LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 LAS FIESTAS DEL JOVEN THOMPSON

Ir abajo 
AutorMensaje
CHORIZARDPM
Escritor activo
Escritor activo
CHORIZARDPM

Masculino
Pez Cabra
Cantidad de envíos : 75
Fecha de nacimiento : 16/03/1991
Edad : 28
Fecha de inscripción : 21/11/2008

LAS FIESTAS DEL JOVEN THOMPSON Empty
MensajeTema: LAS FIESTAS DEL JOVEN THOMPSON   LAS FIESTAS DEL JOVEN THOMPSON Icon_minitimeSáb Nov 22, 2008 8:59 pm

LAS FIESTAS DEL JOVEN THOMPSON
La fiesta había quedado genial, a toda la familia le gusto, y también a los pocos invitados que no llevaran la sangre familiar.
-tus fiesta son siempre las mejores, hasta la próxima.
Se despedía su madre dándole un beso en la mejilla, esta vio que tenía un pedazo de carne en la comisura de la boca y se lo quita, le volvió a sonreír y saboreo el pedazo de carne.
Claro que no a todos les gustaba la idea, y menos si no eres invitado.
-vamos viejo, ¿Por qué no puedo ir?, soy tu mejor amigo, y aun así no me invitas, no creo que sea justo.
El amigo de Thompson se llamaba Armando, un joven fiestero, común, incluso un cliché de las películas juveniles, excepto por una cosa, jamás había sido invitado a ninguna de las fiestas de Thompson.
-ya te lo dije, no puedo, son fiestas familiares, o sea, que solo va la familia, y si han asistido otras fuera de ella, es por que mi abuela o mis padres lo permiten, y tu no entras en su lista de consentidos.
Armando no daba cuenta de lo que le decían, el era el favorito de los profesores, incluso entre los muchachos de toda la preparatoria, sin embargo aun no lo suficientemente bueno para la madre de Thompson.
Por suerte para Armando, este seria el mes de la fiesta de disfraces, Thompson siempre comentaba a los demás compañeros que cada mes se hacia una fiesta temática, y cada octubre tocaban los disfraces, Armando no entendía por que Thompson no quería platicarle sobre las fiesta, y siempre que sacaba el tema, Thompson le ignoraba o lo cambiaba de inmediato, armando creía que era injusto que con sus otros compañeros si compartiera tan anhelada información, pero este año será diferente, asistirá la fiesta, quieran o no.
Tan a solo a un día de la fiesta Armando debía comprar un disfraz, sin que su amigo se diera cuenta, para no levantar ni una sospecha, así que para evitar la ida al cine de siempre armando le dijo que debía cuidar a su hermanita todo el día, además que ella estaba muy enferma y que no podía estar cerca de ella nadie mas, ¿estúpida excusa?, la verdad si, pero armando no era muy bueno mintiendo, así que fue un gran avance.
Compro un disfraz que fuera todo lo contrario a lo que Thompson conociera, pues quería que fuera perfecto, compro un traje de un jugador de hockey, el odiaba los deportes, así que su amigo no sospecharía mas que por que su amigo le había mentido, por que Thompson ya se había dado cuenta debido a que la mentira fue una excusa de burla.
El plan trazado de manera sincronizada, el reloj listo y funcionando a la perfección, casi parecía que fuera a robar un banco, todo en su lugar, le dijo a su amigo que su familia haría un viaje de dos días, y esto era verdad pero Armando no iría, así que le pidió permisos a sus padre para quedarse, ya que según el tenia mucha tarea, y el era un joven muy responsable, asi que le creyeron de inmediato, tendría que estar encerrado todo un día después de la fiesta para que su amigo no lo vea, pero valdrá la fiesta por asistir a una de sus fiestas tan mencionadas, irónicamente, nadie del pueblo a asistido, pero el seria el primero, y no le importaba convertirse en una leyenda juvenil.
El reloj marcaba las 5 de la tarde, la fiesta ya daba inicio, afuera de la casa ya se encontraba un gran cantidad de gente, toda era familia de Armando, pero pronto llegarían los demás, a si que tenia que vigilar que todo estuviera listo, mientras tanto Armando llegaba ya disfrazado, se confundía perfectamente entre un gorila y una bailarina, a sonreirá para si mismo, “lo has logrado, ni siquiera sabrán que no eres de la familia, solo confúndete entre la gente, y todo saldrá de maravilla”, se decía así mismo mientras trataba de no reír por la alegría que sentía.
Poco a poco de manera ordenada todo entraron, un desfile de día de brujas circundaba por parte de la calle, y ahora dentro de la casa, la algarabía no se hiso esperar, todos platicaban sus cosas, pero Armando se mantenía lo mas callado posible, era obvio que no toda la familia se conocía entre si, eran demasiados, quizás 50, o mas, así que intento hablar con una linda hada, pero un mimo le gano el puesto, asi que mejor fue por una bebida.
-¿de dieta o regular?.
Una muchacha estaba dudando sobre cual tomar, era la hermana de Thompson, siempre había mostrado cierto interés hacia armando, el siempre le decía a Thompson que ella quería ponerle la mano encima, Thompson reía algo nervioso y le decía, “sin duda”.
Quiso acercársele, pero ella sabía reconocerlo por la vos, y seria arriesgado, así que mejor desvió y fue por una bebida alcohólica, pero se toco con una mujer, aparentemente de unos 40 años por la forma en que se paraba y se inclinaba para agarrar bocadillos.
-linda fiesta, ¿he?
Armando respondió con un movimiento en la cabeza, fingiendo que disfrutaba de la música, a pesar de que la música lenta le aburría a morir.
-se que unos bocadillos podrían arruinar el apetito del gran banquete, pero si no como algo podría comerme a mi perro.
La mujer dijo esto con una risa, armando respondió con otra, aunque su rostro expresaba “lo que diga vieja loca”, un olor a rosas le llego a la nariz, cual seria su sorpresa al ver a una de sus compañera de la escuela platicando con Thompson.
-ya veo Thompson, la invitas a ella que ni siquiera te agrada, pero no a mi, vaya amigo.
La fiesta seguía y seguía mezclándose entre la gente, tratando de agradarle para cuando llegue el momento adecuado revelar su identidad y que lo inviten a otras fiestas sin la necesidad de estar disfrazado, pero había algo que le molestaba, la hermana de Thompson le miraba, sin nada en la mirada, solo vigilaba, acechando, quizás ya se había dado cuenta, y era uno de los jueguitos raros que acostumbraba jugar con los muchachos, y funcionaba, había otros tres jóvenes de la misma escuela de Thompson, esto enardecía mas a Armando, le dieron nauseas del coraje, asi que se fue rápidamente al baño.
El baño comenzó a darle vueltas, la mascara evitaba que respirara con libertad, se le removió unos momentos, esta se cayo al piso y del retrete de la derecha de cuatro salió un hombre un tanto obeso.
Armando se pudo terriblemente nervioso, por suerte para el hombre se seguía acomodando el cinturón, así que tuvo tiempo de toma su mascara, un descuido mas como ese y seria rechazado por todos, además de que su amigo se enojaría mucho con el, “pero que importa, de igual manera invita a cualquiera y no a su mejor amigo”, se decía mientras esperaba que aquel hombre obeso se alejara para poder refrescarse un momento.
-que agradable fiesta, estoy impaciente por el banquete.
-estoy seguro de eso.
-je je, tu también sabes la sorpresa, una rica carne blanca, adornada con frutas y bañada en vino blanco, ¿Qué podría ser mejor?.
-no lo se, pero déjame algo.
-si, pero no se si los demás lo hagan, bueno, adiós.
Aquel hombre se alejo relamiéndose los labios, un acto grotesco que solo aumento el mareo de Armando, con rapidez se quito la mascara y se hecho agua en el rostro, podía ver como escurría por toda su cara, se miro, estaba presionado, sentía mas nauseas que diversión.
-muy bien ya basta, si no quiere invitarme no importa, ya no puedo resistir esto mucho mas, me largo.
Se decía una y otra ves mientras se dirigía a la entrada, cuando estaba a unos 20 metros de la salida sonó una campanilla, y una vos tenebrosa y estridente recorrió cada rincón de la casa.
“por favor a todos los invitados el banquete esta por iniciar, reúnanse en la sala principal, si son nuevos en la fiesta, el chaperón les guiara.”
Todos en la fiesta se dirigieron con calma, pero rápidamente, Armando estaba atrapado en una multitud de 50 personas al menos, no había forma de llegar a la salida, así que tuvo que aceptar el hecho de confrontar con el banquete, a pesar de que quería vomitar su desayuno.
Lo que vio en esa habitación lo sorprendió a tal grado de quitarle las nauseas por unos minutos, dos jóvenes muchachas, con una hermosa piel blanca, estaban atadas y amordazadas en dos tablas de caoba justo al tamaño de lindas chicas, brillaban con la luz, al parecer les habían untado aceite, o algo parecido.
-o dios mío, son unos pervertidos sexuales.
Veía pasar a todos los hombre y mujeres, lo que solo estaban pintados se les podía ver como se saboreaban a las muchachas, las nauseas volvieron y quiso salir corriendo, pero la misma voz que lo había anunciado el banquete, tenia una mascara puesta, poco a poco se la fue removiendo, revelando el rostro de Thompson.
-Se fue difícil espera todo un mes querida familia, pero como siempre y con cooperación de algunos de nuestros pariente, podremos darnos un gran banquete esta noche.
Armando no podía creer que Thompson le bajara el top del bikini diminuto que tenia la muchacha, esta estaba llorando, gemía y se retorcía, pero era en vano estaba amarrada de pies a cabeza en la tabla de caoba, Thompson arrimo su boca al tierno pecho de la niña, no tendría más de 17 años, la cabeza sentía explotarle a Armando, ahora toda la habitación comenzaba a sentirse borrosa, sentía que se asfixiaba, toda la situación le parecía grotesca, quería largarse, no quería ver como su amigo te tiraba a una jovencita, junto a toda su familia, ya se retiraba cuando un quejido como el de un animal cuando esta lastimado lo altero, se volteo y lo que veo lo dejo aterrorizado.
un torrente rojo escurría por el seno de la muchacha, desde done solía a ver un peson y ahora solo es un hueco carnoso, ahora el pedazo de carne fibroso lo masticaba Thompson con alegría y glotonería, lo masticaba una y otra ves saboreándolo, Armando podía oírle crujir a la carne, la joven lloraba y gemía desconsoladamente, cuando Thompson termino de comer el tenebroso bocado exclamo.
-¡que empiece el festín!.
La escena era mas que obvia para Armando, todos estaban ahí para devorarlas vivas, el hombre obeso que le había saludado masticaba una pierna de la joven, la mujer de 40 años mordía los labios de la joven, unos cuantos disfrutaba de la entre pierna de la joven, poco a poco la hermosa piel blanca fue desapareciendo para dejar solamente musculo rojizo y carnoso, y aquí no terminaba el banquete, lo comían todo hasta los huesos, 10 minutos se quedo observando, hipnotizado por la escena digna de una película de zombis o monstruos, pero no, eran simples humanos, cuando reacciono quiso gritar, pero el nudo en la garganta le lo impedía, casi hasta no poder respirar, vomito un poco en su boca, para después tragarlo sin darse cuenta, los llantos de las jóvenes se escucharon por 15 minutos, hasta que se quedaron en silencio.
No toda la familia comía, algunos solo miraban la escena, se besaban con su pareja, incluso se masturbaban.
“ahora ya están muertas, a la familia que le guste comer sin los quejidos, pasen por favor, que en unos 15 minutos vendrán los demás”
Armando quiso salir corriendo, pero un fuerte golpe en la cabeza lo desmayo.
Una fuerte presión en las muñecas le despertó, estaba siendo sujetado por Thompson, quería gritar que le soltara, pero ya estaba amordazado, húmedo por algo que parecía ser vino, lo sabia por que el olor embriagante le llegaba hasta la nariz.
Thompson no le miraba a los ojos, pero parecía estar sumamente triste, casi lloraba, la hermana de Thompson seguía apretando la otra mano.
-tenias razón Armando, siempre te quise poner la mano encima.
Esta le dio un beso encima de la tela que lo amordazaba, un beso profundo y macabro, le dio otro besito en el ojo izquierdo.
-crujiente.
Le dijo antes de alejarse a unos diez metros de Armando, Armando estaba retorciéndose al igual que la muchacha lo hubiera hecho tiempo atrás, volteaba de un lado a otro, pudo observar como sus compañeros también estaban ya amordazados, ahora lo comprendía todos, Thompson fue siempre un gran amigo, por eso nunca le había invitado.
-¡tomsong, tomgong!.
Era lo único que se le alcanzaba a entender, Armando lloraba, pedía que le soltaran, pero los oídos sordos de la familia no le escuchaban, solo le contemplaban como lo que era ahora: un enorme pedazo de carne.
-hijo, si no quieres ver esto, no tienes por que, pero sabes que ya no le podemos dejar ir.
Thompson no dijo nada, solo se dirigió a la salida de la sala principal, le dieron 10 minutos para que se alcanzara a marchar a su habitación, ahí tomo su reproductor de música, se coloco los audífono, subió todo el volumen, toco la canción…no importa.
A pesar de que no oía nada mas que la música, claramente creía oír los gritos de Armando, mientras su hermana le devoraba los ojos, y quien sabe que mas, Thompson, comenzó a llorar, sollozaba, se tambaleaba, temblaba, mientras Armando gozaba de los privilegios de ser un invitado de Thompson y su familia.
Volver arriba Ir abajo
Rina
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Rina

Femenino
Aries Caballo
Cantidad de envíos : 675
Fecha de nacimiento : 17/04/1990
Edad : 29
Localización : Lima- Perú
Fecha de inscripción : 26/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios:

LAS FIESTAS DEL JOVEN THOMPSON Empty
MensajeTema: Re: LAS FIESTAS DEL JOVEN THOMPSON   LAS FIESTAS DEL JOVEN THOMPSON Icon_minitimeDom Nov 23, 2008 3:44 pm

mmm, pobre Armando...la curiosidad mato al gato...aunque esta vez deberia ser, la familia Thompson mato ha Armando...
Que macabro...buenas imagenes literarias, me gusta este tipo de generos, donde todo puede pasar Smile aunque ahora no ire a ninguna fiesta de disfraces...por si acaso jaja
Te sigo
Besos
Volver arriba Ir abajo
 
LAS FIESTAS DEL JOVEN THOMPSON
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Joven Ratonero
» Jostein Gaarder, La joven de las naranjas
» Por un corazón siempre joven
» Jim Thompson
» LA JOVEN DE LA PERLA, de Tracy Chevalier.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: