LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 El Beso, evangelio de la Caye, parte 21

Ir abajo 
AutorMensaje
Caye
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
León Búfalo
Cantidad de envíos : 500
Fecha de nacimiento : 20/08/1961
Edad : 57
Localización : Tarragona, España
Fecha de inscripción : 21/11/2008

MensajeTema: El Beso, evangelio de la Caye, parte 21   Mar Mar 10, 2009 5:41 am

EL BESO, PARTE 21


Judas caminaba hacia el templo con determinación. Era el momento de encontrarse con el escriba Zerat. Debía acompañarlo al monte de los olivos, el lugar donde habían acordado acudir los discípulos con Jesús de Nazareth.

Tenía muy claro su cometido. Una vez arrestado, los zelotes se pondrían en contacto con los guardias del templo para que secuestraran a los saduceos, obligándoles a declarar a Jesús el rey de los judíos. De cualquier forma, Jesús tenía además sus aliados en el Cielo. Aunque lo que mas tranquilizaba a Judas era su inmenso poder del que había sido testigo durante el tiempo en que lo había acompañado. Era sin lugar a dudas el Hijo de Dios hecho hombre.

Durante el camino recordó uno de los milagros del que fue testigo tan solo él. Un milagro que no fue nombrado ni conocido por nadie, por no ser significativo para la multitud, sedienta de fenómenos mas escandalosos. Judas era un erudito y mantenía unos valores que se escapaban para el resto. Por ello, lo que para los demás pasaba desapercibido, para él era una muestra de la verdadera Grandeza del Rabino.

Recordó aquella mujer que arrastrando sus pies y afligida le pidió ayuda para acercarse a Jesús, pues una gran multitud le rodeaba y era prácticamente imposible para ella avanzar entre tanta gente amontonada. Le dijo que había caminado por varios días para “tocar” a Jesús, puesto que estaba convencida de que nada mas tocándolo, sería curada. Judas acompañó a la mujer, apartando como pudo a los seguidores de Jesús asta que por fin llegaron a Él. Lo que sorprendió a Judas fue que aquella mujer, extendió sus dedos para tocar el pico de la túnica de Jesús y en ese momento, El Maestro se gira y dice:

-Alguien me ha tocado.

Nadie prestó atención. Le estaban tocando muchas personas, de hecho, estaba rodeado de personas que le tocaban y aquella mujer lo que tocó en verdad fue la túnica. La mujer marchó de allí curada y nadie mas se dio cuenta de aquel detalle. Solo El. Jesús, tras haber desaparecido aquella mujer entre la multitud, ya curada, miró brevemente a Judas, sabiendo que éste, si que había presenciado el detalle. Detalles que le hicieron comprender su verdadera naturaleza profunda. La sutil diferencia entre tocar y “Tocar con una gran Fe”. Don del que los demás carecían. Por eso Judas debía ser quien le entregara. Alguien capaz de ver mas allá de lo aparente. Alguien que pudiera ver la finalidad de la adversidad para el crecimiento de su Gloria. Alguien que, además estaba llamado para eso, que había pactado su “Traición” con el mismo Cristo, allá en los cielos, confirmándolo ahora, en ese momento crucial.

No haría falta un baño de sangre para elevar a Jesús a su grado de Rey de los judíos. Todos acabarían comprendiendo su Gloria... todos.

Lo que para Judas era evidente, no lo era tanto para los demás, pero éste era incapaz de darse cuenta en esos momentos. Con la mente limpia de temor y de dudas, caminaba resuelto hacia su destino.

Al fin y al cabo todo se reducía a una maniobra política, donde Jesús, una vez que pudiera comparecer ante el Sanedrín demostraría sus capacidades para traer la paz a Israel. Eso interesaba tanto a romanos como a judíos.

Estaba pleno de esperanza, pese a que ignoraba como se iban a desarrollar los acontecimientos.

Jerusalén era un hervidero de gente, por las fiestas de la pascua. Mas, aquellas horas de la madrugada el camino fue solitario. Apenas se cruzó con media docena de personas.

Al llegar al Templo, Zerot y sus guardianes le estaban esperando.

-Aquí llega el apóstol “Fiel”. ¿Qué nueva me traes, pervertido?.
-Jesús se encuentra ahora en el monte de los olivos, está con el resto de los apóstoles, pero ellos duermen, será sencillo apresarle.
-Bien, no perdamos mas tiempo, ¡Vamos!.

Mientras caminaban a paso ligero y en silencio hacia el monte, Judas sentía ya en sus labios el inmenso deseo de besar a Jesús. Sus labios eran como ventosas llenas de vibración y deseo. Se iban a besar. Pero ambos sabían que aquel beso no tenía nada que ver con los besos humanos. Era un beso de conciencia, uno de esos besos que él añoraba de cuando vivía en su constelación original: Sirio. La estrella del amor, a la que pertenecía originariamente, antes de caer en las garras de la tentación de los rebeldes. Recordó entonces, mientras caminaba, que esa era su oportunidad de recuperar su rango espiritual, perdido tras unirse al ejército de Lucifer. Pronto descubriría que habían sido engañados, que aquel plan para la evolución de los mundos escondía una tiranía expresa hacia los habitantes de los planetas de tipo Ur, donde se estaba realizando el experimento mas arriesgado y valioso de la Creación. Descubrió que el verdadero plan de Lucifer era perpetuar su soberanía en aquel diminuto reino, a costa de someter a sus habitantes a todo tipo de sufrimiento y manipulación. Restándoles toda oportunidad de salir de aquel circulo vicioso de emoción, pensamiento negativo, lucha, venganza, dolor. Y claro, Emmanuel no estaba dispuesto. Por ello, decidió bajar en forma humana para, desde esta dimensión física y densa, sellar las puertas del mal y ofrecer una oportunidad a los habitantes de esos mundos a través del amor y el perdón. Traer la Paz necesaria para que dejaran de ser el alimento de sus carceleros. Lo que Judas no sospechaba en aquel momento, era que, para lograr semejante proeza, era necesario alcanzar el “Cuerpo Glorioso” a través del sufrimiento, muerte y resurrección del Cristo. Entidad que habitaba en Jesús desde hacía tres años.

Después de aquella experiencia en la nave, la mente de Judas tan solo recordaba lo mas preciso y necesario para realizar el plan. Él mismo, mucho tiempo atrás daría el consentimiento para tal actuación, de no ser así, jamás los miembros de la Confederación Galáctica, los miembros de la Gran familia de la Luz, habrían osado alterar su libre albedrío. Derecho genuino otorgado por compensación a los humanos de la Tierra. Destinados a convertirse en Dioses Creadores con la rapidez de la inmediatez. Opción a la que ningún otro Ser podía siquiera alcanzar en sus sueños.

Una gran aventura que comenzó por impaciencia y terminó siendo una oportunidad trampolín para cualquier Ser que deseara convertirse en Creador de forma inmediata. Pasando, eso si, por los laberintos de aquel campo de pruebas llamado: “Urantia” Onceavo planeta Ur, del sistema de experimentación del caos.

Pensando todo eso, Judas se sentía muy por encima de las burlas de los guardianes del sanedrín, que le miraban con reproche. Así le seguirían mirando por el resto de la historia, hasta el día en que llegara el verdadero despertar del planeta. El fin de los tiempos, donde el sello de Lucifer quedaría roto y se realizara el juicio final.

Cuando se mira desde arriba, se puede contemplar el contexto de todo con mas perspectiva y por tanto, sin juicio. Pero ese privilegio era tan solo para él. Por ser quien era, por su origen Sirio y por su voluntad de redimirse, habiéndose unido al rebelde. Solo él conocía las tramas y maniobras del “oscuro”, pues había sido uno de ellos... muy antiguamente. En su fuero interno se almacenaban memorias determinantes para ser capaz de tamaña misión. Se había equivocado y esta era la forma de pagarlo. Y sobre todo, de remediarlo, por el bien de todos aquellos que ahora, le estaban mirando con burla y odio. Y de todos los que, mas delante le condenarían al olvido y al desprecio.

A lo lejos ya divisaba la silueta de Jesús. Aquella blanca túnica que brillaba en la oscuridad. Su paso sereno, seguro, altivo. Los apóstoles dormían y Jesús parecía estar esperándole.


CONTINUARÁ...
Volver arriba Ir abajo
http://germanmontoya.en.eresmas.com/INDEX.htm
Ignacio Araya D
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 7399
Localización : La Serena, Chile
Fecha de inscripción : 06/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º y 3° Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: El Beso, evangelio de la Caye, parte 21   Mar Mar 10, 2009 5:33 pm

Nuevamente un gran relato Caye, ésta vez se profundiza en la importancia de aquel beso, para la humanidad...un relato iundudablemente de transición y puente para lo que viene, en donde Judas, vislumbra los verdaderos alcances, el porqué de todo y su recuerdo con aquel ser que ama de manera incondicional...

Espero los proximos amiga, sigue bueno esto...

Un abrazo,

Ignacio
Volver arriba Ir abajo
http://ignacioarayad.blogspot.com
Susy
Moderador
Moderador
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 7449
Localización : Uruguay
Fecha de inscripción : 10/11/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: Menciones Especiales en II Concursos Flash de poesía y el I Concurso Conjunto de Fotografia

MensajeTema: Re: El Beso, evangelio de la Caye, parte 21   Mar Mar 17, 2009 12:02 pm

Ahhh.... ayer te leí el 22 y resulta que no te había dejado mi
comentario en éste, Caye, no porque no lo haya leído.
Lo leí si, y no sé que fue lo que me pasó que me distraje y no te
dejé mi comentario.

Bueno, tú sabes lo que pienso de esto.
Pienso que es más que un relato o novela literaria...
Tengo la plena seguridad que detrás de este relato, hay muuuuchooo mas!!

Un abrazo, amiga querida.
Y... otra vez, me pongo de pie y te aplaudo Caye Bravo
Volver arriba Ir abajo
http://sumysel.blogspot.com/http://groups.msn.com/TUYYO-CRECIEND
sgrassimeli
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 5982
Fecha de inscripción : 07/04/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: CUANDO ME NOMBRAS- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: El Beso, evangelio de la Caye, parte 21   Mar Mar 17, 2009 12:55 pm

Sólo quiero decirte que pasé a leerlo (y que tengo que ponerme al día con las otras entregas de estos relatos...) y se puede espiar algo grande...una visión sumamente subjetiva-nueva pero universal en estos relatos.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El Beso, evangelio de la Caye, parte 21   

Volver arriba Ir abajo
 
El Beso, evangelio de la Caye, parte 21
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El beso. (Evangelio segun Caye) parte 12
» La historia y el regreso de Kopa [Parte 1]
» Gracias por formar parte de esta familia, holaa!
» Kundalini y el primer beso.
» Guerra Civil: Distintivos de Destino Parte 5

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: