LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 "EL CHEPA"

Ir abajo 
AutorMensaje
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 85
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

"EL CHEPA" Empty
MensajeTema: "EL CHEPA"   "EL CHEPA" Icon_minitimeDom Ene 23, 2011 7:25 am



Uploaded with ImageShack.us



Safe Creative: Certificado de propiedad intelectual 1012198097846

“EL CHEPA”


Le llamaban “el chepa”. El apodo, impuesto popularmente por los vecinos del barrio a causa de su pronunciada joroba, le venía que ni pintado.
Era bajo de estatura, no mediría más de un metro treinta centímetros, por lo cual a mi me parecía un enano. Sin embargo, su rostro y toda su cabeza era la de un hombre normal y además no era feo. Sus facciones, correctas, pelo oscuro siempre bien peinado, presentaban unos ojos color avellana de mirada ligeramente triste, bastante bonitos.
Vivía en el portal que hacía esquina en la plazoleta, en el último piso y allí, en el balcón, observando la calle, le veía muchas veces cuando me encaminaba a realizar algún mandado de mi madre o bien, cuando me dirigía o volvía del colegio.
Nunca he sabido el motivo de la atracción que las personas con algún defecto físico ocasionaban en mi ánimo, sólo sé que esa clase de gente, despertaba en mi unos fuertes sentimientos que me llevaban a observarlos detenidamente –aunque también con disimulo para no ofender- junto a unos deseos imperiosos por ayudarles de alguna manera. Me parecía una tremenda injusticia de la vida esa discriminación e intentaba comprender por qué a unos se les dotaba de tanta belleza y a otros se les negaba. Esta característica de mi personalidad, fue la que me impulsó a observar, con disimulo, el ambiente familiar de aquel hombre apodado “el chepa”. Me hubiera gustado conocer, punto por punto, todas las características diarias, materiales y sentimentales, de la vida de aquel hombre.
En el barrio era muy comentado y criticado su matrimonio con una mujer bastante hermosa y de estatura corriente con la que tenía dos hijos (niño y niña) también de normal estatura. Claro que, aunque se criticaba, unas veces con cuchufletas y otras con extrañeza, disfrazada de compasión, nadie se atrevía a pregonarlo en alta voz porque, a pesar de su joroba, “el chepa”, era un hombre respetado y respetable.
Por aquellos años de la postguerra, -mediaba por entonces la década de los cuarenta-, la situación económica en España era muy precaria y cada cual se las arreglaba de la mejor manera posible para ganar algún dinero extra que le ayudara a subsistir. “El chepa” arreglaba aparatos de radio.
Cierto día, nuestro aparato de radio se estropeó, dejó de funcionar sin más y mi padre, que en cuanto tenía un rato libre se sentaba junto a él para no perderse ninguna de las noticias del momento, metió el aparato en una bolsa de hule y me lo entregó para que lo llevara a casa de “el chepa” y lo arreglase lo más rápido posible.
Este encargo me proporcionó la oportunidad buscada para investigar algo más en la vida cotidiana de aquel hombre que tanto me intrigaba y, satisfecha con aquella oportunidad, me dirigí a la casa que esquinaba en la plazoleta.
Mi padre era conocido en el barrio como “el abogado” puesto que tenía esta profesión y a todos nosotros, esposa e hijos, se nos conocía en conjunto con el apelativo de “los abogados”. Por esta circunstancia y porque mi padre, que era muchas veces requerido por el vecindario para aconsejar sobre algún asunto legal, la gente, le tenía cierta consideración y, siempre que se presentaba la ocasión de ayudar, los vecinos devolvían los favores de la manera en que les parecía más adecuada.
Y así fue como entré en casa de “el chepa” una mañana de sábado con el aparato de radio dentro de una bolsa de hule negro.

-Buenos días. Dice mi padre si podría usted arreglarnos la radio porque ha dejado de funcionar.

“El chepa” se encontraba frente a mí en el umbral de la puerta de su casa, abierta a mi llamada, preguntando, solícito, por mi presencia en su domicilio. Era verano y vestía unos pantalones y una camiseta sin mangas, cosa que me sorprendió puesto que nunca lo había visto de esta guisa y en lo primero que me fijé al hacerme pasar al interior y seguirle hasta una habitación donde se ocupaba de su trabajo, fue en su joroba que aparecía desnuda por el escote de su camiseta.
Aquello me pareció una excepción que debía aprovechar y, mientras seguía sus pasos, puse toda mi atención en observar aquella protuberancia enorme que le hacía parecer un dromedario enano. La tristeza que a mí me embargaba ante este defecto físico, no me pareció era compartida por él, pues muy ufano, y sonriente, comenzó a despanzurrar el aparato de radio y después de mirarlo, hacer pruebas con unas bombillas especiales desconocidas para mí y cables que chisporroteaban provocándome más de un susto imprevisto, me dijo que, lamentablemente, debía estudiar lo que le sucedía y que, cuando estuviera listo, nos lo llevaría a casa, por ser quienes éramos, añadió. Esa era su forma en devolver favor por favor, cosa que nosotros también agradecíamos.
A la salida, me acompañó por el pasillo la esposa mientras él continuaba en la habitación inmerso en sus quehaceres y entonces tuve la ocasión de observarla de cerca. Era hermosa, sí. Joven, de piel muy blanca, a mí me pareció bastante alta y peinaba un cabello oscuro ondulado, recogido en un moño. Al despedirme de ella en la puerta, la miré a los ojos y pude ver en ellos una tristeza enorme que me alteró el corazón hasta el extremo de levantar en mí una compasión mucho más intensa a la ocasionada por su marido “el chepa” Aquella mujer necesitaba consuelo, pensé. Y lo primero que me pregunté mientras bajaba las escaleras fue, cuál sería el motivo de tanta tristeza.
Lo supe pocos días después, o por lo menos lo intuí.

Había pasado una semana, era otra vez un sábado por la mañana, el aparato de radio todavía no había sido devuelto y mientras desayunábamos toda la familia sentados a la mesa, mi padre me dijo que, una vez finalizado el desayuno, debía acercarme a casa de “el chepa” para preguntar si el aparato de radio se podía arreglar o no. Pero los sucesos se precipitaron y no tuve tiempo de hacer el recado.
De pronto, oímos unos gritos que provenían del exterior, ruido de voces alteradas en la plazoleta y el pitido de un guardia que ponía orden. Corrimos todos al balcón y al asomarnos vimos lo ocurrido. Yo me escabullí como pude, y bajé las escaleras rápidamente. Al llegar al grupo de gente que rodeaba la escena, atravesé a codazos y ocupé la primera fila entre los espectadores. La esposa de “el chepa” permanecía en el suelo en una extraña postura. Las piernas dobladas en un ángulo imposible y la cabeza ensangrentada, dejaba al aire la masa encefálica. Los ojos entreabiertos, sin luz, me pareció que expresaban perplejidad. Luego oí los sollozos y las palabras de “el chepa”:

-¡…pobrecita… se avergonzaba de mi aspecto y no lo soportó más…!

El policía habló con los hombres de la ambulancia que llegaba en aquel momento:

-Se ha defenestrado- dijo.

Yo volví a casa. Los balcones de las casas que rodeaban la plazoleta, se cerraban uno tras otro. El espectáculo había finalizado.
Mi corazón estaba roto, asustado y dolorido. Y me pregunté: ¿Realmente existe un Dios bondadoso que nos cuida o somos nosotros quienes nos equivocamos continuamente en nuestras decisiones y luego debemos pagar nuestros errores?

Han pasado muchos años desde entonces y he vivido muchos sucesos, unos tristes, otros alegres, otros extraños, algunos totalmente incomprensibles…, pero todavía no he podido responder a la pregunta que me hice aquel triste día en el que la hermosa esposa de “el chepa” se tiró por el balcón para morir en la calle. Lo único que puedo certificar es que la vida de cada uno de nosotros, es un misterio. MAGDA.



Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
sgrassimeli
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
sgrassimeli

Femenino
Cantidad de envíos : 5984
Fecha de inscripción : 07/04/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: CUANDO ME NOMBRAS- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concursos Letras y Algo Más

"EL CHEPA" Empty
MensajeTema: Re: "EL CHEPA"   "EL CHEPA" Icon_minitimeDom Ene 23, 2011 11:59 am

El comienzo es uno de los fuertes de esta historia que me atrapó completamente, Magda. Me resultan interesantes los comienzos que por su determinación ya enganchan (es como si mostrasen carácter de la frase, de la historia y del personaje). Otro punto que me ayudó a leerlo con fluidez, fue la voz narradora.
Al intentar dibujar el relato en mi mente con las vidas de esos personajes, surgieron algunas dudas que tienen que ver con ese profundo misterio del que hablas en el final.
Me encantó esta historia, Magda; que, más allá de su misterio y tragedia, trae la calidez y calidad de tu estilo narrativo.
Un fuerte abrazo
Silvina
Volver arriba Ir abajo
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 85
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

"EL CHEPA" Empty
MensajeTema: Re: "EL CHEPA"   "EL CHEPA" Icon_minitimeDom Ene 23, 2011 1:06 pm

Muchas gracias Silvina por comentar este relato. El personaje existió aunque con características y situaciones diferentes, pero son esos detalles que permanecen en el recuerdo y que, a quienes nos gusta transformar los pensamientos en palabras, nos ayudan a inventar una historia que. ¡quién sabe! Podría haber sido así. La pregunta final todavía es vigente. Gracias Silvina por tus palabras. Un beso.
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Ciudadano del Mundo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Ciudadano del Mundo

Masculino
Tauro Caballo
Cantidad de envíos : 1554
Fecha de nacimiento : 02/05/1990
Edad : 29
Fecha de inscripción : 06/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: Mención Especial en el Primer Concurso Conjunto de Fotografía

"EL CHEPA" Empty
MensajeTema: Re: "EL CHEPA"   "EL CHEPA" Icon_minitimeDom Ene 23, 2011 4:16 pm

Un gran relato atrapante desde el comienzo,el personaje toma vida al leerlo y el lector logra identiicarlo.Muy bueno,como todo lo suyoi Xanino, de calidad.
Volver arriba Ir abajo
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 85
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

"EL CHEPA" Empty
MensajeTema: Re: "EL CHEPA"   "EL CHEPA" Icon_minitimeDom Ene 23, 2011 4:30 pm

Gracias amigo ¿y esa hermosa criaturita que aparece en la foto... es tuya? Pues enhorabuena¡¡ que la veas crecer en paz, amor y felicidad. Un beso.
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Contenido patrocinado




"EL CHEPA" Empty
MensajeTema: Re: "EL CHEPA"   "EL CHEPA" Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
"EL CHEPA"
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» "EL CHEPA"
» LA CHEPA Y EL NACHO

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: