LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 El romance

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ada
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Escorpio Cabra
Cantidad de envíos : 154
Fecha de nacimiento : 05/11/1955
Edad : 61
Localización : uruguay
Fecha de inscripción : 27/09/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Grandes Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: El romance   Dom Abr 27, 2014 12:55 pm


Desde el cielo, donde pasaba gran parte del día en sus vuelos de práctica y reconocimiento, la tierra parecía un páramo, con escasos manchones de manifestaciones de vida.
Hacía mucho tiempo se había producido una catástrofe natural, la caída de un meteorito, que ya se presagiaba. Los pocos humanos, animales y plantas que se salvaron por estar lejos de la zona de impacto, intentaban repoblar la yerma superficie terrestre.
La explosión de energía originada en la colisión, tuvo enormes consecuencias que casi acaban con la vida en el planeta. Una de ellas, la fusión de células sexuales de diferentes especies que diera origen a quimeras. Algunas sobrevivieron, la mayoría no.
Huevos de dragón, aletargados en lo que en algún momento fue una cueva submarina que quedó en la superficie al retirarse el mar, fueron fecundados por especies disímiles tanto en características como en grado de evolución.
Así fue que se originó el drakocan, de apariencia de dragón alado, con algunas partes del cuerpo cubierto de espeso pelaje y cabeza de perro San Bernardo.
Un macho joven de esta especie comenzaba a sentir el llamado de la naturaleza, la necesidad de aparearse. Había visto individuos mayores ejecutando el complicado ritual del cortejo, pero hasta entonces no se había atrevido a intervenir.
No se trataba de timidez, los machos mayores eran superiores en tamaño y fuerza y no le facilitarían la conquista de una hembra en la que ellos también estuvieran interesados.

Pero tenía que arriesgarse, tarde o temprano encontraría una hembra y sabría que era la indicada para aparearse, compartir su cueva y tener crías. Les enseñaría a volar, como su madre hizo con él. Recordaba el miedo que sintió cuando ella lo llevó al borde de un risco y lo animó a lanzarse, moviendo las alas como le había mostrado desde pequeño.
Los dibujos de sus alas eran hermosos y coloridos. No había dos individuos con idéntico diseño. Confiaba en que este fuera un elemento favorable para la conquista.
Su especie no tenía la capacidad de lanzar fuego, pero su saliva tenía cierto componente gomoso que le permitía, soplando, formar globos. Entre otros cometidos, estas burbujas le permitían cazar aves que se pegaban a la sustancia viscosa, quedando atrapadas. Sorbiendo el globo introducía la presa en su boca. Estos globos no sólo le servían para cazar, eran como un apéndice que le permitía saborear y reconocer texturas.
Era su momento. Se lanzó desde el mismo risco donde su madre supervisó su primer vuelo y recorrió en círculos ascendentes una zona amplia de un cielo que le parecía más azul que nunca.
De pronto vislumbró una hembra joven, a juzgar por su tamaño.
Una fuerza interior lo impulsó a volar hacia ella. Si era la indicada, lo sabría.
Comenzó a volar alrededor, cada vez más cerca, hasta llegar a olerla. Los dibujos de sus alas eran los más bellos que había visto. Lanzó un gran globo, ella hizo lo mismo y se acercaron hasta que los globos contactaron. Se saborearon. Fue un momento sublime. Pudo apreciar el color avellana de los ojos de la hembra, y la suave pelusa castaña de sus belfos.
No necesitaron nada más. El instinto les indicó lo que debían hacer para formalizar su unión. Entrelazaron sus colas sintiendo que una corriente de energía recorría sus cuerpos. Paralizando sus alas, se dejaron caer libremente. Cada uno entregó su suerte al otro, que decidiría si se estrellaban juntos o se salvaban soltando la cola a pocos metros de la tierra. Así lo hicieron y se elevaron retomando el vuelo, manteniéndose cerca.
Habían depositado su confianza uno en el otro, el compromiso estaba sellado.
Cuando fuera el momento indicado, la conduciría a su cueva.
Entre tanto disfrutarían volar juntos, reconociendo el cielo como si lo cruzaran por primera vez.

El drakocan y su pareja, vivían juntos en su cueva. No se sentía tan feliz desde que su madre, al morir, lo había dejado sólo y perdido. Del otro huevo que fuera incubado junto con él, nació una cría débil que vivió poco tiempo. Los cuidados de su madre fueron sólo para él.
Ahora su compañera había puesto los primeros huevos. Los incubaba con el calor de su cuerpo en un nido hecho con el pelo arrancado de los costados de ambos padres. Él cuidaba de su bienestar. La animaba a salir a volar juntos un rato, todos los días. Cazaban, jugaban a esconderse tras los riscos… disfrutaban de la mutua compañía.
En uno de esos vuelos, vieron acercarse un ejemplar imponente de adulto. Los dibujos de sus alas estaban descoloridos. Ya no necesitaba mostrar sus encantos para conquistar, le alcanzaba con su fuerza.
Indiferente a la cercanía del macho joven, se acercó a la hembra con intención de cortejarla. La pareja intentó disuadirlo, volando en dirección opuesta, pero el otro no cejaba en su persecución, hasta que el joven entendió que no le quedaba otra opción que enfrentársele con todas las de perder, por la desigualdad de tamaño y experiencia.
El drakocan voló en dirección al enorme ejemplar, que le lanzó un coletazo que lo hubiera dañado seriamente, si no hubiera podido esquivarlo. Su única ventaja era la ligereza debida a su menor tamaño y al vigor de su juventud. Pero era una magra ventaja ante tal contendiente.
El otro arremetió nuevamente contra el joven lanzándole una dentellada al cuello. La hembra, en defensa de su pareja, se interpuso con la consecuencia de ser alcanzada en una de sus alas por los dientes del enorme macho, lo que le produjo una herida.
Su compañero, loco de ira vio como ella comenzaba a caer, intentando volar con una sola ala.
El macho mayor volvió al ataque. Ya no le interesaba la hembra, pero sentía su orgullo dañado. El joven drakocan, con todas sus fuerzas expulsó un enorme globo de saliva viscosa a los ojos del otro, que enceguecido, comenzó a dar vueltas hasta que se estrelló contra un risco y cayó al vacío describiendo un espiral.
Una vez eliminado el peligro que el otro significaba, voló en descenso hasta colocarse por debajo de la hembra herida que desfallecía en el esfuerzo infructuoso de mantenerse en el aire.
Voló con ella montada en su grupa, sacando fuerzas de la desesperación, ya que se le dificultaba remontar vuelo con el peso adicional de la hembra.
Emitió algunos sonidos que no fueron respondidos por ella, lo que le causó gran inquietud. La herida había sido grande. Girando su cabeza alcanzaba a ver como colgaba parte del ala de la hembra con un movimiento triste y exánime. Los dibujos que siempre le habían parecido hermosos, habían perdido algo de su colorido.
Desde que incubaban los huevos, nunca se alejaban demasiado de la cueva, por precaución, ante el peligro de que depredadores los encontraran y devoraran. La cercanía le permitió, con gran esfuerzo, llegar a la cueva y dejar a su compañera en el piso. Se acostó a su lado, agotado.
Ella, con las fuerzas que le quedaban, se arrastró con las patas delanteras hasta cubrir los huevos, procurando darles su calor hasta el fin.
Él se le acercó tocando sus belfos con una burbuja, pretendiendo darle aliento y afecto. Ella no respondió, estaba dolorida y exhausta.
Los días siguientes, salía de la cueva el tiempo justo para conseguir alimento para ella, aunque no lograba que comiera nada. La hembra herida dormitaba casi todo el tiempo. Volvía de sus cortos vuelos con los carrillos inflados de agua para acercar su boca a la de ella y pasársela. A veces bebía un poco. Su temperatura corporal bajaría si no se alimentaba. Los embriones morirían si no recibían calor.
Él la observaba, tratando de detectar señales de vida. No podía morir, iban a nacer sus crías, ¿cómo las cuidaría sin la madre?
Estaba tan apesadumbrado que casi no comía. No salía a cazar por no dejarla sola. Se estaba debilitando y dormitaba gran parte del día junto a ella.
Una mañana, muy fría, despertó y el completo silencio lo inquietó. Se acercó más a la hembra y se dio cuenta que el sonido que faltaba era el de su respiración. Había muerto. La sacudió, sin querer aceptar la realidad.
Aunque no tenía más voluntad que la de dejarse morir a su lado, su instinto le indicaba que debía salvar a su descendencia.
Con extremo cuidado arrastró el cuerpo de su compañera hasta un rincón de la cueva. Debía haber muerto hacía poco tiempo, ya que cuando tocó los huevos percibió que aún estaban tibios. Se colocó sobre ellos. Tendría que incubarlos y también salir a cazar. Sería difícil que los embriones sobrevivieran, pero tenía que intentarlo.
Estaba muy apegado a la hembra. Más tarde la arrastraría hasta la cueva cercana donde había llevado a su madre cuando murió. Más tarde. Ahora tenía frío y se sentía débil. Hacía días que no comía. Sólo quería darle su calor a los huevos y dormir. Sí, dormiría y luego saldría a cazar. Más tarde.













Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: El romance   Dom Abr 27, 2014 1:47 pm



Ada me encanto más se lo leí a mi nieto y ni te
digo ,lástima que estemos lejos .
Un placer leer este "romance" .
Que Dios te guie .
un abrazo desde el alma de Any
Volver arriba Ir abajo
ada
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Escorpio Cabra
Cantidad de envíos : 154
Fecha de nacimiento : 05/11/1955
Edad : 61
Localización : uruguay
Fecha de inscripción : 27/09/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Grandes Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: El romance   Dom Abr 27, 2014 2:50 pm

Querida Any, que alegría que le haya gustado a tu nieto. Hoy ya me excedí pero mañana publicaré otro relato que también puede agradar a un niño. Gracias.
Volver arriba Ir abajo
Nilda Sena
Moderador
Moderador
avatar

Femenino
Tauro Búfalo
Cantidad de envíos : 4167
Fecha de nacimiento : 02/05/1961
Edad : 56
Localización : Corrientes
Fecha de inscripción : 26/04/2014

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Grandes Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios:

MensajeTema: Re: El romance   Lun Abr 28, 2014 9:41 pm

Sencillo y hermoso.
Nilda
Volver arriba Ir abajo
http://www.nildasena.blogspot.com.ar
ada
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Escorpio Cabra
Cantidad de envíos : 154
Fecha de nacimiento : 05/11/1955
Edad : 61
Localización : uruguay
Fecha de inscripción : 27/09/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Grandes Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: El romance   Lun Abr 28, 2014 9:50 pm

Gracias, Nilda.
Volver arriba Ir abajo
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4333
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 63
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

MensajeTema: Re: El romance   Miér Abr 30, 2014 2:04 am

Muy lindo relato, ada. Una agradable lectura. Saludos,
José
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
ada
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Escorpio Cabra
Cantidad de envíos : 154
Fecha de nacimiento : 05/11/1955
Edad : 61
Localización : uruguay
Fecha de inscripción : 27/09/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Grandes Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: El romance   Miér Abr 30, 2014 9:48 am

Gracias Fobio!
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El romance   

Volver arriba Ir abajo
 
El romance
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: