LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 TIRANÍA: CAPÍTULO 2

Ir abajo 
AutorMensaje
rebecaindie16
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Femenino
Géminis Tigre
Cantidad de envíos : 18
Fecha de nacimiento : 15/06/1998
Edad : 20
Localización : Barcelona, España
Fecha de inscripción : 01/05/2014

MensajeTema: TIRANÍA: CAPÍTULO 2   Sáb Mayo 10, 2014 10:34 am

Syver mira a su hermano enfermo con singularidad, y no sabe si sentir lástima o absolutamente nada. Tiene la cara chupada, poblada de pelos grises en la barba, y le caen puñados de pelo de la cabeza. Parece que le hayan succionado la carne y solo le queden la piel y los huesos, por lo esmirriado que está.

Bebe un sorbo de agua de una botella, y se disgusta cuando nota en su boca que esta no está fría, pues él odia el agua natural, aun más la caliente. Sigue con la mirada al enfermero que acaba de entrar en el aposento y lo escruta de arriba a bajo, pasivo.

-¿Cómo se encuentra su Alteza? –dice Syver con cortesía.

-Su vida no se alargará mucho más, señor. Me sabe mal decírselo, pero pronto perecerá.

El hombre alza los hombros con indiferencia. Acaba de descubrir que no siente ningún tipo de duelo por su hermano mayor. Se llevan treinta años de diferencia, y casi nunca se han dirigido la palabra. ¿Por qué tendría que importarle su muerte? Lo han llamado a él porque es el único miembro de la familia que le queda. Pero es que nadie lo quiere, a Heiolf.

Aunque gracias a él la dinastía de los Solberg se enriqueciera, todos comenzaron a mirarlo con difidencia cuando conquistó el mundo entero con aquel rey francés hace veintidós años. Y hace veintidós años, Syver tenía tres, y jugaba con coches de juguetes e iba al jardín de infancia.

-Yo no soy tan viejo, Syver –dice Heiolf, con una voz frangible y casi imperceptible, agarrándole la mano al otro con fuerza-. Pero la muerte se me lleva pronto. Demasiado pronto. No he sido capaz de soportar las balas incrustadas en mi cuerpo, y encima me he puesto enfermo, y tengo heridas por todas partes. No quiero que nuestra familia se acabe aquí. Quiero que tú cojas el relevo, que sigas luchando por este mundo unitario y sigas dando poder a los Solberg como yo he hecho durante toda mi vida. Te entrego mi poder, te corono rey de Noruega y de todo Europa, porque Diègue, aquel calamitoso, hace años que murió y dejó que los franceses se alborotaran y montaran escándalo. Tú tienes que controlarlo. Te lo pido, porque soy tu hermano mayor.

Estas son sus últimas palabras. Sus ojos se apagan y las manos se le aflojan. Unos cuantos soldados vestidos de negro lo encierran en un ataúd y se lo llevan.

-¿Tengo que dirigirme a usted como Alteza, señor? –le pregunta el enfermero.

-Mira, aquí está el problema –dice Syver-. No sé ni cómo te llamas.

-Mi nombre es Hafleikr Gjertsen.

-Muy bien, Hafleikr. Lo que te decía, es que no quiero ser un monarca. No lo veo divertido, eso de torturar y asesinar a las persones, y que sea legal el maltrato a la mujer. No quiero formar parte de esto. Por otra parte, si no lo hago soy yo el que acabará muerto, así que… ¿por qué no me ayudas a descubrir hacia dónde tiene que inclinarse la balanza? ¿La muerte por haber luchado por la igualdad? ¿O la vida por haber sido un cobarde?

-Yo optaría por sentarme al trono, pero reinando con sabiduría. Instaurar un monarca en Francia y hacer un acuerdo con el resto de países de la Tiranía para prohibir las torturas y los asesinatos, y evitar la violencia de género. Usted es el hermano del rey Heiolf, y sus pensamientos tienen mucha influencia en el resto.

-¿Es eso, lo que crees? ¿Crees que funcionará? ¿Crees que me harán caso? ¿Crees que no me cogerán y me matarán en una silla eléctrica, o en la guillotina, como en los viejos tiempos? Tengo la cabeza llena de dudas. ¿Por qué tuve que ser el hermano de este alelado? Ahora soy yo el que se tiene que encargar de arreglar estas destrozas y hacer de este mundo un sitio bonito.

-¿No tiene usted ningún otro familiar que quiera ocupar su lugar?

-Todos odiaban a Heiolf.

-Vaya.

El ambiente se llena de silencio, al principio tranquilo pero luego incómodo, y Syver decide romperlo con un golpe en la mesita del lado de la cama.

-Decidido. Porque soy un Solberg y los Solberg somos tozudos, me encargaré de todo. Me ocuparé de ser un buen rey, y me convertiré en un presidente democrático, como los que había hace años. Prohibiré los maltratos y torturas sobre mi cadáver, e intentaré hacer de este lugar un mundo mejor.

Cuando sale del hospital, que está algo abandonado porque casi no hay personal que trabaje ahí, una pequeña multitud lo recibe fuera. Gritan su nombre; algunos lo loan y otros lo infaman. Un huevo le estalla en la cabeza y le ensucia el pelo, pero no se enoja, solo le pide a uno de los soldados que le traiga un trapo mojado y les dice al resto que no le hagan daño al pobre hombre que se lo ha tirado.

La misma gente y otras personas que se unen por el camino escoltan a Syver al Palacio Real donde, adentro, la gente que camina de arriba abajo se aparta solo para que él pueda pasar. Se pone delante de la tribuna de la Sala Mayor, y se espera a que todas las cámaras lo enfoquen y los periodistas hayan comentado la noticia de última hora para que le dejen empezar con el discurso:

-Yo no soy mi hermano Heiolf. Soy un Solberg, venimos de la misma familia y tenemos las mismas raíces, pero no somos la misma persona ni de lejos. Yo no os torturaré, ni os asesinaré, ni permitiré que existan los maltratos. Porque el pueblo es la gente, y todos somos lo mismo; somos personas, y eso es lo que nos une. Sin el pueblo, la nobleza y monarquía no serían nada y se diluirían. Yo voto por un mundo mejor. Voto por romper la Tiranía, y me reuniré con los monarcas que participan en ella para preparar un acuerdo y hacerlo posible. Noruegos, si me ayudáis, podemos conseguirlo. Juntos. Porque somos fuertes. Y no solo noruegos; también los franceses, italianos, españoles, ingleses, alemanes, polacos, suecos, finlandeses… todos los europeos, los asiáticos, africanos y americanos, ya sean del norte o del sur, ¿qué importa? Además, mejoraré la ecología, empobreceré a los ricos y enriqueceré a los pobres. Eso es todo, amigos y amigas. Acaba de comenzar mi partida. Gracias por escucharme.

Nadie le aplaude. Le da igual. Ordena a sus sirvientes que le traigan una botella de agua bien fría y una toalla húmeda, porque está sudando de arriba a bajo y todavía tiembla. Lo ha hecho. Lo ha dicho, delante de toda Noruega pero también de todo el mundo, porque esto no tardará mucho en circular por las redes de Internet, y todos lo verán.

Él quiere hacer un cambio. Se lo ha propuesto, y no parará de luchar hasta conseguirlo. Después de esta fatídica y fuerte jornada, pide que le preparen un baño de burbujas con sales aromáticas para relajarse un rato. Atranca la puerta de la habitación, se desnuda y se adentra en el agua espumosa, que le provoca una distensión agradable. Se friega el cuerpo con una esponja con jabón y también el pelo, que hace días que no se lo lava.

Cuando sale de la bañera, se pone crema en las heridas que tiene en piernas y brazos, que se las hizo hace dos años, cuando hubo una explosión en su casa, perdió sus hijos para siempre y secuestraron a su mujer.

“Exacto”, piensa para si mismo, “Recuperaré a mi querida Geirbjorg. Lo debe de estar pasando fatal, y eso es lo que menos deseo. Destruiré a los que se la llevaron.”

Geirbjorg… recuerda cuando la conoció. Estaba en una cena con la familia del monarca italiano Venanzio Sanguinetti, y la chica era su prima segunda, que venía con su padre Alfrigg Borchgrevink. La primera vez que Syver la vio, sintió hacia ella indiferencia, pero después le gustó su hermosa cara, así que cada vez le placía más mirarla. Congeniaron mucho, y se llamaban a menudo. Eran jóvenes y se lo pasaban bien. El señor Borchgrevink murió de un infarto porque fumaba demasiado, y cuando el chico consoló a Geirbjorg acabaron enamorándose el uno del otro.

Al paso de los días, la gente se aglomera a las puertas del Palacio, y hay tanta multitud que al rey le es imposible salir de ahí. Cuando está en su habitación, oye la algarabía del exterior. Gritan su nombre, algunos en forma de loanza y otros en forma de maldición. Los más conservadores se han tomado como una ofensa su discurso por televisión. En cambio, los que se sentían más oprimidos han encontrado su sitio, y se desahogan, alegres.

Tal y como Syver deseaba, se convoca una gran e importantísima reunión de muchos monarcas partícipes de la Tiranía un par de semanas después. La mesa donde se sientan para reunirse y cenan es muy oblonga, y le dejan a él ser el que la presida en un extremo. Han venido muchos reyes: Wladyslaw Wójcik, de Polonia; Kaspar Schwenke, de Alemania, Austria y Suiza; Brando Sanguinetti, hijo del antiguo soberano Venanzio y actual rey de Italia; Ellery Bradbury, del Reino Unido; Thorbjörn Knudsen, de Dinamarca; Lukács Harsányi, de Hungría; Khrysos Sfakianakis, de Grecia, Félix Otero, de España… y muchos más.

La cena se basa en oca rellena de ciruelas, combinado con arroz a la milanesa y patatas fritas y enormes recipientes de plata repartidos por la mesa y llenos de manzanas, cerezas, uvas y otras frutas. Cuando todos están con la barriga llena y ríen felices por el efecto de la cerveza de cebada que han bebido, Syver se atreve a sacar el tema que a él más le consterna y preocupa.

-¿Qué es lo que quiere, señor Solberg? –pregunta Thorbjörn Knudsen, un hombre robusto, que parece un vikingo por su larga cabellera y rubia como el trigo, su cara espigada y su aspecto corpulento y grande.

-Mi deseo es el de romper la Tiranía, sir Knudsen.

-¿Y por qué quieres eso? –el inglés Ellery Bradbury siempre ha tenido fama de maleducado.

-Porque es injusto para los ciudadanos. Son humanos, y no merecen esta opresión. Además, ¿por qué no ha venido ningún gobernador que no sea europeo? –pregunta, curioso y preocupado a la vez.

-No era necesario que presenciaran esto –dice Wladyslaw Wójcik, con una sonrisa sagaz.

El polaco chasquea los dedos, y se abre la puerta del comedor con un fuerte golpe. Un soldado con la bandera danesa en la armilla se acerca al noruego y lo degolla con un puñal de hierro, dejándolo sin vida. La sangre de su cuello sale a borbotones y mancha las toallas blancas de rojo.

Una riada de carcajadas retumba en la sala. Carcajadas oscuras, que han cumplido con lo que se proponían. Syver ha caído… y con él ha caído la democracia.

Próximamente iré publicando los siguientes capítulos en mi blog http://thecorneroftales.blogspot.com, donde también publico varias críticas de películas y capítulos de series. El enlace para ver el segundo capítulo en mi blog es este: http://thecorneroftales.blogspot.com.es/2014/05/syver-mira-su-hermano-enfermo-con.html ¡Gracias por leerlo!
Volver arriba Ir abajo
http://thecorneroftales.blogspot.com
Gabriel M.
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Tauro Dragón
Cantidad de envíos : 2824
Fecha de nacimiento : 15/05/1964
Edad : 54
Localización : Barcelona
Fecha de inscripción : 17/09/2011

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: Re: TIRANÍA: CAPÍTULO 2   Sáb Mayo 10, 2014 5:29 pm

Bravo!
Continúa escribiendo: la novela futurista es original y va enganchando,
Muy bien, de veras.

Besos dulces
Volver arriba Ir abajo
http://yetibarna.blogspot.com/
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: TIRANÍA: CAPÍTULO 2   Sáb Mayo 10, 2014 6:35 pm



Buenísimo me dio placer leerte
sigue así te felicito.
abrazos

 Clapping Clapping Clapping
Volver arriba Ir abajo
Manola Vazquez Lopez
Admin
Admin
avatar

Femenino
Cáncer Mono
Cantidad de envíos : 11761
Fecha de nacimiento : 18/07/1956
Edad : 62
Localización : MARIN - GALICIA
Fecha de inscripción : 08/08/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Grandes Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios:

MensajeTema: Re: TIRANÍA: CAPÍTULO 2   Dom Ago 31, 2014 7:25 pm

concuerdo con tu padre esto engancha, he vuelto con ganas de leerme todo lo que has escrito voy despacio pero este segundo capitulo corrobora lo que ya te dije en el primero. Sigue así.
Volver arriba Ir abajo
http://biquinhoseagarimos-manu.blogspot.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: TIRANÍA: CAPÍTULO 2   

Volver arriba Ir abajo
 
TIRANÍA: CAPÍTULO 2
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» TIRANÍA: CAPÍTULO 2
» TIRANÍA: CAPÍTULO 3
» TIRANÍA: CAPÍTULO 4
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya ? - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: