LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 HISTERIA - Evento 3° - FUTURO CORTOMETRAJE

Ir abajo 
AutorMensaje
aldochapa
Escritor activo
Escritor activo


Masculino
Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 20/05/2010

HISTERIA - Evento 3° - FUTURO CORTOMETRAJE Empty
MensajeTema: HISTERIA - Evento 3° - FUTURO CORTOMETRAJE   HISTERIA - Evento 3° - FUTURO CORTOMETRAJE Icon_minitimeMiér Jul 21, 2010 9:40 am


HISTERIA - Evento 3°










No olvidó los rostros de las personas que lo veían con una voracidad sosa hacía su creciente vesania. El estaba aturdido, acomplejado hacia una realidad umbría, aquellas sombras que tienen vida y buscan el modo de acorralarte para nunca dejarte escapar; eso era uno de los pequeños sentimientos involuntarios de su mente débil y animosa. Se preguntaba constantemente “¿Por qué me tuvo que haber pasado a mí? ¿Por qué hoy?” lo decía mientras se tomaba de sus rodillas y se columpiaba hacia adelante y hacia atrás, ya sentado.

— Malditas sombras, ulceras de mi triste designio, yo que las cortejo fervientemente en mis periodos al alba y ustedes se escabullen hasta el crepúsculo tangible. ¿Cómo lograr lo imposible? Tácitas sutiles que envenenan mi entendimiento y razón de existencia, quisiera que desaparecieran, pero no mueran para que sigan torturando esta persona viva que tanto las repudia. —Decía en voz baja, con sus sentimientos confundidos hacía lo anormal.

Unas personas que estaban al lado de él, una joven pareja agarrados de la mano lo escrutaban de pies a cabeza; sus pensamientos eran sencillos, su mirada clara hacia el odio, lo veían como si fuera un bicho raro que alguien debería pisotear para ultimar su vida en la sublime grandeza de la sociedad normal; pero el chico estaba sentado, percibiendo y descifrando cada proverbio que se lanzaba al aire muda, y él, lo entendía tan claro que sus voces no eran sesgadas por el silencio.

Un hombre sentado a tres asientos delante de él, dijo que estaba loco y rindió homenaje a la grima con una triste mirada hacia el piso sucio.

Otra pareja sentada a contra asiento de él, no dejaba de ver sus atuendos que para ellos eran extraños. El dúo de tercera edad no dejaba de mirar su camisa al rojo vivo y su pantalón gris, en donde estaba abierto en la rodilla izquierda. La señora le dijo a su esposo en susurro, “Tiene una mochila extraña, y no se le alcanza a ver su rostro, es raro ese muchacho”. Su marido, un poco molesto, apretó la mano de su mujer señalando que no lo viera, ya que era un alma perdida de dios.

El muchacho se levantó de su asiento y se quedó de pie en su sitio. El torció la parte baja de su suéter y posteriormente se quitó el gorro de ésta. Lentamente observó a todos a su alrededor y por arte de magia o de lo oscuro fue la atención momentánea. La mayoría lo veía con miedo y algunos otros con tristeza, el les regaló una risa villana el cual se confundía con mohína en el estado en el que se encontraba, después dijo al aire. “Pobres críos de su cristiana religión, me acechan con sus comentarios falsos e hipócritas, sinuosos al alma perdida en la cual vago, ustedes juzgadores de la ribera alegre, yo los maldigo por idiotas e incompetentes”. Y después tomó asiento.

El joven sentía un retroceso de quiebra.

— ¿Ahora que hice? —Se preguntó— Malditas memorias pusilánimes, que por hedor a la injusticia vivida me hacen revelar trances prescindidos a la gloria de la realidad. No me lleven con ustedes, no los quiero vivir, no aquí, no mañana, no ahora…

La retrocesión permutó la ley de la actividad cerebral del muchacho, no podía escapar, no otra vez, aunque el luchaba en su parva voluntad. Aun con la música celtica que escuchaba, aun con el sorbo que tomó, la regresión oprimió la náyade de lo escalofriante.

— ¿De qué me ves? —Decía una mujer frente a él.

El con los ojos llorosos no podía responder, solo miraba aquella persona delante de él agrediéndolo.

— ¿De qué me estás mirando? —Peló sus ojos.

La cadencia monótona de lo innoble dio comienzo. Unos tambores se escucharon en el fondo con su prodigio compas de la maraña, las trompetas de terror seguían la sinfonía con la abyección de los violines, y detrás de todo eso, en los cimientos del pesimismo flotaba una neblina gris bailando al ritmo de la angustia.

El estaba asustado, viendo hacia el frente con las cuerdas vocales frenadas, intentó cerrar los ojos, pero fue inútil, aun divisaba aquellos irises empachadas de furor atentando un golpe mortífero.

— ¡Dime maldito escuincle! ¿De qué me vez?

La imagen retorcida de su cabeza se movía ásperamente, fuera como si su cuerpo haya desaparecido. Unas luces de multicolores navegaban en el abismo oscuro y penetraban por doquier, ya no había sitio alguno en donde esconderse, y mucho menos a donde escapar. El intentó correr hacia su izquierda pero ahí estaba la cabeza maldita; mirándolo encolerizada y preguntándole. “¿De qué me miras?”.

El réquiem de lo siniestro dio frutos y el canto de los tambores se hacía más propenso al lienzo de la locura. El se tapó los oídos, pero de ellos sangraban vertiginosamente.

— ¡Ya no me veas así! Con tu rostro maldito e inocente, que te voy a matar, matar, matar… —Ella repetía la misma palabra al soneto lirico de las trompetas caer.

La polifonía jubilaba atrocidad. Aquellos instrumentos aumentaron su cantal y las facciones bailaban repitiendo muerte conjuntamente. El solo gritaba, hasta cuando no pudo más. Cayendo en el mundo del sueño eterno, apenas logró decir. “Basta mamá”.




Jordán despertó en el suelo acostado en modo fetal. Se levantó preocupado y miro a sus alrededores, reconoció en donde estaba. Sonrió malévolamente y después sacó una caja de cigarrillos.

— ¡Malditas regresiones!

El chico se quitó los audífonos y no se dio cuenta que de ellos chorreaban gotas de sangre. Los guardó en la mochila que traía colgada en su espalda. Le dio una fuerte bocanada a su cigarro. Y después tristemente dijo. “Ya llegue”.




continuará













Como está escrito en el nombre del tema. Tengo un proyecto donde se hará cortometraje. Contaremos con una camara profesional y de vario personal capacitado... Espero y el corto sea un exito.

Por lo pronto ya tenemos a los directores, obviamente seré yo como director, y mi amigo Isai Candanoza. Quien fue su idea la de la historia y entre el y yo terminamos la mitad.


Espero y les guste.



Links de los eventos.

Evento 1:
http://www.letrasyalgomas.com/textos-literarios-cientificosperiodisticos-etc-f6/no-es-personal-evento-1-futuro-cortometraje-t12721.htm
Evento 2:
http://www.letrasyalgomas.com/textos-literarios-cientificosperiodisticos-etc-f6/no-es-personal-evento-2-futuro-cortometraje-t12772.htm
Evento 3:
http://www.letrasyalgomas.com/textos-literarios-cientificosperiodisticos-etc-f6/no-es-personal-evento-3-futuro-cortometraje-t12829.htm#99373

Evento 4:
http://www.letrasyalgomas.com/textos-literarios-cientificosperiodisticos-etc-f6/histeria-evento-4-futuro-cortometraje-t12970.htm


Volver arriba Ir abajo
 
HISTERIA - Evento 3° - FUTURO CORTOMETRAJE
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Futuro revuelto.
» El futuro del Rally?
» Nuestras propuestas de Cercanías en Año Nuevo (y después)
» Eurovision 2015 - Edurne
» El ferrocarril español en el futuro.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: