LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 La encrucijada de Arturo. Capítulo XII

Ir abajo 
AutorMensaje
Josan
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 287
Fecha de inscripción : 28/12/2010

MensajeTema: La encrucijada de Arturo. Capítulo XII   Lun Mayo 30, 2011 5:12 pm

Mi escapada del funcionario

Finamente terminó aquel viaje de incomodidad para mí, y nos dispusimos a bajar del tren, tan sólo habíamos puesto los pies en el suelo, cuando aquel hombre me dijo: “niño, ten cuidado de la maleta mientras voy al servicio”. No lo pude disimular y sonreí de júbilo, al ver que la diosa fortuna se apiadaba de mí. Sin pensarlo dos veces, cogí la maleta del funcionario, y subí al tren que pasaba en dirección contraria y, que en aquel mismo momento le había dado salida el jefe de estación.
No desearía ni pensar lo que aquel hombre llegaría a sentir, cuando terminara sus necesidades fisiológicas, y se percatara de mi fuga. Prefería no verlo y, más conociendo su carácter.
Que me hubiera fugado era muy grave, pero que le hubiera robado la maleta era peor, su error por confiar en mi buena fe lo iba a pagar muy caro, ya que tendría que dar cuenta de su irresponsabilidad a sus superiores, y no me gustaría estar en su lugar.
Mi situación no era buena, ya que además, de no disponer de pasaje para viajar en el tren, no disponía ni de un céntimo, y lo más grave para mí, que aún no sabía dónde ir. Este futuro incierto, me motivo en gran medida para robarle la maleta a mi acompañante, con la esperanza puesta en que llevara algo útil que aprovechar.
Durante el trayecto, me dedique a vigilar y burlar al revisor, ya que cada media hora, se daba una vuelta por los vagones para pedir el pasaje a los pasajeros. Estaba seguro de que en caso de descubrirme, me haría bajar en la próxima parada sin contemplación, pero con un poco de astucia por mi parte, esperaba que no llegara a suceder, y alargar la distancia entre
Fernando y yo lo máximo posible. No quería ni imaginar lo que me sucedería, si las cosas salían mal y terminaba otra vez en aquel reformatorio.
Llevaba dos horas de tren cuando ocurrió lo que me temía: me encontraba despistado contemplando el hermoso paisaje en una de las ventanillas, cuando sentí la fuerza de una mano que me retorcía una de mis orejas, al mismo tiempo que me decía gritando: “¡Al final te atrape, maldito polizón! ¿Crees que soy tonto?”
Hice un gesto hacia atrás tratando de que soltara mi oreja, pero aún me la retorció con más fuerza hasta que gemí de dolor. Casi llorando balbuceé:
― ¡Déjeme señor! ¿No ve que me la va arrancar?
― ¡Esta bien granuja, en la próxima parada te apeas! ¡Y que conste que te podría encerrar en la cárcel!
Hice caso a este hombre, y me apeé en la próxima parada lo más rápido posible, “un pequeño pueblo de la región de Murcia”. A primera vista aquel paisaje no me desagradaba, era una zona rural muy similar a la que vivía mi padre, y la distancia era suficiente para que no me llegara a localizar, suponiendo que me buscara, que lo veía improbable.
A primera vista intuí que aquellas tierras eran ricas para el cultivo y, que los que vivían de su fruto no pasaban hambre, pues además, de los cereales que cosechaban, abundaban por todas partes los árboles frutales. Aquellas casas también se veían señoriales. Buscaría un trabajo y no me movería de aquella zona, pero en aquel momento, empezaba a oscurecer y lo deje para el día siguiente. Dormiría a la intemperie sin pasar frío gracias a que era la estación de verano, supuse que al día siguiente cuando despertara tendría más despejadas mis ideas para decidir que hacer. De momento la cena también la tenía al alcance de mi mano, por la abundancia de fruta de aquella zona.
Llegó el momento de satisfacer mi curiosidad, y me dispuse abrir la maleta. No me costó demasiado trabajo hacerlo, ya que con un pequeño punzón que – por casualidad – me había encontrado, hice un poco de palanca en la cerradura y cedió. Pero he de decir que quedé decepcionado al no encontrar lo que más necesitaba en mi precaria situación: dinero. Sólo había alguna ropa interior, un traje, una carpeta con algunos documentos, y un revólver. Encontrar un arma de fuego fue lo que menos esperaba, confieso que sentí mucho miedo, pero a pesar de todo me di por satisfecho, ya que la ropa interior y el traje me sacarían de muchos apuros. Si tenemos en cuenta que tan solo tenía la que llevaba puesta, además de estar muy deteriorada. Tengo que decir que a mis dieciséis años era un buen mozo, pues mi estatura era similar a la del funcionario Fernando, por lo tanto, no había necesidad de modificarla al ser de mi misma talla. En cuanto, a los documentos y el arma de fuego, no desee conservarlos, por ser objetos inútiles para mí, y por los problemas que me pudieran ocasionar. Aquella misma noche los enterraría en algún lugar inaccesible, he imposible de encontrar.
Ya había oscurecido, cuando mi estómago me avisó de que era la hora de cenar, pero esta vez tendría que resignarse solo con fruta que – afortunadamente – era abundante por todos aquellos parajes. Ya satisfecho de fruta me costó poco trabajo quedarme dormido, y lo hice debajo uno de aquellos árboles frutales. Lo único positivo en mi favor fue que no hacía frío; otra cosa era el suelo húmedo y duro, pero como estaba muy cansado no tardé en quedarme dormido.
Los fuertes rayos de sol que calentaban mi espalda, fueron los causantes de despertar un poco desorientado, me encontraba aturdido y ni yo mismo sabía dónde estaba. Pronto reaccioné y me di cuenta de mi situación; me dolían todos los huesos, el culpable de dolor fue el suelo duro donde dormí. Me acordé del colchón de lana que disfrutaba en mi trabajo de jardinero, pero aquello ya era agua pasada, lo más importante en aquel momento, era organizar mi vida y salir de la mejor forma posible de aquel futuro incierto, que tanto daño me estaba haciendo.







Última edición por Josan el Lun Jul 18, 2011 6:44 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Jaime Olate
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Capricornio Dragón
Cantidad de envíos : 2008
Fecha de nacimiento : 17/01/1941
Edad : 77
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 01/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: -Escritor con textos DESTACADOS
Mención Mención: Lobo ,El Detective. Texto EXCEPCIONAL
Premios Premios: 1ºLugar Concurso "Ecología" parte Textos, Octubre de 2010

MensajeTema: Re: La encrucijada de Arturo. Capítulo XII   Miér Jun 01, 2011 4:46 pm

Mmmm, esas son las sorpresas que siempre esperan a los adolescentes.
En aquella época, y tal vez hoy también, eran las mujeres quienes iniciaban a los muchachos en el acto sexual.
Una situación del protagonista que lucha por ser leal con su patrón, pero el acoso femenino (que es muy problemático para cualquier hombre de cualquier edad) lo arrastra hacia abismos mayores. Al parecer ese tipo de mujeres dicen: "O lo haces o te dejo por marica"; sólo la experiencia de los años hace que uno se dé cuenta de hechos reales y no lo digo para que se burlen diciendo ¡Pobrecitos los varones!
Bueno, hay tanto que hablar sobre un tema que has expuesto magistralmente y con esa delicadeza que merece, en un capítulo que muestra el inicio sexual de la gran mayoría de los varones.
Volver arriba Ir abajo
Josan
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 287
Fecha de inscripción : 28/12/2010

MensajeTema: Re: La encrucijada de Arturo. Capítulo XII   Dom Jun 05, 2011 3:25 am

Apreciado Jaime:
Que tal amigo, espero de que estés bien en unión de tus seres queridos, yo bien, pero un poco triste por el fallecimiento de una de mis hermanas.
Amigo, estoy de acuerdo con todo lo que dices en tu comentario, ya que nuestro protagonista en principio se vio en un serio compromiso con su jefa y su patrón, y digo en principio, porque en el próximo capítulo quedara todo aclarado, desde luego no para bien de Arturo.
Gracias por tu comentario y por tu lectura amigo, Josan
Volver arriba Ir abajo
Jaime Olate
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Capricornio Dragón
Cantidad de envíos : 2008
Fecha de nacimiento : 17/01/1941
Edad : 77
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 01/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: -Escritor con textos DESTACADOS
Mención Mención: Lobo ,El Detective. Texto EXCEPCIONAL
Premios Premios: 1ºLugar Concurso "Ecología" parte Textos, Octubre de 2010

MensajeTema: Re: La encrucijada de Arturo. Capítulo XII   Lun Jun 06, 2011 10:11 pm

La tristeza de un amigo es más llevadera cuando se comparte. Es la ley de la vida que todos moriremos, la cuestión es cómo actuamos mientras vivimos y aquellos que creemos en Dios tomamos el deceso de un ser querido con más calma.
Un abrazo, Josán, siento la pena que te invade y estoy contigo.
Jaime.
Volver arriba Ir abajo
Josan
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 287
Fecha de inscripción : 28/12/2010

MensajeTema: Re: La encrucijada de Arturo. Capítulo XII   Miér Jun 08, 2011 4:00 am

Tienes razón amigo, compartir la tristeza con un buen amigo nos hace mucho bien, y coincido contigo en que es ley de vida, que mas tarde o más temprano un día todos hemos de morir, lo cual deberíamos de mentalizarnos, que la muerte nadie la puede eludir, y he ahí la cuestión, que como tu bien dices, es de cómo actuamos mientras vivimos, sincerándome contigo, creo que nos seria más fácil de afrontar la perdida de nuestros seres queridos, si vivimos en la fe de un Dios piadoso.
Gracias por tu sentido desamen amigo Jaime, desde España te mando un gran abrazo, Josan
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La encrucijada de Arturo. Capítulo XII   

Volver arriba Ir abajo
 
La encrucijada de Arturo. Capítulo XII
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya ? - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO
» La Pantera Capítulo 4 "Superada"
» Las Crónicas de Blorch Capítulo 22 "Dib vs Blorch"
» Julio Verne

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: