LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 La primera experiencia

Ir abajo 
AutorMensaje
mariazul11
Moderador
Moderador
avatar

Femenino
Cáncer Dragón
Cantidad de envíos : 6328
Fecha de nacimiento : 11/07/1952
Edad : 66
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concurso Honrando la Poesía 2012

MensajeTema: La primera experiencia   Lun Ene 05, 2009 3:50 pm

Acá dejo la novela corregida, editada, le falta el título, se aceptan propuestas para el mismo.

CAPÍTULO I

ESPACIO

En la meditación practico la alerta y la atención; es como escuchar, permaneciendo en el momento presente tal cual es, únicamente escuchando. Lo que estoy haciendo es traer a la conciencia su modo natural de ser, advirtiendo espacio y forma, lo no-condicionado y lo condicionado. Puedo advertir el espacio en una habitación. La mayoría de las personas no advertirían el espacio; se fijarían probablemente en las cosas que hay en él - la gente, las paredes, el suelo, los muebles- pero ¿qué hago para advertir el espacio? Retiro mi atención de los objetos materiales y la dirijo hacia el espacio. Esto no quiere decir que me desprenda de las cosas o negar a las cosas su derecho a estar ahí. Significa simplemente no concentrarme en ellas, no ir de una cosa a otra.
El espacio en una habitación es apacible. Los objetos que hay en ella pueden agitar, repeler o atraer, pero el espacio no tiene tal cualidad. Sin embargo, aunque el espacio no atraiga mi atención, puedo estar plenamente conciente de él; y me hago plenamente conciente del mismo, cuando dejo de absorberme en los objetos de la habitación. Captar el espacio de la habitación produce una sensación de calma porque todo el espacio es el mismo; el espacio que te rodea y el espacio que me rodea no son distintos. No es mío; no puedo decir: "Este espacio me pertenece" o "Ese espacio te pertenece".
El espacio siempre está presente. Hace posible que permanezcamos juntos, contenidos en una habitación, en un espacio limitado por paredes. El espacio también está fuera de la habitación; contiene todo el edificio, el mundo entero. Así pues, el espacio no está de ningún modo limitado por los objetos. Si quiero, puedo considerar el espacio como algo limitado en una habitación pero, en realidad, el espacio no tiene límites.
Ahora puedo aplicar esta perspectiva a la mente, utilizando la conciencia del "Yo" para ver el espacio como un objeto. En la mente hay pensamientos y emociones -las condiciones mentales- que surgen y cesan. Normalmente estoy acostumbrado, repelido o ligado por estos pensamientos y emociones. Voy de una cosa a otra, reaccionando, controlando, manipulando las cosas o tratando de librarme de ellas. A veces intento reprimir estas condiciones mentales o entregarme a ellas; entonces me encuentro atrapado en estos dos extremos.
En la meditación tengo la oportunidad de contemplar la mente. El silencio de la mente es como el espacio en una habitación, Está siempre ahí, pero es sutil; no es algo que destaque. No tiene ninguna cualidad extrema que pueda estimular y acaparar mi atención, así que tengo que estar atento para advertirlo. Un modo de centrar mi atención en el silencio de la mente es advertir el sonido del silencio.
Puedo utilizar el sonido del silencio (el sonido primordial) de una manera muy hábil, al hacerlo surgir y prestarle atención. Tiene un tono elevado difícil de describir. Aunque me tape los oídos, introduzca los dedos en ellos, o esté bajo el agua, puedo oírlo. Es un sonido de fondo que no depende de los oídos. Es independiente porque oigo este sonido vibrante y agudo incluso con los oídos tapados.
Al concentrar mi atención en el sonido del silencio por un tiempo, empiezo a conocerlo realmente. Desarrollo un modo de conocer en el cual puedo meditar. No se trata de un estado concentrado en el que me absorbo, no es un tipo de concentración represiva. La mente se concentra en un estado de equilibrio y apertura, más que absorberse en un objeto. Puedo emplear esta concentración equilibrada y abierta como un modo de ver las cosas en perspectiva, un modo de soltar las cosas.
Ahora, quiero investigar seriamente este modo de conocer para empezar a comprender cómo soltar las cosas, en lugar de tener simplemente la idea de que debo soltarlas. Tengo esta idea, pero me doy cuenta de que no resulta fácil hacerlo. Puedo pensar: ¡Oh no!, ¡no soy capaz de soltar las cosas! Esta clase de juicio es otro problema del ego que puedo crear: "Los demás pueden soltar, pero yo no. Tengo que soltar porque me dijeron que todo el mundo debe hacerlo". Este juicio es una nueva manifestación del ego, ¿verdad? Y no es más que un pensamiento, una condición mental que existe de modo temporal en la espaciosidad de la mente.
__________


CAPÍTULO II

TIEMPO

Espacio y tiempo están _entrelazados por una cuerda invisible que los une y separa según su antojo. Trato de unirlos mentalmente pero a veces como saltimbanquis se desatan corriendo cada uno en direcciones opuestas. Mi mente trata de seguirlos en un tremendo esfuerzo para que sean coherentes. A veces puedo, otras es inútil el intento.
Y este Ego absurdo que se apodera de las cosas, personificándolas como si de esa manera se pudiera retener lo perdido ¿Se entiende?_Y sé positivamente que suelto, sino mi cabeza estallaría bombardeada de tanto que se tuvo, de tanto que se perdió. Todo al mismo tiempo, no, no es posible, nadie lo soporta.
Y en ese devenir constante se enredan amores que fueron con los que son, y momentos que pasaron con películas actuales en la que soy protagonista, pero… la mayoría de las veces espectador de este camino y las cosas que me pasan creo le están sucediendo a otro
Por eso amo el mundo de los sueños, ese lugar, donde espacio y tiempo se enredan en personas y personajes, paisaje de otros tiempos y lugares que ya no son, donde no hay límites para cercenar lo que se vive, las escenas infantiles con las de la adolescencia donde ese primer amor, tímido se encuentra cara a cara con el atrevido amante de la primera juventud. Y ese tiempo es actual, aunque se alimente de vivencias pasadas y me asombro de tantos sentimientos a la vez, los que murieron, los que se perdieron en el tiempo, los que transcurrieron los eternos duelos de los amores idos. Y medito y me regodeo, y me lleno de placer cuando se unen los contrarios, cuando odio y amor alternan los tiempos y soy yo mismo, con estas canas incipientes y con el atrevimiento y la osadía del derroche, del acelerador a fondo y de la inconsciencia de no medir las consecuencias. Ahora que cada paso que se da es meditado cientos de veces, la añoranza se nutre de la realidad del hacer que me proporcionan los sueños.
Y el tiempo me pertenece como el espacio, saco, pongo, juego, modifico y absurdamente me siento feliz con ese montaje que asesina la realidad y la vuelve a mi antojo, muevo los peones, la reina pasea por el tablero y el rey parece defendido de todo ataque.
Pero es sólo un sueño, llega el amanecer y despierto cuando los personajes se vuelven personas, los montajes se desarman y el tiempo vuelve a ser el de hoy.
¿Cómo sigo? me pregunto mientras mi cara en el espejo devuelve la imagen de este tiempo, el real, cotidiano y a vivir…
Pero concluyo satisfecho, espacio y tiempo no tienen límites.
Cuando la oscuridad de la noche vuelva a instalarse, reposaré mi cabeza en la almohada con el firme propósito de soñar a mi gusto.
Luego de ese fin de semana de meditación y evasiones, se acerca el temido lunes.
Pienso en lo bien me hizo este fin de semana en soledad, me reencontré con lo perdido y lo volví a tener, gocé del sonido de los silencios, me metí para adentro viajando por los senderos de mi Yo y creo que hasta el inconsciente llegué a palpar.
Las siete y el despertador, día laborable, obligaciones, a disfrazarse y cumplir, el hechizo se rompió.
La agenda me asalta prepotente y la máscara del cotidiano me espera en el umbral de mi puerta…

CAPÍTULO III

CATATONIA

Ahora estoy laborando y trato de mantenerme alerta, tengo una semana saturada de obligaciones, de quehaceres. No puedo percibir los espacios, al parecer es una posibilidad que solamente me es permitida en ciertos momentos, momentos que no he podido determinar, mucho menos obtener a mi antojo. El tiempo me mantiene alerta y a la vez aletargado, en un estado catatónico mental, bueno, entiendo que no es la mejor definición, pero no puedo explicarlo de manera más clara. Si por lo menos pudiera hacer que tú me entendieras, si pudiera explicarte que escucho el rechinar de la mecedora en la que mi abuelo se está meciendo, pobre abuelo, murió hace más de cincuenta años; que me veo jugar con la pelota que me trajeron los Reyes Magos cuando tenía apenas cinco años, esa pelota que se me perdió a la semana de haberla recibido y que nunca pude encontrar.
- ¿Qué dices, crees que estoy loco?-
- No, en verdad no, te lo aseguro-
- Sí, te entiendo, pero es verdad lo que te digo, lo que me está pasando es muy extraño, en momentos me percato de las cosas y los sonidos que me rodean, pero en otros, pareciera que me han transportado a otra dimensión. Veo a las personas cómo eran varios años atrás, por ejemplo; ayer cuando estábamos comiendo, ¿recuerdas? Veía como tu madre te estaba peinando y como te quejabas por que te jalaba el cabello al hacerte las tersas.
- Sí, tienes razón. Ya sé que murió hace 20 años-.
- De acuerdo, ya sé que no la conocí, pero no te estoy mintiendo, mira: Ella estaba vestida con un peinador rojo, el cabello rubio lo tenía recogido en un moño detrás de la cabeza. Sus ojos azules brillaban cada vez que te veía, transpiraba amor materno cada vez que pasaba el cepillo y sus manos por tus cabellos-
- No tienes porque irte, quédate.
¿Por qué todos se alejan? No entiendo a qué le tienen miedo. ¿Sentirán miedo de mí o al pasado que puedo percibir? No sé, pero de cualquier manera es el pasado, nada nos puede hacer, yo le tendría miedo a ver el futuro, probablemente vería imágenes que no me resultaran agradables, cómo moriré o cuándo, eso sería espantoso, ¿pero el pasado qué puede hacernos, si lo tenemos en la memoria, bueno, lo tienen todos en la memoria, yo lo veo, incluso el pasado que no conozco. También veo los olores y los sonidos, ayer pude ver el trino de un petirrojo, tenía un hermoso color rojo. He visto muchos sonidos, unos son agradables y otros no, el sonido que hace un autobús es negro, muy negro; el agua del río suena en verde claro, tiene franjas blancas y algunas transparentes; la voz de mi jefe es café rojizo, creo que ese color se llama marrón. Ahora que digo marrón, el sabor del espagueti es dorado, el arroz es azul claro, el brócoli es azul.
No recuerdo en que canal de televisión, creo que fue en el Discovery, vi un programa sobre personas que percibían cosas que otras no pueden percibir. Presentaron a una mujer que podía ver la música y a un señor que escuchaba los colores, también a un ciego que escuchaba los objetos, y podía dibujarlos exactamente como si pudiera verlos en verdad. Por eso no me asusto de lo que me está pasando, no soy el único que tiene estas capacidades, sin embargo, lo que si me molesta en verdad, hasta causarme accesos de verdadera ira, es cuando veo las mentiras de las personas, son grises, y cambian de tono de acuerdo a la magnitud de la mentira, entre más falsa, su color se acerca más al negro. Ahora que lo pienso, creo que sería bueno que todos pudiéramos ver las mentiras, así nadie intentaría engañar a otros; los políticos se verían precisados a decir siempre la verdad; los médicos a tratar a sus pacientes de manera más eficiente.

CAPÍTULO IV

MEMORIAS

Con la luz del día y la jornada a punto de finalizar, puedo escuchar el rumor de una tormenta pasajera y logro percibir el olor de una madera añeja, que me trae irrefutablemente vestigios del ayer. Un verdadero laberinto que me enreda, no me permite fácilmente discernir, cómo, ni cuándo nacen o mueren los pensamientos y sentimientos en mi interior. La complejidad mental es abrupta, y hablar de recuerdos, forzosamente me lleva a ver el asiento principal en el cual éstos se llegaron a gestar en mi mente. Y es que los recuerdos son como pájaros nocturnos revoloteando y estrellándose por todas las paredes del pensamiento.
¿Quién no ha llorado más de una vez, cuando la melodía del alma toca los acordes del recuerdo mas pronunciado del corazón humano?, esos que son innegables porque los has vivido, los has sentido. Muchas veces me he preguntado si será bueno conservar todos los recuerdos, porque... ¿Cuál realidad puedes lograr con ellos? ¿No es mejor atesorar los sueños? por ellos se lucha, hay un esfuerzo por alcanzarlos y hacerlos realidad; los recuerdos son como aires que se van en el mismo viento de las ilusiones. Y es que así vivo mi día, escapando de la realidad por demás desequilibrada y trastornada, abrazando las memorias, que se han convertido en un alimento diario de la soledad. Deduzco que se le debe dar a cada uno el lugar que le corresponde, según sea mi voluntad, a unos guardarlos como reliquia hermosa del pasado, a otros incinerarlos para siempre, y es que existe la necesidad en dejar correr el agua estancada en la vida, de lo contrario contaminará todos los ríos de mi preciosa sangre.
El destino tendría que ser modificable, un cambio de actitud alteraría el rumbo o la dirección en el que se desplaza mí día a día. Ya es hora de emplear los aspectos que me permitan auscultar ese crepitar del fuego que me arropa, y que las brasas brillen con luz propia en la amplitud de mi mente.
Pero, de verdad tengo derecho a justipreciar los recuerdos, estableciendo absoluta propiedad sobre ellos.
-No -me respondo- no tengo derecho a olvidar nada-
-Desde cuándo poseo semejante concepción.
El crujir de la madera, y el toque en la puerta de mi oficina, me han traído de vuelta, despojándome de este letargo.
_________________
Volver arriba Ir abajo
http://lilifrezza.blogspot.com/
mariazul11
Moderador
Moderador
avatar

Femenino
Cáncer Dragón
Cantidad de envíos : 6328
Fecha de nacimiento : 11/07/1952
Edad : 66
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concurso Honrando la Poesía 2012

MensajeTema: Re: La primera experiencia   Lun Ene 05, 2009 3:50 pm

CAPÍTULO V

LA CAÍDA DE MI AMIGO

Quizá mi modo de conjugar al Creador y a la ciencia con el espacio y el tiempo, tenga mucho que ver con mi amigo Jorge o Koke, como le llamamos quienes más le conocimos. Siempre parecía adivinar lo quE iba a ocurrir, preveía hechos hasta en la oscuridad. No olvidaré nunca cuando abrió su mente, con su mirada plácida que nunca molestaba y su voz profunda, muy varonil, a la que daba los matices necesarios y justos cuando quería hablar. Entre paréntesis, se le consideraba un hombre joven muy callado; algunos lo llamaban despectivamente “apocado”, pero cuando ya se le conoce te das cuenta que habla lo necesario, preciso y con profunda sabiduría.
_-Loco- Una sonrisa pícara brilló en su rostro, pues nunca emplea vocablos que no sean del castizo castellano - ese adjetivo me darás después que te diga algunos hechos que llaman extraordinarios, a propósito del espacio y del tiempo, del que hablaban anoche.
Estábamos sentados ese temprano día a orillas del pequeño río con nuestras cañas, tratando de pescar algún descuidado pez.
Mirando el agua con los ojos como si soñara, su garganta moduló palabras que nunca olvidaré.
-Nací en algún lugar del espacio, no me di cuenta dónde ni lo recuerdo. Mi memoria comenzó cuando tenía un año de edad, tal vez antes o poco después. Mis padres, que tampoco son de este mundo, me criaron dejándome corretear libremente por todas partes; me detenían cuando la cosa se ponía peligrosa para mi integridad física, de algún modo sabían que su pequeño aprendía rápidamente. Examinaba todo ser viviente que estuviera a mi alcance, tomaba una hormiga, una lombriz o una abeja. El episodio de la abeja me enseñó muchas cosas, entre ellas que no hay que ser confiado con un ser tan hermoso y aparentemente indefenso. Con mi corta talla, las margaritas del jardín parecían flores gigantes y era fácil distinguir un pequeño enjambre; las tomaba con mucha delicadeza para no dañarlas, examinaba sus patitas con polen y su mandíbula masticadora para luego dejarlas cuidadosamente sobre una flor. Nunca se molestaban, pero un día tuve la mala idea de tomar una muy hermosa y quise ver cómo eran sus alas; el intenso dolor en mi dedo índice me hizo olvidar los detalles cómo ocurrió el percance, pero sí que quedó grabado en mi mente para siempre.
¿Recuerdas cuando me preguntaron cómo pude ver los pavitos nuevos a pocos metros de nosotros, en ese campo de don Meli? Yo las señalaba y ustedes se reían de mí, hasta que el mismo campesino fue a buscar su escopeta-
-Joven, los “pavitos” nuevos que dice ver se me ocurren que son perdices, no tiene plumas en la cola y nadie las puede ver, tienen excelente camuflaje. Ya, dígame para dónde apunto-
Le dije a Koke que recordaba como don Meli apuntó a unos 35 metros, junto a una bosta de vacuno y disparó. Allí encontramos a la perdiz muerta con su cuerpo inerte y caliente; le miramos con asombro, como si fuera un fenómeno.
-Esa es la razón por la que no hablo acerca de mi percepción mayor que la ustedes-continuó con su tono pausado. -¿Acaso olvidaste que disparábamos nuestras pistolas a un blanco a veinticinco metros y yo les indicaba donde había “caído” la bala de cada uno? Dijeron que tenía una vista muy buena. No olvides que todos me miraron como a un marciano cuando les pedí que apagaran la radio mal sintonizada. No era un receptor radial, era un “espanta ratas”, que, según ustedes sólo los animales escuchan su ultrasonido. O cuando, en medio de la oscuridad les dije que había alguien oculto a unos cuarenta metros, resultó ser un maleante que huyó cuando iluminamos el lugar.
Amigo, qué fácil es para ustedes olvidar estos detalles. Por eso decidí hablar sólo lo necesario. No sé de dónde vengo ni qué hago aquí. Creo que soy como ese personaje de la novela Robinson Crusoe “ un náufrago en este mundo”.
Los años han pasado, el tiempo nos separó, él está en otro espacio ( lejos o cerca) , pero nunca olvido que antes de volver a su mutismo, agregó:
“No sé cómo, pero caí en esta dimensión”.

CAPÍTULO VI

TRATAMIENTO

En las noticias he oído algo que parece que podría resultar en la solución de mi problema…problema, soy un problema, ni siquiera en su mente…mi mente puede estar en paz, ¿Por qué quieres curarte?, realmente deseas que todo el asunto sea una enfermedad, eso que siente cuando yo te hablo mientras nadie más lo hacía, ahora me quieres borrar, sólo espero que tu deseo no se te haga realidad, aquí estaré siempre joven amigo, acechando en tu subconsciente, en ese rincón que llamas olvido, pero claro que no somos olvidados, simplemente no nos recuerdas, pero aquí estoy, cuando me necesites, ahí estaré.
27- noviembre-2005
Hoy dejo esta carta como lo que quizás es mi legado más efímero, quizás mañana nadie me recuerde como lo que fui, si no simplemente como lo que siempre quisieron que yo fuese, normal, hoy vi en las noticias que puedo curarme, una nueva droga, una nueva cura, cómo quisiera creer realmente que me curará, pero me pregunto si me lo permitirán, hoy mientras me bañaba el jabón se me soltó de las manos, pero más pareció que lo había arrojado, están molestos lo sé, pues los quiero asesinar, hoy me ha hablado de nuevo, me ha dado su aprobación, sin embargo siento temor en su voz…su voz que no es más que un hueco sonido de ética en mi mente, quiero creer que no está vivo, que es una enfermedad mental como todas las demás, que puedo matarlo sin que me afecte, sin que me gane el infierno, y no sólo él, están los demás, hoy tomaré la primera pastilla de la cura, si funciona…no se qué haré.
29-noviembre-2005
La droga parece ya hacer algún efecto, hoy pude sostener la cuchara como quise, no tuve la horrible sensación de que no era la forma correcta de sostenerla, pude comer mi cereal favorito, pude ver mi programa favorito, no tuve la sensación de cambiar a otro sólo por el hecho de tener que hacerlo, es la primera vez que hablo con migo mismo y no con ellos…me dije lo que quería, me entendí y me acepté, pero temo aun el arrebato de ellos, quiero que entiendan lo asustado que estoy, quiero que entiendan que entiendo su miedo, el miedo a morir, yo temo morir solo…nunca estuve solo…pero nunca estuve acompañado en realidad, hasta hace unos días, ya hace mucho tiempo atrás comprendí que podía continuar con mi vida, a mi corta edad de quince años…pude besar a una chica, no sentí la fatiga de no querer y sí quererlo en realidad, fue tan liberador….
30-diciembre-2005
Hoy querido diario tengo que decirle algo más, creí que no habría necesidad de escribir otra página, pero me temo que no puedo continuar con la droga, ellos…casi hieren a Lucia, casi la matan, yo no pude hacer nada, ellos siempre me seguirán, siempre lo harán, pero dejo hoy esta firma -Lucy me voy, que jamás te quise herir, si alguna vez quieres encontrarme, no lo hagas, he pactado con ellos, me perdonarán, a ti te dejarán vivir, pero debo irme, nunca me busques, por lo que más quieras, vete lejos de mí, de ellos…que pronto te olvidaré……..

CAPÍTULO VII

PROPÓSITO

La confederación galáctica estaba reunida, era imprescindible lograr que esos dos se enamoraran. Pero las cosas no habían ido todo lo bien que se hubiera deseado, al contrario, así que optaron por intervenir de la única forma que podían dadas las circunstancias. Cuando la misión implicaba al resto de la humanidad y podía repercutir en la historia, estaban autorizados a "conducir" de algún modo los acontecimientos importantes.
-Bueno, recurriremos al polvo de ángeles. Hay que programarlo para que ambos se sientan atraídos el uno hacia el otro. La misión debe realizarse y para estas fechas no hay sobre el planeta otros dos personajes con las características necesarias para el fin que nos ocupa: El despertar de las conciencias para la preparación del nuevo tiempo.
-Pero son dos personas que no tienen nada que ver una con la otra. No se gustan, no se atraen, no tienen nada que compartir, aparentemente-
-Tú lo has dicho, aparentemente. Pero sabemos que ella ha estudiado durante muchas vidas el funcionamiento del universo, es un ser inquieto curioso y honesto. Su finalidad es el bien de todos. Y en su fuero interno, siente la necesidad de realizar la misión aunque no tenga información consciente de ello. Él, sin embargo es un hombre frío, despreocupado, frustrado y con mucho resentimiento hacia la vida. Utiliza sus poderes para su propio beneficio sin tener ningún tipo de discernimiento entre el bien y el mal.
-Bueno, ahí es donde ella puede ayudarle, justamente. El nivel espiritual de ella y el desarrollo de los poderes de él, su clarividencia, todo su potencial, puesto en manos de alguien con el deseo sincero de difundir la luz, pueden ser una combinación perfecta para lo que esperamos-
-Adelante, pues, vamos a rociar el polvo de ángeles sobre los dos y ahora esperar a ver que sucede"-

CAPÍTULO VIII

TAREA CUMPLIDA

Un ángel de Relación es enviado desde la Confederación Galáctica, portando el mágico polvo de ángeles en su magnífica aura.
Sabría que estos humanos con tan solo acercarse a su aura, serían envueltos en ese polvo que les abriría las puertas a otras realidades.
Es así cómo Harahel el ángel, aparece de pronto en el dormitorio de aquel hombre frío, calculador, pero también triste en el fondo de su alma, al no encontrar la salida a su angustioso existir. Su resentimiento no era mÁs que una forma de protestar contra el mismo sistema que lo hacía ver distintos a los demás.
Tenía serias dudas, sobre lo todo lo que había vivido desde que tenía uso de razón.
Él prefería pensar que todo su problema era una enfermedad mental e intentaba por todos los medios, comportarse de forma "normal".
Aparentemente, no tenía nada en común con Lucy pero qué equivocados estábamos todos… Era hora de aprender que las cosas no son siempre como parecen ser y que los de “arriba”, manejan todo cual si fuese un enorme puzzle y van colocando cada pieza en su lugar.
Eran Seres cuyas vibraciones estaban al servicio del Universo, solo el Ser interior lo sabía…aunque entre ellos, parecía casi imposible unirlos. Eran Seres que habían elegido antes de encarnar, servir a Luz Divina y juntos... Tenían que estar juntos, sin embargo se veían como el agua y el aceite.
- El desayuno, Señor…
- Oh…qué manera de dormir…gracias, gracias Jaime, déjamelo por ahí, gracias.
- ¿El señor, necesita algo más?
- Sí, por favor, alcánzame la bata.
- Con gusto Señor.
Harahel, quien había tomado la forma de Jaime, su sirviente de tantos años, le ayudó a ponerse la bata.
Y ahora, ya estaba hecho. La bata estaba impregnada de polvo angélico.
- Ah, qué bien me siento hoy Jaime, córreme las cortinas y deja que entre el sol, por favor…¡qué día más maravilloso!… Desayunaré y hoy me he de tomar el día para hacer otras cosas que he estado posponiendo. La joyería puede esperar por hoy, de todos modos está Nachito en el que puedo confiar totalmente-
Jaime (Harahel) lo escuchaba atentamente y sonreía.
-Se te ve feliz amigo, te veo feliz también…que tengas un buen día, Jaime . Ah perdón, no te vayas todavía…una pregunta, Juanjo ya se marchó al colegio?
- Si, si…su madre pasó a buscarlo temprano. Pensé llevarlo yo, pero su madre se me adelantó hoy.
- Bien, así que está todo en orden en mi universo – dijo sonriendo feliz.
- Así es, señor. Su universo está en orden. Y se retiró sonriendo.
El propósito había sido cumplido…
.

_________________

Los espero los sábados 20 hs para compartir música, poemas, temas de debate y sobre todo sentimientos
RADIO VOCESYLETRAS
http://www.letrasyalgomas.com/forum
http://radiovocesyletras.blogspot.com.es

Espero nos envíes tus preferencias musicales, tus propuestas de temas de debate y tus escritos que serán leídos con todo respeto y mucho cariño
Mi mail personal es
noralilianaf@yahoo.com.ar
Volver arriba Ir abajo
http://lilifrezza.blogspot.com/
mariazul11
Moderador
Moderador
avatar

Femenino
Cáncer Dragón
Cantidad de envíos : 6328
Fecha de nacimiento : 11/07/1952
Edad : 66
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concurso Honrando la Poesía 2012

MensajeTema: Re: La primera experiencia   Lun Ene 05, 2009 3:52 pm

Añado mi comentario, creo que por haber sido la primera experiencia tuvo sus inconvenientes pero que como todo lo nuevo hay que pagar el derecho de piso, espero opiniones y gracias a todos los que participaron en esta creación. Esta quedará como la primera novela de 2008.

FELICIDADES!!!!!

_________________

Los espero los sábados 20 hs para compartir música, poemas, temas de debate y sobre todo sentimientos
RADIO VOCESYLETRAS
http://www.letrasyalgomas.com/forum
http://radiovocesyletras.blogspot.com.es

Espero nos envíes tus preferencias musicales, tus propuestas de temas de debate y tus escritos que serán leídos con todo respeto y mucho cariño
Mi mail personal es
noralilianaf@yahoo.com.ar
Volver arriba Ir abajo
http://lilifrezza.blogspot.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La primera experiencia   

Volver arriba Ir abajo
 
La primera experiencia
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Reglas para primera etapa, Favor de leer y exponer cualquier duda
» primera pintura. tarro
» ENTRO X PRIMERA VEZ COMO MADRE, JEJEJE
» Línea 9 y 10 del metro de Barcelona, primera línea de metro automática de españa
» Soldado de Primera Granadero de Infantería 1921

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: