LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 El esigma de Caín: Hoy, MEZQUINOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Adanhiel
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Virgo Cabra
Cantidad de envíos : 1172
Fecha de nacimiento : 06/09/1967
Edad : 50
Localización : Torrelavega (Cantabria)
Fecha de inscripción : 22/01/2013

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: El esigma de Caín: Hoy, MEZQUINOS   Vie Ago 09, 2013 12:14 pm

MEZQUINOS

La avaricia o mezquindad no significa únicamente el apetito más o menos desmedido por la acumulación de riquezas, tiene, también, una lectura inmaterial como acto posesivo que es en un mundo en el que se da una relevancia exacerbada a la obtención de recursos, axioma por el cual funciona el inmenso engranaje de la economía de mercado, estableciendo un nexo simbiótico con la principal de sus repercusiones, que es el consumismo. En un futuro, nada desdeñable y cada vez más inmediato, se dejarán los miramientos de la delicadeza a un lado, en el apolillado baúl del olvido, evaluando a la persona, exclusivamente, por sus pertenencias materiales (muestra indeleble de su valía práctica) aplicando a cada cual un distintivo identificativo del potencial social, estatus, derechos, obligaciones pertinentes y demás que cada categoría implicase, prescindiendo de las anomalías, de los no asimilados. ¡Ah! ¿Qué en cierto modo ya ocurre?... Sí, para gracia de unos y desgracia de otros en cierto modo ASÍ LO PARECE; mientras la drama-ficción va adquiriendo tintes de realidad y la tecnología y el humanitarismo estén cada vez más contrapuestos y el materialismo deshumanizado vaya ganando terreno a la humilde sencillez del alma, es del todo normal el enraigamiento de las malas hierbas como la de la mezquindad que es, entre otras, una forma más de intercalamiento en un sistema que desafía a Dios, arrastrándose en su presumida grandeza hacia la nada; pues sin Él nada somos y en la nada nos perdemos.

Pero un sistema colectivo nace en la iniciativa común que está inevitablemente aparejada a la privada, a nuestra diminuta y vulnerable voluntad; si permitimos que nuestro pequeño jardín, del que extraemos las decisiones de conducta, se vea infectado por la mala hierba sin hacer nada por evitarlo, ¿con qué derecho proferiremos queja alguna? Culpa nuestra es si consideramos unos tristes y espinosos matojos de venenosas púas, que matan las plantas del contorno en su rápido crecimiento, como la obra maestra de belleza sin par, análoga a la manía expansionista de una humanidad alocada.

El mezquino es un ser despreciable, necesita, como todos los de su calaña, a los demás, pero para algo más que para comunicarse. Precisa de las vivencias ajenas de las vidas privadas de otros, con sus sentimientos y experiencias más intensas, para crear los suyos en puro mimetismo, pues es una persona incapacitada para sentir por sí misma; en ese sentido se asemeja a un fugitivo que escapa de la lucha interior dejando vacuo su corazón, cortando, una y otra vez, el cordón plateado que irremisiblemente le une a su alma.

Se hará, si usted se lo permite, al "gozar" de su compañía con lo que barrunte le puede valer para subsistir emocionalmente fingiendo, en ciertos casos, un agradecimiento que para nada existe dentro de sí. Están firmemente autoconvencidos de proceder apropiadamente y, por si fuera poco, de que son los demás quienes les deben los "favores" por haber sido destinatarios de la ratera atención; es, por tanto, un ladrón desabrido, sin conciencia, que no se contenta con apropiarse de todo cuanto cree necesitar para sus fines sino que, además, en su iniquidad, se regodea con el mal causado, de la desgracia o la tristeza ajenas que significan unos maravillosos incentivos para su vital alegría. Es por esa razón, y no debido a otra, por la que en los ambientes más desoladores, siempre y cuando se den esas premisas, son capaces de mantener el tono jovial y desenfadado, embelesador de los incautos o mal encauzados que se aventuran a prestarles su confianza.


CÓMO RECONOCERLOS

Su particular parasitismo les obliga a establecer relaciones rápidas que satisfagan con premura su constante hambre; aun siendo perfectos desconocidos se acercarán a usted como si le conocieran de toda la vida, al igual que un caballo en una cacharrería, segura, pero desordenadamente. De no mantener las distancias le irán comiendo terreno hasta apropiarse de sus secretos mejor guardados; si es usted suficientemente inteligente y se muestra reticente y hasta expeditivo, se habrá ganado un enemigo acérrimo, pero eso no debe de inquietarle, a la postre, tarde o temprano, cuando hubiera conseguido sus propósitos y se rompiera el vampírico vínculo, por cuales quiera que fuesen las causas, el resultado sería finalmente el mismo, sólo que con usted como peor parado.

Son seres disolutos, tan falsos como ausentes de ideales y sentimientos, sin auténticas virtudes; servilistas de la causa más fuerte no dudarán en traicionar a quienes fuere de poder obtener el miserable provecho que solamente ellos y los que son tan malvados como ellos consideren sustancioso. Si es usted una persona con un poso de sensibilidad y alguna perspicaz inteligencia tendrá en cuenta todos esos factores tan significativos de lo que no llega tan siquiera a la categoría de vulgar y que no merece el espacio dedicado a la atención por ser, en el ciento por ciento de lo casos, caracteres irreversibles, conscientemente perjudiciales. El mezquino es un monstruo yermo de espíritu que abreva de la pureza de los demás, pervirtiéndola, acabando por emponzoñarlos antes de abandonarlos. Tenga mucho cuidado con ellos, la ruindad del alma es la enfermedad más espantosa que existe, y a veces toda una larga vida no es suficiente para remediarla.





Adanhiel.
Volver arriba Ir abajo
Marioes
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Pez Gallo
Cantidad de envíos : 4304
Fecha de nacimiento : 23/02/1957
Edad : 60
Localización : Uruguay
Fecha de inscripción : 14/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º Lugar en Concurso Honrando a la poesía 2012- 2º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: El esigma de Caín: Hoy, MEZQUINOS   Dom Ago 11, 2013 12:26 am

Un texto respetable,bien llevado,como texto literario.
Comentario subjetivo,me parece muy incidioso,escrito con mucho repudio.Pero obviamente respetable tambíen

_________________
En busca de la Fortuna.
Marioes.
Volver arriba Ir abajo
Adanhiel
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Virgo Cabra
Cantidad de envíos : 1172
Fecha de nacimiento : 06/09/1967
Edad : 50
Localización : Torrelavega (Cantabria)
Fecha de inscripción : 22/01/2013

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: Re: El esigma de Caín: Hoy, MEZQUINOS   Dom Ago 11, 2013 10:18 am

Realmente no se puede escribir de otra forma cuando uno ha de tratar de destapar a seres de tan baja calaña cuya pretensión es la de emponzoñarnos con su mal, por otra parte, aunque no te lo parezca, rezo por ellos, por la redención de sus oscuros espíritus.

Saludos cordiales.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El esigma de Caín: Hoy, MEZQUINOS   

Volver arriba Ir abajo
 
El esigma de Caín: Hoy, MEZQUINOS
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: