LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 NO ES UNA HISTORIA DE AMOR

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
SAOUL
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Masculino
Aries Rata
Cantidad de envíos : 21
Fecha de nacimiento : 24/03/1984
Edad : 33
Localización : Juarez Mex.
Fecha de inscripción : 21/12/2012

MensajeTema: NO ES UNA HISTORIA DE AMOR   Lun Mar 31, 2014 6:10 pm

El amor es una cosa seria.
Nunca eliges de quien te enamoras.
El amor te elige a ti.
Es como los bichos o como la gripe.


Lugar: interior de un habitación desordenada que huele a calcetines sucios.
Música: numerosos insectos que corren por las paredes.


No hay nada más aburrido que un sábado por la mañana, o quizá sí, pero no se me ocurre nada. Estaba tirado en la cama, crudísimo, un poco avergonzado y con unas ganas tremendas de vomitar al mundo. Sin ganas de nada, alfileres de luz entraban por mis ojos y se me clavaban en el cerebro, mi cráneo era una caja de resonancia, creía que la cabeza me iba a explotar, quería dejar de pensar y un destello rojo me quemaba por dentro. Eran alrededor de las diez de la mañana, aquel no iba a ser un buen día. Pero últimamente ninguno lo había sido. Cuando el día será malo lo sé por el gusto, los días así me provocan mal aliento, una halitosis que me nace desde el estomago y me amarga la garganta y la lengua. Así me sentía, con un aliento podrido y una hueva de burócrata, deshecho. Con la lucidez de un cangrejo. El día anterior mi novia me había cortado —no eres tú, soy yo— había dicho. Y una mierda. La explicación más patética y la forma de tortura más jodida que hay. ¿Qué no saben las mujeres que los hombres somos inseguros por naturaleza? Nos creemos capaces de competir contra el que sea, pero no podemos aceptar que algo falla en nosotros.

—Dime la verdad ¿conociste a alguien más?— le pregunté con mi natural desconfianza.

—La verdad no, es sólo que no quiero sentirme atada. Entiéndeme no quiero compromisos— dijo ella con esa frialdad que la caracteriza.

—Lo entiendo… adiós pues y gracias por todo.

Me despedí de ella y me arrepentí en el acto. Me arrepentí de lo que había dicho, me arrepentí de mis putas palabras. Claro que no entendía, no sabía que había hecho mal o que me había faltado. Y hubiera querido romper su sonrisa contra la banqueta. Sacarle una confesión forzada y que me dijera que me cambiaba por otro. Eso me daría algo real, un parámetro contra el cual medirme. Puedo aceptar que haya alguien más guapo que yo, o más simpático, o más inteligente o más rico. Preferible eso ha enfrentarme cara a cara con mi propia miseria. Odio cuando me prometen que algo durará para siempre, y es que su "para siempre" nunca es igual al mío. Su "para siempre" puede durar un par de meses o un par de besos, su "para siempre" puede enfriarse irremediablemente y el mío permanecer ardiendo. Sus "para siempre" suelen tener fecha de caducidad, estar condicionados. A mis "para siempre " son ellas quienes le ponen límites, y cuando eso pasa mis "para siempre" se vuelven nostalgia pura y rabia.

En esos estaba, en la rabia que sentía, la nostalgia después llegaría con su gran dentadura a masticarme el alma. Por lo pronto era pura furia, furia blanca y autodestructiva. Una hermosa furia que se elevaba como la cresta de una ola, espumosa, liquida, magnifica… ella me había hablado un par de horas después de mandarme a la mierda para preguntarme como estaba. Tal vez se estuviera burlando, o quizá en realidad estuviera preocupada. No lo sé, lo que sé es qué le dije que estaba mal, roto, hecho un guiñapo. Me pidió que la perdonara, pero que ella necesitaba su libertad, que me quería pero su libertad importaba más. Me quedé callado. Me preguntó dónde estaba. Le dije que iba a casa de un amigo, que era viernes y la noche sería larga. Me preguntó (con tono molesto) que porque le decía eso. Esta noche no duermo, voy a ahogarme. Le dije. Neta que te creía un chavo más maduro, pero ahí síguele con tu vicio pedorro. Me gritó antes de colgar. Las mujeres son un oscuro e insondable túnel.

Escenario 1: dos mujeres comparten conceptos como amor y sexo sin entender de lo que están hablando.

Mujer 1: S. es un chico bien lindo, me trata muy bien y es muy tierno. Se preocupa por mí y me la paso bien con el pero a veces me aburre.

Mujer 2: (mientras aplasta entre sus dedos una hormiga) ¿te aburre? ¿Por qué?.

Mujer 1: Sé toma todo tan en serio, siempre con esa cara triste y lo peor es su inconstancia; viene un día y luego desaparece dos y después regresa como si no hubiera pasado nada, sin explicaciones y sin sentido de culpa. Los hombres deben sentir culpa, es la ventaja que poseemos sobre ellos.

Mujer 2: (limpiándose los restos de hormiga sobre el pantalón) a mí la vez que lo vi me pareció un tipo agradable y no demasiado feo.

Mujer 1: te digo que si me la paso bien con él, a veces hasta lo quiero… pero no demasiado.

Mujer 2: tiene un buen trabajo, gana bien, podría darte tranquilidad económica… comprarte cositas.

Mujer 1: eso le haría creer que tiene derecho sobre mi cuerpo. El sexo está bien, pero no demasiado. Digo, si me hace sentir pero ya luego todo es demasiado pesado. Siento mucha incomodidad y sólo quiero que se vaya.

Mujer 2: pues sí pero algún sacrificio tenemos que hacer que no.

Fui a buscar a El Mono. Así de jodido me sentía. El Mono sugirió que fuéramos a un mall. — Es viernes guey, va a estar hasta la madre de morritas— ese fue su argumento. Simple, primitivo, instintivo. Nos preparamos, éramos dos cazadores que se internaban en la jungla con la esperanza de que algunas fieras hicieran caso de nuestros despojos. Y efectivamente el lugar estaba hasta la madre de “morritas”. Chicas adolecentes con ganas de helado y un amor perfecto. Demasiado felices, demasiado sanas, demasiado sonrientes, demasiado todo. Chicas hermosas y jóvenes que nunca habían sentido hambre, que nunca les habían roto el corazón, que nunca habían tenido que recoger su alma de alguna alcantarilla. Chicas que nunca habían desperdiciado sus besos en perdedores como nosotros. Chicas demasiado chicas. Ahí estaba, con mis casi treinta años mirando culos de quince, culos bien formados oliendo a talco de bebe. Me sentía como si fuera un pervertido, como un animal insatisfecho y enfermo de melancolía.


Y eso sólo era el comienzo.


RUBBER SOUL


En una ocasión tuve bichos
me los pegaron, también la gripe.
Me los quité con un shampoo especial y aspirinas
Tuve que guardar reposo y rasurarme los huevos.



Lugar: los brillantes pasillos de un mall.
Música: el barullo de cientos de personas tratando de darle algo de sentido a sus vidas.  

Yo quería escapar de ahí, irme a un lugar donde no hubiera tanta luz, donde no hubiera tanta gente, un lugar donde hubiera alcohol, litros y litros de alcohol. Meterme en una cueva, refugiarme, enterrarme como si fuera un gusano putrefacto. Ahogarme. Caer en un coma etílico. Escapar. Me sentía sucio, jodido y señalado por todos. Me sentía mal, jodidamente mal. El Mono no entendía eso, los ojos le brillaban con todos aquellos tiernos culos, caminaba por los pasillos, olfateando como olfatea un perro. Siguiendo el rastro de esos culos tan fuera de su alcance. Como el perro que mira la carne a través del cristal de una carnicería. Viéndolo entendí porque le decían el Mono. Era un tipo estúpido, con esa clase de estupidez animal y primitiva tan dentro de él que no podía darse cuenta de ella. La normalidad para él era su estupidez y lo demás no importaba. En ese momento me sentí tan solo. Ese tipo de soledad que te come el alma, que te paraliza y te obliga a tomar una pistola y matar a alguien, tal vez a ti mismo. Pero yo no tenía pistola, estaba ahí, en medio de aquel caos que me volvía loco y me consumía.

— Ya aliviánate guey.
— No mames guey, vámonos ya.
— Aguanta, deja le pido el fon a aquella chava.

El mono fue a pedirle el número de teléfono a una chica que al verlo (con un dejo de asco) lo ignoró por completo. Eso me deprimió aun más. Algo estaba mal en todas aquellas personas, no podía saber qué, pero parecía como si las hubieran vaciado, como si no tuvieran alma.  De pronto creí que los maniquíes se habían aburrido y habían salido de sus escaparates para reclamar un poco de normalidad. Eso me parecían todas aquellas personas, seres huecos sin corazón. Personas artificiales con el cerebro relleno de plástico o de bichos. En ese momento comprendí a todas aquellas personas que toman un arma y se van a su trabajo o a la escuela y empiezan a dispararle a todo lo que camine. Si hubiera tenido un arma lo hubiera hecho, hubiera disparado sobre aquellos monigotes artificiales. Hubiera acabado con todos. Imaginé sus miembros plastificados destrozados y regados por todo el lugar. Sin sangre, sin dolor. Aquellos seres no podían sentir dolor. Sentí un poco de envidia de su condición. Luego lastima. Luego rabia. Luego nada. Dejé de sentir y dejé de pensar. Apagué mi cerebro y me hundí en aquella vorágine de plástica comodidad.
Entramos a un local de electrónica, el Mono se fue a ver los videojuegos y yo las guitarras. Había eléctricas y acústicas, brillantes, sin macula de polvo, colgadas en una pared al fondo del local. Me acerqué y pulsé una cuerda con mi pulgar, se escuchó un sonido seco, vibró durante un par de segundos y luego desapareció. Lo hice de nuevo, ahora una cuerda diferente, un sonido un poco más agudo se esparció por el lugar. A mi mente llegaron las letras de mil canciones triste, mil historias de amores desesperados, voces lloriqueantes y aguardentosas. Desee con todas mis fuerzas un trago, y poder tocar una de esas guitarras como si de una mujer se tratara.

Escenario 2

Dos tipos (algo estúpidos) hablan acerca de las mujeres mientras lanzan golpes al vacio.

Tipo 1: la neta guey, es que la morrita estaba bien buena, no te la merecías.
Tipo 2: ella no me merecía, lo que tiene de buena, lo tiene de puta.
Tipo 1: ta’s rependejo, yo que tu le hablaba para pedirle que vuelva.
Tipo 2: nel, va a ser ella quien me pida que regresemos.
Tipo 1: naaa, no creo… pero mientras ¿Qué?
Tipo 2: pues hay que esperar…

Parecía un tipo necio que se está avejentando, algo me dolía. Y ese dolor  tenía nombre y rostro y un destello rojo. Deje las guitarras y busqué al Mono, lo encontré en los video juegos con un control en la mano y la estupidez en su rostro. No le dije nada, me dirigí a la puerta y me dejé arrastrar por la marea de seres plastificados. Era ya un pez artificial nadando en ese mar de hule espuma. Sin voluntad, quise imitar su estabilidad, la plenitud que proyectaban, el bienestar. Anhele ser uno de ellos, la compañía de una de esas chicas que no engordan. Quise sentirme menos miserable y tener alguna de sus livianas sensaciones. Una rutina, sexo funcional, propósitos, prejuicios, miedos atroces e intenciones. Desee ser una bomba, hubiera dado mi alma, todas mis muelas y una de mis piernas por ser el “fat boy” que explotó sobre Hiroshima. Pero sólo era un guiñapo, un perdedor deseando ser alguien.

Salí de aquel lugar. La noche estaba fresca, aun era temprano y ella estaba por ahí, en esta ciudad, estrenado una libertad que me había robado. Era necesario hacer algo…






(2 CAPITULOS DE 25)
Volver arriba Ir abajo
http://palabrasydemonios.blogspot.com
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: NO ES UNA HISTORIA DE AMOR   Lun Mar 31, 2014 9:56 pm



Por compartir aquí es este sitio ,estos sentires que fluyen
de tu inspiración o tal vez de una realidad.
saludos de Any
Volver arriba Ir abajo
Marioes
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Pez Gallo
Cantidad de envíos : 4304
Fecha de nacimiento : 23/02/1957
Edad : 60
Localización : Uruguay
Fecha de inscripción : 14/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º Lugar en Concurso Honrando a la poesía 2012- 2º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: NO ES UNA HISTORIA DE AMOR   Miér Abr 23, 2014 11:53 pm

Excelente texto,en primer lugar por que logras amalgamar ,a mi pobre juicio varios géneros literarios.Tengo acotaciones propias del genero dramático,ambientación,escenario.
Hay una narrativa impecable que permite al lector  introducirse en la historia,y hay algo de lirismo sobre todo hacia el final donde aparecen los sentimientos del autor.
Muy bueno,el tema muy bien llevado.

Un abrazo

_________________
En busca de la Fortuna.
Marioes.
Volver arriba Ir abajo
Nilda Sena
Moderador
Moderador
avatar

Femenino
Tauro Búfalo
Cantidad de envíos : 4167
Fecha de nacimiento : 02/05/1961
Edad : 56
Localización : Corrientes
Fecha de inscripción : 26/04/2014

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Grandes Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios:

MensajeTema: Re: NO ES UNA HISTORIA DE AMOR   Dom Mayo 04, 2014 9:00 pm

Relato ordenado que permite entender una historia compleja. Buena creatividad en el uso del lenguaje. Me gustó.
Nilda
Volver arriba Ir abajo
http://www.nildasena.blogspot.com.ar
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: NO ES UNA HISTORIA DE AMOR   

Volver arriba Ir abajo
 
NO ES UNA HISTORIA DE AMOR
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Una linda historia de amor
» LUCIFER ( Una historia de amor)
» ? ? ? El Amor Sin Sentido? ? ? (Historia De Amor)? ? ?
» Amuto.Una historia de amor sin complejos
» Una historia de amor irrebelante

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: