LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 Historia de un fraude epistolar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Martín Renán
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Escorpio Búfalo
Cantidad de envíos : 3606
Fecha de nacimiento : 24/10/1973
Edad : 43
Localización : Lima; Perú (Cartavio)
Fecha de inscripción : 20/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: DE MOMENTO- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: PROSA POÉTICA EXCEPCIONAL- por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Historia de un fraude epistolar   Sáb Oct 11, 2014 2:28 am

Todo comenzó en 1904, cuando Gálvez y Rodríguez maquinaron una travesura para procurarse un libro de poemas que Juan Ramón había publicado en España. La idea era escribirle solicitándole un ejemplar, pero, como temían que su petición fuese ignorada, se les ocurrió adoptar la identidad de una presunta admiradora. Sin embargo, en lugar de inventar un nombre, recurrieron al de una prima hermana de Rodríguez, Georgina Hübner, aunque sin su consentimiento. Y, para hacer más convincente la añagaza, se valieron de la fina caligrafía de una amiga. La carta fue concebida con tal destreza que el poeta mordió el anzuelo.
Por entonces, Juan Ramón tenía 23 años y ya llamaba la atención con sus versos modernistas. Frágil e hipocondríaco, había sido internado en un sanatorio en Francia a raíz de un colapso nervioso. Era un enamoradizo incorregible y la misiva de la limeña encendió sus ánimos. Respondió a vuelta de correo y sus afectuosas palabras incitaron a los impostores a seguirle la corriente, lo que no tardó en desencadenar una apasionada correspondencia. Por un tiempo, el intercambio resultó divertido, pues ponía a prueba el ingenio de los embaucadores, pero el asunto tomó otro cariz cuando el poeta declaró su amor a Georgina Hübner y le anunció que abordaría el primer barco para ir a verla. Asustados, Gálvez y Rodríguez decidieron ‘matar’ a la joven admiradora (le infligieron una tisis galopante). Poco después, Juan Ramón recibió un telegrama del cónsul del Perú en Madrid, quien le comunicaba la muerte de Georgina Hübner.
El poeta quedó devastado y escribió una hermosa elegía titulada “Carta a Georgina Hübner en el cielo de Lima”, que incluyó en su libro Laberinto, en 1913. Pero las cosas no acabaron allí. Alguien se atrevió a contarle la verdad a Juan Ramón, quien, indignado, ordenó que retiraran el volumen del mercado. Más aún, excluyó los conmovedores versos en las posteriores recopilaciones de su obra, pese a tratarse de un extraordinario poema de amor. Solo recapacitó al final de su vida, cuando admitió: “Sea como sea, yo he amado a Georgina Hübner, ella llenó una época de vacío mía, y para mí ha existido tanto como si hubiera existido. Gracias, pues, a quien la inventara”.




Guillermo Niño de Guzmán,De Artes y Letras
Escritor
Periódico Perú21



Carta a Georgina Hübner en el cielo de Lima
Juan Ramón Jiménez


El cónsul del Perú me lo dice: Georgina Hübner ha muerto...
¡Has muerto! ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Qué día?
¿Cuál oro, al despedirse de mi vida, un ocaso,
iba a rozar la maravilla de tus manos
cruzadas dulcemente sobre el parado pecho,
como dos lirios malvas de amor y sentimiento?

... Ya tu espalda ha sentido el ataúd blanco,
tus muslos están ya para siempre cerrados,
en el tierno verdor de tu reciente fosa
el sol poniente inflamará los chuparrosas...

¡Ya está más fría y solitaria La Punta
que cuando tú la viste, huyendo de la tumba,
aquellas tardes en que tu ilusión me dijo:
“¡Cuánto he pensado en usted, amigo mío!”...
¿Y yo, georgina, en tí? Yo no sé cómo eras...
¿Morena? ¿Casta? ¿Triste? ¡Sólo sé que mi pena
parece una mujer, cual tú, que está sentada,
llorando, sollozando, al lado de mi alma!
¡Sé que mi pena tiene aquella letra suave
que venía, en un vuelo, a través de los mares,
para llamarme “amigo”... o algo más... no sé...algo
que sentía tu corazón de veinte años.

Me escribiste: “Mi primo me trajo ayer su libro”..
¿te acuerdas?- y yo, pálido: -“Pero... ¿usted tiene un primo?”
Quise entrar en tu vida y ofrecerte mi mano
noble cual una llama, Georgina... ¡En cuantos barcos
salían, fue mi loco corazón en tu busca...
y creía encontrarte, pensativa, en La Punta,
con un libro en la mano, como tú me decías,
soñando, entre las flores, encantarme la vida!...
Ahora, el barco en que iré, una tarde, a buscarte,
no saldrá de este puerto, ni surcará los mares,
irá por lo infinito, con la proa hacia arriba,
buscando, como un ángel, una celeste isla...

¡Oh, georgina, georgina! ¡Qué cosas... Mis libros
los tendrás en el cielo, y ya le habrás leído
a Dios algunos versos... Tú hollarás el Poniente
en que mis pensamientos dramáticos se mueren...
desde ahí tú sabrás que esto no vale nada,
que, salvado el amor, lo demás son palabras...

¡El amor! ¡El amor! ¿Tú sentiste en tus noches
el encanto lejano de mis ardientes voces,
cuando yo, en las estrellas, en la sombra, en la brisa,
sollozando hacia el sur, te llamaba: Georgina?

Una onda, quizás, del aire que llevaba
el perfume inefable de mis vagas nostalgias
¿pasó junto a tu oído? ¿Tú supiste de mí
los sueños de la estancia, los besos del jardín?
¡Cómo se rompe lo mejor de nuestra vida!
Vivimos... ¿para qué? Para mirar los días
de fúnebre color, sin cielo en los remansos...
para llorar, para anhelar lo que está lejos,
para no pasar nunca el umbral del ensueño,
¡ah, Georgina, georgina!, para que tú te mueras
una tarde, una noche... ¡y sin que yo lo sepa!
El cónsul del Perú me lo dice: Georgina Hübner ha muerto”...
Has muerto. Estás, sin alma, en Lima,
abriendo rosas blancas debajo de la tierra.
Y si en ninguna parte nuestros brazos se encuentran,
qué niño idiota, hijo del odio y del dolor,
hizo el mundo, jugando con pompas de jabón?
Volver arriba Ir abajo
Jaime Olate
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Capricornio Dragón
Cantidad de envíos : 1829
Fecha de nacimiento : 17/01/1941
Edad : 76
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 01/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: -Escritor con textos DESTACADOS
Mención Mención: Lobo ,El Detective. Texto EXCEPCIONAL
Premios Premios: 1ºLugar Concurso "Ecología" parte Textos, Octubre de 2010

MensajeTema: Re: Historia de un fraude epistolar   Lun Abr 20, 2015 12:09 pm

¡Vaya qué historia! Gracias por contarla, estimado Martín, me hiciste recordar y leer a tan grande poeta español. En Chile, no sé si ocurre lo mismo en otros países de habla hispánica, muy, pero muy pocos estudiantes son adeptos a la literatura; de ahí nuestra admiración por ustedes los peruanos por el buen uso del idioma castellano, hasta de la gente más modesta con quienes tengo el agrado de hablar.
Platero y Yo, una obra que leíamos en clases de literatura en el Liceo, allá por la década de 1950-1960, nos hacía conversar acerca del gran poeta Juan Ramón Jimenez.
Hoy, vaya uno a saber qué diablos les pasa a los estudiantes chilenos, no están interesados por nuestro idioma, salvo breves chispazos que encuentro por casualidad. Entre los profesionales son los Médicos e Ingenieros los que se expresan muy bien; pero, los más ignorantes, con honrosas excepciones que veo en TV por los alegatos de la corrupción oculta en la política, son precisamente los abogados quienes muestran "la hilacha" en el poco estudio del castellano.
Ya que estoy "lanzado" sobre este tema, conozco sólo algunos locutores de radio y tv que se preocupan de superarse, el resto ... mejor no hablemos.
Un placer leerte, hermano peruano.
Jaime de Chile.
Volver arriba Ir abajo
 
Historia de un fraude epistolar
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historia de un fraude epistolar
» Quiebra y fraude de las Autopistas de Peaje
» El mejor altavoz de la historia
» HISTORIA DE DOS TESOROS D3ESWCUBIERTOS CON EL DEEPERS
» Historia de Unicron y sus prototipos

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: MERCADO PERSA :: Biblioteca Universal Multitemática-
Responder al temaCambiar a: