LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 EL DIA EN QUE MI PADRE ME HIZO PESCADOR

Ir abajo 
AutorMensaje
Jorge
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Jorge

Masculino
Géminis Cabra
Cantidad de envíos : 393
Fecha de nacimiento : 20/06/1955
Edad : 64
Localización : Colombia, Dpto de Bolìvar
Fecha de inscripción : 30/12/2008

EL DIA EN QUE MI  PADRE ME HIZO PESCADOR Empty
MensajeTema: EL DIA EN QUE MI PADRE ME HIZO PESCADOR   EL DIA EN QUE MI  PADRE ME HIZO PESCADOR Icon_minitimeMiér Dic 31, 2008 4:52 pm

Matías Escalante “El Mati” como le decían en el caserío, era un hombre que amaba lo que hacía. Solo pensaba en pesca abundante. Compartía con sus vecinos la alegría de escuchar cada mañana el arrullo del mar y la esperanza de lograr con su oficio lo suficiente para dar a los suyos una vida digna.

Una mañana mientras tomaba su primer café, contempló el mar y su barca con extraña devoción recordando con algo de nostalgia el día en que se hizo pescador….

Fue una tarde de Abril.

La brisa azotaba la costa y el sol moría sobre los picachos que se inclinaban silenciosos frente al caserío. Vio a lo lejos la silueta difusa de su padre capitaneando “La Aparecida”.Una vieja barca que había amanecido encallada frente a su rancho y que al no presentarse nadie a reclamarla, fue bautizada por los aldeanos como “La Aparecida”. Nunca se supo quien fue su ùltimo barquero ni tampoco se admitió que alguien del caserío fuera su dueño. Formaba parte del patrimonio común y solo era utilizada por los pescadores que no tenían barca.
Si alguien era dueño de una pero ésta estaba varada, debía pagar por su uso y ese aporte se utilizaba para el mantenimiento.

Su padre, El Cacha y El Papi, habían zarpado en la madrugada dispuestos a no regresar ese día sin la suficiente pesca para pagar los gastos de la semana
El hecho de que fuera su padre quien venía guiando, significaba que se había logrado el objetivo.

Poco a poco se fue agigantando la imagen de la barca y sus tripulantes; la proa se levantaba airosa develando sobrepeso.

Matías vivió por anticipado la alegría que expresarían al llegar a tierra firme.

El primero en bajar fue “El Cacha”: un cuarentón trigueño de mediana estatura, cejas pobladas y ojos claros quien había llegado a la aldea con la intención de invertir sus ahorros en la comercialización de elementos de pesca pero que al no medir sus gastos en corto tiempo se quedó en bancarrota y al final terminó anclado en una pequeña cabaña que compró a un nativo con lo que pudo salvar de sus derroches no sin antes ganarse la confianza de los moradores.

Cuando su estadía fue aprobada por los líderes de la aldea, se instaló y en poco tiempo gracias los conocimientos que tenia sobre casi todos los temas, se convirtió en una especie de asesor comunitario. Por lo general permanecía encerrado en su cabaña registrando en un cuaderno cuanto suceso ocurría y leyendo; pero siempre estaba disponible para apoyar a la pequeña comunidad en lo que fuere necesario con lo que garantizó por tiempo indefinido su alimentación y en ocasiones algunos favores especiales…

Matías se sentía agradecido con él. Desde niño lo respetaba y admiraba por su incondicional presencia en cada uno de sus asuntos.

Luego saltaron a tierra su padre y el “El Papi” un viejo lobo de mar que había dedicado toda su vida a la pesca y que ahora sólo lo hacía por placer o cuando alguien demandaba su ayuda.

Los tres mostraban una sonrisa de oreja a oreja.
-La barca estaba repleta-

Matías nunca había visto tanta variedad de peces ni vivido tan de cerca el júbilo de su padre.

Cuando iniciaron el proceso de limpieza y clasificación de la pesca, la magia del ocaso dio un toque de belleza y fantasía a la aldea
Aquel instante fue algo que Matías recordaría por siempre.
La extensa playa y el caserío cobraron vida.

Esto hay que celebrarlo - Dijo “El Papi”-
Esta bien, respondieron su padre y “El Cacha”.
Esta vez irá “El Mati” con nosotros. -Sentenció-

Fue una grata sorpresa para Matías quien a pesar de haber cumplido la mayoría de edad hacía algunos meses, nunca había departido con personas mayores y menos con su padre…

Ya entrada la noche y luego de haber enhielado y almacenado más de media tonelada de pescado, Matías se alistó para la celebración.
Como era costumbre, pidió a su madre la bendición y salió del rancho.

Mientras se dirigía a “La Ballena”; una caseta construida bajo un frondoso almendro donde los pescadores y ocasionalmente los turistas se reunían a contar sus andanzas y consumir licor, sentía que algo cambiaría su vida...

Cuando se sentó frente a su padre, los tres amigos se miraron entre sí como si quisieran decirle algo especial.

Acércate Matías. –Ordenó su padre-

De momento pensó que estaba un poco ebrio ya que en la mesa había varias botellas de cerveza vacías… pero le escuchó atento.

Hoy ha sido un día maravilloso para todos. – Dijo –
Pesca abundante, deudas saldadas, amigos para compartir y tu presencia en esta mesa.

Esa alusión motivó a Matías.

Por tanto,-prosiguió- Haré un brindis por ti, por mis amigos y por “La Aparecida.

Matías: aunque en los últimos días haya sido un poco duro contigo, a partir de hoy cumpliré una vieja promesa que me hice: delegaré en ti el manejo del negocio. Ya es hora de que tomes las riendas.

Quedó perplejo.
Algo debía estar sucediendo para que su padre se mostrara tan especial.

En cierto modo sus relaciones eran frías. Desde cuando Matías tuvo uso de razón, simplemente obedecía sus órdenes… pocas veces dialogaba con él. Fue “El Cacha” quien lo guió durante la mayor parte de su adolescencia.
El y su madre fueron quienes avivaron su fe, rompieron sus silencios y le ayudaron a superar sus temores juveniles.

¡Brindemos!

Ese brindis dio inicio a una noche inolvidable.
Matías no daba crédito a sus ojos y oídos.
Cuando empezó a sentir el efecto de las cervezas y el aire se hacía irrespirable, decidió salir de “La Ballena” y convertirse desde afuera en un espectador.

A la luz de la luna, los tres amigos bailaban, cantaban a viva voz y recitaban improvisados versos con una vehemencia indescriptible.
Jamás había visto tanto derroche de alegría.

Les saludó el alba empapados en alcohol y tirados de espalda sobre las blancas arenas escuchando el murmullo del mar y el canto de la brisa.

A partir de ese día Matías Escalante encontró en la pesca su razón de ser.
Sólo le bastó una palabra amiga de su padre para hallar un norte…

Fragmento de "Lazos invisibles" Jorge 31/12/2008 DRA


Última edición por Jorge el Vie Ene 02, 2009 8:52 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Azulejos
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Azulejos

Femenino
Libra Búfalo
Cantidad de envíos : 708
Fecha de nacimiento : 12/10/1949
Edad : 70
Localización : Caracas
Fecha de inscripción : 06/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios:

EL DIA EN QUE MI  PADRE ME HIZO PESCADOR Empty
MensajeTema: Re: EL DIA EN QUE MI PADRE ME HIZO PESCADOR   EL DIA EN QUE MI  PADRE ME HIZO PESCADOR Icon_minitimeMiér Dic 31, 2008 8:17 pm

Excelente narrativa JORGE, un texto con mucho valor literario del que no es fàcil desprenderse. Felicitaciones, creces a pasos agigantados como poeta. Besos, tibi
Volver arriba Ir abajo
Mateo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Mateo

Masculino
Escorpio Gallo
Cantidad de envíos : 5296
Fecha de nacimiento : 18/11/1993
Edad : 25
Localización : Montevideo-Uruguay
Fecha de inscripción : 07/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2ºLugar Concurso "Ecología", parte Textos, Octubre de 2010

EL DIA EN QUE MI  PADRE ME HIZO PESCADOR Empty
MensajeTema: Re: EL DIA EN QUE MI PADRE ME HIZO PESCADOR   EL DIA EN QUE MI  PADRE ME HIZO PESCADOR Icon_minitimeVie Ene 02, 2009 4:35 pm

QUE PRECIOSO RELATO, Y ES CIERTO A VECES SOLO UNA PALABRA NOS ALCANZA PARA MOSTRARNOS EL RUMBO.
UN OFICIO SACRIFICADO EL DE PESCADOR, PERO QUE DE VERDAD LE DA VIDA A TANTAS PUEBLOS Y POBLERIOS QUE SE FORMAN EN TORNO A ESTE OFICIO.
ME GUSTO MUCHO TU RELATO, SERÁ BUENO SEGUIR LEYENDOTE.

_________________
El amistad mejora la felicidad y disminuye la tristeza, porque a través del amistad, se duplican las alegrías y se dividen los problemas.

Mateo
Volver arriba Ir abajo
Jorge
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Jorge

Masculino
Géminis Cabra
Cantidad de envíos : 393
Fecha de nacimiento : 20/06/1955
Edad : 64
Localización : Colombia, Dpto de Bolìvar
Fecha de inscripción : 30/12/2008

EL DIA EN QUE MI  PADRE ME HIZO PESCADOR Empty
MensajeTema: Re: EL DIA EN QUE MI PADRE ME HIZO PESCADOR   EL DIA EN QUE MI  PADRE ME HIZO PESCADOR Icon_minitimeDom Ene 25, 2009 2:55 pm

A VECES SOLO UNA PALABRA NOS ALCANZA PARA MOSTRARNOS EL RUMBO.

Asì es MATEO.
Una sòla palabra basta para ver màs claro el camino...
Un abrazo
Gracias por leer este sencillo escrito

Jorge
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




EL DIA EN QUE MI  PADRE ME HIZO PESCADOR Empty
MensajeTema: Re: EL DIA EN QUE MI PADRE ME HIZO PESCADOR   EL DIA EN QUE MI  PADRE ME HIZO PESCADOR Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
EL DIA EN QUE MI PADRE ME HIZO PESCADOR
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» JIU-JITSU PADRE DE ARTES.1
» GERALD BULL, PADRE DE LA ARTILLERIA MODERNA.
» El nuevo hermano de SIMBA
» Un avión P3B hizo un vuelo de control sobre la Antártida
» El candor del padre Brown - G. K. Chesterton

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: