LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 EL VESTIDO DE NOVIA....(Primera parte)

Ir abajo 
AutorMensaje
ingrid zetterberg
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 447
Localización : Lima Perú
Fecha de inscripción : 09/09/2011

MensajeTema: EL VESTIDO DE NOVIA....(Primera parte)   Dom Dic 24, 2017 5:04 am




El vestido de novia

 
 
Lima es una ciudad hermosa y colonial; el centro mismo

está compuesto por vetustas casonas, que aún conservan su

arquitectura del tiempo del virreinato.  Los altos balcones

de antigua madera adornan las angostas calles, que en las

noches son alumbradas por faroles de estilo colonial. La Plaza

de Armas con su bella catedral y sus flores fraganciosas son

admiradas por lugareños y turistas.

Un domingo soleado se encontraban algunas personas descansando

en las bancas que bordean la plaza. Una joven llamada Rosalinda

estaba distraída mirando a las aves que merodean por allí;

y el joven que estaba sentado a su lado, tenía en sus manos

una bolsita de palomitas de maíz, y se entretenía arrojando

al suelo algunas de ellas, hacia las cuales corrían las hermosas

aves a picotear; y llenándose el buche se paseaban glamorosas,

luciendo sus plumas tornasoladas. De pronto el joven que se

llamaba Victor, reparó en la jovencita que estaba sentada a su

costado, y le ofreció su bolsa de palomitas de maíz, a lo cual ella con

una sonrisa aceptó y metiendo sus finos dedos, tomó unas cuantas

palomitas y empezó a saborearlas y comentó: -“Gracias, están

saladitas.”- -“No hay porqué.”-contestó el joven Victor.

Y enseguida le preguntó a la chica por su nombre.

Ella le dijo: -“Rosalinda.”- -“Mucho gusto.”- contestó el joven

extendiéndole la mano. (Saludo que ella correspondió). Y el joven

agregó: -“Yo me llamo Victor, para servirle.”-

-“Gracias.”- contestó ella con una sonrisa.

 
Rosalinda tenía los ojos verde uva, que brillaban aún más

con la luz del sol, y al sonreir se le formaban unos graciosos

hoyuelos en las mejillas. Victor era de contextura delgada y

de tez trigueña, y con una mirada muy sugestiva. Ambos

empezaron a conversar sobre sus propias vidas, ella le contó

que era costurera y que se ganaba la vida cosiendo. 

 
Él le dijo que trabajaba en una casa grande, de una hacienda

en las afueras de Lima, su empleo era de mayordomo. Pasaron

como dos horas y ya empezaba a correr un vientecito

 que anunciaba el crepúsculo. Entonces Victor y Rosalinda tuvieron que

despedirse, no sin antes citarse para el próximo domingo en

la misma plaza céntrica, a las 2 de la tarde. Se alejaron felices,

ambos llevando en el alma una nueva ilusión.

Victor trabajaba en las afueras de la ciudad en una casa antigua,

en un pueblito bastante solitario. La dueña de la hacienda era

una señora viuda, que tenía mucho dinero. Incluso guardaba

bellas joyas de oro dentro de un cofre en su dormitorio.

La casa era un tanto siniestra por fuera, era de color plomizo,

con una ancha puerta de cedro. La mansión por dentro

estaba cubierta de alfombras persas, algo gastadas. De los techos

colgaban grandes lámparas de bronce. Las ventanas eran

más bien pequeñas, lo cual dejaba entrar poca luz al interior.

Aparte del dormitorio de la señora, habían dos más en el piso de

abajo. Uno era ocupado por Victor, y el otro por una cocinera,

que también dormía allí. Ésta era una señora de cierta edad,

pálida de rostro, de mirada torva, que ostentaba en sus labios

un gesto agrio; era un tanto sigilosa y de pocas palabras.

 
Pasaron los días, hasta que llegó el ansiado domingo, y los

jóvenes otra vez se encontraron a la hora que habían acordado.

Pero esta vez Victor no solamente llevaba sus acostumbradas

palomitas de maíz, sino que llevaba un ramo de rosas en capullo

para Rosalinda. La joven recibió alborozada las flores, y él

tuvo la osadía de darle un beso en la mejilla, con lo cual

ella se ruborizó un poco, pero en sus ojos chispeantes se

notaba la felicidad.

Y así fueron pasando los días y los meses, y poco a poco

Rosalinda y Victor se fueron enamorando domingo a

domingo. 

 
Algunas veces en la Plaza de Armas se distraían observando

a los carruajes jalados por corceles blancos, que paseaban

a los turistas. ¡Era todo un espectáculo! Lentamente empezaron

a darse cuenta que se amaban y que deseaban unir sus vidas

en matrimonio. Y así transcurrió un año, y Rosalinda compró

con sus ahorros una bella tela de seda y encaje blanco, y empezó

a coserse ella misma su vestido de novia. Y al cabo de tres

meses lo tenía listo y bien acabado. El vestido relucía con perlas

blancas incrustadas, que Rosalinda había cosido a la tela

prolijamente.  Una noche en la casa donde trabajaba Victor,

entraron dos mozuelos delincuentes, en plena madrugada.

Entraron por una de las ventanas que estaba entreabierta;

y muy sigilosamente se escabulleron hasta el segundo piso,

donde dormía la señora viuda. La intención de los malvivientes

era el robo. Pues en el pueblo cercano, muchos sabían que

aquella señora tenía dinero. Los ladrones tratando de no hacer

ruido, empezaron a abrir los cajones de la cómoda; pero uno

de ellos reparó en el cofre que estaba encima y al abrirlo, se

dieron con la sorpresa de que habían joyas de oro de mucho valor.

 
Pero de pronto una de las alhajas cayó al piso, y al hacer

ese ruido, la viuda se despertó sobresaltada, y al ver en la

media penumbra a los extraños en su dormitorio, empezó

a dar gritos de auxilio, y en su nerviosismo se avalanzó sobre

uno de los malhechores, en su afán de evitar que huyera

con el botín; y el delincuente sin ninguna compasión sacó

una navaja afilada, que tenía escondida entre sus ropas, y le

asestó a la anciana dos puñaladas en el pecho.

Ésta cayó agonizante al piso, y el asesino emprendió la huída

en el preciso instante en que Victor forcejeaba en la escalera

con el otro delincuente, pero en aquella oscuridad todo fue

confusión para el joven mayordomo, que había despertado

con los gritos de su patrona, y a pesar de que intentó detener

a los maleantes, ambos lo empujaron con violencia y no pudo

evitar que huyeran. 

 
Entonces Victor fue hacia la señora que se hallaba tendida

en un charco de sangre; y el joven al notar que la viuda aún

tenía signos de vida, intentó en vano de sacar la cuchilla aún

incrustada en su pecho; pues allí al instante la doña expiró.

Victor decidió no mover el cadáver; y se apartó horrorizado

de lo que veía, pues no podía creer lo que había sucedido.

Bajó los peldaños, todavía aturdido, y pensaba en ir a despertar

a la cocinera, pero recordó que aquel día martes ella le había

pedido permiso a la patrona para ausentarse.

Estaba solo en la gran casona con un cadáver; de pronto

reparó en que sus manos y sus ropas se habían manchado

de sangre en su afán por ayudar a la víctima. Presuroso fue

a lavarse en el fregadero de la cocina. Y luego corrió a

cambiarse de ropa, pues cayó en la cuenta de que debía ir a dar

parte a la policía sobre lo acontecido. Salió a la calle un poco

atontado todavía; ya empezaban a notarse en el cielo las primeras

claridades del alba. Y con pasos vacilantes, Victor se encaminó

hacia la comisaría del pueblo. Tardó media hora en llegar, y

cuando al fin estuvo allí, el joven se desplomó en una silla, y

declaró a los policías sobre el crimen que acababa de presenciar,

e hizo la denuncia.  Las autoridades escribieron todos los datos

que el joven les facilitó, pero dijo claramente que no podría

identificar los rostros de los fascinerosos, pues en aquel

momento había una gran oscuridad en las escaleras que

subían al dormitorio.

 
Los policías fueron con Victor hasta la desolada mansión,

y acordonaron todas las inmediaciones del lugar.

Pasaron varias horas hasta que llegó el juez para ordenar

el levantamiento del cadáver. Se hicieron investigaciones

todo ese día; inclusive un perito en criminalística se apersonó

para tomar huellas dactilares, tanto de las ventanas, como

del pasamanos de la escalera, del arma homicida, y del

dormitorio de la occisa.





Todos los derechos reservados 

S.C. Cta. Nro. 1107040430657

MARZO 2017
Volver arriba Ir abajo
http://milversosparaelrecuerdo.blogspot.com
Jaime Olate
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Capricornio Dragón
Cantidad de envíos : 2008
Fecha de nacimiento : 17/01/1941
Edad : 77
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 01/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: -Escritor con textos DESTACADOS
Mención Mención: Lobo ,El Detective. Texto EXCEPCIONAL
Premios Premios: 1ºLugar Concurso "Ecología" parte Textos, Octubre de 2010

MensajeTema: Re: EL VESTIDO DE NOVIA....(Primera parte)   Lun Dic 25, 2017 3:01 pm

¡Qué buena historia y muy bien escrita! Mmmm, al leerla uno se desliza por los acontecimientos muy bien descritos, haciéndome recordar los detalles en un sitio de suceso cerrado y con un cadáver.
Aunque no he leído el capítulo siguiente, presiento qué va ocurrir, si continúan los pasos lógicos ... claro, no debo adelantarme, puede haber otros hechos anexos al crimen.
Felicitaciones, un relato muy bien escrito y ... en lo policial perfectamente lo pudo haber dictado a su ayudante un Inspector de la  Brigada de Homicidios. Mmm, me pregunto si la excelente autora tiene alguna relación con la policía. (?)
Volver arriba Ir abajo
 
EL VESTIDO DE NOVIA....(Primera parte)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» EL VESTIDO DE NOVIA....(Primera parte)
» FOFUCHA NOVIA (ANTES VESTIDO DE FOFUCHA NOVIA)
» HISTORIA DE LA MONEDA MEXICANA (Primera parte)
» Las verdades de la razón, 1ª parte.
» Vota que te pareció la primera parte de Saint Seiya Omega

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: