LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 Resurrección capítulo final.

Ir abajo 
AutorMensaje
el guerrero consciente
Escritor activo
Escritor activo
avatar

Masculino
Cáncer Rata
Cantidad de envíos : 53
Fecha de nacimiento : 17/07/1972
Edad : 46
Localización : Valencia, España.
Fecha de inscripción : 17/10/2012

MensajeTema: Resurrección capítulo final.   Lun Nov 12, 2012 12:22 pm

Me quedé asombrado observando el legajo. Una carpeta gris con la etiqueta autoadhesiva con la leyenda: “RESURRECCIÓN NAUFRAGIO 16-12-1640”. El oficial había depositado la carpeta sobre la mesa de despacho, y aunque no parecía muy convencido, se hizo a un lado y me señaló con su brazo izquierdo una silla frente al escritorio.
Tras tomar asiento, me puse los guantes y abrí el dossier. Tres preciosos manuscritos del siglo XVII aparecieron ante mi.
El diario de a bordo del “Resurrección” constaba de unas treinta hojas escritas por ambas caras. El diario de a bordo del “San Juan Nepomuceno”, al corresponder solo al día del naufragio, constaba de dos hojas; y el expediente del Santo Oficio, constaba de veinte paginas, como digo todas escritas por las dos caras en un grueso papel amarillento con manchas de salitre. Hojas cosidas unas a otras de forma esmerada con un brillante hilo rojo, y deteniéndome algo más en la observación, ví algo que me heló la sangre. En el diario del “Resurrección”, las últimas páginas presentaban en sus rasgos manuscritos irregularidades en la escritura. Eran palabras escritas por manos temblorosas que mantenían el pulso a duras penas, palabras temblorosas, e intercaladas, algunas manchas rojizas. ¿Sangre humana?, puede que si.
Ese diario de a bordo fue, en su tramo final, escrito por un oficial de Marina que se esforzaba en mantener la serenidad en las puertas del infierno.
Comencé a leer detenidamente, y no podía parar de hacerlo, devorando la historia y garabateando anotaciones en el folio que se me autorizo a utilizar. Observándome como un halcón, el oficial de documentación de la Armada no podía disimular su ansiedad y percibía mi emoción, percibía que yo trataría de forzar al canal de TV para que realizara el pago de 300.000 Euros, porque nunca había leído algo así.
Ahora paso a plasmar mi resumen, un folio, un único folio epitafio del trágico y terrorífico final de la tripulación del “Resurrección”:

Extracto del diario de a bordo del “Resurrección”, redactado por el Capitán de dicho navío D: Ernesto Gimeno de las Costas, día 10-12-1640:
“Los Marineros Nuño Martínez y Rafael López, que llevaban dos días aquejados de fuertes fiebres, sin que el galeno de a bordo las consiguiese rebajar, han entrado en un estado de sopor idéntico a la muerte hasta el punto que el Pater, había preparado ya sus hábitos y se disponía a proporcionar los sagrados sacramentos de la extremaunción, cuando, de repente, el marinero López ha levantado la cabeza y con los ojos desorbitados, pronunciando gruñidos propios de fieras y no de personas, asió por los brazos a un desdichado grumete de nombre Diego Laínez, de catorce años de edad, que estaba preparando la estola del cura, y una vez lo tenía bien sujeto, comenzó a darle mordiscos arrancándole grandes trozos de carne de brazos y cara. Atraídos por los gritos de espanto del cura, han acudido cuatro Infantes de Marina que hacían la guardia de cubierta, estos, espantados, vieron como los dos marineros agonizantes habían revivido y devoraban al grumete. Una vez recuperados del mal trago inicial, acometieron a los dos endemoniados con sus espadas de reglamento, dándoles muerte, aunque dos de los soldados han sido heridos por mordedura.”
12-12-1640:
“El mar sigue en calma, los vientos son favorables, y en cuatro o cinco jornadas deberíamos arribar a la ciudad de Cádiz, pero para mi sorpresa y horror, después de declarar malditos y arrojar al mar sin cristiana ceremonia a los dos endemoniados, los dos soldados heridos y otros tres hombres de guerra de la misma compañía presentaron las mismas fiebres, que en pocas horas habían consumido a los cinco hombres.
Cuatro horas antes de escribir estas letras, los afectados levantáronse de sus camas, y con los ojos muertos , sin atender a ningunas razones, gruñendo como perros rabiosos como únicas explicaciones, la emprendieron a mordiscos y golpes con sus compañeros en los camarotes de la gente de guerra. Pillada por sorpresa la Tropa, hubo varias bajas, agravada la situación por el hecho de que los endemoniados son muy difíciles de matar, siendo necesario romperles o atravesarles la cabeza, o alcanzarles justo en el centro del pecho, no causándoles ningún efecto inmediato el rajarles las tripas o cercenarles miembros.”
13-12-1640:
“ El Pater ha celebrado un exorcismo para expulsar a los demonios del navío. Han caído enfermos otros quince hombres entre gentes de guerra y de mar. El médico aconseja darles muerte antes de que se transformen. yo le contesto que como se le ocurra facer semejante fechoría, le descerrajo un tiro en la cabeza a él, aunque si accedo a encerrarlos.”
15-12-1640:
“ La decisión de no sacrificar a los enfermos, no pudo estar más herrada. Todos se han tornado en endemoniados, y para mala fortuna nuestra, la tempestad que se desató a medianoche facilitó su huida al arrancar las puertas de las bodegas donde estaban encerrados de sus bisagras, debido a los grandes saltos que daba el barco, produciéndose la peor de las batallas posibles a bordo de este desdichado y maldito barco. Con el navío dando grandes arreones por la mala mar, surgían los endemoniados de entre las olas que batían la cubierta. Estos malditos, con sus rostros desencajados y manando esa extraña sangre, oscura y muy espesa de las heridas que les producían los componentes de mi tripulación, convertidos en soldados de Dios.
Yo mismo, tras propinarle tres estocadas mortales de necesidad en las tripas a un endemoniado, que hasta hace dos días era el Contramaestre muy querido por mí D. Diego de Alcazar, opté por volarle los sesos con un tiro de pistola cuando estaba a punto de hincarme el diente.
Escribo estas líneas tras ganar la batalla, con todavía salpicaduras de las entrañas del endemoniado en mis ropas y mis manos”.
16-12-1640:
“Todos los hombres heridos en la jornada de ayer se han transformado, junto con otros veinte que han contraído dichas fiebres.
A estos los estamos matando sin sacramentos ni curas, pues el cirujano esta muerto, y el sacerdote es un endemoniado. Estamos defendiendo el Puente de Mando y una parte de la proa, el resto del barco es de los endemoniados.
Hemos avistado un barco, y estas son las últimas palabras que voy a escribir en mi vida, pues parece un Galeón de la Real Armada. Voy a fletar un bote. A bordo irán junto con este diario uno de mis últimos marinos y un endemoniado encadenado de pies y manos. Este va a realizar el viaje para que el Capitán del otro navío se haga cargo de la gravedad de la situación y no dude en cumplir con su obligación de bombardearnos hasta hundirnos.”




Breve extracto del expediente inquisitorial, redactado por fray Enrique Bocasangre:

“Sucesión de acontecimientos acaecidos el día 16 de diciembre del año de Dios del 1640:
A las diez horas del día de hoy, D. Fernando Laín, capitán del navío del Rey “San Juan Nepomuceno”, ordenó atacar a otro galeón de la armada de nombre “Resurrección”, de manera que este segundo barco termina completamente destruido y hundido en las aguas.
La intervención del Santo Oficio se produce a petición del Capitán General de la Flota de Indias, pues el Oficial al mando del “Nepomuceno”, asegura que dicha acción se produce por petición por escrito de la nave destruida, afirmando dicho Capitán que su barco estaba poseído por el demonio, apoyando esta aseveración con la prueba viviente de un marinero poseído por lucifer.
A la una de la tarde, un piquete de infantes de marina conduce hasta la cárcel de la inquisición donde se escriben estas líneas a las pruebas de los hechos, siendo estas el diario de a bordo del “Resurrección”, un testigo, y una persona supuestamente poseída.
Alcanzándose a las once de la noche del mismo día, unas primeras conclusiones:
La lectura del diario de a bordo, que en principio parece escrito por una mente enloquecida, ante la visión e intento de interrogatorio de los dos supervivientes, parece que da una visión creíble de lo acaecido.
El testigo, que esta invadido por el miedo, asegura que todo lo dicho en este diario es verdad. Igualmente aconseja que se de muerte inmediata al poseso e incluso a él mismo, pues asegura que el diablo pasa de una persona a otra directamente.
Tratando de corroborar la posible posesión diabólica del otro marinero, el mismo no contesta a ninguna pregunta, comportándose en todo momento como una bestia, no cejando en sus gruñidos, y a pesar de estar por completo encadenado, tratando en todo momento de atacar a los guardias de este Santo Tribunal. Procediéndose a darle tormento, el poseído no presenta ninguna sensibilidad al dolor de los hombres, llegándosele a arrancar las uñas con hierros candentes, y mas adelante a golpear sus atributos masculinos con palos de madera maciza. A las diez de la noche, se le cercena una mano a este ser, el cual apenas sangra, y cuando lo hace el liquido que sale de la herida, es una pasta viscosa de color negro.
Es por esto que se consideran suficientes las primeras diligencias aquí descritas, decidiéndose a mayor gloria de Dios nuestro señor el dar muerte a la persona endemoniada, pues la misma se merece justo castigo al adorar a lucifer.
Asimismo se determina el dar igualmente muerte al otro superviviente del naufragio, y al piquete de gentes de guerra que han traído hasta este lugar las pruebas. Esto se hace, pues parece que el demonio se trasmite de persona a persona en este caso, de forma parecida a la peste. Por lo tanto, es de interés el cortar de raíz la expansión de esta maldición.
Igualmente, se determina la obligación, so pena de excomunión, de guardar voto de silencio sobre esta causa que nos ocupa a toda persona que hubiese tenido conocimiento de la misma”


Fin de Resurrección.
Ernesto.
Volver arriba Ir abajo
http://www.elguerreroconsciente.blogspot.com
 
Resurrección capítulo final.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» "Dulce Amargo" Un Fin Bien Cerrado (Crítica Final)
» Creepypasta - Capitulo final de Kick Buttowski
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya ? - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO
» La Pantera Capítulo 4 "Superada"

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: