LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 Frutilla, chocolate y sambayón.

Ir abajo 
AutorMensaje
antifaz
Moderador
Moderador
antifaz

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3605
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 60
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeJue Ago 05, 2010 4:42 am

Hay certezas que sólo
pueden existir en la adolescencia. Algunos las guardan inconfesas, otros
quieren exorcizarlas. No sé qué es lo correcto ni me interesa, ésta es mi
historia.





Por aquel entonces el
balneario era de medio pelo, tal como mi madre podía pagar. Bastante agreste,
lo caracterizaba un chorro de agua subterránea que vertía sobre la barranca de
la playa en caída libre. En él los bañistas se sacaban el salitre haciendo
prestidigitaciones con las pastillas de jabón que entraban por un lado del
traje de baño y salían por otro. Sobre las piedras quedaban tantos restos, que
con mucha suerte se evitaba el porrazo.





Ese año mi madre no
consiguió licencia en temporada y fuimos el mes anterior. Había poca gente y
menos de mi edad. El lugar más popular, con maquinitas, pool, futbolitos y
tejo, estaba semivacío. Aunque como de costumbre, para los buenos juegos había
que esperar que el suertudo de turno terminara el montón de fichas que se había
comprado. En la heladería no había problemas, casi te aplaudían si entrabas por
ocio. El clima era bueno pero fresco y algo ventoso, y sólo las viejas se
asoleaban en la playa.





De repente, un día de
tantos, iba en bicicleta a toda velocidad haciendo uno de los típicos mandados
de mi madre que siempre olvidaba comprar algo, y la vi: ¡una sonrisa en marco
de oro! Fue como un relámpago en el alma. Volví inmediatamente pero no estaba y
me quedé prendado de la fugaz visión.





Dediqué mis días a
cazarla y mis noches a evocarla. Recorrí agua, arena y rocas; comercios,
jardines y ventanas; todas las casas y todas las calles. Si la presentía en
algún sitio no dejaba de rondarlo con paciencia. Fue una búsqueda meticulosa y
obsesiva, sigilosa y vehemente, egoísta de su secreto.





Entrada la noche salía
buscando el lugar más oscuro que nunca era lo suficientemente, y bajo el cielo
estrellado y sobre la arena fría, desfogaba mis anhelos con la esperanza de que
la intemperie pudiera llevárselos. Días que ahora parecen horas y mañana serán
minutos, signaron mi vida como una frontera impregnándola de un sabor que
permanece incólume.





¡Y por fin la
encontré! Estaba comprando helado en el carrito de una plaza. Aunque de
espaldas, fue como si todo el universo la espejara. Solté la bicicleta que
desapareció entre mis piernas y corrí sobre todo lo que había, a ella que se
volvió tratando de enfocar lo que se le abalanzaba. Nos vimos primitivamente,
para toda la eternidad.





A lo mejor el
heladero quedó esperando que pidiera, yo sólo sé que me llevaba, que caminábamos
juntos, que me hablaba y talvez yo también lo hiciera, que era una delicia
verla mirarme mientras besaba su helado de frutilla. Y sé, sobretodo, que pudo
ser la tarde más feliz de mi vida, si el banco al que me conducía hubiera
estado vacío. Pero allí estaba, inexplicablemente sentado, esperando que
llegásemos, un muchacho de color de nuestra edad.





Contrariado, con la
amargura de comprobar que existía otro mundo allende a mis deseos, procesé
vertiginosamente las posibilidades. Acaso fuera el canalla del padre,
seguramente un alcohólico empedernido, que abandonado por la esposa (¡cómo
sufriría mi ángel!) había formado un hogar con una mujer de raza negra por
despecho (¿quién más lo aceptaría?),
imponiendo ahora (hora del perdón) a este hermanastro que mi diosa
aceptaba con prodigiosa bondad. O quizás fuese un tío libertino (sin duda la
oveja negra de la familia) el origen de este primo con quien desde la niñez
cultivaba los lazos de la consanguinidad, demostrando mi santa que no hacía
diferencias entre sus parientes.





Por enterarme de que
se llamaba Romina pagué que el otro era Fabio, un amigo que conociera en el
balneario esa temporada. Resistí el impacto pensando que únicamente un corazón
puro podía albergar tanta generosidad y me perdí definitivamente en el canto de
sirenas de su conversación, hasta el punto en que no hubo nada más, ni siquiera
cuando las hebras de oro espantaban la mariposa de su sonrisa hacia él.





Como ritual sagrado,
llegábamos a la plaza cada cual por su lado a la misma hora y comprábamos cada
quien su helado, frutilla, chocolate y sambayón, para sentarnos en la sombra
densa del banco que se convertiría en nuestro barco.





Y en la oscuridad de
mi dormitorio, a solas con mi tormenta, pasaba de un sueño a otro visitando el
templo de su sonrisa gracias al montón de discretas recopilaciones. Pero por
desgracia, en mi fidelidad no lograba aislarla. Y si el contorno del pecho se
alzaba por la risa, era contra el fondo de otra remera. Y si descubría el campo
de miel entre su ombligo y la pollera, detrás aparecía un muslo magro
refractando al día. Y cuando el cuello se torneaba por la sorpresa, lo
recortaba la arena oscura del rostro intruso.





Pero el banco seguía
navegando incólume al clima de las tardes y la familiaridad nacía de su
costumbre de tocar a quien hablaba. Lejos de disfrutarlo, tenía que evitar
incendiarme y apretaba las piernas haciéndome más notorio y las volvía a
aflojar tocando las suyas que era aun peor. Tuve que apelar a las peores
inmundicias, perdiendo el hilo de la conversación, para poder desinflamar la
zona. Y como cree el ladrón que todos son de su condición, no dejaba de espiar
la tienda enemiga. ¡Casi lo mato, era tan adhesiva que hasta una monja lo
hubiera dibujado de memoria!





Echado en la cama,
con las manos en la nuca y siendo ya experto en cómo pasearíamos nuestras horas
juntos, la sentía frágil y tímida, alegre, feliz, toda sentimientos y dulzura,
e inventaba mil caprichos que satisfacerle superando cualquier vergüenza. Pero
por más que me esforzaba, no lograba el esplendor de su cuerpo desnudo; ninguna
imagen de archivo le correspondía.





Cada vez los varones
llegábamos más temprano y fingíamos no vernos hasta que amanecía la mano
saludándonos desde lejos. Mas fue inevitable que nos conociéramos, Fabio estaba
lejos de ser la mascota que yo hubiese deseado. Fragmentos de nuestras vidas
perforaron las corazas y se instalaron tercamente como datos precisos. Romi
sería asistente social, ¡cuando no!, él pondría una casa de artículos
deportivos allí mismo en el balneario y yo me tiraría a la medicina sin saber
todavía en qué especializarme. Porque la idea de ser ginecólogo me parecía
ahora de la más tonta.





Ya llegábamos más
sobre la hora y nos sentábamos intercalando frases de ocasión hasta que Romi
ocupaba su lugar. Sin embargo, el día que faltó supimos sobre qué abismo se
tendía ese preciado puente. Todo intento por conversar fracasó y cruzamos
excusas simultáneas para irnos. Pero al siguiente volvimos a navegar y Romi,
más espontánea todavía, deslumbraba. Henchidos por la admiración con que nos
alentaba, rezumábamos satisfacción cuando nuestros destinos comenzaron a
enriquecerse con el aporte ajeno. Y fue natural que me consultara por la salud
de los niños que tendría a cargo y a él sobre los deportes que debían
desarrollar.





Por un tiempo demoré
mi ambicioso objetivo y fuimos tres amigos equidistantes. A cambio, por primera
vez nos sentimos dueños de nuestras vidas y las entregamos generosamente en un
viaje que prometía no tener fin. Pero jamás claudiqué en mi deseo y me juré tenerla
sin importar lo que costase. La paz implícita serenó mis noches aunque
curiosamente me exigí más audacia en lo privado.





Fabio se quebró un
brazo y la oportunidad me cayó encima con la guardia baja. No bien pensaba que
ya caminábamos tierra adentro buscando la dirección de su casa. Condolida, Romi
me dejó consolarla a través de la mano que apretaba suavemente. ¡Ah, si esa
caminata hubiese sido interminable! Yo tan hombre calmándola, postergando mis
ganas de besarla. Aunque al pasar por una heladería no pude evitar sentirme
sucio de chocolate.





La madre nos recibió
con incómodos silencios que parecían reprocharnos el calvario de su hijo. Pero
Romi la besó y se abrió paso hacia un interior modesto y aseado a rajatabla. El
escaso desorden que daba una pincelada de hogar, atañía directamente al monarca
de esos lares. Fabio estaba desamparado y pudimos palpar su vergüenza. La
sábana por la cintura y el yeso, a cual más blanco, le daban un aspecto de
muñeco roto.





La presencia rectora
de la madre atravesaba la habitación pujando con la dulzura de Romi, que
preguntaba e historiaba cada objeto a la vista obligando a que Fabio se
soltara. Yo contaba con que aquella dura mujer no permitiría que su hijo me
sacara ventaja con su invalidez y me disculpo con que los celos son la cara
sucia del amor. Pero se fue y la culpa me hizo ver fantasmas que hasta entonces
no habían nacido. Estaban por donde mirara; en el abrazo del espejo y en el
beso que reflejaba la ventana; en las manos que se tomaban sobre la cama y en
los dedos que araban el pecho indefenso. Cerré los ojos y saboreé la dualidad
de la pasión: furia y deseo, bronca y hambre. Y sobretodo, comprendí que no
solamente éramos tres, sino los tres solos.





No pudimos ser en la
plaza durante algunos días pero sí en mis noches donde me habitué a las
fantasmagorías previstas. Delineé el trazo de los dedos y vi cómo la sangre se
retiraba del pecho para que la caricia calara más hondo y seguí las evoluciones
de la mano que en espiral se acercaban peligrosamente a la sábana hasta
rebasarla. Ya no mandaba en ese mundo oscuro y complejo y siendo prisionero me
sentí libre. Descubrí que no hay mayor placer que el que se causa sin saber,
que el goce se desnuda hasta el alma, que la satisfacción es pura en sí misma
sin importar qué la causa.





Y llegamos a puerto.
Nos engañamos con que el año pasaría volando y otra vez estaríamos juntos, mas
el naufragio era inminente y la pregunta me nació espontánea: ¿y bien, qué
preferís, chocolate o sambayón? Quedó desconocida en la traición, quizás porque
no sonreía. Y como siempre, nos llevó consigo. Portábamos nuestros helados como
ridículas antorchas, símbolos que ya no nos complacían. Llegamos con las
primeras gotas chorreándonos las manos y entonces ella, cuándo no, en vez de
sentarse aplastó el cucurucho contra el banco. Lo contemplamos un instante,
como si fuera obra en exposición, hasta que Fabio puso el suyo encima y yo lo
imité de inmediato. Nos fuimos riendo, felices de dejar allí la flor desnuda de
nuestros deseos.





Lo demás, lo de hoy,
lo de siempre, sólo a nosotros nos concierne. Hay certezas que sólo pueden
existir en la adolescencia. No sé qué es lo correcto, ni me interesa. Ésta es
mi historia.


Última edición por antifaz el Jue Ago 05, 2010 5:36 am, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Laín
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Laín

Virgo Cerdo
Cantidad de envíos : 1174
Fecha de nacimiento : 10/09/1971
Edad : 47
Localización : Chile
Fecha de inscripción : 06/07/2009

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeJue Ago 05, 2010 5:02 am

No sé, no sé; me pasé muchos rollos con esta historia, amigo Antifaz.
Qué habrán hecho esos tres? Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_question
Como sea; lo correcto hoy a mí; tampoco me importa. Pero ésta es tu historia... Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_smile

Muy,muy entrete.Me encantó leerla.

salu2
Volver arriba Ir abajo
http://laindeba.blogspot.com/
sgrassimeli
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
sgrassimeli

Femenino
Cantidad de envíos : 5982
Fecha de inscripción : 07/04/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: POEMA EXCEPCIONAL: CUANDO ME NOMBRAS- a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2º Lugar Concursos Letras y Algo Más

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeJue Ago 05, 2010 10:27 am

" Llegamos con las primeras gotas chorreándonos las manos y entonces ella, cuándo no, en vez de sentarse aplastó el cucurucho contra el banco. Lo contemplamos un instante, como si fuera obra en exposición, hasta que Fabio puso el suyo encima y yo lo imité de inmediato. Nos fuimos riendo, felices de dejar allí la flor desnuda de nuestros deseos." Todo el texto es disfrutable, pero este final tiene una poesía increible..."Lo demás, lo de hoy,
lo de siempre, sólo a nosotros nos concierne" y sip, sólo a los personajes. Un acierto el título (como algo simbólico a mi entender también).
Volver arriba Ir abajo
Ciudadano del Mundo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Ciudadano del Mundo

Masculino
Tauro Caballo
Cantidad de envíos : 1553
Fecha de nacimiento : 02/05/1990
Edad : 29
Fecha de inscripción : 06/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: Mención Especial en el Primer Concurso Conjunto de Fotografía

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeJue Ago 05, 2010 6:04 pm

Un relato que me cautivo, con un aire de poesía adolescente entre sus letras.Un helado que marca ese pasaje de adolescencia a juventud, secretos de a tres que hacen que el lector quede enganchado.
Una historia de antologia amigo, Te felicito.
Volver arriba Ir abajo
Mateo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Mateo

Masculino
Escorpio Gallo
Cantidad de envíos : 5296
Fecha de nacimiento : 18/11/1993
Edad : 25
Localización : Montevideo-Uruguay
Fecha de inscripción : 07/08/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 2ºLugar Concurso "Ecología", parte Textos, Octubre de 2010

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeJue Ago 05, 2010 8:42 pm

ME GUSTO, AUNQUE POR MOMENTOS HAY MUCHA POESIA, YO VEO COMO SE VA DERRITIENDO LA INOCENCIA JUNTO CON EL HELADO,Y EL TIEMPO DEFINITIVO DE CRECER CUANDO LO APLASTAN EN EL BANCO.
ME GUSTO....YO QUIERO UNO DE CHOCOLATE TODAVIA

_________________
El amistad mejora la felicidad y disminuye la tristeza, porque a través del amistad, se duplican las alegrías y se dividen los problemas.

Mateo
Volver arriba Ir abajo
manuelchocano
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo


Masculino
Capricornio Serpiente
Cantidad de envíos : 533
Fecha de nacimiento : 07/01/1978
Edad : 41
Localización : Guatemala/Capital
Fecha de inscripción : 23/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios:

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeVie Ago 06, 2010 2:57 pm

Me encantó, lo peor es que no sé que diablos comentar, me quedé evocando, pensando, recordando, que todos con helados, sin helados, con bicicleta o a píe, tuvimos una Romina retandonos a ser lo que fuimos o lo que seriamos.

Un abrazo. - Genio-
Volver arriba Ir abajo
Antonio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Antonio

Masculino
Virgo Caballo
Cantidad de envíos : 253
Fecha de nacimiento : 23/08/1942
Edad : 76
Localización : Uruguay
Fecha de inscripción : 23/07/2010

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeVie Ago 06, 2010 3:01 pm

Sin comentarios.Un texto que se difruta, que evoca,y que nos deja con sabor a helado en la boca.
Volver arriba Ir abajo
Azucena
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Azucena

Femenino
Cáncer Gallo
Cantidad de envíos : 667
Fecha de nacimiento : 22/07/1969
Edad : 49
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeSáb Ago 07, 2010 4:01 pm

Excelente, desde el titulo el autor nos presenta un relato original, llevadero y con una analogia entre esos helados y la vida de los personajes.
Felicitaciones un texto de gran nivel.
Volver arriba Ir abajo
http://aescribir.mundoforo.com   (Luna de Abril)
Ricardo Cesar Garay
Moderador
Moderador
Ricardo Cesar Garay

Masculino
Acuario Cerdo
Cantidad de envíos : 2189
Fecha de nacimiento : 24/01/1948
Edad : 71
Localización : Haedo Buenos Aires Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios: 2º Lugar en Concurso de Prosa Erótica

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeSáb Ago 07, 2010 4:31 pm

Coincido con Azucena, un texto de gran nivel sobre todo por lo poético y descriptivo de la historia que se viste de adolescencia mezcla de inocencia y burbujeantes hormonas.

Un abrazo mi querido amigo.
Volver arriba Ir abajo
Madelen
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Madelen

Femenino
Cantidad de envíos : 212
Localización : el mundo
Fecha de inscripción : 19/05/2008

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeSáb Ago 07, 2010 5:56 pm

y bueno, asi es la vida, como un helado, que antes de poder disfrutarlo, ya se nos esta derritiendo entre los dedos...y nos qqueda la duda de saber por que no lo chupeteamos antes,o que fue que nos distrajo.
Paradojico y muy bueno
Volver arriba Ir abajo
Eleonor
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Eleonor

Femenino
Libra Tigre
Cantidad de envíos : 1213
Fecha de nacimiento : 21/10/1950
Edad : 68
Localización : De nuevo en mi paisito.URUGUAY
Fecha de inscripción : 06/03/2008

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeDom Ago 08, 2010 6:40 pm

Un cuento que tuve que leer dos veces pues no entendia la trilogia de personajes, pero que luego se me hizo ese tercer personaje, tan indeseable como el sambayon que no me gusta, no se por que me cayo antipatico el pobre,ja.
Un pasaje de la adolescencia a la adultez, con los miedos propios, los sabores, y hasta las mañans propias de esa edad, que se van union en la historia a traves del helado.
El fin de un verano, el fin de un helado...el fin de una etapa.Frutilla, chocolate..y el indeseable sambayon
Volver arriba Ir abajo
Fobio
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Fobio

Masculino
León Caballo
Cantidad de envíos : 4339
Fecha de nacimiento : 07/08/1954
Edad : 64
Localización : Hollywood, Florida, USA
Fecha de inscripción : 07/08/2010

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: Por sus aportes a Letras
Mención Mención: Por sus comentarios a los compañeros
Premios Premios: 3º Lugar en Concurso "Honrando la Poesía" 2012

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeMar Ago 10, 2010 10:31 pm

Wow! Antifaz. No puedo agregar mucho mas a este estupendo trabajo. En mi opinion, excelente. De esos que se disfrutan de veras. Mi saludo,
Jose
Volver arriba Ir abajo
http://www.literaturadefogon.blogspot.com
Etelsaga
Admin
Admin
Etelsaga

Femenino
Cantidad de envíos : 14596
Localización : Cali, Colombia
Fecha de inscripción : 12/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - A la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: 1º y 3º Lugar en Concursos de Letras y Algo Más

Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitimeMiér Ago 11, 2010 12:02 pm

Antifaz: un texto bien llevado, donde me recree lo suficiente para llegar a disfrutar de ese delicioso helado... Así es la juventud, se nos derrite y no nos damos cuenta...

"Portábamos nuestros helados como ridículas antorchas, símbolos que ya no nos complacían. Llegamos con las primeras gotas chorreándonos las manos y entonces ella, cuándo no, en vez de sentarse aplastó el cucurucho contra el banco. Lo contemplamos un instante, como si fuera obra en exposición, hasta que Fabio puso el suyo encima y yo lo imité de inmediato. Nos fuimos riendo, felices de dejar allí la flor desnuda de nuestros deseos."

_________________
La alegría se multiplica cuando la dividimos...
Richard Bach....


Te invitamos a que dejes comentarios en los post de tus compañeros. Al igual que tú, también ellos merecen ser comentados.  Gracias[/b][/center]
Volver arriba Ir abajo
http://lecturasescogidas.blogspot.com
Contenido patrocinado




Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Empty
MensajeTema: Re: Frutilla, chocolate y sambayón.   Frutilla,  chocolate  y  sambayón. Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Frutilla, chocolate y sambayón.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» COMO AGUA PARA CHOCOLATE, de Laura Esquivel
» Una semana de puras burlas a Chocolate
» Tarta de chocolate y galletas
» MAGDALENAS DE PLATANO Y GOTAS DE CHOCOLATE (Candy)
» Resistiré!

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: