LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 Sorry we're closed.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
aziz_c
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Masculino
Aries Cerdo
Cantidad de envíos : 85
Fecha de nacimiento : 17/04/1995
Edad : 22
Fecha de inscripción : 27/03/2012

MensajeTema: Sorry we're closed.   Jue Dic 19, 2013 10:09 am

Este me interesa mucho que lo lean, lo escribí en una desvelada es para un proyecto. Por favor díganme que les parece y si tienen alguna sugerencia estaría encantado de leerlas, gracias.

------------------



La noticia que mala y con alevosía llegó en el momento menos esperado me hizo despertar de un largo y extraño sueño. Que cosas, pero que rara es la vida. Paso lista, dos piernas, dos brazos, dos ojos, dos-mil pesos, dos huevos; un pito. Paso con tristeza la mano por mi cabeza con pocos pelos, los intento contar solo como una ridícula manera de perder el tiempo. Está presente también esta misteriosa temblorina que se muestra más cotidiana con cada día y esa certeza, la certeza de tener un pié en el abismo.

Primero lo primero, me aseguro de que el agua esté caliente... la dejo correr por mucho tiempo. Mientras tanto me desvisto e intento ejecutar algunos estiramientos básicos solo para ver con cuanta gracia se mueve mi pellejo. No tiene caso, el frío es demasiado y cada suceso que se acumula en este día simplemente parece incorrecto o incómodo.

Perdido en el vapor creo volver a verlo, ese anuncio en enormes mayúsculas rojas "HELP WANTED" debajo otros dos anuncios "busco a mi perro", "se vende suegra". Me veo de nuevo en camino, sin saber siquiera los detalles, sin otra cosa que la esperanza que pude llevar en los bolsillos. Todo es tan nítido, que lo siento, el sol que golpea furioso ese híbrido de urbe y naufragio, todo es muy nítido; lo veo, ese cielo inmenso sin una sola nube manchando el azul perfecto.

La llave de la ducha rechina al momento de cerrarla, el vapor es mucho, me gusta. Seco mi cuerpo, como un ritual me visto paso a paso, llego al nudo de la corbata; fallo las primeras dos veces pues la verdad esta práctica ya está bastante oxidada. El día sigue lento, horrible, por lo tanto mientras mastico un pan tostado intento recordar y para mi sorpresa...

Estoy parado frente a ella, Sol que a simple vista es poca cosa. Me lleva 10 años de ventaja tiene presencia, el cabello hecho una urdimbre que no intenta disimular, anda con swing y tiene un par de preciosos ojos pardos. Ella es la jefa, ella aprieta los labios. Como un escáner pasea la vista de arriba a abajo y suelta.

—El nudo de tu corbata está mal hecho, si no tomas enserio el empleo simplemente no lo tomes —suspira—. Tienes migajas de pan por todos lados, si no tomas enserio el empleo simplemente no lo tomes —hace una pausa—. ¿Y qué chingados eres, un remedo de greñudo impuntual, un manojo de nervios, estás mudo?
—No, no estoy mudo.
—Me alegro, me llamo Soledad pero es un nombre muy feo así que llámame Sol —sonríe de manera forzada, es más una mueca trágica que una sonrisa en regla—. Nada de jefa, amiga, comadre, perra, gata... solo Sol.
—Entendido, solo Sol.

—Pasa atrás hombre de pocas palabras, ve con Yunque que él te va a explicar en que consiste tu trabajo.
No puedo contener la carcajada mental, salgo a la calle con una sonrisa a medias, melancolicona, ustedes saben. Bendito bastón, maldito cansancio, llegar incluso al estacionamiento es una odisea. A paso quirúrgico para evitar polvo en los zapatos llego a mi automóvil y me pongo rumbo a mi destino dando un ligero "beso" al automóvil detrás de mí. Me decido y pongo en el reproductor un disco mp3 con trescientas canciones, yo ya lo sabía pero fingí sorprenderme, el popurrí exagerado comienza con una canción de un ritmillo alegre que va como "Castígame, sé que me he portado mal, diviértete..." como un rayo, el recuerdo aprovechó el semáforo rojo para a punta de navaja llevarme a esos tiempos.

— ¿Sol, estás bien? —la jefa sonreía pero no era su típica mueca trágica, era algo distinto, salvaje.
—Tienes el nudo mal hecho —Sol toma mi corbata y tira de ella guiándome hacia el cuarto frío.
—Sol, repito ¿estás bien?
—Mejor que nunca.
—No... —la objeción sin sentido se vio interrumpida por un beso ácido, de esos que levantan muertos. En ese momento estaba asustado, pensando que no era posible. Esto que pasa nomás pasa en literatura chafa, no mames, no mames, no mames.

Sol me apretó la entrepierna violentamente, mientras el dolor me recorría eléctricamente solté un gemido.
—Tranquilo, déjate llevar ¿qué nunca has tenido novia? —por mi mente pasaron todos mis fracasos románticos. Yo le echaba culpa a la mala suerte, pero uno mismo no puede ser un juez imparcial en esas cuestiones.

Sol, que de pronto parecía radiante tomó mi mano y la guió hasta su pecho, indicó que apretara con fuerza, yo seguía estúpidamente asustado, muerto de vergüenza ¿será una broma?

—A la mierda —pensé.

Supe, por mi respiración, mis movimientos casi instintivos, los jadeos. Que ya no era yo mismo, alguna otra cosa que tenía aprisionada se liberó ese día y Sol la fue educando, le prestó sus mapas, le reveló sus miedos, le contó sus historias, le presentó sus demonios.

— ¡Puta Ma...! —Sol sostenía con su mano helada mi miembro que por un momento titubeó debido al frío, la sonrisa, la sonrisa de Sol era radiante, alucinante. Mis uñas intentaban aferrarse a lo que estuviese a mi alcance mientras esos ojos pardos me succionaban fuera de la realidad—. Ah, Ah —los jadeos se volvieron más intensos, en un abrir y cerrar de ojos estaba detrás de Sol. Nos volvimos ingrávidos; el cuarto frío se convirtió en el mismísimo infierno. A lo lejos sonó por enésima vez la campana furiosa exigiendo la atención que como clientes merecían. De soslayo, en un instante miro a Sol directo a sus ojos pardos, esos ojos que tan bonitos me parecen, todo estalla al mismo tiempo. La voz de Yunque diciendo — ¡Ya voy! ¡¿En qué puedo servirle?! —Un grito ahogado de la jefa, que parecía letanía o si me pongo muy mamón puedo decir que timbre celestial mientras cerraba los ojos y caía en picada sobre el vacío recordé esa escena de "The Cement Garden" donde nos ilustra el joven Jack "Se siente como flotar en el espacio".

"...Sé que gozas y me gusta" sí, daba nostalgia sentir ese atisbo de erección, pero solo eso. Solo ese pensamiento lascivo que me hizo sentirme no más vivo, si no menos muerto. Me estaciono muy mal frente a la casa funeraria, bajo todos mis huesos de un por uno y me enfilo hacia el interior. Allí me encuentro con Yunque, igual de fornido pero más arrugado y canoso. Hace un ademán cuando me ve a la distancia. Se acerca a pasos de gigante.

—Hola ¿cómo estás? —le digo mientras con la vista busco desesperadamente el área de fumadores.
—No me quejo. —dice, a lo que pienso que tiene sus razones, basta con mirarle. El tiempo ni siquiera lo ha volteado a ver, tiene la misma presencia, el mismo carácter; como una roca. Inmovible—. Han pasado ¿qué? Cincuenta años. No sé donde estuvo Sol todo este tiempo, no sé como me han encontrado para avisarme.

—Estoy en las mismas, mi estimado —no lo había pensado— ¿Hay mucha gente adentro?

—Sí. Aunque no conozco a nadie.

Yunque y yo pasamos por la puerta y al instante el silencio nos golpea, nuestra presencia desencadena murmullos pero estos pronto se aplacan. Camino lentamente por el centro de la sala hasta el ataúd, Yunque me acompaña pero se detiene de golpe... Entonces la miro. Ahí yace exactamente como la recuerdo, sin un pelo menos o más. Ahí yace tan tranquila, así no parece tan rota. Boquiabierto la contemplo.

—Imposible —pienso, casi lo grito, pero algo en la atmósfera de ese lugar presiona mi pecho y lo impide. Salgo de allí lo más rápido que puedo. Subo al coche, en silencio vuelvo a mi hogar.

Soñé esa noche y fue un sueño tan real que hasta fue raro despertar en uno diferente. Soñé con la vez que le dije que la amaba y ella con su infinita piedad me dio un beso en la comisura de los labios.
—No puedes —dijo— no puedes... así de fácil.

Y no dijo nada más, me cambió al turno de la mañana y ella solo iba por la noche. Me atreví a intentar verla una noche y solo conseguí que Yunque me diera una paliza. Renuncié, así pasó el tiempo mientras yo tambaleaba en la cuerda floja. El tiempo se encargó de formar una costra sobre la herida pero me iba a marchar pronto, necesitaba verla.

Aunque me dolía aún el orgullo, aunque la ultima vez me habían sacado brillo a putazos, entrené toda la semana (viendo películas de Bruce lee) para eso. Logré pasar sobre Yunque aunque con la nariz chueca y sangrante, el labio reventado y posiblemente una contusión. Al verme Sol primero se asustó, después soltó una carcajada que paso por mis oídos como un taladro.

— ¡Estás loco!
—Me voy a ir... lejos, aunque tal vez después vuelva. Tal vez no lo haga.
— ¿Y has venido a despedirte?
—Te a... —Sol puso un dedo en mis labios, un dedo que en mis labios reventados por cortesía de Yunque ardía como si estuviese al rojo vivo.
—Esta vez ni siquiera traes corbata —me tomó delicadamente de las solapas y me guió hacia la bodega, noté como la mayoría de las cosas estaban siendo empaquetadas en cajas.
— ¿Qué pasa aquí, te mudas?
—Yo también me voy.

Esta vez no dudé, esta vez a pesar de dolor, del calor; del sudor, de la sangre. A pesar de que cada beso ardía, de que cada abrazo bárbaro dolía, esta vez no dudé.

— ¡Eres mi puerquito valiente! —la ex jefa soltó su típica carcajada... yo me uní.
Entre mordidas y demás formalidades de animal la risa se agotó. Sol me miraba a los ojos y yo creía adivinar lo que pensaba "Yo igual, pero no podemos". De pronto esos ojos parecían un enjambre, el entorno era borroso, el calor demoniaco. El sudor empapaba el cuello de mi camisa, levanté a Sol y la senté sobre una caja, mientras ella embestía noté el curioso ruido que producían sus nalgas al hacer fricción con el plástico envoltorio."Wi-hu", "wi-hu", "wi-hu"; "wi-hu"...

— ¡Eres mi puerquito valiente! —"wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu".

— ¡Eres mi puerquito valiente! —"wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu".

— ¡Eres mi puerquito valiente! —"wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu""wi-hu".

Así con ese terrible sonido ritmando el momento, así con nariz sangrante, así chimuelo; así fue nuestro adiós.

Ahora me refugio bajo la sombra de un árbol, el ataúd de Sol desciende y ella se alza ahí en el azul perfecto. A la distancia hay una hilera de jovencitas con pantalones de colores chillones. Esos colores chillones mutan a luces de neón a la distancia y estoy frente al bazar de Sol. Frente a la puerta, ella me observa y sonríe, que bella sonrisa.

— ¿Ahora quién le lleva ventaja a quién? —pregunta juguetona.

—Me deberías pasar la receta —la broma sin gracia se vio interrumpida por un beso ácido, de esos que levantan muertos—. Creo que te amo —dije igual de precipitado que cuando fui joven— creo que estoy por enterrar nuestro último recuerdo. Creo que Yunque nos va a enterrar a los dos, creo que estoy harto de la vida, creo que mis hijas han olvidado que soy su padre, creo que tu eres lo único que me queda... quedaba.

No dice nada, pero adivino lo que piensa. El ataúd toca fondo y cada uno de los asistentes deja caer una margarita dentro de la tumba. Me encamino a la bodega, que la verdad me gusta más que el cuarto frío mientras ella da vuelta al letrero de la puerta. Para aislarnos, para sellarnos, para proteger a ese viejo que alguna vez fue su puerquito valiente. El letrero pone:

"Sorry we're closed".
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
avatar

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3590
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 59
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MensajeTema: Re: Sorry we're closed.   Dom Dic 22, 2013 5:03 pm

Primero cabe felicitarte, hay visos de buen escritor: imágenes originales que son lo que los distingue.
Luego, tratar de darte una opinión que te ayude a esclarecer.
La idea no es original pero no te asustes porque nada lo es. Hace siglos que todo está escrito y no importa lo que se dice sino cómo se dice. Has elegido el tono y el personaje correcto para la historia. Es, por ejemplo, el de los policiales negros, aquellos de los cincuenta. El cliché del perdedor que sabe que lo es y por un momento toca la gloria.
Si algo necesita es más claridad para que el lector no se pierda. Tratamos de escribir para todos y no sólo para los lectores avezados. Ése todos te dará un público fascinado, los avezados en cambio, te dirán que falta un motivo que justifique leerlo.
No soy tan experto como se podría, falsamente, suponer. Por cuanto, sólo puedo decirte cómo lo habría hecho yo dejando de lado mis gustos personales y ateniéndome al manual del cuentista, que no está del todo escrito pero que sirve para guiar.
Primero pongo la idea por escrito con la simpleza de una redacción escolar. Me fijo que responda todas las preguntas que el cuento hace (quién, cómo, cuándo, dónde, por qué…). Algunas no son importantes y pueden soslayarse o apenas pespuntarse; otras son indispensables.
Una vez satisfecho de que tengo todo lo que quiero decir, la voy sustituyendo por la redacción de estilo (ésa que hiciste muy bien).
La técnica sería hablar del sueño de entrada, de lo más fermental, para que el lector se prenda. El truco es que el lector no corra el tren por el andén porque eso lo aburre, sino que sea pasajero del viaje, que esté comprometido con lo que pasa: eso lo prende, le hace sentir las emociones que justificarán leerte.
Haces bien en empezar con el sueño como gancho, porque es el motivo. Luego basta con que avizore que se cumple, sin redundar. Ya viajando en el tren del cuento, querrá saber cómo termina, le importará saberlo.

_________________
"Aprendemos de todos y entre todos"
Taller de Escritura (Aula Virtual)





Mis cuentos:

http://www.letrasyalgomas.com/t26420-bolazos-para-gente-seria-y-viceversa#204930



Volver arriba Ir abajo
aziz_c
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Masculino
Aries Cerdo
Cantidad de envíos : 85
Fecha de nacimiento : 17/04/1995
Edad : 22
Fecha de inscripción : 27/03/2012

MensajeTema: Re: Sorry we're closed.   Lun Dic 30, 2013 5:40 pm

Agradezco tu comentario antifaz, me dedicaré a trabajarlo un poco más tomando en cuenta tu sugerencia. Mil gracias otras tres veces. Saludos.
Volver arriba Ir abajo
Trina Leé de Hidalgo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo


Femenino
Virgo Gallo
Cantidad de envíos : 1602
Fecha de nacimiento : 07/09/1945
Edad : 72
Localización : Araure Estado Portuguesa
Fecha de inscripción : 12/05/2012

MensajeTema: Re: Sorry we're closed.   Sáb Ene 04, 2014 1:35 am

ME GUSTÒ LEERTE. describes encuentros placenteros que se podìan creer inauditos, pero se dieron y forman parte de experiencias significativas en la vida del personaje atraido por su jefa. Con cierto erotismo que a fin de cuentas, se convierte en el centro de la trama. Gracias por compartir y felicitaciones.

TRINA
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sorry we're closed.   

Volver arriba Ir abajo
 
Sorry we're closed.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Audeze EL-8 Closed

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: