedo hacerlo…tienes que sacarme de aquí…tengo que advertirles…por favor…sé que no eres una mala persona.
-¡pero si te vas estaré sola, no quiero esta sola!.
Janet acaricia el vacio, una sensación húmeda llega a su yema del dedo índice.
¿Una lagrima?



La escuela era un monumento a la tecnología, aun así todo era de un vivo color verdoso, arboles crecían libres por las enormes áreas verdes que otras escuelas resultarían en muertos estacionamientos e insípidos caminos lúgubres.
-dios mío, Tallestree…¿Por qué estos lugares tienen que tienen que ser lo que sus nombres indican?-dice Joshua esperando a que la puerta de cristal se abra dejándole pasar, esta poco a poco bajo el mecanismo que resuena molestando a Joshua deja entrever la diferencia de ver a través de ella y sin ella; los verdes eran aun más vivos y hermosos.
En cuanto sintió el aire seco en su rostro llevándose las gotas de agua que rodaban por sus mejillas fue cuando razono la mayor diferencia entre adentro y afuera de la escuela; adentro no llovía en la absoluto.
-¿Qué carajo?- dijo Joshua mirando el cielo dentro de la escuela, la puerta terminó de abrirse con un “CLICK”.
El cielo estaba brillante y azul, las nubes danzaban blancas y felices sin amenazar con arruinar un buen día de picnic.
Varios chicos y chicas paseaban por el lugar, ninguno portaba zapatos, solo un pequeño sendero de concreto unía a la entrada con el edificio principal; unas cuantas jovencitas charlaban cerca de una fuente cuya agua era mucho más cristalina que el agua embotellada que el bebía.
-tiene que ser una escuela ecologista-dijo Joshua antes de razonar otra cosa- ¿Por qué hablo solo como si alguien me escuchase?, mejor voy a pensar las cosas…
“si, así esta mejor, ahora ya no parezco un demente”
Joshua observaba en rededor en caso de encontrar a “Sara”, esperaba no tener que pedir información pues no tenía ninguna sobre ella.
Sacó un cigarrillo una vez ya que sus manos estuvieron secas, pero justo antes de encenderlo su pecho comenzó a convulsionarse, su nariz le ardía y su boca sabía mal.
“que rayos”.
Se tuvo que hincar para no soltar arcadas de dolor, unos jóvenes le miraban divertidos y balbuceaban cosas que Joshua alcanzó a escuchar.
-míralo, no soporta el aire limpio.
¿Ha?.
“aire limpio…caray como duele”.
El aire puro peleaba espacio en sus pulmones contra el smog y el humo del cigarrillo, una pelea feroz que destrozaba el campo de batalla.

Poco a poco su cuerpo comenzó a asimilar su nuevo entorno, sudaba gordas gotas de sudor y su pecho ardía, las manos le temblaban y su boca sabia a dióxido de carbono; sabor al que ya estaba tan acostumbrado que ya no detectaba.
Decidió entrar al edificio para buscar asiento y alejarse de las miradas burlonas de los jóvenes.
Una última mirada para verificar si “Sara” estaba entre la multitud, nada, así que entró.

Las pizarras electrónicas le enviaban mensajes continuos sobre la importancia de cuidar el medio ambiente, y estas eran un claro ejemplo al ser hechas de material reciclable y biodegradable.
Una jovencita de piel tostada y pelos morenos le miraba curiosa escondida detrás de una esquina, portaba el uniforme escolar; una falda a cuadros roja, una blusa delgada blanca y una corbata negra con una hojita verde dibujada en la punta.
Joshua escurría agua por sus zapatos.
-estas empapado-dice la jovencita señalándolo.
-¿ha?...¡a si!, es verdad, gracias por decírmelo.
Joshua se disponía a encender un cigarrillo cuando la muchachita le sonrió dulcemente.
-no se puede fumar-abrió los ojos totalmente dejando ver unos bellos ojos grises.
-no veo ningún letrero.
-es por sentido común.
“¿¡me dijo idiota?!”.
Joshua un tanto irritado guardó el cigarrillo pensando que era peor que Thomas, a esta no podía gritarle ni decirle nada.
-¿estás buscando a alguien?.
-sí, ¿a quién podría preguntarle?
La chica le pide con su mano derecha que le siga, Joshua no teniendo más opción decirle acompañarle.
-me llamo Joselin.
-Joshua, mucho gusto.
El paso de Joselin es rápido y constante, se puede ver por su cuerpo que tiene una excelente condición física, por su desarrollo y rostro podría calcularse que tendría al menos 14 años.

Joselin se postra frente a una puerta con “Directora” grabado en una placa de metal.
Joseline le sonríe tímidamente antes de salir corriendo.
Joshua se dispone a tocar cuando no puede evitar sonreír.
-soy…¡soy terriblemente encantador!, ¿Qué se le puede hacer?.
Su cara estaba distorsionada por la felicidad, no se dio cuenta de que la puerta se abría y que alguien lo miraba.

-¿puedo ayudarle?-dice una mujer de complexión robusta y rostro agudo, vestía un traje color magenta.
-a sí, estoy buscando a alguien.
-a en ese caso pase, estaba a punto de marcharme, pero siempre tengo tiempo de atender a los padres.
-en realidad soy su tío-corrige Joshua mientras pasa a la oficina, la mujer le sigue por detrás.

La oficina es un ejemplo claro de lo que la rectitud y el orden pueden lograr: ni una sola mota de polvo, los libros ordenados por alfabeto muy bien cuidados.
El aire que despedía aquella mujer era el de alguien severo e imponente.
La mujer le pide con la mano que tome asiento, Joshua sigue asombrado con la pulcritud del lugar, un reloj con forma de gato estaba postrado sobre el escritorio y parecía que le miraba directamente.
-y bien, ¿Cómo se llama su sobrina?-dice la mujer tomando asiento.
Joshua mira la plaquita con el nombre de la directo: Yolanda LinBrocken.
-bonito nombre, Yolanda.
La mujer le sonríe fríamente, en cada palabra Joshua trata de mostrar humildad y un tipo de sumisión, las personas como ella te decían todo y hacían todo por ti si creían que ella mandaban, y eso él lo sabia aprovechar muy bien…
“¿ha…su nombre?...¡mierda no se me el nombre, como serás estúpido, te dejaste llevar por la conmoción del aire y por esa chica…¿ahora qué hago?!
Su corazón comenzó a latir muy rápido, se había equivocado, el plan era buscarla sin preguntarle a nadie, el dolor lo había hecho olvidar, había cometido un error tan idiota que si Thomas lo viera se reiría de él.
-¿y bien?-dice Yolanda con un poco de exasperación.
“existen cientos de nombres, bueno, elige uno que vaya de acuerdo a la región… espera, ya conozco a una chica del este sitio”.
-J-J-joselin-lo dice no muy convencido de su decisión.
Joshua decidió que aunque no era la chica que buscaba le daría tiempo para buscarla por el mismo, agradecía la compañía de Joseline.
Yolanda tecleo velozmente el nombre dado, Joshua suspiró al agradecer que no le pidiera apellido.
-solo tenemos una Joseline…Joseline Bean, ¡vaya es la hija del profesor Gustav Bean!.
Joshua respira aliviado, ya no tendría de que preocuparse, ahora tenía el tiempo y la buena suerte de su lado.
-por cierto, me alegra que estuviese charlando con Jacqueline.
-¿ha?
-Jacqueline, la chica que le acompañó hasta aquí.
Yolanda sonríe amablemente mostrándole un monitor encima de su cabeza, Joshua se sorprende al saber que tenían cámaras en los pasillos.
-por su expresión deduzco que no le dijo su verdadero nombre, no me sorprende, esa chica no tiene padres ni un hogar al que volver; en una ocasión la encontré robando panecillos, le ofrecí alojo por ayudar en la escuela. por respeto a las reglas del colegio y a los demás alumnos le pido que porte el uniforme escolar; ¡claro que también la educamos!, no importa quién, recibe educación en mi escuela-dice Yolanda orgullosa de sus palabras.
Joshua sonríe también, después de todo gracias la chica podía investigar sin que le preguntaran que hacía.
Joshua se levanta dispuesto a despedirse de la directora.
-espere, necesita introducir sus datos de visita, para saber quien merodea por ahí.
-claro, será un placer…
Joshua no termina la frase cuando Yolanda gira el monitor y este puede ver la foto del folder que apareció en la pantalla; era ella, “Sara”, aunque su nombre era Joseline, su sangre se heló y sintió un nudo en el estomago, no podía creerlo; por mera suerte del destino y un error había encontrado directamente a su objetivo.
“¡tengo una suerte de puta madre!”.
Tuvo que controlarse para no saltar de alegría, este se registró con un nombre falso y se despidió amablemente de Yolanda, esta le acompañó a la puerta para inmediatamente cerrarla después de que Joshua saliera.
“este definitivamente es mi día”.


Una profesora que vestía una blusa color vino y una falda por debajo de las rodillas tenía una sensualidad estricta; mantenía sus ojos clavados en la clase que no comentaba ni una sola cosa y solamente mantenían su atención en los libros.
“esto se pone cada vez mejor”, piensa Joshua al ver a la profesora a través del cristal a la altura de su pecho en la puerta, este da ligeros golpecitos en esta.
La profesora se sorprende por el abrupto, se coloca unas gafas que estaban sobre su escritorio para poder ver mejor al visitante.
“no sé porque, pero así se ve mejor”
La profesora se dirige a abrir la puerta, no sin antes dar otro vistazo a la clase que no se inmuta ante la visita.

-buenas tardes, disculpe que los moleste, pero me gustaría hablar con Joseline.
-¿y usted es…?
-soy el tío de Joseline.
-mi más sentido pésame señor- dice la mujer mostrando una señal de respeto.
-¿ha?
-por su hermana, se que debe ser duro perder a alguien tan cercano, Gustav me comento que fue hace mucho tiempo que perdió a su esposa…¡o lo lamento!, no debí suponer así, pero como Gustav no tiene hermano yo…-la profesora se sonroja un poco cautivando mas a Joshua.
-no tiene importancia, yo no considero que haiga muerto, se que algún día la veré de nuevo-Joshua trató de fingir una voz quebrada.
-espere por favor-dice la profesora entrando de nuevo a salón- Joseline aquí hay alguien que quiere hablarte.
Una chica se levanta, era ella, la aguja en el pajar, aunque esta arquea las cejas ante este aviso.


-se que debe parecer extraño que alguien desconocido venga a buscarte pero necesito que…
-ya basta, dile a ese bastado que ya perdió, no importa lo que haga…¡parece que no piensa rendirse!.
Joshua y Joseline conversan un poco alejados del salón, Joseline era como un reflejo de Sara, Joshua estaba seguro que tenían algún parentesco.
-no se dé que me hablas…yo solo quería hablar sobre Sara.
La chica abre los ojos de par en par, después una sonrisa maliciosa se dibuja en su rostro destrozando su hermoso rostro angelical, de la misma manera que la falta de conciencia destrozo el de Sara.
-así que encontraron a Sara…acércate.
Joseline jala a Joshua hacia ella, le ve directamente con una mirada de fuego y muerte.
-veras, quiero que te largues y nunca vuelvas…sabes, desde este punto nadie puede verme, y por el movimiento parece que tú me has jalado, si en este momento comienzo a jalonear puedo fingir que estas abusando de mi…te meterás en terribles problemas.
Un eco fantasmal llenó el pasillo, una voz que solo Joshua podía oír, voces acusadoras y crueles, burlonas, voces que ya habían destrozado su vida una vez. No pudo evitar tragar saliva y sentirse débil.
-¿así?, no lo creo tan sencillo-dijo Joshua fingiendo valentía.
Joseline sonrió aun más, tanto que sus dientes blancos y aperlados se alcanzaban a asomar.
-yo tengo 12 años y tu cuantos…¿25?, me creerán mas a mi por supuesto.
Joshua sentía que sus piernas se quebraban, sueños malignos del pasado revivían, le pinchaban los nervios al punto de querer escapar de lugar.
No se dio cuenta cuando Joseline llamó a la puerta pidiendo permiso para entrar, segundos después ingresó al salón dejando a Joshua solo con sus ecos.


CONTINUARÁ…
Black & White
Volver arriba Ir abajo
 
REDPUMKING Capitulo 1 (segunda parte)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» SEGUNDA PARTE DE EL NOMBRE DEL VIENTO DE Patrick Rothfuss
» Pandemonium (Segunda parte de la saga Delirium)
» La evolución de Calpurnia Tate de Jacqueline Kelly
» "La Malquerida": El Destrozo de un Clásico (Crítica Final)
» Tribal fusion Steampunk, actuación

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: