LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 El Caso de la Rubia Platino

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
SAOUL
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Masculino
Aries Rata
Cantidad de envíos : 21
Fecha de nacimiento : 24/03/1984
Edad : 33
Localización : Juarez Mex.
Fecha de inscripción : 21/12/2012

MensajeTema: El Caso de la Rubia Platino   Jue Ene 21, 2016 3:33 pm


El año estaba por terminarse, había sido uno malo, como el anterior y el anterior a ese. El invierno llevaba un par de meses instalado en la ciudad y todo había ido adquiriendo el color de las películas mudas. Llevaba tiempo sin un buen caso, el dinero se había agotado y de momento dormía en el sillón polvoso de la oficina. Era la tarde de un viernes veintitantos, lo recuerdo porque contaba mis últimos pesos debatiendo si comprar más vino o dos capsulas de plomo para la 45 que guardaba en el cajón. Entonces Ella cruzó el recibidor envuelta en misterio con una pinta a medio camino entre señora decente y puta de clase: Pelo rubio platinado, traje caro, escote pronunciado, medias de red y zapatos de tacón alto, un pequeño bolso de piel colgaba de su brazo. La rubia platino, viéndola de cerca, era morena y guapa como ella sola, decirlo es un lugar común, pero ella era una mujer por la que cualquiera sería capaz de perder la cabeza.

—Vine a usted porque me lo recomendaron— soltó sin presentarse, mientras observaba la basura y el completo desorden de mi despacho.

Sacudí un poco el polvo de una silla y le ofrecí sentarse. Di la vuelta al viejo escritorio y quedé sentado frente a ella.

—Cuénteme ¿cuál es su caso?— le pregunté mientras calculaba la distancia exacta entre sus pechos.

—No sé si usted sea el indicado— dijo pasando un dedo sobre la fina película de polvo acumulada sobre la madera del viejo escritorio.

—Si alguien la mandó conmigo es porque soy bueno en lo que hago, no sé si el mejor pero si uno de los mejores… por lo menos en esta parte de la ciudad— dije sin mucha convicción.
Pude ver la duda en sus ojos, y el reconocible destello del miedo brillando al fondo de ellos. Estaba asustada y comprendí que la desesperación la había arrastrado hasta a mí. El caso parecía ser simple; ella era creación de un canalla mala facha bueno para la composición y la rima, se le había venido a la cabeza en una resaca que creyó le mataría, la pensó casi perfecta y la sublimó en adjetivos. Ahora, al parecer alguien estaba tratando de borrarla. Entraba a los bares y la buscaba en la rockola, luego la suprimía de la lista y así ella se iba desdibujando, haciéndose cada vez menos musical, menos tangible. El trabajo consistía en descubrir a ese alguien, conocer el porqué de sus motivos y hacer que desistiera. Acepté el caso ¿Qué más me iba a poner a hacer los últimos días del año? ¿Ver Titanic? ¿Elaborar muñecos de nieve? ¿Tamales de dulce? Fijamos mis honorarios, no era mucho pero estaba en quiebra. Quedamos en diez de los grandes, poco importaba la crisis, la devaluación y el alza del dólar—Hay que joderse —me dije— más hombres se han perdido por menos.

Sacó un par de naipes del bolso, un 2 de tréboles y una reina de corazones, las puso sobre el escritorio —Puede comenzar por ahí— me dijo. Puse cara de saber a qué se refería pero no ha de haber estado muy bien porque enseguida acotó —al reverso tienen el nombre de los últimos bares a los que mi perseguidor a entrado— Tomé los naipes y les di la vuelta, conocía ambos lugares. El 2 de tréboles había salido de “La Vaca Tuerta” una vez me levanté ahí a una puta, mi última gonorrea hasta ahora. La reina de corazones era de “El Perro salado” conocía al cantinero, preparaba buenos tragos.

—Resolveré su caso Señora…— pareció no darse cuenta de que iba la pausa – Soy el mejor, lo cogeré, deje de preocuparse.

—Sigo dudando que usted sea el indicado, pero creo que se me terminaron las opciones. Tome, es un anticipo.

Tomé el sobre que me ofrecía y lo metí en mi bolsillo trasero. No quise contarlo delante de ella pero traté de calcular el monto. No era mucho.

— ¿Dónde podré ir comunicándole los avances del caso?.

—Yo le buscaré.

—Lo resolveré—repetí —soy el mejor.

— Si falla, no volverá a verme.

Aquello sonó como si llevara implícita una advertencia. Se levantó de la silla y me miró sin asco ni duda por un instante. Luego dijo —Adiós— fue un adiós venido de alguna parte con mucho hielo, se dio media vuelta y se fue. Seguí su contoneo prendado de su culo hasta la salida. Había leído suficientes novelas negras en mi vida como para saber lo que seguía a continuación. El teléfono sonó. Esperé seis timbrazos y una voz gastada por al alcohol y el tabaco me dijo al descolgar:

—Mira chaval / punto por punto / te lo voy a dejar bien claro / acepta un par de consejos / gástate tu dinero / págate unos tragos / follate alguna puta / brinda por tu buena suerte / porque la muerte / te vea de lejos / ahórrate los estragos/ cambia de ruta /y no te metas en este asunto / que te puede salir caro.

—Hay que joderse— no recuerdo si lo pensé o lo dije. Colgué el teléfono. Me tomé un par de segundos para respirar y poner mis ideas en orden. Sentía la boca agria, llevaba barba de una semana y manchas de sudor en la camisa, estaba hecho un asco, fuera de forma. Era la viva imagen de un perdedor sin remedio. Me encontraba enfermo en más de un sentido. Yo era S. Algo. Detective Privado. Privado de razón, de amor, de dinero... tenía los ojos tristes, los zapatos viejos, la ropa me iba un par de tallas más grandes y nadie me quería.

—Hay que joderse.
Volver arriba Ir abajo
http://palabrasydemonios.blogspot.com
Jaime Olate
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Capricornio Dragón
Cantidad de envíos : 1836
Fecha de nacimiento : 17/01/1941
Edad : 76
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 01/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: -Escritor con textos DESTACADOS
Mención Mención: Lobo ,El Detective. Texto EXCEPCIONAL
Premios Premios: 1ºLugar Concurso "Ecología" parte Textos, Octubre de 2010

MensajeTema: Re: El Caso de la Rubia Platino   Jue Ene 21, 2016 10:02 pm

Me gustó el cuento que , aparentemente, puede ser el inicio de una historia más larga.
Excelente exordio, donde con maestría en unas cuantas pinceladas describes los ambientes, situaciones y a la señora-puta.
Buen desarrollo y un final que me deja con ganas de una continuación.
Felicitaciones, me hiciste recordar las novelas policiales de mi juventud. Total, este género no pasa nunca de moda.
Desde Chile, saludos
Jaime
Volver arriba Ir abajo
Nilda Sena
Moderador
Moderador
avatar

Femenino
Tauro Búfalo
Cantidad de envíos : 4055
Fecha de nacimiento : 02/05/1961
Edad : 56
Localización : Corrientes
Fecha de inscripción : 26/04/2014

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Grandes Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios:

MensajeTema: Re: El Caso de la Rubia Platino   Sáb Ene 23, 2016 10:56 pm

Disfruté de la lectura del relato. Está muy bueno.
Nilda
Volver arriba Ir abajo
http://www.nildasena.blogspot.com.ar
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El Caso de la Rubia Platino   

Volver arriba Ir abajo
 
El Caso de la Rubia Platino
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Aquella muchacha rubia
» El caso de abuso físico más terrible del estado de Indiana
» Nuevo dunkiana, nueva motivación: Me caso en 2012!!
» El curioso caso de Benjamin Button _ F. Scott Fitzgerald
» A VUELTA CON LA MONEDA DE PLATINO

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: