LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 La imposibilidad de morir de amor (Versión analítica)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ernesto Macías
Escritor activo
Escritor activo


Masculino
León Dragón
Cantidad de envíos : 20
Fecha de nacimiento : 17/08/1988
Edad : 29
Localización : Aqui merengues
Fecha de inscripción : 26/12/2010

MensajeTema: La imposibilidad de morir de amor (Versión analítica)   Lun Feb 21, 2011 1:20 am

La imposibilidad de morir de amor (Versión analítica)




“El amor es la compensación de la muerte;

su correlativo esencial.”

Arthur Schoopenhauer

Morir de amor




Platón afirmaba que el error por el cual fracasó la empresa de Orfeo de rescatar a Euridices del Hades1 fue porque el poeta no tuvo el valor de morir por su amor. No hablaremos sobre si tenia razón o no, sino de la posibilidad o imposibilidad de una creencia que se desprende de la relación entre amor y muerte, ¿Es posible morir de amor? Para Schopenhauer resultaba muy obvio que esto era posible pues el veía en el amor una misión importante que era la de presevar la especie. Al verse frustrada dicha empresa se daba en el hombre una angustia tal que lo llevaba a morir.

Resientemente un estudio realizado por Russell Friedman revelo que el 90% de las personas que sobreviven a sus parejas sentimentales reducen su esperanza de vida. Sin embargo el estuido de Friedman se acerca más a la superación personal que a la psicología y no deja muy en claro cual es la razón de dicho fenómeno, lo único que se infiere es que la depresión causada por la pérdida es lo que lleva a la muerte. Pero el hecho de que la tristeza profunda o depresión reduscan la esperanza de vida de una persona no llega a que el amor sea la causa directa de su muerte. La idea del estudio es más demostrar que la depresión puede matar, y la depresión no es exclusiva de las pérdidas en el amor, además, los casos analizados son de parejas de edad avanzada que habian vivido muchos años juntos, de lo cual podría ser que su depresión se debiera más a un cambio radical en su rutina que la falta de amor.

Vayamos a algo con una relación más directa con el amor. El síndrome de Tako-Tsubo o síndrome del corazón roto que es una cardiopatia que provoca daño miocárdico relacionado con estres emocional y físico. Se le llama síndrome del corazón roto pues la angustia provocada por algun desencanto amoroso puede provocar estres emocional que desencadena el padesimiento.2 Otra forma en la que se da la muerte relacionada con el amor, y la más ineteresante de todas, es el suicidio. Decia Albert Camus que el suicidio era el único problema filosófico verdaderamente serio3, pues bien, no concuerdo en que sea el único, lo que si, es que es inegable que el suicidio es un problema social que atañe a la ciencias sociales y naturales, los estudios de estas ciencias y los resultados que arrojen nos serviran para una mejor comprensión de este fenómeno y así poder prevenirlo y quizá hasta evitarlo.

El suicidio por cuestiones afectivas, más propiamente dicho, por fallas en las relaciones afectivas, es algo más común de lo que pensamos. Hace dos años en México, según datos del instituo Nacional de Estadística Geografia e Informatica (INEGI)4, se reportaron más de cuatro mil suicidios por año siendo de mayor insidencia en personas entre los quince y los veinticinco años, y teniendo como principales causas, segun encuestas, los problemas familiares y los conflictos amorosos, eso sin contar a los anónimos que segun Schopenhauer no tenian más testigo que el periodista que cubria su muerte. Con esto, además de haber provado de forma sencilla que el amor es cosa seria, pretendo demostrar un punto. Si hemos sido observadores veremos como en todos los casos, como se ha mencionado anteriormente, no son propiamente muertes por amor, en ningun caso cabe imaginar a alguien que fallesca en el momento en el que se siente enamorado, más bien mueren, o planean morir, en el momento en el que dicho amor se ve frustrado. Un pequeño error de lenguaje echa por la tierra años y años de tradición poética, sin embargo, no era posible que se notace el error si de ante mano no se delimitava a qué se refiere cuando se habla de amor y qúe cuando se habla de morir. Antes bien habria que definir dichos términos si es que queremos acercarnos un poco más al la verdad de la conjunción de amor y muerte.







Amor




Sería presunción de mi parte asegurar que llegaremos a una definición definitiva de lo que es el amor, pues a lo largo de la historia humana cientos de pensadores, poetas y filósofos, no han podido llegar más que a un acercamiento del concepto de amor. Una de las intuiciones más comunes en cuanto al amor es que se trata de algo ajeno a la naturaleza física del ser humano, algo metafísico que se presenta como una manifestación divina de sentimientos nobles. Tenemos encima de nostros la tradición religiosa que nos dice que Dios es amor, por tanto, el amor es algo divino, algo que llega una sola vez y que es eterno e inmutable. Ideas similares tenía Platón, las cuales seguramente alimentaron la tradición del cristianismo.

Pero no es de interes para el tema el desmentir dichas creencias, pero si es de interes el hacer notar que sea lo que sea el amor, éste tiene precencia inegable en las prácticas sociales del ser humano. Sin embargo para que tenga relevancia en dichas actividades no podemos hablar del amor como algo supransencible, pues de ser así, sería más complicado definirlo. Por lo general el interes común no va hacia qué es el amor, sino a si lo que sentimos (alegria, deseo, pasión, etc.) son emociones propias del amor, y mejor aún, si reconocemos dichos sentimientos como parte del amor, nos preocupa más el saber si es amor verdadero o no, como si de hecho ya supiesemos lo que es el amor y buscáramos que toda manifestación que se denomine “amor” coincida con lo que decimos es amor verdadero.

Pero antes bien, para la conveniencia de este trabajo, no nos ocuparemos de dar una respuesta definitiva sobre cual es la verdadera forma de amar, como ya hemos dicho antes eso no nos interesa, más bien haremos una diferenciación entre las formas de amar que se reconocen comunmente y cual de ellas encaja más en la idea que analizamos que es el morir de amor.

Comunmente se habla de tres tipos de amor siguiendo la tradición platónica comenzada con los tres diálogos de Platón que se ocuparón del tema (El Banquete, El Fedro y El Lisys) y que despues tendría influencia en la tradición Heleno-Cristiana que denominaría las tres clases de amor como Agape o el amor altruista, Phileo o Philia o amor afectivo, y el Eros o amor pasional o sexual. Para una construcción del término amor habria que tomar en cuenta estas tres formas y analizar en que consiste cada una.




1.- Amor altruista: La tradición cristiana de occidente tiene un gran peso sobre lo que entendemos como amor altruista, a su vez esta tradición fue influenciada por la tradición griega del αγάπη (Agapē) que es el amor profesado de forma incondicional en el que sólo se busca la plenitud del ser amado. Dentro de la tradición cristiana es el amor profesado por Dios hacia el hombre y de la misma forma el amor que el hombre debe profesar por su prójimo. Sin embargo la tradición es de un peso muy pesado y penetra la ideología al grado de que no sea necesario reconocer la existencia de Dios ni participar de ninguna creencia religiosa para asegurar que el amor verdadero es de hecho incondicinal y altruista.

Dentro del amor altruista podemos ubicar ciertas manifestaciones, además del amor a Dios, como el amor a la humanidad, a los seres vivos y el amor maternal y paternal. Estos últimos entendidos como el amor por los hijos el cual muchos teóricos han puesto dentro de la segunda clasificación del amor, el amor afectivo, sin embargo encuentro más apropiado ubicarlo en esta esfera del amor altruista pues el amor afectivo tiene que ver más, como veremos adelante, con la intención de seguir algo que creemos bueno, mientras que el amor altruista encaja más con la idea de que se busca el bien del objeto amado incluso a costa del bienestar propio que es lo que comunmente asociamos al amor que profesan los padres por los hijos.




2.- Amor afectivo: Es el amor entendido como una busqueda o seguimiento de algo que es conciderado bueno, bello o necesario y que por tanto genera un deseo de cercania, goze o posesión. Esta clase de amor es la que comunmente conocemos como amor afectivo o de afectos, en el que los sujetos que participan de él buscan estar cerca los unos de los otros. Es la clase de amor que le atribuimos a los noviasgos o relaciones afectivas entre personas en determinado rango de edad además de ser también el que denominamos como amistad a la que sin embargo le atriubuimos otras formas de expresión.

Tradicionalmente asociamos esta clase de amor con los enamoramientos que se llaman comunmente “espontáneos” y no se le concidera una manifestación de amor como tal sino más bien una de deseo o capricho. No nos meteremos en el problema de si es o no una forma real de amor puesto que hemos dicho que sólo nos atendremos a describirlas para tomar la que sea más adecuada a nuestros propositos de relacionar el amor y la muerte.




3.- Amor pasional: Es básicamente lo que conocemos como amor sexual, la atracción que se da entre los géneros (y dentro de los mismos también). Nace siempre un problema bastante denso al querer establecer el punto de diferencia entre el amor y el sexo, pues se concidera al segundo como fuera por completo del amor como tal. No trataremos de establecer la línea divisoria entre dichos términos pero si veremos como en realidad amor y sexo no se excluyen dejandonos así una tercera forma de amor.

El amor sexual es al forma en que entendemos la nececidad física del ser humano residuo de su instinto primitivo. Schopenhauer denominaba a esta forma de amor como “El espíritu de la especie”5 una herramienta de la voluntad de vivir que hace que la especie humana sobreviva por varias generaciones. Sería muy temerario afirmar que el amor sexual es la herramienta de una entidad metafísica, así que sólo nos quedaremos con la idea de que es parte de un instinto básico el cual no puede ser negado pues es parte de nuestra naturaleza animal. Si bien sexo y amor no son necesarios el uno para el otro no se excluyen pues sin duda existe una unidad psicosomática en el ser humano que lo hace suceptible a ambos fenómenos y que lo han llevado a denominar dicha unión entre amor y sexo como “erotismo”.




Ahora bien, ¿Qué clase de amor será la que nos servirá para nuestors propósitos? El amor altruista es un buen candidato pues al ser el amor que profesan los padres es más suceptible a un daño emocional mayor a causa de la pérdida de un hijo. Sin embargo parece ser que la relación entre padres e hijos no supone una frustración amorosa, el amor altruista es más bien “infrustrable” debido a que por su naturaleza carece de deseo que es una condición necesaria para frustrarse. Nos frustramos cuando de hecho no llegamos a algo que deseamos. El amor erótico, a pesar de que es puro deseo, carece del elemento afectivo, es decir, puede suponer una frustración sin embargo es un deseo transferible, pues si el objeto de deseo no es alcanzado el deseo puede residir en un objeto distinto pues sólo se busca satisfacer una nececidad. Si nos da hambre puede que querramos comer un burrito, el deseo de comer el burrito puede ser frustrado, sin embargo el hambre será satisfecha con otra cosa y no habra gran problema. Por un simple proceso de eliminación nos encontramos con que el amor afectivo es el amor que forma parte del morir de amor, en él se puede dar esa frustración de un deseo el cual no es transferible facilmente a otro objeto o sujeto con lo que resulta aún más frustrante la situación de negación de la cercanía. El amor afectivo es de hecho el amor en el que pensamos comunmente cuando pensamos en la posibilidad de morir a causa de la falta de tal, o del fracaso en su
búsqueda. Habiendo ya definido la mitad del concepto nos resta una segunda que es más fácil de definir.



Morir

Podriamos decir de forma facil que el morir es un verbo en infinitivo que se usa de dos formas6: 1) para designar la muerte de algo que, obviamente, estuvo vivo antes, 2) como forma de descripción de alguna sensación o emoción tratando de darle una magnitud sobresaliente.




La imposibilidad de morir de amor

Vimos desde el principio como el decir “morir de amor” resultaba inadecuado pues nos referiamos más bien a un morir de “desamor” y como esto no era sólo una forma de hablar, sino que de hecho es una posibilidad real. Ya sea que tomemos el verbo morir de la primer forma, es decir, como el fin de la vida (i.e. El fallo total en funciones vitales como las funciones cardiacas o la sinápsis neuronal) o como una descripción exagerada del sentimiento, el morir de amor propiamente dicho es una imposibilidad real. Alguien podría hacer referencia del caso de Pedro Muzquiz7 y su “feliz” muerte en éxtasis carnal en manos de su amante. Sin embargo el que un viejo muera de un infarto durante el acto sexual, que no dudo que sean muchos, sugiere más bien una muerte por imprudencia y sobrestimación que por amor. Finalmente podemos concluir en base a lo expuesto que no es posible morir de amor, aunque es posible realmente morir de desamor. Con lo dicho en este trabajo no pretendo que quede en desuso el concepto sólo por ser poco realista, sino formar una mejor comprención del fenómeno del amor y sembrar el pensamiento de que la próxima vez que los desairen amorosamente, quizá pueda ser la última.


Bibliografía

Arthur SCHOPENHAUER , El mundo como voluntad y representación, II, trad. Pilar López de Santa María, Madrid: Editorial Trotta 2005, 2 ° Edición

Albert CAMUS, El mito de Sísifo, trad. Luis Echávarri, Madrid: Alianza Editorial 1985

Dr. Enrique SALGADO, Erotismo y sociedad de consumo, Barcelona: Editorial Bruguera 1974

Recursos multimedia

http://www.conarec.org.ar/revista/78/caso_tako-tsubo.pdf

http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/continuas/sociales/suicidio/2008/suicidios_2008.pdf


Notas:

1Orfeo entra al Hades, o inframundo, intentando rescatar a su amada Euridices de la muerte. Orfeo entra estando vivo y se vale sólo de su habilidad como músico y poeta para librar todos los peligros del infierno y llegar finalmente ante Hades, dios del inframundo, a quien deleita tanto con su música que lo convence de que deje salir a Euridices del infierno. Hades persuadido por su esposa Persefone deja salir a Orfeo y a Euridices del inframundo con la condición de que Orfeo debia mantener la mirada de frente todo el camino hacia la superficie sin voltear a ver a Euridices hasta que los rayos del sol bañaran por completo a ésta. Orfeo acepta los términos de Hades, sin embargo estando ya en la salida del infierno voltea a mirar a su amada cuando ésta aún tenia un píe dentro del inframundo el cual no habia sido tocado por los rayos del sol haciendo que Euridices desapareciaera frente a Orfeo para siempre por no haber respetado el trato.

2http://www.conarec.org.ar/revista/78/caso_tako-tsubo.pdf

3Cf. Albert CAMUS, El mito de Sísifo, trad. Luis Echávarri, Madrid: Alianza Editorial 1985, “Un razonamiento absurdo”, §Lo absurdo y el suicidio

4http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/continuas/sociales/suicidio/2008/suicidios_2008.pdf

5Cf. Arthur SCHOPENHAUER , El mundo como voluntad y representación, II, trad. Pilar López de Santa María, Madrid: Editorial Trotta 2005, 2 ° Edición, IV, §44, p. 604

6Quizá se use de más formas pero para el análisis sólo nos interesan dos.

7Personaje de la novela de Laura Esquivel “Como agua para chocolate”.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: La imposibilidad de morir de amor (Versión analítica)   Dom Mar 13, 2011 1:58 am

Es muy interesante este aporte, sin duda después de leerlo se plantean varias interrogantes.

Un saludo y un placer estar presente.
Volver arriba Ir abajo
 
La imposibilidad de morir de amor (Versión analítica)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» MORIR CONTIGO Y ENAMORADO
» Capítulo 859 (Aurora reconoce a Candela que no le importa morir por amor)
» NUESTRO AMOR NO DEBE MORIR.
» ME LLAMAS AMOR...
» El dibujo de mi amor.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: MERCADO PERSA :: Mitología,Filosofía,Ideologías,Reflexiones-
Responder al temaCambiar a: