LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 Los Campos de Aldebarán - C9 - Candidatos

Ir abajo 
AutorMensaje
Diegobh71
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Virgo Cerdo
Cantidad de envíos : 330
Fecha de nacimiento : 18/09/1971
Edad : 47
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 01/07/2010

MensajeTema: Los Campos de Aldebarán - C9 - Candidatos   Lun Nov 15, 2010 3:18 am

Era una mañana como cualquier otra, la guardia había realizado los relevos matinales y, todo se desarrollaba con absoluta precisión el patio de armas, las prácticas de combates cuerpo a cuerpo, las tácticas de asalto y defensa. El sudor emanaba de sus cuerpos marcados por el duro entrenamiento, dejándolos lustrosos y esquivos a los golpes directos en cada ejercicio.
Amivia se sentía a sus anchas, escudero del Señor Hermes, le daba la posibilidad de ser ella quien organizara a los hombres y mujeres que integraban las fuerzas del torreón. El episodio de la aldea no había quedado atrás, pero las historias tejidas de boca en boca sobre la actuación del Dominus Aldebarán, ya eran conocidas en gran parte de los campos. También se hablaba de una guerrera que se había ganado el honor de ser el escudero del Señor. Y eso, a Amivia, le brindaba una reputación difícil de pasar por alto. La mayoría de las personas en el pueblo fuera de las murallas, ya la conocían y respetaban. Esto también le brindo la posibilidad de ser ella, quien fuera a preseleccionar los candidatos para los “Dragones de Fuego”.
Hermes estaba impresionado de la destreza que había demostrado en aquella aldea, dando estocadas y hachazos, con maestría. No había hueste de las furias que pudiera pasar indemne por su lado. Más de uno deseo no haber nacido, o por lo menos que su muerte no fuera en manos de una mujer diestra con las armas. Lo más increíble era que a pesar de su contextura física, poseía una fuerza inigualable y, por este motivo se había ganado el respeto de la mayoría de sus compañeros y su Señor.
Derrotar a las furias iba a ser todo un reto, pues nos solo estaban los dragones con sus conjuros y su magia, sino también las huestes de las furias; orcos, ogros negros, piratas del desierto profundo y otras tantas alimañas que llevarían demasiado tempo pensar en ellas. Pero eso a la escudero no la preocupaba, pues su tropa era capaz de vencerlas sin mayores miramientos.
La mayor de las preocupaciones que tenía era el cielo y sus hombres allá arriba. Había oído de historias sobre jinetes de dragones que alguna vez habían surcado los cielos de los campos. Su propia madre contaba historias sobre las artes antiguas y los dragones que las habían traído a los campos, cuando Aldebarán les dio la vida. Relatos de cómo los dragones y hombres se unieron en una alianza de amistad eterna, para beneficio de los campos y, sus habitantes.
Habían terminado de practicar con las espadas. EL grupo era parejo, tanto mujeres como hombres eran férreos guerreros forjados en el arte del combate cuerpo a cuerpo, expertos en el uso de armas de corto alcance y casi invencibles cuando de trabajo en equipo se tratara. Los pensamientos de ella se interrumpieron para observar a ese grupo que tanto había practicado, en su fase final de ejercicios.
¿Cuántos de ellos podrían volar realmente? Eran muy buenos luchando contra un enemigo que pudieran ver y tocar con sus armas, pero subirse al lomo de un dragón y vencer el miedo que produce elevarse hasta llegar al cielo, era otro cantar. Muchos de aquellos temerarios guerreros aún mantenían sus supersticiones a ciertas cosas. Esa misma tarde, Lamar se encargaría de averiguar cuántos de ellos soportarían volar.
Aldebarán había menguado sobre el horizonte su luz, caía la tarde y entre las nubes que deslizaban por encima del torreón, los tres dragones se acercaban, para asistir quizás, al desastre o al éxito de tener una fuerza capaz de asistir a su señor y, combatir a las furias donde fuera que atacasen en muy corto tiempo.
Hermes como maestro de dragones tenía la obligación de enseñar cómo debía montarse un dragón y cuáles eran las técnicas de vuelo. Habilidad que sostenía gracias las memorias restauradas, por los mismos dragones.
Helios y Lamar descendieron sobre la plataforma del patio de armas, mientras que Elemir simplemente se posó sobre el patio superior, donde podía mirar toda la actividad como si fueran la presa para la cena. Los otros dragones esperaron allí abajo, el arribo de sus jinetes. La primera vuelta sería en compañía tanto de su señor como de su escudero, de a dos sobre el lomo del dragón y volando a una altura considerable, pues de esa manera podrían ser rescatados por el mismo dragón si llegaran a caer de la montura.
Hermes confiaba en la entereza y fortaleza de espíritu de su tropa para poder salir airosos de esta prueba y pode enfrentar a la mañana siguiente el primer encuentro bajo el dominio de Aldebarán iluminando sus primeros pasos de un vuelo solo.
El primer candidato a volar junto a Hermes se trataba de un hombre, que en cierta forma desconcertó al mismísimo Dominus. Le llevaba una cabeza de diferencia y, Hermes era un hombre alto. Pero lo que más le impresionó fueron sus manos, manifestación clara de la fuerza que poseía en su cuerpo.
“Parece un hombre calmo, sereno y hasta se diría tímido”, pensó Hermes cuando le fue presentado por su escudero. Sin embargo aquel par de hachas de doble filo apoyadas en el piso y sostenidas por él, no dejaban ninguna duda de cuál era su verdadera destreza.
-“Anriq, debo preguntarte esto antes de comenzar”, dijo Hermes con cierta solemnidad,-“¿le temes a los dragones?”
-“No, mi señor”, contesto el grandote, firme como una piedra.
-“¿Os animaríais a montar sobre su lomo y volar por vez primera, junto conmigo?
-“Puedo intentarlo, aunque nunca dejé el suelo Señor”, contestó el Anriq, mientras miraba a Lamar junto a la plataforma de donde comenzaría el vuelo.
-“Lo entiendo y sé muy bien, que gracias a ello manejas las hachas como ninguno, pero necesito que un hombre como tú, pueda llevar esa destreza donde sea necesaria”, Hermes hizo una pausa, para ver la reacción y agregó –“llegar a ser dragón de fuego, es mucho más que volar con uno”
Anriq, se acercó al dragón de la fortaleza y pregunto si podría tocarlo en la frente. Lamar bajo la cabeza y, el hombre mientras le apoyaba la palma abierta dijo:
_”Nunca soñé con esto. Yo simplemente aprendí a ser soldado”
Lamar, mientras sentía que aquella mano poderosa le transmitía un conjunto de sentimientos mezclados le contestó –“Entonces déjame que te muestre que tan buen soldado puedes llegar a ser.”
Anriq, miró perplejo al dragón, pues no sabía que aquellos seres alados podían pronunciar palabra alguna. Pero no se asustó, mantuvo su mano sobre la frente de Lamar y giro su cabeza buscando a su señor Hermes.
_”El dragón de la fortaleza ha hablado. Está en ti aceptar su invitación, guerrero.”
Anriq montó sobre Lamar y Hermes al ver que no dudaba ni un segundo, hizo lo mismo sobre Helios. Amivia por su parte, sin dejar de mirar al hombre sobre Lamar, le esbozo una sonrisa sin dejar de quitarle los ojos de encima.
Lamar sintió la conexión y miró a Elemir que se encontraba en el patio más alto. La dama del espíritu, entrecerró los ojos, generando un vínculo con Amivia.
“Niña, no sabía de esos sentimientos en ti”, dijo mentalmente Elemir en la cabeza de la guerrera.
Amivia, se dio vuelta para mirarla y sin mediar palabra alguna simplemente sonrió. “Si, es mi compañero, peo nadie lo sabe todavía, no aún.”
“Ya entiendo, si lo dices ahora. No podrán unirse, pero si logra ser un dragón de fuego, entonces estarán iguales.” pensó Elemir.
“Así es” contestó Amivia, “Hemos aguardado algo así y no quiero que perderlo.”
“No lo harás pequeña, Anriq será un dragón de fuego, lo lleva en la sangre.”
Mientras esta conversación oculta se llevaba a cabo, Anriq sobre Lamar seguían el mismo derrotero que Helios y su jinete. Alto muy alto en el cielo de Aldebarán.
El resto de la tarde, los demás hombres y mujeres fueron montando sobre Lamar y los otros dragones, para saber de qué se trataba esto de montar un dragón y elevarse por el cielo de los campos.
La ceremonia de la unión pronto se llevaría a cabo.



Safe Creative #1007080207298
SIGUE
Volver arriba Ir abajo
http://diegobh71.wordpress.com
sgrassimeli
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 5982
Fecha de inscripción : 07/04/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: CUANDO ME NOMBRAS- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concursos Letras y Algo Más

MensajeTema: Re: Los Campos de Aldebarán - C9 - Candidatos   Sáb Nov 20, 2010 7:42 pm

Voy siguiendo la historia de a poco, Diego. Me gusta lo de los dragones (y la simbología).
Volver arriba Ir abajo
Diegobh71
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Virgo Cerdo
Cantidad de envíos : 330
Fecha de nacimiento : 18/09/1971
Edad : 47
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 01/07/2010

MensajeTema: Re: Los Campos de Aldebarán - C9 - Candidatos   Sáb Nov 20, 2010 10:31 pm

Gracias Sil, vamos a ver como sigue esto...
Volver arriba Ir abajo
http://diegobh71.wordpress.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Los Campos de Aldebarán - C9 - Candidatos   

Volver arriba Ir abajo
 
Los Campos de Aldebarán - C9 - Candidatos
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Los Campos de Aldebarán - Capitulo 4 / Espadas y manuscritos
» CreepyPasta: Lo que asecha en los campos
» Nieve en nuestros campos
» Autoridades de Aysén piden medidas por posible "ocupación de hecho" argentina en Campos de Hielo Sur
» El Armonizador: Detector de campos electromagneticos ultraterrenales (Profesor Frederic Klauss)

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: