LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 MI AMIGA ELVIRA

Ir abajo 
AutorMensaje
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MI AMIGA ELVIRA Empty
MensajeTema: MI AMIGA ELVIRA   MI AMIGA ELVIRA Icon_minitimeSáb Sep 04, 2010 4:53 am



Uploaded with ImageShack.us

(Esta es una versión de un relato escrito hace tiempo.
Si alguien ya lo ha leído, le ruego me disculpe)

MI AMIGA ELVIRA



De Soria para arriba. Con esta definición mi amiga Elvira me explicaba como sus andanzas por esos mundos de Dios, habían finalizado con un largo periplo por el Norte de España. Según contaba, lo último que hizo antes de su regreso a Madrid, fue visitar el Balneario de Arnedillo en la provincia de La Rioja donde, decía, pudo reciclar sus huesos maltrechos por tanto peregrinaje.
Tengo que aclarar que mi amiga Elvira es una recalcitrante aventurera, tiene una pasmosa facilidad para meterse en líos o involucrar a otros mientras ella se camufla y te deja con el marrón hasta que aparece, Dios sabe cuándo, con un halo de inocencia imposible de combatir. Aparte de esta capacidad, yo creo que innata, a Elvira le encanta hacer de casamentera, por lo que hay que tener mucho cuidado cuando se está con ella pues, a la primera de cambio, te puedes ver enredada en un ligue con un desconocido sin comerlo ni beberlo. Sin embargo, también tengo que decir que, todas estas peculiaridades, hacen que su compañía, a pesar de los peligros que comporta, sea muy entretenida.
Nuestra amistad data casi de la adolescencia de hace largos años, lo que quiere decir que ambas estamos ya granaditas, vamos, que los sesenta los hemos olvidado.
Aquella tarde de domingo, aburridas de cotillear de unos y otros, tomábamos un chocolate caliente que entonaba nuestros cuerpos cuando Elvira dijo que tenía una idea maravillosa para pasar la tarde. A mí, en un principio me hizo temblar, como todo lo suyo, pero, por suerte, así al pronto, parecía que la cosa no entrañaba peligro.
-¿Quieres que te eche las cartas?- fue lo que me dijo.
Bueno, era una manera de entretenerse como otra cualquiera y tampoco estaba de más saber lo que a una le podía deparara el destino, así que, nos sentamos alrededor de la mesa camilla, bajamos la lámpara graduable hasta por encima de nuestras cabezas, encendimos una vela y, después de unos momentos de concentración por su parte con los ojos cerrados que a mí me puso la carne de gallina, me dio permiso para barajar. Elvira enumeraba los sucesos posibles de ocurrir en mi vida cuando, de pronto, soltando una exclamación que me dejó sin resuello, muy seria, se quedó con la mirada fija en las cartas.
-¡A ti te sale una pareja, seguro!
Me eché a temblar. Ya me iba a meter en algún lío. Intentando sensibilizar su piedad, le dije expresando en mi cara la mayor aflicción posible:
-Por favor, Elvira, ¡no! Me va a encontrar inservible. ¡`Tengo 67 años!

Mi objeción fue inútil. Seguía erre que erre con la misma idea y por más que intenté disuadirla para que aceptara que aquello era un error, no lo conseguí. Se despidió con una pícara sonrisa mientras decía: “Las cartas son así”.
Al quedarme sola, comenzaron a rondar por mi cabeza las ideas más absurdas. Sería bonito tener alguien al lado para charlar, escuchar música, comentar un libro, tomar una copa o ir al teatro...y al volver al calor del hogar, disfrutar de las intimidades de los besos y las caricias...¿Era lícito que yo, todavía, tuviera esos deseos? me pregunté desconcertada. Pero, ¿por qué no soñar? Y me regocijé con la idea de un amante a lo Sean Connery o a lo Robert Redford. Comencé a pasearme por el apartamento inventando la compañía perfecta. ¡Sí! ¡Siempre un hombre cerca! Mientras se limpiaba los dientes, se cambiaba de ropa. Cuando roncaba o se despertaba despeluzado y legañoso. Cuando estuviera de mal humor... ¡Debería informarle de todos mis movimientos! De a dónde iba y de dónde venía. Tendría que olvidar esas manías tan arraigadas, como tomar un ajo en ayunas, andar descalza por la casa o salir desnuda del cuarto de baño después de hacer una gimnasia tonta para rebajar barriga y reducir unos michelines que cada día colgaban más... ¡Socorro! ¡No! Yo ya no podía compartir una vida con nadie. Volví a mirar alrededor, a mi soledad y, dichosa, me estiré como un gato.
Mediada la semana, una llamada urgente de Elvira me obligó a preparar la maleta. Tenía que resolver unos asuntos en Barcelona, me dijo, y quería compañía. Según me explicó, se sentía deprimida. En honor a la amistad, acepté. Además, yo también necesitaba distraerme.
Nada más llegar a la ciudad condal, Elvira empezó con sus sorpresas. Me dejó plantada en el hotel para alojarse ella en casa de unos parientes. El día siguiente lo pasé sin noticias de mi amiga, cosa muy natural por otra parte, así que aproveché las horas para hacer alguna compra. Al pasear por la Rambla de las Flores, tuve el capricho de regalarme una rosa dorada, preciosa. Comí sola y después de un delicioso café, comencé a pasear de nuevo por las calles barcelonesas tan entrañables para mí. Por aquellas callejas del barrio gótico había deambulado durante mis años de estudiante. Inmersa en los recuerdos, llegué a la Plaza del Pino y entré en una de las tiendas donde vendían láminas, litografías y libros antiguos. Fisgoneaba en una caja llena de tarjetones cuando una voz femenina llamó mi atención. Quien hablaba era una mujer muy mayor que no me resultaba desconocida. Bastante alta aunque un tanto encorvada a causa de los años, todavía conservaba una gran prestancia. Destacaban sus ojos oscuros y el pelo que, recogido en un moño, resultaba extrañamente negro para la edad que se le suponía. Un ligero temblor involuntario le proporcionaba cierta inestabilidad y, en un momento de su conversación con la dependienta, por alguna causa, dejó oír su risa. Aquella risa llana encendió la lucecita en mi mente y me acerqué hasta ella.
-Perdone, ¿se llama usted Nuria Soler?
Me miró asombrada y vi como el temblor se acentuaba en sus labios finos ligeramente maquillados.
-Sí- contestó perpleja – ¿la conozco?
La emoción quebró mi voz.
-Fui alumna suya en la década de los cincuenta- respondí.
Escrutó mi cara unos segundos en un intento por reconocerme, al cabo de los cuales, un poco turbada, dijo:
-Lo siento, no recuerdo. ¿Cómo te llamas?
Le di mi nombre inútilmente, a pesar del esfuerzo no conseguía ubicarme en su memoria. Salimos juntas a la calle. No quería separarme de ella tan pronto y la invité a merendar en una cafetería, que en Barcelona llaman Granja, situada en la calle Petrixol. Finalizábamos nuestro refrigerio en el momento en que, un hombre, saludó, con mucha cortesía a mi antigua profesora.
-Es Carlos Massip- presentó – También fue alumno mío hace muchos años pero, a éste, no le he perdido la pista, lo veo muy a menudo- Y diciendo esto, volvió a dejar oír su risa franca que me hizo retroceder años en mi vida.
Miré al hombre en el momento de apretarnos las manos en un saludo. Se le podía considerar de estatura medianamente alta, pulcro, elegante, canoso, pelo largo muy bien peinado recogido en la nuca, bien rasurado y con unos ojos risueños que hacían juego con el color gris de su traje. Me miró con una insistencia que me intimidó y se sentó, en respuesta a la invitación de nuestra profesora.
La conversación giró en torno a los años de estudio, a lo rápido que había pasado el tiempo y al como estaban cambiando las cosas en el mundo. Al mencionar mi residencia en Madrid, se interesó.
-¿Ah, sí? Pues yo voy allí con frecuencia para asuntos de negocios.
Por educación, le di mi número de teléfono y añadí:
-Podemos tomar un café la próxima vez que vayas.
Poco después salimos del local. Los ojos de mi maestra estaban humedecidos por la emoción. En un abrazo, sólo pude decir:
-Gracias por todo- y le entregué mi rosa dorada, no podía hacerle otro homenaje.
De vuelta al Hotel, me encontré con la imprevisible Elvira que me esperaba intranquila. Debíamos regresar a Madrid en el primer avión de la mañana porque necesitaba reunir con urgencia cierta documentación para resolver unos trámites burocráticos.
Ya en la Capital, volví a perderle el rastro como ocurría normalmente. Elvira aparecía y desaparecía como el Guadiana, tendría que esperar un próximo e imprevisto encuentro.
Tras unos días de solitario abatimiento, una noche, sonó el teléfono. Era Carlos Massip. Estaba en Madrid y deseaba verme. Nuestra reunión fue grata, atractiva, atrayente; cualquier sinónimo de agradable podía servir para definirla. Me satisfizo descubrir en él a un hombre seguro de sí mismo y con una amplia cultura que estimuló en mí el deseo de su compañía.
Así comenzó la amistad. Los viajes a Madrid se hicieron frecuentes y en nuestras citas, visitábamos museos, íbamos a conciertos, al teatro, al cine... Cenábamos en Restaurantes o en mesones típicos que yo le descubría y hablábamos mucho, sobre todo del pasado, de aquellos recuerdos comunes en los que, aun habiendo frecuentado ambos los mismos lugares, el destino jamás nos había unido. Nos entendíamos a la perfección y así llegó un momento en el cual descubrimos lo difícil que resultaba para ambos la separación. Una tarde me llamó, como de costumbre, para ir a cenar.
-Carlos ¿por qué no cenamos en mi casa?- le ofrecí.
Aceptó sin dilación.
Mientras adornaba la mesa con un mantel bordado, unas velas y un pequeño centro de flores, me di cuenta de que canturreaba. Entonces fui consciente de mi felicidad.
Al poco llegó él, encantador. Con un precioso ramo de rosas rojas y una botella de cava.
Finalizada la cena, recogimos la mesa como un matrimonio bien avenido, descorchamos el cava y nos sentamos en el sofá después de poner un CD con mi música preferida. El dulce tercer movimiento de la 9ª de Beethoven. La cena, el vino y la música, me desarmaron, me eché en sus brazos y le besé apasionadamente como no lo hacía desde tiempos inmemoriales. El me cogió de las manos para incorporarme y sólo dijo:
-¿Sí?
Yo le contesté rotundamente:
-Sí.
Nos alejamos por el pasillo escuchando las notas de la sinfonía que se quedaban perdidas en el salón. Me abrazó y me besó en la mejilla.
-Te advierto que ronco y tengo la manía de hacer gárgaras en cuanto me despierto- dijo con cierta expectativa.
-No te preocupes- respondí –mientras tu haces las gárgaras, yo tomaré un ajo. ¡Ah! Y no me hables hasta después de que me haya duchado, no lo soporto.
Nos reímos, nos besamos y agarrados por la cintura, nos fuimos a la cama.
De pronto me quedé sin aliento. En mi mente apareció la imagen de mi amiga Elvira con su sonrisa pícara y las cartas en la mano.
¿Era de verdad una vidente o Carlos Massip formaba parte de algún plan montado por ella? Tenía que averiguarlo... MAGDA.
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Fobio

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

MI AMIGA ELVIRA Empty
MensajeTema: Re: MI AMIGA ELVIRA   MI AMIGA ELVIRA Icon_minitimeSáb Sep 04, 2010 1:28 pm

Muy lindo relato Xanino, como los otros que te he leido. Hacen una lectura muy placentera. Cordiales saludos,
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
sgrassimeli
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
sgrassimeli

Femenino
Cantidad de envíos : 5982
Fecha de inscripción : 07/04/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: CUANDO ME NOMBRAS- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concursos Letras y Algo Más

MI AMIGA ELVIRA Empty
MensajeTema: Re: MI AMIGA ELVIRA   MI AMIGA ELVIRA Icon_minitimeSáb Sep 04, 2010 4:10 pm

Magda, adoro la versatilidad con la que armas tus historias y personajes. Disfrutable como las que te he leido.
Un abrazo.
Silvina.
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
antifaz

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3605
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 60
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

MI AMIGA ELVIRA Empty
MensajeTema: Re: MI AMIGA ELVIRA   MI AMIGA ELVIRA Icon_minitimeSáb Sep 04, 2010 10:52 pm

Suave y sereno, un licor de buen cuerpo que se disfruta sorbo a sorbo.
Es cuento, es historia coloquial. Es muy equilibrada y encantadora.
Sigo insistiendo en que sos la mejor escritora que he leído en Internet.
Volver arriba Ir abajo
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MI AMIGA ELVIRA Empty
MensajeTema: Re: MI AMIGA ELVIRA   MI AMIGA ELVIRA Icon_minitimeDom Sep 05, 2010 4:25 am

Me voy a inflar como un globo, amigo antifaz, por suerte (o por desgracia) los globos se deshinchan al menor alfilerazo.
Muchas gracias por leerme y comentar. Os agradezco tanto a fobo como a tí, esa atención a mis tontos escritos.
Para Silvina, mi agradecimiento y abrazo muy especial (sin despreciar a nadie que a todos os amo y todos cabéis entre mis bazos) - MAGDA
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Ciudadano del Mundo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Ciudadano del Mundo

Masculino
Tauro Caballo
Cantidad de envíos : 1553
Fecha de nacimiento : 02/05/1990
Edad : 28
Fecha de inscripción : 06/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: Mención Especial en el Primer Concurso Conjunto de Fotografía

MI AMIGA ELVIRA Empty
MensajeTema: Re: MI AMIGA ELVIRA   MI AMIGA ELVIRA Icon_minitimeDom Sep 05, 2010 7:23 pm

Un texto muy bien llevado, un cuento que diria delicado, suave, de buen gusto que se difruta de principio a fin
Siempre es bueno pasar por tus letras.
Volver arriba Ir abajo
Xanino
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Xanino

Femenino
Géminis Perro
Cantidad de envíos : 1247
Fecha de nacimiento : 29/05/1934
Edad : 84
Localización : Madrid - España
Fecha de inscripción : 30/11/2009

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MI AMIGA ELVIRA Empty
MensajeTema: Re: MI AMIGA ELVIRA   MI AMIGA ELVIRA Icon_minitimeLun Sep 06, 2010 5:11 am

Muy agradecida a tus siempre amables y halagadores comentarios. Un abrazo. MAGDA.
Volver arriba Ir abajo
http://loscuentosdemagda.blogspot.com
Contenido patrocinado




MI AMIGA ELVIRA Empty
MensajeTema: Re: MI AMIGA ELVIRA   MI AMIGA ELVIRA Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
MI AMIGA ELVIRA
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Nuestra amiga la Nutria
» Lo que me queda por vivir - Elvira Lindo
» Sinopsis de un relato epistolar: "Cartas a mi amiga Emma"
» MANOLITO GAFOTAS, de Elvira Lindo
» Mi Gran Amiga Sarita

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: