LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 VIAJE AL AZAR (Cap. 4)

Ir abajo 
AutorMensaje
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: VIAJE AL AZAR (Cap. 4)   Lun Abr 04, 2011 4:43 am



Uploaded with ImageShack.us










4


El trayecto hasta Salamanca se hizo largo. Sólo la travesía de los pueblos con sus extraños nombres distraían la monotonía de la conducción por un paisaje llano de campos agostados a ambos lados de la carretera y, de vez en cuando, un grupo de álamos daban la sensación de la llegada a un oasis.
Cuando faltaba poco para llegar a Salamanca, uno de los letreros indicadores, me advirtió de la cercanía de Alba de Tormes y decidí descansar un rato en el pueblo. Giré a la izquierda para dirigirme hacia Peñaranda de Bracamonte y a las doce aparcaba el Clio cerca de la iglesia de la Anunciación de las Carmelitas de Alba de Tormes. No era la primera vez que estaba allí. Recordaba vagamente algún viaje con amigos, antes de que Juan y yo nos casáramos, donde, después de visitar las antiguas iglesias, compramos algunas piezas de cerámica popular. Mientras subía por la cuestecilla hasta la Plaza donde está el Monasterio en el que se venera el sepulcro de Santa Teresa recordaba toda aquella vida pasada.
Aun siendo muy perceptible la espiritualidad en el ambiente del pueblo, al entrar en el templo noté un cambio brusco. Aquel silencio sobrenatural, la mística soledad, llenó mi alma de una profunda tranquilidad beatífica. No había nadie en el interior, sólo el canto gregoriano de las monjas de clausura, imposible de adivinar su procedencia, aumentaba la beatitud. Mis pasos resonaban en el templo cual si fueran las pisadas descompuestas de un gigante y me senté en un banco sin conseguir articular una oración. En aquella celestial soledad, sólo pude vaciar mi mente de preocupaciones y el espacio libre conseguido, ahora limpio de inquietudes, lo ocupó por completo la fuerte energía que se expandía por el lugar hasta adueñarse de todo mi ser.
Así, en aquel éxtasis, estuve no sé el tiempo sin apercibirme de los pasos de un fraile que me avisó del cierre de la iglesia. La calle, solitaria, me invito a pasear despacio hacia el río. Me sentía transformada, llena de paz. Apoyada en la barandilla del puente, observé ensimismada como corría el caudal del Tormes mientras comparaba los momentos experimentados en el templo con aquellos intentados conseguir unos cuantos meses atrás, cuando asistí a unas clases de Yoga.
La vecina del segundo piso de nuestra casa de Madrid fue quien me aconsejó la asistencia a las clases. Apenas la conocía. Era una señora mayor, muy silenciosa, poco dada a conversaciones. Un día coincidimos en el portal y cuando se acercó para darme el pésame, me habló muy suavemente, con unas palabras que fueron las únicas, entre tantas como había oído, con las cuales sentí algo de consuelo.

-Sé que no hay palabras que sirvan para consolar en estos momentos- me dijo al tiempo de acariciar mi mano que tenía cogida entre las suyas -pero debe sobreponerse. Haga meditación, vaya a unas clases de Yoga, pruébelo.
No dijo más. Me dio unas palmaditas en el dorso de la mano, un pequeño apretón y continuó su camino. Aquello me dio que pensar. Necesitaba ayuda para superar la pérdida de aquel amado compañero y busqué en un periódico anuncios sobre la materia. Llamé por teléfono al Centro que me pareció ofrecía más garantías y me inscribí a las clases. Y sí, fueron eficaces. Aprendí a manejar la mente, a poner en su sitio los pensamientos enredados y a controlar la respiración, pero cuando llegó el verano, creída de mi capacidad para gobernar mis sentimientos, me fui a Cuenca. Allí, en aquella casona vieja, los recuerdos deprimentes resurgieron y volví a perder el dominio sobre mis pensamientos. La tristeza, la indeferencia por todo cuanto me rodeaba, la impotencia ante los sucesos inevitables, la amargura que me ocasionaba la falta de la compañía de Juan. Su comprensión, su bondad que ya no encontraría nunca. Su voz acariciadora hablando sobre aquella casa antigua que olía a moho con la que siempre bromeaba como la herencia de una tía soltera y desconocida de la cual él era el sobrino preferido. Todo aquel cúmulo de pequeñas intimidades tan amadas y ahora perdidas irremisiblemente, dieron al traste con mi proceso de superación.
Avergonzada de mi misma, sequé las lágrimas que goteaban en la barandilla. No quería llorar, no quería sufrir. Odiaba aquel sentimiento de frustración que no conseguía reprimir. Indignada con mis propios sentimientos, di media vuelta para dirigirme hacia donde tenía el coche aparcado. El reloj de pulsera marcaba la hora de comer. Me acercaría hasta Salamanca y allí terminaría de pasar el día.


Uploaded with ImageShack.us

SIGUE
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Diegobh71
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Virgo Cerdo
Cantidad de envíos : 330
Fecha de nacimiento : 18/09/1971
Edad : 47
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 01/07/2010

MensajeTema: Re: VIAJE AL AZAR (Cap. 4)   Lun Abr 04, 2011 5:12 am

Sigo leyendo, pues aquí me quede sin palabras y, no porque no me guste, sino pues porque no me salen. Que se yo... lo que le pasa a Avelina, en cierta forma me hace pensar en cosas que han pasado y otras tantas que en el fondo, tampoco quiero recordar. Es increíble como una historia nos puede provocar tantas cosas.
Estimada, no puedo esperar... pero no me queda mas remedio. Esta noche cuando me conecte sigo. GRACIAS, es una verdadera ilusión para el alma, de esas que me gustan encontrar...
Volver arriba Ir abajo
http://diegobh71.wordpress.com
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: Re: VIAJE AL AZAR (Cap. 4)   Lun Abr 04, 2011 5:46 am

Este cap. 4 es el de esta semana.La próxima será el 5, no quiero cansar al hipotético lector aunque los capítulos son cortos he de tener cuidado porque como todo se desarrolla en un viaje me preocupa que resulte aburrido, por eso en cada tramo, hay un recuerdo que le produce a Avelina una unión con su esposo fallecido, ese recuerdo los sigue manteniendo dolorosamente unidos. Gracias, muchas gracias por leerme y por tus comentarios, los agradezco mucho, de verdad. Espero que el final de esta corta novela sea de tu gusto. Un abrazo.
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
sgrassimeli
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 5982
Fecha de inscripción : 07/04/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: CUANDO ME NOMBRAS- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: VIAJE AL AZAR (Cap. 4)   Mar Abr 05, 2011 10:35 am

Sigo leyendo esta historia que me atrapó. Es un viaje con ese Clio (del que la protagonista hace personaje más que la acompaña) y ese otro viaje interno y profundo hacia la más intensa psicología humana. Me encanta la historia y la manera de relatarla. Vuelvo a decirte además del excelente y rico vocabulario que eleva el relato y me quedo esperando la proxima entrega. Felicitaciones Magda!
Volver arriba Ir abajo
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: Re: VIAJE AL AZAR (Cap. 4)   Mar Abr 05, 2011 10:57 am

Muchas gracias silvina por seguir esta historia con ese Clio rojo, un coche que existió en mi vida con el que hice largos y cortos, frecuentes, divertidos y hermosos viajes por toda la geografía española. Espero mantenerte atrapada hasta el final... ¡ese es mi deseo! Un beso.
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: VIAJE AL AZAR (Cap. 4)   

Volver arriba Ir abajo
 
VIAJE AL AZAR (Cap. 4)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» VIAJE AL AZAR (Cap. 8)
» Planeando un viaje a Buenos Aires en Febrero, alguien tiene datos de alojamiento?
» El gran viaje (Ultimo mensaje de Norbert Legget)
» Viaje al fondo del alma .( EL , enamorado )
» Elcano o el viaje al fin del mundo

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: