LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 DEBER CUMPLIDO

Ir abajo 
AutorMensaje
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: DEBER CUMPLIDO   Sáb Dic 04, 2010 5:02 am



Uploaded with ImageShack.us
EL DEBER CUMPLIDO


Estaba cansada. Necesitaba soledad. Me puse la chaqueta tres cuartos de lana gruesa, color beige, sobre el jersey marrón y los pantalones vaqueros. Me calcé los zapatos bajos de cordones y salí a la calle. Necesitaba pensar…, o no pensar nada…, dejar la mente en blanco durante un largo rato. No sabía lo que debía hacer, no tenía las ideas claras. Todo me parecía irreal. Mi vida junto a Bruno…, mis hijos…, mi hogar… Sentí un fuerte rechazo hacia todo lo que tenía, detestaba la realidad de mi vida y no sabía cómo cambiarla. Sería mejor decir que no podía cambiarla.
Caminé por el paseo solitario bordeado de árboles de hoja caduca que alfombraban el suelo con una capa crujiente de tonos amarillos y marrones. Me entretuve en arrastrar con los pies las hojas secas mientras escuchaba el chasquido producido al desmenuzarse. Las farolas se encendieron ofreciendo una tenue luz que, mezclada con la mortecina del ocaso, creaba en el ambiente una atmósfera ficticia… Como mi propia vida -pensé-. Una vida que no amaba. De pronto, comenzó a nevar, unos copos grandes parecidos a pelusas blancas, caían sobre mi chaqueta, sobre mi pelo, sobre mis labios con un beso frío. Se me ocurrió pensar que no era tiempo para aquel clima. Todavía estábamos en otoño, el verano se había alargado más de lo normal y, ahora, el tiempo daba un cambio brusco, nevaba. No pude evitar compararlo con mi estado de ánimo. Así me sucedía; del calor del entorno familiar, de la unión con todos los hijos y el esposo, al frío de la soledad del alma. Sin embargo, no deseaba volver. Y por enésima vez pensé en la necesidad de estar sola, de analizar mi vida. Pero no durante unos minutos o unas horas, no. Necesitaba mucho tiempo para poner en orden mi destrozada vida interna.

Cuando llegué a casa ya lo tenía decidido, me marchaba. Sabía que me tacharían de loca pero no me importaba. Una imperiosa necesidad me impulsaba a recapacitar en la soledad de un entorno diferente. Debía aclarar lo que ocurría en mi interior y poder volver a ser yo misma y para eso necesitaba estar sola y pensar…, pensar…

Pocos días después, me trasladé a la ciudad de provincias. Ciudad recoleta, escondida entre montes, resguardada por un cielo azul y frío que anunciaba el invierno. El silencio de las calles me sedujo. Los habitantes, cada cual dedicado a lo suyo, me observaron, en un principio, con curiosidad, luego me olvidaron. La casa era para mí sola y acomodé con cuidado los pocos enseres personales llevados conmigo. Una vez instalada, me dediqué a identificarme con el interior, con el aliento que exhalaban las paredes. Recorrí lentamente las habitaciones una a una, atisbé tras los visillos, la plaza solitaria donde se exhibía, en el centro, una enorme y vieja higuera rodeada de un poyete para sentarse, en aquel momento vacío, y descansar bajo su follaje. El frío invernal de la vieja Castilla se dejaba sentir y la gente se resguardaba en los hogares al calor de la lumbre.
Pasaron unos días de reposo, de silencio y análisis de una vida ingrata, plena de obligaciones acosadoras, sí, pero mezcladas con esa libertad de horarios y momentos deseados. Adela era mi vecina, una mujer casi de mi edad, pero curtida por la vida en el campo y hablamos, nos comunicamos y entablamos amistad. Me contó como había dejado la casuca y el huerto en las afueras de la ciudad para estar cerca de su hija; una mujer madura casada con un hombre hosco del que había tenido tres hijos, dos varones y una hembra. Ambas, madre e hija, se ayudaban la una a la otra, se explicaban sus historias, se comunicaban los chismes del barrio y de la pequeña ciudad y vivían en mutua connivencia de vida lenta de ciudad pequeña y antigua.
Comenzó a buscarme para acompañarla a dar un paseo. Acostumbraba a venir cercano el mediodía, sobre todo los días de sol. Bien abrigadas ambas, caminábamos hacia el monte, subíamos a la Ermita y allí descansábamos soportando con alegría el aire frío de la Sierra. Así comenzaron las confidencias.
Mi nombre era Mar pero a Adela no le gustaba, decía que no parecía nombre de mujer y le dio la ocurrencia de añadirle la vocal final que determina el femenino del nombre, y con ese nombre, Mara, me quedé, mientras reía de la ocurrencia. La libertad del tiempo propio llenaba mi vida un tanto ociosa. Me sentía feliz. Me comunicaba con los hijos por teléfono y ellos venían a verme algún fin de semana o yo me acercaba en el tren hasta la capital y allí desayunaba con ellos, hacíamos algunas compras caprichosas, me contaban sus cuitas aunque ese detalle siempre creaba en mí una inquietud que no comprendía en toda su dimensión. La intuición me decía que, en aquellas confidencias, un sentimiento se quedaba escondido de manera velada sin llegar a salir a la luz y esa turbación me dolía precisamente por su desconocimiento. Luego, cada cual, se iba a su sitio. Tenía una independencia total. No me debía a nadie ni a nada, no tenía que obligarme o renunciar, todo y cada uno de nosotros, estaba en su sitio correspondiente, pero, sin embargo, aquella emancipación, comenzó a quedarme grande, me sobraba como si fuera un jersey que no me pertenecía. Y entonces llegó la pregunta ¿qué hacía yo allí? Sola, sin quehaceres que marcaran una pauta en mi vida... ¿De qué me servía la libertad?
La respuesta llegó por sí sola. Un mañana tuve una nueva llamada telefónica de la mayor de mis hijas. Luis, el menor de los hermanos, había caído enfermo y aunque no era nada grave según los médicos, sólo una gripe epidémica a causa del frío invernal, después de una charla insustancial, me dijo con cierta renuencia:

-Mamá…, Luisito se queda solo en casa… Nosotros no podemos cuidarle y cuando volvemos nos sentimos muy cansados para dedicarle tiempo…- se quedó unos momentos en silencio mientras yo asimilaba sus palabras que me producían un intenso dolor en el corazón y terminó diciendo: -…mamá…, te necesitamos…

Aquellas palabras rompieron el dique que contenía mi dolor y se expandió por todo mi ser. En mi mente volvió a surgir la pregunta, esta vez contundente, más clara, en presente; “¿qué hago yo aquí?”, sin embargo, al mismo tiempo, una furia intensa se apoderaba de esa parte rebelde que pedía mi libertad a gritos. “Son mayores, saben cuidarse solos” –intentaba justificar con esas palabras mi negativa a volver al hogar para cumplir una obligación que detestaba. Y con rabia, respondí:

-Luis es suficientemente mayor para cuidarse una gripe..

-Pero mamá…-me interrumpió y sin permitir el final de la frase, repetí pluralizando:

-No insistáis…, no iré. Hablaré con él por teléfono. Yo también me he acatarrado y estoy sola, pero estoy a gusto. Debemos acostumbrarnos, cada cual debe vivir su vida.

-Mamá…-insistió mi hija- es necesario que vengas, las cosas no funcionan, te necesitamos, de verdad.

Colgué el teléfono indignada. Otra vez volvía la vida a imponerme una actividad que no deseaba y me enfrenté al destino como si fuera un enemigo. Poco a poco se calmaron mis ánimos y la sensatez se impuso. Tomó forma en mi mente como si un alfarero creara en su torno que giraba y giraba, una figura fija y bien diseñada. Las lágrimas comenzaron a rodar por mis mejillas al comprender la diáfana realidad de mi vida.

Al día siguiente hice las maletas, compré unos cuantos regalos y recorrí en solitario las calles de la ciudad que había dado cobijo a mis dudas y mis luchas. Tenía que aceptarlo, mi deber estaba en casa, con los hijos, aunque fueran mayores. Mis manos eran las que ofrecían consuelo, mis palabras las que aclaraban incertidumbres, mi sosiego el que conciliaba enfrentamientos, y mi persona era el refugio del cansancio diario aunque yo estuviera agotada. Yo era la fortaleza de ellos y la paz de sus luchas. Sí, me necesitaban. Sabía que volvería a perder mi libertad pero la vida me imponía cumplir el deber. Eso o el egoísmo propio que era mi independencia. Y claudiqué. Me despedí llorando de las añejas piedras, de los montes cercanos, de la Ermita visitada en los paseos diarios con Adela…, Adela…, la nueva amiga, la compañera animosa y callada, se acabaron nuestras confidencias. Volvía a la farragosa vida de la capital, a mis obligaciones, a cumplir con un deber continuo.

Por la mañana, con la maleta en la mano, me despedí de Adela. Mientra me alejaba camino de la estación, oí su voz:

-¡Mara…!

Al oír aquel nombre al que ella le había añadido una nota diferente, me volví para mirarla con una sonrisa en los labios. Allí estaba, en el quicio de la puerta con una mano alzada en ademán de despedida. Pronuncié un adiós que sólo oí yo... y las piedras que me rodeaban y seguí camino. Atrás quedaba mi libertad, mi independencia, me esperaba un futuro de cumplimientos y obligaciones pero mi corazón estaba sereno. MAGDA.




Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Ignacio Araya D
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Ignacio Araya D

Masculino
Cantidad de envíos : 7399
Localización : La Serena, Chile
Fecha de inscripción : 06/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º y 3° Lugar en Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: DEBER CUMPLIDO   Dom Dic 05, 2010 2:50 pm

Tocas varios temas o sentimientos en este relato. La soledad, las ganas de libertad, algo que interiormente todos pasamos cuando la reflexión se hace eco de los momentos. En el fondo es una busqueda de algo que a veces no sabemos, simplemente cambiar los standares que nos impone la rutina. En todo momento, vas dejando claro ese hastío por la vida, y mas que por la vida, por lo vivido y el intento por darle una vuelta al ánimo y temple de ella misma. Los instantes de soledad, en este caso le ayudaron, pues son momentos en que es posible, a pesar de lo poco, de hacer lo que se quiera, sin condiciones. El entorno, al final del relato, influye de manera fuerte esta vez, como sucede en la realidad, y nos devuelve a lo que podriamos llamar cierto destino, que no nos gusta a veces, pero es así, la dependencia de otros, pero esta vez está la serenidad de por medio. Precioso texto, pues evoca momentos, situaciones, y sentires tan universales, tan íntimos, pero de que existen, existen. Y me dejan pensando.

Un beso,

Ignacio
Volver arriba Ir abajo
http://ignacioarayad.blogspot.com
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: Re: DEBER CUMPLIDO   Dom Dic 05, 2010 3:10 pm

Esa libertad imperiosa que se rebela constantemente cuando las obligaciones nos acosan, pero luego, la realidad se impone y hay que seguir el camino recto... aunque duela. Gracias por leerlo, Ignacio y comentarlo. Un beso.
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
pétalosdeseda
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
pétalosdeseda

Femenino
Cáncer Rata
Cantidad de envíos : 2009
Fecha de nacimiento : 30/06/1960
Edad : 58
Localización : A un "pasito" de Madrid
Fecha de inscripción : 25/10/2009

MensajeTema: Re: DEBER CUMPLIDO   Dom Dic 05, 2010 7:16 pm

Es todo un regalo las exquisitas prosas que nos regalas a menudo Xanino,describiendo a las mil maravillas esos pequeños detalles que hacen una delicia el leerte.
En éste caso el final no me gustó,pues esos hijos para mí que acaban con los deseos e ilusiones de libertad de su madre...siendo mayores (y por una triste gripe¿?)
En mi opinión Mar debia haber seguido a su corazón y a sus sueños de soledad y libertad,y no haberse dejado chantajear emocionalmente por sus hijos yá mayores .El deber de cada ser humano es seguir sus sueños y realizarlos!!
Es muy emocionante leerte Xanino!!

¡!Abrazos de pétalosdeseda!!
Volver arriba Ir abajo
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: Re: DEBER CUMPLIDO   Lun Dic 06, 2010 2:49 am

Ahí es donde quería hacer hincapié en el relato, en la lucha interna por su libertad o por el amor hacia sus hijos. La intención ha sido dar a entender por las palabras de la hija que, además de una gripe, hay una necesidad sentimental, una necesidad de cercanía de la madre... "el descanso del caminante" y la protagonista Mar o "Mara" no puede ser feliz sólo con su independencia aunque negarla, le cueste lágrimas.
Gracia por leerlo pétalos.
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Fobio

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

MensajeTema: Re: DEBER CUMPLIDO   Jue Dic 09, 2010 11:09 pm

Hermoso relato, Magda, realmente hermoso. Tus historias no son meras historias para entretener al lector. Son verdaderas historias de vida, para quien las quiera reconocer y disfrutar. Siempre es un regalo que me hago al leerte, mi amiga. Un gran abrazo,
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: DEBER CUMPLIDO   Jue Dic 09, 2010 11:21 pm

Por un momento intuí un sentimiento peculiar entre las dos mujeres, Magda y la nueva Mara; algo de amor. Valla giro que le dí a la historia.
Volver arriba Ir abajo
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: Re: DEBER CUMPLIDO   Vie Dic 10, 2010 4:17 am

Gracias amigo Jose por tus palabras tan halagadoras y hermosas. Un beso.

Amigo "cuentista", creo que sería aumentar los problemas de la pobre Mara si, encima, le surgiera un sentimiento amoroso con la vecina, ¡pobrecita! ¡ya no le faltaba más!. Me ha hecho reír la ocurrencia pero... todo se podria dar... no creas... algunas veces la vida se complica mucho y eso le hubiera dado más morbo al relato. Otra vez lo pensaré. Gracias por leerlo amigo.
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: DEBER CUMPLIDO   

Volver arriba Ir abajo
 
DEBER CUMPLIDO
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Hola! Me presento ^^ nya
» Los deberes del amor
» UN DEBER DE ALEGRIA de Eugenio de Nora
» Novedades de la Antartida
» El corazón primero que el deber

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: