LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 FLORES SECAS.

Ir abajo 
AutorMensaje
TEKNARIT
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
TEKNARIT

Masculino
Virgo Caballo
Cantidad de envíos : 574
Fecha de nacimiento : 05/09/1966
Edad : 52
Localización : En algún lugar al oeste de África
Fecha de inscripción : 12/10/2009

FLORES SECAS. Empty
MensajeTema: FLORES SECAS.   FLORES SECAS. Icon_minitimeMar Jun 15, 2010 10:24 am

De Thamar Alvarez Vega

Al principio fueron sólo dos o tres florecillas esparcidas bajo el ventanal de la terraza. Estaban marchitas, abandonadas a ese final seco y descolorido de todas las cosas, pero ella ni siquiera reparó en su presencia. Descorrió las lánguidas y pesadas cortinas con parsimonia y se quedó contemplando el frío amanecer de una mañana más de otoño. Fue una hora después, cuando el sol había perdido ya la batalla contra el cielo apagado y gris, y el día comenzaba a emitir esa insinuante humedad de prados verdes y nieblas sedosas y dispersas. Las percibía entre las perezosas brumas del pensamiento, sin distinguirlas, mirándolas sin verlas. Entonces su atención despertó de su indolente letargo y se quedó observándolas con curiosidad, miró el ventanal por el que plausiblemente habían entrado a caballo de alguna suave brisa y sonrió con tristeza: no le gustaban las flores cortadas, las amaba en su sitio, entre espinosos y frondosos arbustos o sobre mantos eternos de hierba húmeda. Pero así no. Odiaba las flores cortadas, quizás porque se encontraban demasiado cerca de la muerte para quererlas mucho tiempo, quizás porque le recordaban que era a ella a quien no le quedaba ya mucho tiempo para amar la vida. Las recogió una por una y las lanzó por la ventana con un movimiento preciso: dentro de su casa no quería flores secas.

Y lo olvidó. El hallazgo de tres flores marchitas no era una anécdota digna de recuerdo ni de pasar a los anales de la historia personal de nadie. A menos que, como ella, se encontrara una semana después con cinco o seis florecillas de iguales características, pequeñas, marchitas, de pétalos acartonados y tallo frágil y reseco, junto a la escalera de acceso a las habitaciones del piso superior. Su mente no relacionó ambos hallazgos, tenía ya setenta y seis años y a esa edad los acontecimientos cercanos se difuminan en el aire en idéntica armonía con que los antiguos se fijan a la memoria como esculturas pútreas e irrompibles; pero al agacharse a recogerlas, se encontró a sí misma repitiendo un gesto casual y repentinamente familiar. Entonces recordó: hacía una semana había recogido dos o tres florecillas al pie del ventanal de la terraza, y ahora tenía seis unos metros más al interior de la casa.

¡¡Ha tenido que ser el viento !! se dijo un poco malhumorada, está visto que tendrá que cerrar las ventanas.

Y las cerró, no sin antes recoger las seis florecillas mustias y lanzarlas al vacío, como hiciera con sus predecesoras.

Tres días después, al volver de su paseo vespertino, agobiada por la llovizna de finales de mayo, y arrastrando aún la amargura de un paseo solitario y errabundo, se encontró con un pequeño montón de flores secas en mitad de la escalera. Daba la impresión de que alguien las hubiera cortado y transportado entre las manos para acto seguido derramarlas en aquel peldaño de maderas lisas y barnizadas.

Esta vez se sobresaltó. Las ventanas estaban cerradas, la casa en orden, todo era silencio y penumbra, pero era evidente que alguien había estado allí y depositado aquel montículo de florecillas secas en su escalera, y que había estado haciéndolo al menos dos veces, cuando encontró las primeras junto al ventanal y las siguientes varios metros más adentro. Alguien entraba a su casa, estando o no ella en su interior, y depositaba aquellas flores mustias y resecas, cada vez más al interior de la casa, cada vez más arriba. No importaba cómo ni porqué, ni siquiera quién: lo cierto era que entraba.

Aquella noche no durmió. Se sentó en su señorial cama adoselada a esperar pacientemente, sin miedo, sin angustia, sólo a esperar, atenta a cualquier ruido, a cualquier movimiento o cambio sospechoso. Fue una espera infructuosa; mientras veía amanecer a través de las tenues cortinas de su habitación, comenzó a pensar por primera vez en la posibilidad de buscar ayuda. No le quedaban ya muchos amigos ni parientes, pero supo de más de uno en quien poder confiar sin el temor de que la mirase con infinita condescendencia y le recomendara contener su novelesca imaginación.

Se levantó de la cama preguntándose si, después de todo, había realmente motivos para alarmarse: unas florecillas resecas y descoloridas no constituían un serio peligro para nadie, pero al abrir la puerta de su habitación, la pregunta se congeló en su mente: a sus pies, y a todo lo largo del pasillo, una alfombra de flores marchitas, más parecidas al papel que a la vida, cubría el suelo con majestuosa elegancia, inundando el aire con el inconfundible y tétrico aroma de las coronas funerarias, el aroma a flores muertas.

Ella emitió un sollozo y, convulsionada por el terror, corrió en dirección a la escalera, percibiendo bajo sus pies descalzos el tacto cortante y acartonado de las flores secas. Al final del pasillo observó que el manto imposible se extendía escaleras abajo y culminaba a los pies del ventanal de cortinas lánguidas. Bajó con cuidado, mareada por el intenso aroma y agarrada a la baranda con manos poco firmes; cogió el telófono con dedos temblorosos, irresolutos. No hubo nadie que recibiera esa llamada.

Días después, animados por el silencio y la quietud que emanaba la casa, dos niños se introdujeron sin dificultad por el amplio ventanal abierto. El interior estaba tranquilo, ordenado, silencioso... Su aspecto era completamente normal a excepción de... de todas aquellas flores marchitas, a centenares, a miles, cubriendo el suelo de la entrada, de la cocina, del salón, de las escaleras... Los pequeños, sin poder contener su naturaleza curiosa, subieron cautelosamente los peldaños, sintiendo crujir las secas flores a su paso, un crujido inquietante y claramente audible en el oscuro silencio de la casa. Cruzaron el pasillo hablando entre ellos a media voz, ya temerosos, ya asustados frente al estrecho y largo corredor. A escasos metros vieron la puerta abierta de una habitación, se asomaron desde el umbral y penetraron en ella. Todo parecía en orden, en calma, fija cada cosa en su sitio a través del tenue manto de la penumbra. El tiempo detenido a su suerte y el espacio abandonado a la quietud de la soledad. Porque la habitación estaba desierta y no había nada en ella que llamara excepcionalmente la atención, ni siquiera ese otro manto de flores marchitas y tristes depositadas encima de la cama, semiocultas bajo las sábanas, esparcidas entre los pliegues de la almohada y derramadas sobre el alto y vistoso dosel.

Teknarit, África.

FLORES SECAS. Bodegon-de-flores-secas
Volver arriba Ir abajo
pétalosdeseda
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
pétalosdeseda

Femenino
Cáncer Rata
Cantidad de envíos : 2009
Fecha de nacimiento : 30/06/1960
Edad : 58
Localización : A un "pasito" de Madrid
Fecha de inscripción : 25/10/2009

FLORES SECAS. Empty
MensajeTema: Re: FLORES SECAS.   FLORES SECAS. Icon_minitimeMar Jun 15, 2010 6:13 pm

Excelente relato!me ha mantenido expectante hasta el desenlace final.
Gracias tek!

¡¡Abrazos de flores frescas!!
Volver arriba Ir abajo
Eleonor
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
Eleonor

Femenino
Libra Tigre
Cantidad de envíos : 1213
Fecha de nacimiento : 21/10/1950
Edad : 68
Localización : De nuevo en mi paisito.URUGUAY
Fecha de inscripción : 06/03/2008

FLORES SECAS. Empty
MensajeTema: Re: FLORES SECAS.   FLORES SECAS. Icon_minitimeMar Jun 15, 2010 6:25 pm

El relato es intenso,y creas muy bien la expectativa, pero no encuentro el desenlace,un final demasiado abierto,que aunque podria darselo yo, no colmas las espectivas quizas del autor o no encajaria en el desarrollo del mismo.Hay un misterio que queda sin resolver,y un final que le resta importancia a lo ocurrido con anteriridad.

Un abrazo cordial
Volver arriba Ir abajo
RosanaVera
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
RosanaVera

Femenino
Escorpio Dragón
Cantidad de envíos : 895
Fecha de nacimiento : 20/11/1964
Edad : 54
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 22/11/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

FLORES SECAS. Empty
MensajeTema: Re: FLORES SECAS.   FLORES SECAS. Icon_minitimeSáb Jun 19, 2010 10:52 pm

Esto me asusta...
Volver arriba Ir abajo
http://cholyta.blogspot.com
Ricardo Cesar Garay
Moderador
Moderador
Ricardo Cesar Garay

Masculino
Acuario Cerdo
Cantidad de envíos : 2189
Fecha de nacimiento : 24/01/1948
Edad : 71
Localización : Haedo Buenos Aires Argentina
Fecha de inscripción : 11/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención:
Mención Mención:
Premios Premios: 2º Lugar en Concurso de Prosa Erótica

FLORES SECAS. Empty
MensajeTema: Re: FLORES SECAS.   FLORES SECAS. Icon_minitimeLun Jun 21, 2010 8:58 pm

El temor a lo desconocido y la presencia de la muerte en cada flor seca es a mi modesto entender el nudo de esta historia por cierto muy bien narrada.

Deja un final abierto que en lo personal no tengo la capacidad de imaginar.

Un abrazo.
Volver arriba Ir abajo
antifaz
Moderador
Moderador
antifaz

Masculino
León Perro
Cantidad de envíos : 3605
Fecha de nacimiento : 23/07/1958
Edad : 60
Localización : Villa Colón - Montevideo
Fecha de inscripción : 24/09/2009

FLORES SECAS. Empty
MensajeTema: Re: FLORES SECAS.   FLORES SECAS. Icon_minitimeLun Jul 19, 2010 8:46 pm

deshacerse en flores secas,
perder la vida día a día.

con esta misma técnica el autor duplica el texto:
primero lo expone en imágenes
y luego lo explica fríamente.

esto enlentece la acción y ofende a poetas y narradores,
pues cada quien tiene que cargar con el otro.

La idea me pareció muy interesante:
el vano intento por echar la muerte.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




FLORES SECAS. Empty
MensajeTema: Re: FLORES SECAS.   FLORES SECAS. Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
FLORES SECAS.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Flores de nespresso
» Flores de papel crepe
» SERA MAS PELIGROSO PROSPECTAR EN LAS AGUAS QUE EN LAS SECAS?
» IMAGENES DE FLORES
» Entrevista al Cnel. Héctor Flores (V.G.M.) - Jefe Dpto. Análisis Estratégico - Gabinete Estrategia Militar (EMCO)

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: