LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 EL DESAYUNO

Ir abajo 
AutorMensaje
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: EL DESAYUNO   Jue Feb 24, 2011 4:11 am



Uploaded with ImageShack.us
EL DESAYUNO

Me enamoré de ella delante de una tostada untada con mantequilla y mermelada de arándanos.
La empresa “INFORMESSA S.A.” situada en el piso 16º del rascacielos del Paseo de la Castellana, tenía ubicado en la parte Norte, una cafetería donde los trabajadores pertenecientes a la empresa, nos reuníamos durante la media hora del desayuno y la hora libre del mediodía que empleábamos en la comida.
La conocía de vista. Más de una vez nos habíamos cruzado por los pasillos en diferentes direcciones, cada uno con sus ocupaciones correspondientes. La prisa que, normalmente, durante el horario laboral, a cada uno de nosotros nos obligaba a mantener un ritmo imposible de disminuir, no permitía conversaciones personales que retrasaran nuestras correspondientes ocupaciones y aunque, siempre, cuando la veía, su figura se iluminaba con una luz especial que oscurecía al resto de compañeros, nunca había tenido ocasión de cambiar ni una palabra con ella. Sólo me servía para añadir un detalle más a su deslumbrante figura.
La primera vez me sorprendió su cabello ondulado y dorado con reflejos rojizos, no sabía si a causa de la incidencia de los rayos de sol o porque eran de ese color. La segunda vez, pude asegurarme de que aquel reflejo era natural además, los ojos destacaban en un verde claro como si fueran dos gemas prendidas en sus ojos. Así, poco a poco, fui detallando su figura y cuando la veía acercarse por los pasillos, procuraba acercarme a ella cuanto podía para añadir un nuevo detalle a su hermosa imagen. Hasta que, un día, una mañana luminosa, al entrar en la cafetería, la vi sentada a una mesa desayunando con la bandeja frente a ella. Recogí rápidamente la mía y me acerqué de manera atrevida hasta la mesa.
-¿Puedo sentarme y hacerte compañía? – dije lo más firme posible, al tiempo que apoyaba mi bandeja con el desayuno sobre la mesa.
Me miraron dos hermosas perlas verdes, en las que pude leer el asombro, su rostro, el cromo de una sílfide de las aguas de un bosque, mostraba una punto de mermelada granate oscuro junto a una boca como un capullo de rosa, y mientras la observaba ansioso, oí:
-Sí…, por supuesto…- y tras una corta pausa - …si usted quiere…

La evidencia de las palabras no dejaba lugar a dudas, ella nunca se había fijado en mí. Me senté frente a ella mientras me presentaba:

-Luis Aguirre, del Departamento técnico.

Antes de responder ofreciendo su mano en el saludo, se limpió los dedos en una servilleta de papel, detalle que me enamoró más todavía.
Comenzamos a comer nuestras respectivas tostadas mientras ella, ignorante de la mancha de mermelada en su mejilla, mostraba un aspecto serio que contrastaba con aquel gracioso detalle. Sin reparar en el acto, cogí una servilleta de papel y la acerqué a su cara para limpiar el rastro del desayuno pero, ella, al comprender mi cercanía, ligeramente asustada, se echó hacia atrás, prohibiendo mi intención.

-Tienes un poco de mermelada… - e inmediatamente se limpió con la mano pero en la parte equivocada del rostro.

-Es en el otro lado.

Repitió el gesto pero esta vez no acertó en el sitio sino algo más arriba. No volví a decir nada pero, lentamente, acerqué la servilleta y limpié la minúscula porción de mermelada dejando su cara limpia. El calor que sentí en mis dedos fue tan excitante que me vi obligado a controlar mi alteración. ¿Qué me estaba pasando? La cercanía de aquella mujer me confundía y continué con mi desayuno en silencio para poder gobernar mis sentidos.
Como supuse bien, aquel era el horario de su desayuno, al siguiente día, fui a la cafetería a la misma hora y, efectivamente, allí se encontraba, en la misma mesa y con idéntico desayuno. Era una persona de costumbres –pensé- y eso, también me gustó. Esta vez no tuve ya que presentarme, la saludé con una sonrisa y me senté frente a ella, mientras admiraba sus hermosos ojos verdes.
Poco a poco fuimos cogiendo confianza el uno en el otro hasta que, cierto día me atreví:
-¿Qué haces este sábado por la tarde? ¿Lo tienes ocupado?
Mi miró con sus dos preciosas gemas, sonrió, vi como apretaba los labios quizás para no permitir la prisa en la respuesta y dijo:
-No…, bueno sí, tengo cosas que hacer…- dudó unos segundos – pero puedo hacerlo por la mañana así la tarde la tendré libre.
Lo dijo de corrido y me dio la sensación de que, a la frase, le faltaba la puntuación, como si hubiera olvidado los puntos y las comas en un escrito.
Después de aquel día ya no nos separamos nunca. Unos meses después nos casamos. Nos nacieron cuatro hijos, dos varones y dos hembras. Fuimos muy felices aun con todas las dificultades y problemas que la vida lleva consigo. Luego, con el paso de los años, volvimos a quedarnos solos y nos gustaba recordar aquel primer desayuno cuando nos conocimos.
Ahora la tenía frente a mí con una tostada de mantequilla y mermelada de arándanos en el plato. La cafetería estaba llena pero nosotros siempre podíamos sentarnos a la misma mesa, la que estaba cerca del ventanal desde donde se divisaba el jardín de la Residencia para enfermos de Alzheimer. Le limpié con la servilleta de papel una mota de mermelada que le había quedado junto a la boca, sonrió y me miró con aquellas dos gemas sin brillo que ahora eran sus ojos. Pasaría el día con ella, a su lado, en silencio. Ella no recordaba nada, yo, cuando la miraba, ahora tan ausente, recordaba aquel primer desayuno, cuando nos conocimos…- MAGDA.




Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
sgrassimeli
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
sgrassimeli

Femenino
Cantidad de envíos : 5982
Fecha de inscripción : 07/04/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: CUANDO ME NOMBRAS- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: EL DESAYUNO   Jue Feb 24, 2011 10:01 am

Cuando leo tus escritos me provoca suspirar. Son de una humanidad tan grande, tan bella, tan simple y rica...(excelentemente relatado ese final con una delicadeza y respeto enormes). Ah, leyendo al personaje...muy bien usada la voz masculina del yo narrador (que para una escritora femenina no es fácil).
Un abrazo
Silvina
Volver arriba Ir abajo
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: Re: EL DESAYUNO   Jue Feb 24, 2011 10:26 am

Hola silvina. Sí, te has fijado en que el narrador es un personaje masculino. Normalmente es bastante difícil para mí entrar en la mentalidad masculina por lo tanto es complicado escribir desde ese punto de vista pero algunas veces, no sé por qué,surge sin más y ahí está. Al releerlo he encontrado un par de repeticiones que podían haberse arreglado pero... ahí están también.
Sólo tengo una novela escrita con el personajel narrador masculino, es la ue se titula "NUESTRA CASA" y tampoco fue difícl hacerlo, me identifiqué mucho con el personajes aunque, tal vez, en ocasiones, alguna interpretación emotiva fue más femenina que masculina, no sé, quizás, pero me gustó mucho ese personaje, le tengo mucho cariño. Aunque en mis novelas, algunas veces acostumbro a escribir en primera persona no sólo a partir del protagonsta principal, sino también de alguno que pueda ser secundario, sobre todo cuando tiene que explicar sus propios sentimientos, entonces me gusta poner las palabras desde "su propio yo" en primera persona, es más cercano. Bueno, es una costumbre mía.
Gracias por leerme, Silvina y por comentar. Gracias. Un beso.
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: EL DESAYUNO   

Volver arriba Ir abajo
 
EL DESAYUNO
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Buenos dias / 3 de Julio Sabado
» Buenos días, miercoles 16 de Junio
» Miguel pasa a ser "invitado al desayuno".

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: