LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 Historia de un Detective (16)

Ir abajo 
AutorMensaje
Jaime Olate
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Capricornio Dragón
Cantidad de envíos : 2009
Fecha de nacimiento : 17/01/1941
Edad : 77
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 01/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: -Escritor con textos DESTACADOS
Mención Mención: Lobo ,El Detective. Texto EXCEPCIONAL
Premios Premios: 1ºLugar Concurso "Ecología" parte Textos, Octubre de 2010

MensajeTema: Historia de un Detective (16)   Miér Nov 30, 2016 11:47 am

Un Modo de Vida Muy Diferente.

Escribo desde los trece años de edad, observaba la vida como si fuera un espectador del cine y pocas veces me sentí tocado en lo personal. Mi carácter alegre, travieso y deseoso de aventuras, en algunas ocasiones se cruzaba con mis sentimientos como el amor, tan disparatado que me enamoraba de las actrices del cine o con mujeres de más edad que la mía y, para peor, que gozaban de una buena situación económica. De verdad que nunca he vivido preocupado de tener grandes o enormes cantidades de dinero, pero … en ciertas oportunidades, cuando no podía conquistar a muchachas o mujeres de un excelente pasar económico, me deprimía.

No dejé que el odio, el rencor o deseos de venganza se apoderaran de mí. Con la experiencia que dan los años me di cuenta que fui acertado en tal decisión; veo a quienes se dejan llevar por tales sentimientos que no pueden ser felices, son personas amargadas que cargan con un grado de paranoia muy alto. Incapaces de ver su irrealidad creen que aquellos que no están de acuerdo con sus ideas son potenciales enemigos, a quienes hay que combatir o atacar sutilmente.

Fueron estupendas las clases de psicología cuando ingresé a la Institución, aun cuando en el Liceo tuvimos excelentes profesores en ese ramo, y que a los Detectives nos permitieron comprender el lenguaje oral o corporal de los deponentes a quienes interrogábamos. Los pocos policías que se dejaron arrastrar por ideas políticas terminaron en forma abrupta su carrera al no conservar la objetividad en sus tareas; el ejemplo más claro fueron aquellos que la Institución debió llamarlos a retiro tempranamente por abrazar ideas de cualquier bando. Naturalmente se les arrojó de las filas cada vez que había cambio de gobierno, de modo que los funcionarios que somos imparciales y ajenos a la contingencia de los partidos de cualquier lado, incluido el gobierno de facto, fuimos considerados los más aptos y confiables para nuestro trabajo policial al no cegarnos y ver claramente que le conviene al país, paz y seguridad.
Mis compañeros de estudios en la policía, en poco tiempo se dieron cuenta quienes éramos los funcionarios predilectos para tareas confidenciales; éramos precisamente quienes no nos inclinábamos para ningún bando político. Claro, una vez que nos retiramos de la Institución la gran mayoría de quienes sabían nuestra profesión, nos trataron como sus enemigos políticos, en circunstancias que continuamos apolíticos.

Es natural que fuera así, en nuestra manera de ver, muy buenos “resbalosos” fuimos capaces de esquivar, y creo que todavía es así, los problemas que nos acarrearían al obedecer ciegamente órdenes sin un documento firmado por nuestros superiores o por la autoridad competente; al negarnos a obedecer malas órdenes que podrían traer malas consecuencias, no fuimos castigados en ningún sentido, sino que se nos consideró excelentes funcionarios.

Pasaron los años y desde hace varios, vienen a mi taller a consultar mis proyecciones electorales, hechas con la misma frialdad que cuando fui policía; por supuesto, no me pagan ni un centavo sólo sus exclamaciones de admiración después de las votaciones. Ah, pero tuve una falla hace poco, di por ganadora a la Hillary Clinton … qué diablos, no estoy en el pellejo de los gringos.

Aclaro esto por cuanto he notado que no soy considerado de confianza por ciertos grupos. Creo que al final de todo tienen razón, pues no contarán con mi apoyo, pues el único partido que tengo es ser cristiano y apegado a las leyes vigentes. Ayudé a gente en problemas y que me creían enemigo, pero se dieron cuenta que ser arrastrado a una línea no era lo mío y que mi trabajo era ceñirme a la verdad y no obcecarme. Mis únicos enemigos y de la gran mayoría de los Detectives, son los delincuentes.

¿Qué tiene que ver esta exposición de mi vida íntima con la brujería y poderes extransensoriales?
Ya lo irán viendo, pues a medida que fui conociendo esa vida tan diferente, tocaré un tanto los conocimientos de personas que se allegaron a mi existencia y que aumentaron bruscamente aquellas ideas que con algunos compañeros de estudios del Liceo habíamos conversado e incluso practicado por curiosidad, sin grandes éxitos. Con mi Jefe y la franqueza que lo caracterizaba, aquello que para mí fue hasta entonces un juego, pasó a transformarse en parte de mi juvenil existencia.
Conocí tal cantidad de brujos, machis y de personas que decían tener poderes que, recordando la vida del Gran Houdini que fue investigador y aclarador de patrañas, preferí pasar por ignorante en esos temas.
No obstante, don Manuel, mi Jefe, quien en cierto modo fue mi guía por el camino correcto, me abrió mis ojos y comencé un aprendizaje en una materia que no estaba en mis planes. Dejé de adherirme a la burla de mis colegas contra él y comprendí que su mente iba más allá de la realidad que hasta entonces conocía.

Este asunto es un poco difícil de tratar, en especial cuando había nacido y sido criado como cristiano. En una zona donde la hechicería y el engaño era frecuentemente tocado, debí entrar a reconocer que era parte de nuestra existencia y que hay personas que ven mucho más allá que el resto.
Y así, sin adentrarme demasiado en mi descubrimiento, quedé asombrado al contemplar al mundo desde otro punto de vista, alejado de aquel que estaba acostumbrado.

En poco menos de un año cargué con el mote de “El Duende”.




Volver arriba Ir abajo
 
Historia de un Detective (16)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historia de Un Detective (7)
» Historia de un Detective (22) (Finalizará)
» Historia de un Detective (10)
» Historia de un Detective (6)
» El mejor altavoz de la historia

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: