LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 La indudable culpabilidad del tacto (lo que no supieron los periodicos)

Ir abajo 
AutorMensaje
Elias Gutman
Escritor activo
Escritor activo


Cantidad de envíos : 146
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: La indudable culpabilidad del tacto (lo que no supieron los periodicos)   Lun Abr 30, 2012 5:47 pm

Ahora sentado en las escaleras de la entrada a casa, a obscuras y con
la poca luz que el foco de 60 watts le brindaba proveniente del patio
del vecino, Jaime observaba sus manos revolviendo en sus mente la
imagen de sus huellas digitales, preguntándose ¿por que estaban ahí?
¿Por que seguían ahí? Lo único seguro es que eran las mismas de hace
muchos años, las mismas que le hacían sostener las pequeñas
agarraderas de sus vaso predilecto con sus colores favoritos y en cual
podía beber su tibia leche antes de dormir, las mismas que a los cinco
años le ayudaron a sostener el manubrio de sus bicicleta y aferrarse
fuerte a ella, aunque a veces estas no tenían tanto éxito y caía
producto de su escaza habilidad e inexperiencia.
Fueron las mismas huellas digitales las que años después tocaron el cuerpo de Natalia,
la única mujer que hasta el momento había amado en realidad, había
estado con ella una y otra vez por las noches, acostado en lo obscuro
de su habitación pasaba horas a lado de ella, observándola, pasando
sus dedos por su rostro y ayudado por estos surcos en ellos trataba de
memorizar sus formas, su textura, grabar sus relieves y sus comisuras
en el, como si quisiera guardar en su tacto la frágil forma, incluso
podría llevar entre sus dedos su excitante esencia, el perfume único
que tantas veces había absorbido con su lengua y nariz. Sentía que
sus huellas digitales estaban impregnadas en ella, desde sus rostro,
boca, nariz, orejas que cada que las tocaba Natalia sentía una leve
excitación, pasando por el cuello tocándolo sutilmente, Jaime sentía
como la piel de Natalia se erizaba y tocaba uno a uno sus poros erguidos como
respuesta a su delicado tacto, bajaba poco a poco teniendo cuidado de
palpar cada centímetro y hacerlo suyo en su memoria, la
textura de su piel cambiaba y llegaba a un lugar muy cálido y suave donde el
mismo lo describía como un campo de algodón y terciopelo confinados a
brindar el placer a sus dedos, pasaba ahí mucho tiempo hasta que
tocaba sus pechos los cuales acariciaba por turnos, desplazaba sus dedos
sintiendo su piel tan intenso que podría jurar sentir su dulce sabor
en su paladar, llegaba a la comisura que estos forman y era ahí donde
juraba que todo ese elixir brotaba como las aguas de un manantial ya
que sus dedos se humedecían un poco productos del sudor de la notable
excitación de Natalia. cuando Jaime seguía el camino a sus senos,
encontraba en ellos la delicia de sus pezones erectos y duros
anunciando la desesperada ansiedad de Natalia para ser amada, los
tocaba con sumo cuidado para no provocar alguna sensación desagradable
en su mujer, los acariciaba con sus dedos y trataba de dibujarlos en
su mente, los recorría de una manera tal que pareciera estar
describiéndole a su memoria la forma y tamaño de estos, los tomaba con
sus dedos índice y pulgar y los apretaba suavemente para esperar una
reacción de Natalia hacia este estimulo, los paseaba por la comisura
de sus dedos y suavemente rosaba sus huellas digitales en su cálida
erección, casi podía ver el color rosado de sus pezones con solo pasar
sus dedos en una caricia hacia ellos, sintiendo con ello el fino bello
que los forraban y que a él le parecía tan excitante que
podría beber de estos en el momento que más le placiera.
El juego del tacto seguía con suaves y finos roses por la piel de
Natalia y ella cada vez aceleraba su respiración, un sutil rose de los
dedos de Jaime sobre sus pezones después de haber sido excitada por el
y ella lo invitaba a seguir más abajo con un ligero pero sugestivo
movimiento de sus caderas hacia el cuerpo de Jaime y con una profunda
respiración acompañada de un sutil jadeo sugestivo para su
sexo. Así que sin más que pensar los dedos de Jaime recorrían un largo
pero hermoso camino hacia el sexo de Natalia, un camino de piel rosada
y perfectas texturas que al llegar al ombligo comenzaban a cambiar a
una zona un poco más áspera y foliculada, esto sin ser desagradable
para Jaime ya que como él lo veía, había una parte de Natalia que no
era simplemente ternura y fragilidad, sino como él la describía, su
parte mayor, su parte adulta, su parte que sabia amar como se ama la
carne, ese era su sexo, cuando Jaime llegaba a este lo encontraba
húmedo, cálido, una excitación total para su tacto y sin duda para el
cuerpo de Natalia.
Comenzaba a tocarlo con la misma delicadeza que lo había hecho con las
demás parte de su cuerpo pero mayor vigor y fuerza en la cual el
cuerpo de Natalia respondía agitándose y cambiando su respiración a
un ritmo más fuerte, incontrolable, anunciando con cada respiro que
estaba cerca de la excitación máxima, del cenit de sus emociones
sexuales y del clímax total, tomando la mano de Jaime, Natalia la
apretaba fuertemente pidiéndole sin palabras que siguiera y que no se
detuviera hasta que ella ya no pudiera mas, las manos de Jaime se
movían con fuerza hasta que Natalia llevada al punto máximo de su
excitación la retiraba apretándola entre sus dedos y anunciándole a
Jaime que había acabado, con su respiración jadeante su corazón
apunto de salir de su pecho, era ahí cuando Jaime sediento como un
naufrago que toma agua de sus manos y con desesperación la lleva a su
boca para beberlas, llevaba su mano hasta su nariz, y absorbía esa
esencia.
Este ritual se repetía una y otra vez por las noches en casa de
Natalia y la noche en que ella murió no fue la excepción solo que hubo
algo que Jaime no advirtió, algo que había estado dando vueltas en la
cabeza de su amor y que Jaime no se había percatado de esto, ya que si
fuera posible el también controlaría su mente, de la misma forma en
que había controlado su vida.
Ahora Jaime revolvía en su mente la forma de sus huellas digitales,
las únicas delatoras de su crimen y el sabia que las había dejado en
todo el cuerpo de Natalia, secándose, fijándose a su piel como
pequeñas quemaduras que cicatrizaban, seguía preguntándose por que
sus huellas seguían en sus dedos si las había dejado en el cuerpo de Natalia
impregnadas.
Una y otra vez repasaba lo que había sucedido esa noche, la cual
empezó mal al ver el teléfono de Natalia la última llamada perdida de
Héctor, un muy cercano amigo que la acompañaba en sus malos ratos,
Jaime aun no comprendía porque esa noche Natalia tuvo que decir algo
al llegar al clímax de su excitación, si no hubiera quedado callada
nada de esto hubiera pasado.
Ahora sentado Jaime veía sus manos limpias e impecables, recordando la
ultima palabra que dijo Natalia cuando llego al orgasmo,
Héctor… Héctor.
Volver arriba Ir abajo
Ciudadano del Mundo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Tauro Caballo
Cantidad de envíos : 1553
Fecha de nacimiento : 02/05/1990
Edad : 28
Fecha de inscripción : 06/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: Mención Especial en el Primer Concurso Conjunto de Fotografía

MensajeTema: Re: La indudable culpabilidad del tacto (lo que no supieron los periodicos)   Lun Abr 30, 2012 6:48 pm

Excelente texto,con un buen final,tan exitante ante el crimen como ante la descripcion del momento con natalia.
Muy bueno,felicitaciones
Volver arriba Ir abajo
Elias Gutman
Escritor activo
Escritor activo


Cantidad de envíos : 146
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: La indudable culpabilidad del tacto (lo que no supieron los periodicos)   Lun Abr 30, 2012 8:59 pm

gracias, yo creo que no importa cual leas primero son pensamientos paralelos...
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La indudable culpabilidad del tacto (lo que no supieron los periodicos)   Miér Mayo 02, 2012 3:52 pm

Descriptivo y minucioso, el instante que estalla e n las manos el crimen, los periodicos no lo sabran pero sus manos si.
Felicidades, buen trabajo
saludos
k
Volver arriba Ir abajo
Poesiacarnivora
Admin
Admin
avatar

Femenino
Aries Rata
Cantidad de envíos : 16242
Fecha de nacimiento : 16/04/1972
Edad : 46
Localización : Montevideo-Uruguay
Fecha de inscripción : 05/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - A la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1ª y 2º Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: La indudable culpabilidad del tacto (lo que no supieron los periodicos)   Miér Mayo 02, 2012 5:14 pm

Un texto para destacar,bien llevado, con un ágilidad que cautiva al lector.
Me llevo a reflexionar sobre una gran verdad,no todo lo saben los periodicos.
Muy bueno ,felicitaciones.

Que las hadas te acompañen
Volver arriba Ir abajo
http://www.letrasyalgomas.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La indudable culpabilidad del tacto (lo que no supieron los periodicos)   

Volver arriba Ir abajo
 
La indudable culpabilidad del tacto (lo que no supieron los periodicos)
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: