LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 La princesa, el principe y los sapos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Fernando L.R.
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Masculino
Géminis Gallo
Cantidad de envíos : 59
Fecha de nacimiento : 21/06/1981
Edad : 35
Fecha de inscripción : 16/03/2010

MensajeTema: La princesa, el principe y los sapos   Lun Nov 09, 2015 12:45 pm

Les comparto otra de mis historias, un saludo al foro.


La princesa, el príncipe y los sapos.

Hubo una vez en un reino de fantasía, en el ostentoso castillo de alfombras doradas.
La princesa reposa sobre cojines de cartón; el lujoso diván ve directamente a una gigantesca ventana; los rayos de la declinante tarde penetran sus pupilas como sonrientes invitados.

Piensa ella en el coro de los ángeles; en los cantos de los niños de la capilla.

Piensa ella en su bello príncipe. A su alrededor no faltan los más deliciosos y suaves dulces, las más delicadas y frescas flores.

Piensa ella en su magnífico caballero.

Y es así como pasan los meses; su padre está ya cansado de traer a los más elegantes candidatos, y es que es el mismo, quien los ha elegido.

La princesa en su desesperación busca ayuda en los bosques.

En la noche fría y húmeda; de psicóticos grillos y eterno rumor.

Allí reposa la bruja; bajo el árbol de la suerte; tira los dados y ríe a carcajadas; se toma de los cabellos; los arranca de puro estupor.

cae el seis, cae el cuatro, ninguno le interesa sólo el dos.

La joven princesa se acerca sin saber, del porque lo ha elegido, del porque busca en la oscuridad.

Se dirige sonriente y burlona la bruja al sereno suelo, bajo la sombra que da sombra a la propia noche.

- ¿Es que acaso no sabeis que las brujas tenemos prohibido el amor?

La princesa se sobresalta, piensa en que fuerza interna, ha sido capaz de promover en ella este viaje al bosque.

- ¿Es acaso la desesperación? ¡Mi príncipe! ¿DONDE ESTAS?

La bruja la escucha; levanta muy atenta su cabeza, y a media sonrisa escucha a la princesa.

- ¡ME HA MATADO, LA PROPIA VIDA! Con su indiferencia ha ahogado los latidos de mi corazón.

La bruja maliciosa y pendenciera se le acerca, y con su voz quebrada y reseca dice a la joven.

- ¿que buscais? ¡Yo puedo ayudarte! Puedo hacer para ti al príncipe que más quieras.

La princesa le ve sorprendida; piensa rápidamente; entre el miedo y la alegría contesta a la siniestra anciana.

- ¿Qué? Puedes tu hacer a aquel que yo pueda amar. No ha habido caballero a mi altura, no ha habido quien con sus perlas me haga desmayar.

La bruja le contesta.

- ¿No haz conocido a tu príncipe? ¡Yo hoz lo puedo presentar!

- Mi recompensa será nada mas un huevo de mujer, quiero un hijo a quien educar.

Así responde la princesa entre la seguridad y el nerviosismo.

- ¡Que así sea mujer! Un huevo de princesa, una vez al mes para ti he de cultivar.

La bruja ríe a carcajadas y dice con un grito voraz.

- HOY HE GANADO UN HIJO, Y NO HE PERDIDO NADA.
- cada mes vendrá a tu palacio un príncipe; su reino nunca va el a anunciar, tu corazón saltará con solo verle, y de el te haz de enamorar.

Así partió la princesa nuevamente a su palacio.

A la mañana el toque de trompetas la hizo despertar; un bello príncipe de origen desconocido se paseaba por las calles del reino.

Repartía dulces y flores, su sonrisa nadie fue capaz de despertar.

Llegó por fin a palacio, casi sin presentación alguna se dirige a las delicadas manos de la princesa, y un suave beso hace a esta suspirar.

Van directamente a los jardines; el rey no pone objeción alguna; como si fuera su propia persona confía ciegamente en aquel extraño que lleva a su hija.

La princesa vive junto a su reciente enamorado las más excitantes y únicas caricias; la acompaña este de lindas flores, suaves y dulces engaños.

Pero entre tanta felicidad aparente, aun su jardín se encuentra a medias luces; y es que hace falta tanto una sonrisa.

Así dice ella con el paso de los días.

- Qué dicha tengo de tener a mi lindo príncipe; ¡pero es que este no es aquel con el que he soñado!

El príncipe escucha sin querer sus palabras y sufre. Sabe bien qué su vida depende de que este amor perdure. Que la bruja le ha sacado del pantano para ser amado por la bella princesa.

Llega la princesa a su habitación; el príncipe desea colarse por la ventana; pero sus pequeñas patas de sapo no le dejan subir a la altura de aquel amplio portal.

Siente entonces la princesa un agudo punzón en la parte baja de su abdomen; ignora el hecho y sé dispone a dormir.

A la mañana siguiente el sonido de firmes cascos de caballos. Un príncipe ha llegado desde el Reino de la alegría.

Con su simpatía ha cautivado a todo el reino. No ha dado regalos; pero si sonrisas y sarcasmos.

Llega por fin al castillo, un ejército de bufones se ríen a cada uno de sus pasos.

Más la princesa se muestra ante el indispuesta y acepta sólo de cortesía salir con el a los callejones de palacio.

A pesar de su desagrado inicial; conforme le fue conociendo, lo reconoció como alguien de mucho valor. Era muy generoso y siempre tenía un chiste genial para hacer sonreír a la joven.

Pasaron así los días y ella cada vez le fue tomando más y más cariño. Pero no era aquel cariño especial y profundo; de suaves flores y caricias.

Eran pues las manos de un hermano o un hijo las que ella sentía entre las suyas.

Eran pues las manos de un amigo, no las de un amante.

Así el príncipe fue marchitando su dulce sonrisa; ya no había nada por cuanto el pudiera hacer, que quitará de sus ojos la terrible decepción en la mirada de la princesa.

Se sentía no sólo avergonzado, sino también impotente; ¿no había el salido del pantano y luchado contra todos los de la charca? ¿No había logrado pasar por sobre todos para ser elegido por la bruja?

¡Pero nada importa! Si no era capaz de conquistar el amor de su princesa.

Parte esa noche ella a su habitación, trata el príncipe de entrar por el techo sin ser visto: más su panza de sapo le hace resbalar y caer estrepitosamente al frío y húmedo suelo.

Allí encuentra al primer sapo, y juntos cantan en aquella noche por el amor de la hermosa princesa.

Un tímido toque saca algo de la entrepierna de la princesa.

A la mañana siguiente se escucha una gran algarabía en todo el reino; un príncipe misterioso ha llegado.

Más este a diferencia de los otros trae en su rostro una máscara que impide, se pueda ver la plenitud de su rostro.

Bellas doncellas arrojan a su paso pétalos blancos.

Reparte dulces, flores, panes y sonrisas.

En su traje no faltan más estrellas; se sabe a simple vista de un héroe sin comparación.

Llega al castillo y son los propios nobles quienes esta vez le abren las puertas maravillados.

La princesa al verle siente en su pecho como si un millón de estrellas danzantes rieran a carcajadas.

Su piel se ruboriza, su rostro como baño de Maria, y sus manos de temblorosa nieve.

El no besa sus manos; no se acerca a su rostro; enfrente de todo el reino le descalza y besa suavemente cada uno de los dedos de sus pies.

La corte no tiene tiempo de escandalizarse ante lo acontecido; solo hay en esa habitación espacio para la más profunda admiración.

Por fin, delante de todo el mundo toma a la princesa entre sus brazos y la carga; entre un arrullo y un suspiro hacia los más oscuros rincones del castillo.

Le muestra sus fórmulas y secretos conjuros; quita de su rostro su máscara y le muestra a ella su angélico rostro.

Pero es que es una endiablada belleza, una belleza que le asusta por su complejidad.

Una tarde ella hablaba consigo misma, y  una mosca escuchaba cada una de sus palabras.

Voló la mosca a la torre más alta; donde el príncipe hacia ya sus fórmulas.

Así le repite a detalle lo dicho por la princesa.

"- ¡He querido a un bello príncipe, acorde a todos los deseos y provocar con ello todas las envidias!

- más no he podido nunca amarles por completo; hay siempre en ellos algo que me repugna, ¡sufro por no encontrar el amor!"

Al escuchar esto el parte sobresaltado a buscar a la joven, antes de que caiga la noche, ya que sabe, que si parte hacia su habitación decepcionada, el inmediatamente se convertirá en un sapo del pantano.

Entonces llega el príncipe donde ella reposaba y le dice.

- ¡Hola mi querído amor!, mi bella y enigmática princesa.

Ella lo ve con ojos sorprendidos, mientras la piel blanca y tersa del príncipe toma tono verde y escamoso.

- ¿Es que acaso no sabes que un beso es capaz de convertir a un sapo en príncipe? Cuando se ama, incluso si se ama a un sapo, este se convierte por la magia del amor en un bello príncipe azul: ¿es que acaso no habeis entendido la parábola?

- y es que cuando la decepción o la indiferencia se apoderan de vuestros ojos; incluso el más gallardo de entre los príncipes, en sapo se convertirá.

- Mira que tu sinsentido a regalado a la bruja dos de vuestros hijos.

- Y mira que por tu inconformidad haz vuelto locos de amor a tres sapos; que mejor no hubiéramos salido nunca del pantano, así jamás hubiéramos sabido lo duro del desprecio de una princesa, ni nuestros corazones tendrían que sufrir por lo perdido, por lo que nunca se pudo del todo tener.

Esas fueron las últimas palabras del príncipe, antes de que la noche diera paso a su trágica transformación.

Y es así que la princesa lloro mucho por aquellos sapos, que fueron los príncipes que nunca supo valorar.

Les soltó en el estanque de palacio, con el tiempo se dejaron amar de bellas doncellas, y sus formas y armaduras pudieron recobrar.

¿Y que paso con la princesa?

Amo por fin sin poner condiciones, amo con el corazón y sin ideales.

Fin.

www.amimsped.blogspot.com
Volver arriba Ir abajo
http://www.amimsped.blogspot.com
Nilda Sena
Moderador
Moderador
avatar

Femenino
Tauro Búfalo
Cantidad de envíos : 3963
Fecha de nacimiento : 02/05/1961
Edad : 56
Localización : Corrientes
Fecha de inscripción : 26/04/2014

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Grandes Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios:

MensajeTema: Re: La princesa, el principe y los sapos   Lun Nov 09, 2015 3:11 pm

Qué lindo cuento. Empecé a leer y escuchar y finalmente solo escuché. Es lindo oir cuando una voz lee tan bien.
Nilda
Volver arriba Ir abajo
http://www.nildasena.blogspot.com.ar
Fernando L.R.
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Masculino
Géminis Gallo
Cantidad de envíos : 59
Fecha de nacimiento : 21/06/1981
Edad : 35
Fecha de inscripción : 16/03/2010

MensajeTema: Re: La princesa, el principe y los sapos   Lun Nov 09, 2015 3:44 pm

Saludos.

Gracias Nilda por su comentario.

un placer.
Volver arriba Ir abajo
http://www.amimsped.blogspot.com
Poesiacarnivora
Admin
Admin
avatar

Femenino
Aries Rata
Cantidad de envíos : 15746
Fecha de nacimiento : 16/04/1972
Edad : 45
Localización : Montevideo-Uruguay
Fecha de inscripción : 05/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - A la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1ª y 2º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: La princesa, el principe y los sapos   Dom Dic 27, 2015 1:42 am

Comencé a escucharlo,pero detuve la audición y solo me dedique al cuento.
El relato me gusto muchísimo,me gustan las imágenes planteadas en el,y el buen uso de los recursos literarios.
La grabación no me gusto,es decir,la voz es perfecta para narrar,no me gusto la entonación del relato,parecía anonimus leyendo,supongo que fue a ex profeso,pero no me llego el audio,quizás cuestiones de gustos ,quizás porque no entendí esa entonación.
La voz es magnifica para narrar,reitero,me gusta muchísimo,un tono muy bueno,una dicción clara,pero no la entonación que le diste al cuento.


Que las hadas te compañen
Volver arriba Ir abajo
http://www.letrasyalgomas.com
Fernando L.R.
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Masculino
Géminis Gallo
Cantidad de envíos : 59
Fecha de nacimiento : 21/06/1981
Edad : 35
Fecha de inscripción : 16/03/2010

MensajeTema: Re: La princesa, el principe y los sapos   Mar Dic 29, 2015 1:11 pm

Saludos.

Muchas gracias por su comentario Poesia Carnivora, me agrada mucho que el cuento le guste, y creame que su comentario me gratifica.

En cuanto a la voz electronica, pues comparto su opinion, nunca jamas (al menos por ahora) un programa podra igualar las emociones y entonacaciones humanas, mas lo hago asi por una cuestion nada mas de tiempo.

si elijo poner como complemento el cuento en audio, ya que hay mucha gente que no gusta leer, o no tiene tiempo para ello, y es creo una forma de ser escuchado.

En un futuro quiero ser yo quien narre los escritos, mas como has de saber, hacer un trabajo de calidad, requiere de mucha concentracion y tiempo, al menos a mi no me es tan facil, ya que tiendo a ser muy perfeccionista.

Un Saludo y muchas gracias por leer.
Volver arriba Ir abajo
http://www.amimsped.blogspot.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La princesa, el principe y los sapos   

Volver arriba Ir abajo
 
La princesa, el principe y los sapos
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La Historia De Sindi
» ANDAMIOS, de Mario Benedetti.
» EL SAPO Y LA ORUGA
» Poesía para Ilustrar: El Sapo y La Rana +++RECOMENDADO AGOSTO 2009+++
» EL SAPO DE LA LAGUNA... MINI CUENTO

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: