LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 Cuentos de verdad ( 1ª parte )

Ir abajo 
AutorMensaje
Elisa Lattke
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Elisa Lattke

Femenino
Capricornio Serpiente
Cantidad de envíos : 2667
Fecha de nacimiento : 27/12/1941
Edad : 77
Localización : Dentro de mí.
Fecha de inscripción : 28/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: Cuentos de verdad ( 1ª parte )   Lun Abr 20, 2009 6:52 pm

CUENTOS DE VERDAD

Quiero empezar esta parte de tal manera que puedan figurarse el lugar donde pasé mi infancia. Todo transcurre cuando tenía más o menos cinco años y cerca de los siete u ocho años, aunque recuerdo perfectamente años anteriores de mi vida y mi familia.

El pueblo más cercano al lugar se llama Florida en el departamento del Valle del Cauca. Cuya capital es la ciudad de Santiago de Cali. (Ethel, nuestra compañera del Foro, conoce estos lugares de referencia, costumbres y demás por aquél entonces.)Nada de aquello ya es igual. Entre los colonos extranjeros que se apoderaron de inmensas cantidades de terreno y, la inseguridad creada por la guerrilla, las malas administraciones de la región cafetera y platanera como azucarera y cacaotera, acabando con los humedales naturales por la explotación de grandes zonas, para el cultivo de otros cereales y explotaciones variadas, se le comió un terreno importante a la selva con la venta de la madera y la llegada de campesinos indígenas, que antes habían vivido en la altura media de la cordillera de Los Andes, de sus cultivos naturales y madera, pero sobre todo de la clase campesina en minifundios expropiados por la guerrilla para el cultivo de coca y, si no podían complacerles les obligaban a marcharse con amenazas o se tenían que ir, somo siguen yendose hacia los pueblos y ciudades grandes, para no contribuirles evitando ser cómplices de sus impunes crímenes e injusticias sanguinarias, siempre en pro de unas 'razones patrióticas' que son la tapadera del casiquismo, el abandono político y sobre todo de la falta de valores humanos en la clase más responsable, que es la que alterna la política entre liberales y conservadores por siglos; con los mismos fallos de siempre. Corrupciones administrativas, presiones, miedo a las organizadas bandas de delicuentes del narcotráfico y en suma, al enriquecimiento fácil, caiga quien caiga. Mi país es demasiado grande y la orografía del terreno y las grandes extensiones de monte y selva virgen, facilitan a los enemigos de la patria y de la propia vivir del cuento y de la muerte... ¡Pero ese es otro cuento de verdadero terror que a todos los colombianos nos sangra en el alma!

Se robaron a la selva grandes extensiones de terrenos vírgenes, desviando afluentes y ríos naturales para zonas de regadío. Cuando fui con mi madre y una de mis hijas, todo aquello era irreconocible después de 40 años de ausencia (2001), salvo su antigua iglesia colonial y la nueva como algún edificio emblemático. Unos cuantos ancianos de la edad de mi madre que aún la recordaban , como a mí, "la traviesa monita amiga de las ranas que siempre estaba subida en los árboles"....Para la menor de mis hijas fue emocionante todo aquello. Aquellos ancianos por entonces rondaban los 80 y 90 años y, sus hijos, gentes mayores que yo algunos de ellos y otros algo más jóvenes, nos recordábamos un poco.


Primera parte:


Sí, así ha sido siempre en todas partes del mundo por lo que oigo. En América se utilizaba el cuento oral e improvisado o las leyendas, para que los niños se fueran a la cama. Aunque luego no podían ni dormir a causa del miedo que algunos cuentos les dejaba en el cuerpo y, llenos de ansiedad y llorando, terminaban por dormirse en la cama de sus padres donde se sentían seguros.


Una vez, ‘mi maga’, como llamaba a mi abuela materna nos contaba uno de esos cuentos sobre hadas, brujas, duendes y "aparecidos" como: "El hombre sin cabeza", "La pata sola", "El hojarasquín del monte", "El Judío errante"... un largo etcétera de realidades y leyendas, pero no a la luz de la lumbre, porque la casa estaba en pleno campo rodeada de montes espesos. Los espacios eran muy grandes dentro de ella, teniendo que cerrar algunos puntos que llevaban a los jardines, patios traseros y solar abierto con lindes aun potrero de ganado y monte cerrado y selvático; así que no podían contarnos los cuentos "a la luz de la lumbre" como era la costumbre en otros hogares, porque la cocina estaba a treinta metros del salón y, si nos entraba ganas de ir al servicio o retrete, por miedo de ir solos siempre iba mi abuela o mi madre con una vela o farolillo de petróleo, alumbrando el camino. Había que caminar más cien metros largos desde la puerta trasera de la casa e internarse, por un camino de tierra por uno de los patios pasando al enorme solar, que estaba lleno de árboles frutales, maizales de cultivo y todo lo demás, era salvaje como los cafetales, plataneros, naranjos, papayas, cocoteros, piñales, cacaotales, guayabal, badeas, chirimoyos, guanábanos, mangos, mamoncillos, anones, chiminangos, piñuelas, guamos, chambimbes, “tapaculos” o papayuelas, platanal, ceibas y un cachimbo donde siempre había buitres al estar el potrero de ganado bovino cerca. A veces aparecía alguna muerta y ellos se encargaban, como 'buenos inspectores de higiene' de dejar limpio el potrero de carne en descomposición.

Así que, hasta llegar al otro extremo del enorme solar, que ocupaba nuestra residencia habitual, si teníamos que ir de noche debíamos hacerlo siempre acompañados. El recurso habitual era las típicas bacinillas u orinales de loza esmaltada con tapa, que se usaba en todos los hogares por aquél entonces e una por cada usuario, haciéndose cargo... Si no daba abasto se utilizaba el menos lleno para 'aligerar' lo que fuese... Y se sacaba fuera de la habitación (...), eso que por el día la caseta de nuestra letrina era diferente a las del resto de las casas del pueblo. Se los refiero por qué: La nuestra era muy cómoda y simpatiquísima. La había hecho mi abuelo que era ebanista, carpintero y constructor de casas. El diseño era de mi padre que procedía de Australia y él también había hecho una en el bosque donde residía por temporadas, antes de casarse con mi madre. Así que las indicaciones de mi padre no se dejaron esperar, la acequia o arroyuelo de agua corriente era la mejor utilidad y no los 'chamizos a modo de caseta que utilizaban nuestros vecinos. Más de uno tenía que levantar el trasero a causa del aumento de la corriente o de un buen resbalón al ir apurados. Las aguas de dos arroyuelos cruzaban nuestra propiedad y era útil a todos los demás vecinos por dónde seguía circulando, siendo nosotros los más aledaños al monte cerrado los primeros.

Ver allí nuestra letrina puesta, pintada con los colores de la insignia nacional de Colombia, con puerta, ventanuco abatible y acristalado, su cortinita y agua corriente sin "tirar de ninguna cadena", era todo un lujo. Se levantada sobre una estructura de hierro y troncos de madera muy sólida y no dejaba de llamar la atención a quienes la utilizaban. Mi madre tenía revistas en castellano, alemán e inglés para los visitantes y algunas en francés. Mi padre sabía varios idiomas. El problema era cuando llegaba el sonido de la banda municipal tocando sus instrumentos de viento y percusión, pues pasaba por todo el pueblo cruzando un camino aledaño a nuestra propiedad. Cuando era una "fiesta patria" el viento traía las notas del himno nacional... y mi madre y mi abuela, tan patriotas ellas si estaban en la caseta, olvidaban lo que estaban haciendo y se levantaban firmes como un palo tieso, poniendose la mano en el pecho.
Siempre habían anécdotas muy graciosas sobre sus 'deberes patrios' y del cuerpo.(...)

En la letrina al aire libre no se concentraban ni los hedores por el agua corriente circulante. en realidad esto sí que era un verdadero inodoro. Hasta se veían "cangrejos americanos" en el fondo de la acequia y algunos pececillos y sapos. Las ranitas estaban en el primer jardín donde había una charca, con plantas de hojas tan enormes que podían servir de paraguas. Era mi lugar preferido. Allí pasaba mucho tiempo sentada sobre una enorme piedra con mi mascota al lado, un perrro de caza precioso, mientras leía o estudiaba. En la otra acequia las gallinas, si pillaban un cangrejo se lo comían a picotazo limpio... o los pobres lagartos; ratones y topillos eran menú de las aves de corral... "¡Así estan de hermosas y ricas!" -decía mi abuela cada vez que había que "retorcerles pescuezo" a una para comer. Eso me obligó a ser vegetariana y añadir un sufrimiento más a mi madre, "para que estés sana y tengas una alimentación equilibrada, tienes que comer carne"... (¡Puaf!)

En caso de lluvia si estabas dentro de la letrina se bajaba el techo abatible, pero dejaba pasar la luz solar o de la luna si era de noche. Siempre había un farol de petróleo, fósforos o un candelero con velas. "Si tiene estreñimiento cuente las estrellas y relájese, dese golpecitos en las rodillas con los puños y ría mucho"... Decía un letrero en inglés y castellano y por debajo la imagen de una caricatura de Adolf Hitler haciendo del vientre. Al lado, en una repisa un tarro con dardos por si alguien quería 'jugar' un rato con "el Führer". A los amigos judíos de mi padre, les encantaba hacerlo. Siempre estábamos quitando los diez dardos de la imagen destrozada y poníamos la que nos apetecía de los recortes de prensa o revistas; mi padre volvía a poner otra cara del mismo para que sus huéspedes se relajaran en tal sitio. También se podía leer len os recortes de prensa atrasados, mientras se esperaba..., aunque fuese en pequeñas cuartillas que se arrugaban manualmente para facilitar su uso. (...) La gente que pasaba al retrete y no conocía el lugar, soltaba una enorme risotada haciendo volar hasta las aves. Otros, después de un rato y salían como nuevos.

Mi abuela solía merodear por el lugar con cualquier pretexto porque no quería perderse las risas de los huéspedes o invitados. Para ella todo era divertido, jamás la vi llorar. Nos robaban a menudo muchos animales de corral o envenenaban los perros. No valía que ella o mi madre diera gallinas o pollos a cambio de nada, frutas y hortalizas y hasta les invitaba a comer a los mismos ladrones. Es que "los gringos sois ricos"... Y mi madre les contestaba: "No es eso, es que no pierden el tiempo y trabajan para disfrutar de su esfuierzo, no van a pedir ni esperan con la mano en la mejilla y lamentándose..., no son atenidos, descarados, se lo ganan o estudian para conseguirlo. Trabajan." ¡Ni se inmutaban, creían que era obligación darles a cambio de su sonrisa y su pereza. Mi madre se pasaba horas enteras en la huerta o con sus plantas de jardín, porque vendía las orquídeas a alguna tienda de la capital que se las encargaba; por la tarde iba a coser camisas o ropa infantil al taller de una amiga. Así aprendió a hacernos la ropa y la de todos, pero también vendía fruta que nos sobraba y muchas cosas se regalaban antes de que se pudrieran. La tierra era muy generosa y nunca nos faltó de comer. Otras cosas nos la traía nuestro padre o dos tías de la capital cada quince días o, íbamos con nuestra madre para ello. Aprovechábamos para ir al cine, compartir fiestas con amigos o hacer otro tipo de vida para relacionarnos con más niños de diferentes culturas y "aprender a comer kosher". Siempre pernotábamos en familias con un estatus social elevado, muy religiosas y puritanas, su comodidad era ya de herencias y tradiciones, pero las mujeres de la familia apenas tenían cultura. Eran los varones los que viajaban y estudiaban. Así que mi madre "casada con extranjero sabía demasiadas cosas porque también leía mucho y de todo un poco". Su conversación era muy amena y su voz dulce llenaba esos atardeceres en los comedores de esas casas tan suntuosas, que en nada se parecían a la nuestra, rústica y sobria en todo con olores de monte y a plumas de aves.
...


Sigue...

[b]
[color=blue]Elisa


Última edición por Elisa Lattke el Mar Abr 28, 2009 6:27 pm, editado 4 veces
Volver arriba Ir abajo
http://lacharcadeelisa.blogspot.com/
mariazul11
Moderador
Moderador
mariazul11

Femenino
Cáncer Dragón
Cantidad de envíos : 6336
Fecha de nacimiento : 11/07/1952
Edad : 66
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concurso Honrando la Poesía 2012

MensajeTema: Re: Cuentos de verdad ( 1ª parte )   Lun Abr 20, 2009 8:22 pm

Elisa: no te digo que lo leí en detalle, no me anda la impresora y cuando algo me interesa mucho lo imprimo, no puedo sentirlo de veras si no está en el papel pero en una rpimera lectura me parece tan interesante, yo soy hija de un matrimonio mixto, mi mamá era de familia judía y mi papá católico, ninguno ejercía la religión demasiado y ese choque de culturas me marcó porque no las entendí bien de chica y nadie me las explicó. Te leeré detenidamente pero me fascinó la historia.
beso grande
Lili Like a Star @ heaven

_________________

Los espero los sábados 20 hs para compartir música, poemas, temas de debate y sobre todo sentimientos
RADIO VOCESYLETRAS
http://www.letrasyalgomas.com/forum
http://radiovocesyletras.blogspot.com.es

Espero nos envíes tus preferencias musicales, tus propuestas de temas de debate y tus escritos que serán leídos con todo respeto y mucho cariño
Mi mail personal es
noralilianaf@yahoo.com.ar
Volver arriba Ir abajo
http://lilifrezza.blogspot.com/
Eleonor
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Eleonor

Femenino
Libra Tigre
Cantidad de envíos : 1213
Fecha de nacimiento : 21/10/1950
Edad : 68
Localización : De nuevo en mi paisito.URUGUAY
Fecha de inscripción : 06/03/2008

MensajeTema: Re: Cuentos de verdad ( 1ª parte )   Lun Abr 20, 2009 9:06 pm

Que linda historia,recuerdos que se hacen sentir en estos cuentos de verdad.
Preciosos recuerdos hechos cuentos,te felicito,las imagenes son muy claras.
Volver arriba Ir abajo
Jaime Olate
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Jaime Olate

Masculino
Capricornio Dragón
Cantidad de envíos : 2034
Fecha de nacimiento : 17/01/1941
Edad : 78
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 01/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: -Escritor con textos DESTACADOS
Mención Mención: Lobo ,El Detective. Texto EXCEPCIONAL
Premios Premios: 1ºLugar Concurso "Ecología" parte Textos, Octubre de 2010

MensajeTema: Re: Cuentos de verdad ( 1ª parte )   Miér Abr 22, 2009 1:44 am

Elisa, querida amiga, he leído esta primera parte y mi comentario salió de mi boca casi sin darme cuenta: "¡Simplemente extraordinaria!".
Eres una narradora fuera de serie, en la planificación has puesto mucho cuidado con los tiempos, indudablemente el desarrollo, por lo menos en esta parte, es impecable. Cada anécdota es una pequeña historia sazonada con detalles que hacen sonreír.
Para qué hablar del amplio léxico y de aquellas expresiones locales desconocidas para este chileno. Es un placer leer a alguien que se preocupa del buen castellano, de hecho eres una maestra y quizás des clases de nuestra difícil y hermosa lengua.
Soy terriblemente calmado para leer, en especial cuando se trata de un buen escritor, escritora en este caso; uno aprende leyendo a quienes saben hacer una historia, con un amplio bagaje de vocablos y una perfecta aplicación de la gramática.
Un alegrón poder leer tus historias.
Jaime
.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuentos de verdad ( 1ª parte )   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuentos de verdad ( 1ª parte )
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El Lado Oscuro de los Cuentos Infantiles
» Versiones posteriores de Cuentos tradicionales y sus Oscuros origenes D:!
» Gracias por formar parte de esta familia, holaa!
» Nuestra Verdad...
» ¿De verdad merece la pena que la Senda Real sea parte del Anillo?

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: