LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 LOS CAMINANTES (I)

Ir abajo 
AutorMensaje
TEKNARIT
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
TEKNARIT

Masculino
Virgo Caballo
Cantidad de envíos : 574
Fecha de nacimiento : 05/09/1966
Edad : 52
Localización : En algún lugar al oeste de África
Fecha de inscripción : 12/10/2009

LOS CAMINANTES (I) Empty
MensajeTema: LOS CAMINANTES (I)   LOS CAMINANTES (I) Icon_minitimeDom Jun 06, 2010 7:49 pm

Mientras que el resto del mundo ha hecho todas sus revoluciones corriendo para llegar antes al mismo lugar de partida, aún nosotros los africanos las hacemos caminando.

Las fotografías en blanco y negro ( siempre el blanco primero ) traen el recuerdo de un tiempo en el que el caminar era un acto revolucionario. En el museo del Bronx las fotos componen un gran espacio histórico de las caminatas por los derechos civiles en el sur de los Estados Unidos, que comenzaron con el boicot a las guaguas ( autobuses ) públicos de Montgomery, en Alabama, en diciembre de 1955 y que acabaron en la opotreosis de la gran marcha sobre Washington en el años 1963. En otro lugar de Nueva York, el admirable Centro Internacional de Fotografía, se ven también algunas de esas fotos que ya son parte de la memoria pública de un siglo – fotos como la de Goretta King en el entierro de su marido asesinado, los perros de la policía desgarrando la ropa de un manifestante negro – Pero además se completan con otras imágenes del cine, la televisión, la publicidad, la industria de consumo, que revelan la omnipresencia siniestra del racismo, la siempre burla perpetua entre benévola, distante e injuriosa y la contumaz negativa a aceptar no ya la ciudadanía sino la plena humanidad de los negros.

En el cine o en la televisión resulta que cuando no eran grotezcos o inserviblen eran invisibles, así los presentaban siempre. En una serie de carteles patrióticos editados durante la Segunda Guerra Mundial para exaltar la causa de la democracia ( de aquélla democracia nos llega ahora estos fascismos ) contra el fascismo hay niños jugando en los parques o estudiando en las escuelas o grupos de hombres entregados al trabajo, en una representación a la vez terrenal e idealizada de la gente común: pero en ningún momento de esos carteles hay una sola cara que no sea anglosajona o blanca. El mismo país que estaba batiéndose en una guerra formidable contra el nazismo segregaba a sus propios soldados negros en las filas del ejército norteamericano. Lena Horne, recientemente fallecida, nos recordaba el insulto que le supuso de una ocasión en la que tenía que cantar para las tropas en el frente europeo: en las primeras filas sentados estaban los soldados blancos americanos así como también y juntos los prisioneros de guerra alemanes; al fondo, en las últimas filas del recinto y poco menos que amontonados y casi escondidos, los soldados negros.

Una de las escenas más delicadas del cine musical norteamericano es esa en la que Lena Horne canta el Stormy Wheather de Harold Arlen junto a una ventana por la que se ve una calle de Nueva York batida por una tormenta súbita. Pero los productores se aseguraron muy bien de que tales imágenes fueran muy breves y no tuvieran mucha relación argumental con el resto de la película, al fin de poder cortarlas en las versiones que se exhibían en los cines del sur. Parece una historia lejana, comenta el autor de este escrito: “en una cena universitaria, hace poco, me tocó sentarme al lado de una señora negra conversadora y educada, algo mayor que yo, con la que descubro enseguida aficiones compartidas; nació en Richmond y se acuerda aún muy bien de cuando los lugares a los que debía entrar por una puerta distinta a los de los blancos; de las barras de cafeterías separadas y de los retretes públicos siempre más sucios en las estaciones. Por algún motivo no recuerda, dice sonriendo, las bibliotecas públicas eran los únicos lugares que no estaban segregados en Richmond: en esos refugios en los que sí era igual a los demás alimentó su vocación de niña lectora.

De la lectura de “Los caminantes”, de Antonio Muñoz.

Teknarit, África.
Volver arriba Ir abajo
pétalosdeseda
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
pétalosdeseda

Femenino
Cáncer Rata
Cantidad de envíos : 2009
Fecha de nacimiento : 30/06/1960
Edad : 59
Localización : A un "pasito" de Madrid
Fecha de inscripción : 25/10/2009

LOS CAMINANTES (I) Empty
MensajeTema: Re: LOS CAMINANTES (I)   LOS CAMINANTES (I) Icon_minitimeLun Jun 07, 2010 6:38 pm

El racismo extendido por todo el mundo,ha causado muchos estragos y discriminación a millones de seres humanos por el color de su piel.
Afortunadamente las bibliotecas públicas en ésa época debieron ser el último refugio acogedor no-discriminatorio dónde crecia la aficción por la lectura de los niños y niñas negros.

¡¡Abrazos de mil flores!!
Volver arriba Ir abajo
 
LOS CAMINANTES (I)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» LOS CAMINANTES (I)

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: