LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 EXPERIENCIA RELIGIOSA (PRIMERA PARTE)

Ir abajo 
AutorMensaje
Liel Cor
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Liel Cor

Femenino
Sagitario Gallo
Cantidad de envíos : 7421
Fecha de nacimiento : 13/12/1957
Edad : 61
Localización : VILLARRICA -CHILE
Fecha de inscripción : 08/12/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios:

EXPERIENCIA RELIGIOSA (PRIMERA PARTE) Empty
MensajeTema: EXPERIENCIA RELIGIOSA (PRIMERA PARTE)   EXPERIENCIA RELIGIOSA (PRIMERA PARTE) Icon_minitimeSáb Ene 24, 2009 12:51 am

EXPERIENCIA RELIGIOSA (PRIMERA PARTE) Meditando1bm7

Hoy Luisa se quedó dormida y tuvo que correr a prisa para no llegar atrasada a su clase. El sueño la tenía atrapada y fue muy difícil que la soltara. El curso que estaba realizando era dictado fuera de la ciudad, por lo que debía viajar todos los días. Como no alcanzó a maquillarse lo hizo en el transcurso del viaje, entre risas y conversaciones con sus dos compañeros de clase.
Luisa era muy alegre, siempre brindaba una dulzura a quien estaba junto a ella, pero nadie sabía que dentro llevaba muchas vivencias difíciles, lo que no derribaba su energía de seguir viviendo.
Al llegar a la escuela, ya estaba en la sala el sacerdote que realizaba el ramo. La mujer entró dando el saludo y una disculpa por el atraso.
El sacerdote, solicitó amablemente que se despojaran de relojes, que apagaran sus celulares, que dejaran todos sus objetos en la sala y que se trasladaran a la capilla que se había improvisado en un lugar de la escuela.
Al entrar, Luisa sintió una sensación de calma y paz. El cirio iluminaba tenuemente la habitación, las cortinas estaba cerradas, el ambiente se presentaba cálido y lleno de mística.
El sacerdote comenzó diciendo:
“Cómo hoy nos corresponde estudiar la Oración, vamos a empezar con la práctica de ella, por lo que les solicito se acomoden en sus asientos, se relajen, cierren los ojos y dejen de lado todo ruido que pueda percibirse desde el exterior.”
Luisa se acomodó, cerró los ojos y se acomodó en su silla. Las letras de una canción religiosa se escuchaban en el ambiente, bajita, con una voz dulce, armoniosa y salida del corazón, que cubría de encanto y paz.
El sacerdote continuó:
“Vamos a recordar una situación acontecida que nos haya causado alegría y una situación vivida con dolor y tristeza. Será como un paseo por ellas, paso a paso y con serenidad”.
La voz del hombre de Dios, era una caricia para Luisa, la embriagaba de ternura y emoción. Se preguntó:
_ ¿ Cuál ha sido la el momento más feliz de mi vida?- Eran tantos las situaciones difíciles que le había tocado experimentar, que no alcanzaba a distinguir cual era la más dolorosa. Recordó entonces la realidad vivida con su hijo mayor, cuando pasó tan bruscamente de niño tierno, amoroso y bueno a un muchacho rebelde, osado, irresponsable e incomunicativo. De cuando seducido por el ambiente externo, a pesar de las enseñanzas de ella, de la entrega de valores, se vio apresado por la droga. Situación que lo llevó a destruirse como persona provocando un quiebre total de su existencia y la de ella. Cuando debía salir a buscarlo a altas horas de la noche por lugares in imaginados hasta ese momento, cuando desesperada debía cuidarlo al ver como su cuerpo pedía el consumo de ese veneno que ya se había alojado en él. Cómo había luchado por salvarlo, cómo había recurrido a centros de rehabilitación para sanarlo y todo había sido en vano, la muerte blanca se lo arrebataba sin compasión. Y fueron meses, años de dolor y angustia. Hoy su hijo ya era un adulto, padre de familia, que se veía arrepentido de todo el daño que se causó él como persona y el dolor provocado a ella.
La canción dejó de escucharse, las lágrimas corrían por sus mejillas y la capilla era un silencio de paz.


CONTINUARA...
Volver arriba Ir abajo
 
EXPERIENCIA RELIGIOSA (PRIMERA PARTE)
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: