LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 Ebrio Unicornio

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Fernanda
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
León Rata
Cantidad de envíos : 343
Fecha de nacimiento : 17/08/1972
Edad : 45
Localización : México
Fecha de inscripción : 03/08/2010

MensajeTema: Ebrio Unicornio   Vie Oct 06, 2017 2:43 pm

Ebrio unicornio
Como rinoceronte ebrio se sacudió el disfraz. Un día la adornaron con hojas, al siguiente la vistieron de unicornio. Enorme unicornio de cemento, maquillado con los colores del arcoíris.
Le gustaba salir de paseo. Disfrutaba los  nuevos sabores de helado, “frapuccino”, litros de cerveza, vino y caminatas. Era fuerte, era libre (al menos eso ella creía) e intentaba correr con la pesada carga. ¿Hacia dónde? Temía que alguien la detuviera en la carrera y luchaba por abrirse un camino en ese espacio gris. Se sentaba en la banca de piedra y se sentía cómoda. Le habían dicho que la pasaría bien en medio del estruendo y siendo parte de. Circo y consumo. Moda, cerveza, café, moda. Música y poesía. Sabía que lo “in” era ir a los museos. Debía volver a la naturaleza.               Esto a precios exorbitantes, pero para eso se rompía el lomo. Desayunó un poco de lechuga, acompañada de su fiel compañero, en aquel restaurante “pet friendly”. El de la Roma.  Era culta de tarde en tarde y la pasaba bien en el cafecito de Regina. La Cineteca le daba la bienvenida con la libertad añorada. Chicos revolcándose en el pasto (espacio reservado para sentarse a mirar la pantalla al aire libre). Suficientes salas y concreto para todos. No sabía qué hacía ahí, aunque ya no era ese lugar aburrido y para unos cuantos, que una vez visitó. Es “mainstream”. ¿Qué es eso? Suena contemporáneo y tiene aroma a pertenencia. Le dijeron “millenial”. Ella sabía que arrastraba los mismos vicios del siglo pasado. Había creído que después de Ford todo sería crecimiento y progreso. Fue arrollada por la bestia y comenzó a fumar. Enferma de polución se volvió neoliberal, “ecofriendly”. Se soltó el pelo y le rezó al dios Starbucks. Creyó en la energía renovable. El futuro. Vestida de unicornio caminaba abriéndose paso con su cuerno. Violencia, frío, soledad. La individualidad inducida le indicaba que todo el peso caía sobre sus hombros. Aprendió responsabilidad y halló la frustración. La cura estaba en el centro comercial. Acudía en bicicleta. Para las nuevas enfermedades se abrieron otros centros que le apostaban a la comunidad. Una comunidad sin consciencia y que toma café y fotografías en su celular. Una vez le escuchó mencionar a Salvador Novo: ya los helados no son solamente de limón, de chocolate, de fresa o de mantecado como solían. En aquel Lady Baltimore las listas eran largas e incomprensibles. ¿Quién no sepa pronunciar osará comerse un Marshmallow puff? No entendía nada, el ciclo se repetía, mas recordó que ahora podía encontrar helado negro o del color de su disfraz. Tendría que elegir.  Si lo deseaba, con un toque de alcohol. Tocaba probarlo. Durante una época asistió a manifestaciones y se volvió feminista. Creyó que sería escuchada. Por las noches paliaba su soledad platicando con extraños, pues para entonces ya se habían inventado las nuevas tecnologías. Sabía que podía opinar de cualquier tema y opinaba. En WhatsApp, en Facebook. Siempre incomunicada. La carga era demasiado pesada. Gente, miedo, indiferencia.  No la soportó. Despertó en el hospital. Se golpeó la cabeza. Estaba fracturada y sin disfraz. Nada tenía ya significado. Únicamente levantar a quienes agarrados de su cuerno fueron lanzados, a causa de la violenta sacudida. No encajaba y ya no se sostenía. Dejaría de ofrecer comodidad. Ciudad perdida.  

Hoy camina tambaleante y sin rumbo recordando estas palabras:
¿Qué amas entonces extraordinario extranjero?
–Amo las nubes… las nubes que pasan… allá… allá… ¡maravillosas nubes!
Volver arriba Ir abajo
 
Ebrio Unicornio
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Yato del Unicornio (TLC)
» Habilidades de Jabu de Unicornio
» ¿Cómo os imagináis la lágrima de Unicornio?
» Peter S. Beagle, Un lugar agradable y tranquilo / El último unicornio
» Angel en unicornio hecho con foami

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: