LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 Los Chantas También Van al Cielo (III)

Ir abajo 
AutorMensaje
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

MensajeTema: Los Chantas También Van al Cielo (III)   Mar Feb 28, 2012 11:18 pm

Con el trajín de cuidar a mamá, lo que hacíamos por turnos, y las constantes idas y venidas a los doctores y el hospital, esto sumado a nuestro endeble intento de proseguir con nuestras ocupaciones diarias, nos fuímos distanciando paulatinamente de nuestras charlas a la hora de la cena. Es más, ya no cenábamos en conjunto. Con el trastoque general de horarios, cada uno de nosotros se las arreglaba como podía para comer algo por las noches. Algunas veces coincidíamos dos, e inclusive tres al mismo tiempo, pero era inusual, asi que no había compromisos en ese aspecto. Otro problema eran las compras. Con mamá enferma muchas veces nos enterábamos que no había tal o cual cosa cuando buscábamos por todos lados y no la hallabamos. Así, teníamos que cambiar a menudo los planes de comida o limpieza sobre la marcha y tratar de acordarse al día siguiente de comprar lo que faltaba en casa. Era frecuente ver sobre la mesa papelitos con listas de compras garabateadas, que dejábamos en un vano intento por ver si alguien más tendría algo de tiempo disponible para hacer los mandados. Esto nos sirvió para reevaluar la importancia de las tareas que realiza un ama de casa, y comprendimos a los tropiezos, el verdadero valor de lo que día tras día venía haciendo nuestra madre.

Aparentemente, por el momento, las muertes y desapariciones habían cesado. Pero era tal la aprensión que flotaba en el ambiente, que casi ningún rufián se animaba a hacer nada irregular por si el anónimo justiciero reaparecía. Lo chantas eran hijos del rigor.

Después de unos pocos meses de dura lucha desigual, mamá perdió su batalla y se fue con el sol de uno de los primeros días de primavera. Todos quedamos desolados, pués era difícil imaginar nuestras vidas sin su presencia de allí en más. Ya habíamos comprobado en carne propia que ella y sólo ella era capaz de administrar y hacer que nuestro hogar funcionara como tal.

Los días siguientes, llenos de ingratos preparativos, trámites y el desfile de muchos rostros saludando compungidos, transcurrieron como una niebla borrosa en mi mente. Supongo que algo similar les habrá pasado a mis hermanos y a papá.

En la tibia tarde del domingo, luego de un triste almuerzo, cuando todos nos hallábamos en la casa ahora extrañamente vacía, como un hogar desprovisto de alma, decidimos revisar las pertenencias de mamá.

Aparte de sus ropas, documentos, álbunes de fotos familiares y algunas chucherías sueltas de nuestra infancia, sabíamos que ella guardaba sus recuerdos más caros dentro de su joyero de madera laqueada, que mantenía sobre la cómoda del dormitorio. La llave, con un vistoso lazo de cinta roja y un diminuto cascabel atado, estaba puesta en la cerradura. Sobre la brillosa tapa descansaba la vieja y descolorida muñequita de pañolenci, que mamá había comprado a poco de saber que estaba encinta por primera vez, creyendo que Juan Carlos iba a ser una niña.

Papá puso reverentemente la muñeca a un costado, tomó el joyero y se sentó a los pies de la cama posándolo sobre sus rodillas. Los demás permanecíamos de pie a su lado. Con lágrimas en los ojos, giró suavemente la llave y abrió la cubierta. Lo primero que vimos fue un apretado rollito de billetes sujetos por una bandita elástica, seguramente ahorrados para poder afrontar alguna inesperada eventualidad. A su lado, yacía un sobre celeste con una inscripción indudablemente escrita de puño y letra por mamá, que decía: “Para mi querida familia”. Papá abrió cuidadosamente la solapa y sacó de su interior una sola hoja de papel, también celeste, cuidadosamente plegada. La desdobló para luego leer su contenido dos o tres veces, moviendo levemente los labios mientras lo hacía. Se veía bastante confundido cuando nos entregó la esquela en silencio para que nosotros pudiésemos leerla. La misma decía:

“Queridos esposo e hijos:
Creo no tener que recordarles lo mucho que los amo. Verlos a ustedes felices siempre alegró mi simple existencia. Poder contribuir a lograr esa felicidad, me ha dado una poderosa razón extra para seguir viviendo un poco más. Mucho antes de que ustedes se enteraran, yo sabía lo de mi enfermedad. También intuía que no habría mucho tiempo.
Verlos nerviosos e impotentes ante este mal generalizado en nuestro país, que es la mentira artera puesta al servicio de todo tipo de malas artes, me estrujaba el corazón. Escuchar la profunda amargura volcada en sus charlas a la hora de la cena, único momento del día en que podíamos estar todos juntos, me enfurecía profundamente.
Sé que les molestaba mucho mi convencimiento de que todas las personas, aún las peores, las más ladinas, deben ir al cielo. Pero no para permanecer en él, sino para ser juzgados allí por sus actos y enviados a donde Dios lo crea conveniente. Consideré el bienestar de ustedes, así como el de tantas otras familias trabajadoras, como algo que debía empezar a reconquistarse antes que fuese demasiado tarde. Y decidí llevar a cabo mi humilde contribución, sin cambiar mi postura. Los chantas deben seguir yendo al cielo, pero con un pequeño empujoncito para que puedan elevarse más rápido.
Los sigo y seguiré amando, donde quiera que esté,

Mamá”

Nos miramos azorados en un incómodo y tenso silencio . Papá, más aturdido que antes al ver nuestros rostros, sólo atinó a seguir hurgando con dedos torpes el interior del cofre. Al levantar un fino panel aterciopelado, la negra y pulida silueta de un revólver 38 corto nos develó la sorpresa final de ese primer domingo sin mamá.

Safe Creative #1007086761138
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Los Chantas También Van al Cielo (III)   Sáb Mar 17, 2012 2:00 am

Que final, la sorpresa como un balde de agua helada, un cierre de la historia realmente bueno, el empujoncito tenia calibre y mano de madre, un gusto pasar por aqui
saludos
k
Volver arriba Ir abajo
ElAngelCaido
Admin
Admin
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 2281
Localización : Los Angeles, California.
Fecha de inscripción : 11/10/2010

MensajeTema: Re: Los Chantas También Van al Cielo (III)   Sáb Mar 17, 2012 6:34 am

Hombre, pues me ha gustado! Pasando por alto un par de comas que a mi juicio no deberian de haber sido escritas, en general me parece un muy buen trabajo. Y bueno, este trabajo seria excelente a no ser que yo como lector intui el final. "Se veía bastante confundido cuando nos entregó la esquela" dice el escrito. Pues esta linea es la que hace que de inmediato se intuya el final. Segun mi opinion, si hubieses omitido esa linea, el efecto sobre mi habria sido de sorpresa absoluta. De cualquier manera es un muy buen trabajo, de lectura fluida y que no se pierde en descriptivas tediosas y que muchas veces confunden y aburren al lector.

Recibe mi saludo fraterno de siempre compadre.
Volver arriba Ir abajo
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

MensajeTema: Re: Los Chantas También Van al Cielo (III)   Dom Mar 18, 2012 2:30 pm

Gara, me alegra que te haya gustado la historia. Siempre es agradable contar con tu visita por mis estritos. Gracias por tu tiempo al leerme y por tus comentarios amiga. Un saludo cordial,
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

MensajeTema: Re: Los Chantas También Van al Cielo (III)   Dom Mar 18, 2012 2:35 pm

Angel, primero, muchas gracias por tu tiempo dedicado a la lectura y comentario de esta historia. Segundo, realmente agradezco tu analisis tan objetivo y creo coincidir contigo plenamente. Siempre es bueno y muy saludable tener una opinion externa para puntualizar cosas que el escritor no nota, o de las que no se da cuenta.
Muchas gracias, amigo. Va un abrazo fraterno de vuelta!
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
gralber
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 357
Localización : Buenos Aires - Argentina
Fecha de inscripción : 16/03/2012

MensajeTema: Re: Los Chantas También Van al Cielo (III)   Vie Mar 30, 2012 6:20 pm

José: tengo que felicitarte por tu corto, e inteligente relato. Me gustó. Coincido con Angel en que no hay que dar demasiadas pistas al lector si uno quiere sorprender. Vos las diste, generoso lo tuyo... La primera, en uno de tus agradecimientos, donde te sorprendías porque todavía nadie se había horrorizado, o algo así. Ahí me encendiste una lucecita de advertencia. Pero, al margen de esto, está buena la idea de una madre que desea ver a su familia feliz. No sabés cómo la comprendo. Y también me pareció eficaz la economía de largas explicaciones que no son necesarias y se vuelven cansadoras. Por todo esto: muy bueno tu cuento!
Volver arriba Ir abajo
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

MensajeTema: Re: Los Chantas También Van al Cielo (III)   Sáb Mar 31, 2012 12:15 pm

Jaaa..., mi comentario con respecto de que el lector se sintiese horrorizado, no era referente a la trama del cuento, sino de que no huyera horrorizado por que no le gustara esa primera parte del cuento y no siguiera leyendo. Pero, para mi gran satisfaccion vi que vos te le animaste y lo leiste hasta el final! Te agradezco de todo corazon tu tiempo empleado y tu acertado comentario, Graciela. Siempre es un gusto verte por aqui. Cordiales saludos,
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
sgrassimeli
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 5982
Fecha de inscripción : 07/04/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: CUANDO ME NOMBRAS- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: Los Chantas También Van al Cielo (III)   Sáb Mar 31, 2012 3:56 pm

Un gusto haber continuado esta lectura, José. Muy atinado.
Coincido con Roberto en la puntuación (un sólo ej. para graficar la observación: en el primer párrafo, varias comas se pueden omitir o cambiar por "punto y coma' si son enumerativas. En este párrafo, "Con mamá enferma muchas veces nos enterábamos que no había tal o cual cosa cuando buscábamos por todos lados y no la hallabamos." capaz sería ayuda a la respiración de la lectura si fuera: "Con mamá enferma, muchas veces nos enterábamos que no había tal o cual cosa cuando buscábamos por todos lados y no la hallabamos.").
Por lo demás, siempre es un verdadero placer leer algo bien escrito, con inteligencia y dedicación. Felicitaciones y gracias por compartirlo.
Volver arriba Ir abajo
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

MensajeTema: Re: Los Chantas También Van al Cielo (III)   Dom Abr 01, 2012 7:37 pm

Querida amiga Silvina, primero muchas gracias por tu tiempo dedicado a la lectura de mi cuento y por tu comentario. Segundo, mil gracias a vos y a Roberto por señalarme cosas que en un principio no vi, pero, que vistas por un tercero, y releidas por mi luego, saltan a la vista. Realmente aprecio las sugerencias, porque como todos los compañeros aqui, quiero mejorar todo lo que pueda en la redaccion de mis escritos.
Siempre es un verdadero placer contar con tu presencia en mis escritos. Gracias de corazon.
Un beso,
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Los Chantas También Van al Cielo (III)   

Volver arriba Ir abajo
 
Los Chantas También Van al Cielo (III)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» CAMPO CIELO Y ARBOLES
» Reflexion sentimientos de la puresa del cielo
» me haces tocar el cielo...
» Lágrimas del cielo
» UN ASTRO CAIDO DEL CIELO

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: