LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 Guerra en el Sur

Ir abajo 
AutorMensaje
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Fobio

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

Guerra en el Sur Empty
MensajeTema: Guerra en el Sur   Guerra en el Sur Icon_minitimeDom Abr 03, 2011 10:59 am

“¡Carajo!” Soltó Ramirez mientras otra explosión sacudía la quietud de ese cristalino cielo nocturo estrellado y frío.

Mas allá, sobre las colinas, se vislumbraban relámpagos de fuego salpicando aquí y allá la negrura de la noche. Unos instantes más tarde llegaba el sonido de las explosiones más lejanas apagado por la distancia, pero con el poder suficiente como para sacudir levemente el suelo blando.

Los dos hombres de infantería, el soldado Ramirez y el dragoneante Palavecino, ocupaban el mismo agujero de zorro que ellos mismos habían cavado unos días atrás, a unos doscientos metros del vasto mar del sur en la Bahía de Berkeley, en algún lugar de la vasta y desolada playa de arena gruesa y casi negra de la Península de Freycinet, en la Isla Soledad, la más occidental de las Malvinas.

La incómoda trinchera, lo suficientemente amplia como para albergar estrechamente a los dos corpulentos soldados, estaba llena de agua hasta la altura de las rodillas. Era casi inútil tratar de achicar el nivel del helado líquido con el herrumbrado tarro de conserva de duraznos que tenían. A medida que la sacaban, el agua brotaba desde el fondo del pozo como si éste fuese un manantial.

“Carajo” Volvió a mascullar por lo bajo Ramirez, mientras su compañero nada más se limitaba a mirarlo resignadamente con ojos cansados.

El desafio era permanecer allí ocho horas hasta el próximo relevo de guardia y el agua fría no solamente penetraba las botas, empapaba los dos o tres pares de gruesas medias y congelaba los pies hasta no tener sensibilidad en los dedos, sino que su nivel seguía aumentando peligrosamente si no la trasvasaban constantemente desde el pozo hacia afuera, en turnos alternados de diez minutos cada uno.

Aparte de atender este grave problema, debían cuidar que las obsoletas armas que portaban no se mojaran, pués eso las tornaría aún más inservibles de lo que ya eran y vigilar atentamente la playa por si allí detectaban algún signo de desembarco masivo.

De todas formas carecían de un medio de comunicación directo con los otros puestos de guardia o con sus superiores. Las radios portátiles que funcionaban eran escasas y su uso estaba reservado exclusivamente para los oficiales. Sólo contaban con dos bengalas de señalización que debían disparar en caso de verdadera emergencia, para advertir a los demás improvisados defensores de la isla que el león británico había llegado para reclamar lo que creía suyo. Sólo rogaban que esas bengalas estuvieran lo suficientemente secas como para poder ser disparadas en caso de ser necesario.

El tiempo transcurría con extrema lentitud en ese ambiente tan desalentador. La conversación entre ambos compañeros había sido reducida a un mínimo y por lo general consistía en puteadas de diversa intensidad, a menudo contra el enemigo, o dirigidas la mayoría de las veces, hacia la falta de capacidad para tomar buenas decisiones de su propio gobierno o de sus comandantes y de la paupérrima preparación y equipo militar con que contaban en general.

De la familia se hablaba poco. Del futuro menos. Trataban de mantener un alto nivel de concentración y motivacion para mantenerse vivos en medio de toda esa gama de situaciones adversas que debían batallar día a día, sin contar al verdadero enemigo de carne y hueso, con uniforme impermeable y calefaccionado, con equipamiento militar infinitamente superior, a quien todavía no habían enfrentado cara a cara.

El bombardeo de las fragatas y destructores ingleses sobre Puerto Argentino o Port Stanley, dependiendo de la posición de quien lea estas líneas, había comenzado previsiblemente al anochecer, para que las sombras de la noche austral desalentaran la posibilidad de cualquier contraataque aéreo sobre la poderosa armada británica.

El bombardeo parecía no tener prisa pero tampoco pausa. Desgastante, pertinaz, devastador. Para que quedara bien en claro que la disponibilidad de recursos bélicos no iba a ser un problema para las fuerzas atacantes, a pesar de la distancia que los separaba del centro de reabastecimiento más cercano.

Ramirez, jadeante y sin decir palabra, alargó el brazo para pasarle el recipiente y el turno para desaguar a su compañero Palavecino e inmediatamente se desplomó en el escalón de grava húmeda que habían cabado en una de las paredes laterales de la trinchera para poder sentarse. Se sentía exhausto, desanimado, sucio y hambriento. Atinó a pensar solamente para sí mismo que esa iba a ser una larga noche de guardia.

***

Cerró los ojos por unos minutos y sus pensamientos se transportaron hacia la soleada tarde de principios de abril, cuando estaba jugando con su sobrino en el jardín al frente del chalecito de sus padres en Villa Luro, con quienes todavía vivía ocupando la misma habitación de su niñez. Recordó como había visto distraidamente llegar al cartero en bicicleta y nunca imaginó que éste era el portador de un telegrama de citación urgente del Comando en Jefe del Ejército Argentino, para presentarse a la mayor brevedad posible ante una unidad de combate asentada en Campo de Mayo.

Fué una gran sorpresa para toda la familia. Hacía apenas poco más de un año que había cumplido con el servicio militar obligatorio, donde había aprendido cualquier cosa menos instrucción militar formal. Ya había logrado conseguir un trabajo estable que le permitía hacerse ilusiones de un futuro prometedor. Pero el país ahora estaba en guerra, nuevamente en guerra después de gozar de aproximadamente un siglo de paz, sólo que esta vez la cosa era contra uno de los guapos del planeta, nada más y nada menos que contra Gran Bretaña y sus múltiples aliados. Realmente había que estar un poco trastornado o borracho o ambas cosas juntas como para siquiera intentar guerrear contra semejante adversario colosal.

Esa noche, Alejandro Ramirez preparó triste y nerviosamente un pequeño bolso de mano con algunas pocas pertenencias que se le había ocurrido podría necesitar y al amanecer del día siguiente, se presentó ante la unidad militar especificada en el telegrama de citación. Allí rápidamente lo incorporaron, le suministraron un uniforme verde oliva desteñido y ya usado, armamento en duduoso estado de funcionamiento y muchas arengas patrióticas destinadas a despertar en su interior un sentimiento de justicia largamente postergada y una firme convicción en la creencia de que era parte de un ejército libertador del siglo veinte.

Unas dos semanas después, su regimiento era destinado a la defensa del norte de la Isla Soledad, a donde fue trasladado en un avión Hércules de la Fuerza Aérea.

El dilema moral que más debatía su razón era la muy cierta posibilidad de tener que matar a otra persona de ser necesario. No creía en la violencia ni en las guerras, pero había vivido lo suficiente como para saber que desgraciadamente el mundo se manejaba de esa forma desde sus comienzos. Y sabía que en infinitas ocasiones los seres humanos habían sido brutalmente forzados a decidir en pocos segundos si se dejaban matar o se defendían matando para sobrevivir.

En esas divagaciones se hallaba el soldado Ramirez, cuando su compañero le tocó el hombro para hacerle saber que otra vez era su turno para seguir sacando agua de la trinchera. Abrió los ojos volviendo subitamente a la realidad que lo rodeaba, asintió bruscamente con la cabeza y tomó sin mediar palabra el tarro de latón que el otro le entregaba.

Así fue arrastrando su progreso la noche interminable, en cuyo transcurso iban alternando la tarea de desagote, la observación de la playa y el breve descanso, lejos del ideal que estos dos muchachos imaginaban de los deberes marciales de un soldado libertador.

Horas después, al llegar la ténue y brumosa luz del amanecer, se hallaban calados hasta los huesos por ese frío húmedo y penetrante, con sus pies mojados y con los dedos agarrotados, casi congelados. La única protección contra el rocío de la noche o la lluvia, la brindaba un pedazo de lona oscura impermeable tensada por cuatro estacas a medio metro sobre sus cabezas.

Mientras continuaban su rutina como autómatas aletargados por el frío, de pronto les pareció escuchar a la distancia un muy leve despliegue de movimientos apagados, cautelosos y disciplinados. El sonido que se aproximaba, curiosamente provenía de la parte interior de la isla, contrario a donde estaba situado el mar que debían observar. Detuvieron la tarea de desague y escucharon ansiosamente, prestando total atención en absoluto silencio. Aunque un poco sorprendidos, no les tomó mucho tiempo apreciar que las secas y precisas órdenes que escuchaban en voz baja no estaban dadas en español. Se miraron brevemente, cerraron los ojos a la vez por unos instantes y tragaron saliva dificultosamente. Una fina capa de sudor helado les cubría la frente y el cuello. Comprendieron que el momento descripto heroicamente en tantas arengas victoriosas había llegado por fin, para morir por la patria o vivir con deshonor.

Para vos gordo Ramirez, siempre en mi recuerdo.

Safe Creative #1007116799827
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
mariazul11
Moderador
Moderador
mariazul11

Femenino
Cáncer Dragón
Cantidad de envíos : 6341
Fecha de nacimiento : 11/07/1952
Edad : 67
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concurso Honrando la Poesía 2012

Guerra en el Sur Empty
MensajeTema: Re: Guerra en el Sur   Guerra en el Sur Icon_minitimeDom Abr 03, 2011 11:33 am

Qué decir, excelente relato de días nefastos
Besos
Lili

_________________
Guerra en el Sur Fondoromantico1copia

Los espero los sábados 20 hs para compartir música, poemas, temas de debate y sobre todo sentimientos
RADIO VOCESYLETRAS
http://www.letrasyalgomas.com/forum
http://radiovocesyletras.blogspot.com.es

Espero nos envíes tus preferencias musicales, tus propuestas de temas de debate y tus escritos que serán leídos con todo respeto y mucho cariño
Mi mail personal es
noralilianaf@yahoo.com.ar
Volver arriba Ir abajo
http://lilifrezza.blogspot.com/
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Fobio

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

Guerra en el Sur Empty
MensajeTema: Re: Guerra en el Sur   Guerra en el Sur Icon_minitimeDom Abr 03, 2011 11:45 am

Gracias, Lili. Lo tenia escrito desde hace un par de años y me parecio oportuno subirlo ahora, para esta fecha y recordar a todos los chicos que murieron sin sentido alguno. Un beso grandote,
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
Invitado
Invitado



Guerra en el Sur Empty
MensajeTema: Re: Guerra en el Sur   Guerra en el Sur Icon_minitimeDom Abr 17, 2011 1:43 am

Mis felicitaciones a su interesante escrito,
me gustó leerle amigo y el cierre es regio!!

Un placer estar en mi noche de sábado
disfrutando de estos textos.

Le dejo bendiciones.

Blanca,
TARDE GRIS.
Volver arriba Ir abajo
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Fobio

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

Guerra en el Sur Empty
MensajeTema: Re: Guerra en el Sur   Guerra en el Sur Icon_minitimeDom Abr 17, 2011 8:35 am

Amiga Blanca, te quedo sinceramente agradecido por tu visita y tu tiempo para leerme. Te envio un saludo con afecto,
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
antifaz
Moderador
Moderador
antifaz

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3605
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 60
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

Guerra en el Sur Empty
MensajeTema: Re: Guerra en el Sur   Guerra en el Sur Icon_minitimeLun Abr 18, 2011 3:31 am

Excelente!
La lucha por desagotar es una imagen irreprochable de la inutilidad de la guerra perdida.
Los recuerdos humanizan el texto y dejan en segundo plano el conflicto bélico entre dos países para universalizarlo en lo que es, las víctimas de la estupidez que se dan en cualquier parte y tiempo.
Excelente!
Volver arriba Ir abajo
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Fobio

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

Guerra en el Sur Empty
MensajeTema: Re: Guerra en el Sur   Guerra en el Sur Icon_minitimeMar Abr 19, 2011 11:01 am

Muchas gracias, Antifaz. Me alegra que este relato haya sido de tu agrado, pues veo que logre el objetivo de trasladar el drama politico y militar a lo que realmente me interesaba mas, que era el drama humano que una barbaridad como esta implica. Aprecio tu lectura y comentario, amigo. Saludos,
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
Etelsaga
Admin
Admin
Etelsaga

Femenino
Cantidad de envíos : 14606
Localización : Cali, Colombia
Fecha de inscripción : 12/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - A la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º y 3º Lugar en Concursos de Letras y Algo Más

Guerra en el Sur Empty
MensajeTema: Re: Guerra en el Sur   Guerra en el Sur Icon_minitimeLun Abr 25, 2011 12:37 pm

José Muy bueno!... Mis felicitaciones...

A veces me cuestiono tanto esta frase: para morir por la patria o vivir con deshonor. Claro que esto es un simple comentario mio, nada que desmerezca tu texto.

Feliz semana

_________________
La alegría se multiplica cuando la dividimos...
Richard Bach....


Te invitamos a que dejes comentarios en los post de tus compañeros. Al igual que tú, también ellos merecen ser comentados.  Gracias[/b][/center]
Volver arriba Ir abajo
http://lecturasescogidas.blogspot.com
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Fobio

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

Guerra en el Sur Empty
MensajeTema: Re: Guerra en el Sur   Guerra en el Sur Icon_minitimeLun Abr 25, 2011 3:34 pm

Querida amiga Ethel. No se si logre que lo notaras o no en el texto, pero esa ultima frase que mencionas esta redactada con total ironia, o quizas mucho sarcasmo, porque esas eran la opciones que les inculcaban a los pobre soldaditos que tomaron parte involuntariamente de esa locura. Un abrazo grande,
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
Contenido patrocinado




Guerra en el Sur Empty
MensajeTema: Re: Guerra en el Sur   Guerra en el Sur Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Guerra en el Sur
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La Verdadera Guerra de los Mundos
» Seiseno de la guerra de los segadores (Manresa, 1642)
» Medalla 1ª Guerra Mundial
» Curioso Guerra de Cuba
» Vacaciones y tanques de guerra.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: