LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte
 

 LOS CAMINANTES ( Y II )

Ir abajo 
AutorMensaje
TEKNARIT
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
TEKNARIT

Masculino
Virgo Caballo
Cantidad de envíos : 574
Fecha de nacimiento : 05/09/1966
Edad : 53
Localización : En algún lugar al oeste de África
Fecha de inscripción : 12/10/2009

LOS CAMINANTES ( Y II ) Empty
MensajeTema: LOS CAMINANTES ( Y II )   LOS CAMINANTES ( Y II ) Icon_minitimeDom Jun 06, 2010 7:47 pm

Una niña con coletas, vestido blanco y calcetines blancos, como arreglada para la iglesia un domingo, camina hacia la escuela custodiada por altos guardias de seguridad armados mientras a unos pocos pasos la chusma racista le tira cosas y le grita insultos que ella parece no oir. La niña camina con la misma dignidad serena, con la misma fragilidad indestructible que hay en todos los héroes comunes de aquellos años, hombres y mujeres, negros y también blancos, porque muchos blancos de buena voluntad y corazón progresista participaron en la lucha, en la que muchos de ellos dejaron incluso sus vidas. Lo que me produce más emoción es ver en las fotografías y en las imágenes confusas de los noticiarios cómo el heroísmo consistió en hacer con naturalidad cosas perfectamente habituales. Caminar, permanecer sentado. Caminar durante horas o días, durante meses, sin más descanso que el preciso para descansar y tomar y reponer fuerzas para seguir caminando; sentarse en el taburete de plástico alcochado de una cafetería y apoyar los codos en la barra; subir en una guagua ( autobús ) y sentarse en un asiento de las primeras filas, no de las últimas y mirar hacia el paisaje como si nada ocurriera, ( recuerdo ver las imágenes de esta película que representa el principio de la rebeldía negra en los Estados Unidos ).

Han habido revoluciones sanguinarias que en nombre de la fraternidad humana y del paraíso terrenal se convirtieron en grandes fábricas de crímenes. En españa aún quedan sueltos algunos chacales que para reivindicar el idilio de una españa grande y libre desde los tiempos del paleolítico no dudaron en matar, ni en volverlo a hacer si se diera el caso. En Montgomery, Alabama, el primero de diciembre de 1955, una costurera de aire tranquilo, Rosa Park, dignamente vestida con un abrigo y un sombrero, con unas gafas que acentuaban la dulzura de su cara, inició sóla y valientemente una de las grandes revoluciones del siglo XX con el solo gesto de sentarse en una guagua ( autobús ), mirando al frente y sujetando el bolso sobre el regazo. Muchas veces a lo largo de los años, negó que el motivo para sentarse en una de las primeras filas en lugar de seguir avanzando hacia el fondo, hacia la zona reservada en la guagua ( autobús ) a los negros fuera el agotamiento o el dolor de los pies de tanto y tanto caminar. Lo hizo, decía, con aquella expresión de templanza que tuvo hasta el final de su vida, porque decidió que tenía que hacerlo, que no podía aguantar más pasivamente la injuria de la segregación. La amenazaron, la detuvieron, la encerraron. Policías brutales la zarandeaban y le gritaban insultos acercándoles mucho a la cara serena sus grandes bocas cambadas de ira.

Las calles, las orillas de las carreteras, se fueron llenando de caminantes. Hombres y mujeres vestidos con esa formalidad que resalta más gracias al negro y blanco de las fotografías se levantaban de noche y empezaban a caminar para llegar a tiempo a los trabajos sin tomar las guaguas ( autobuses ) que pasaban una y otras vez vacíos. Caminar es el acto más primordial, el más simple. Con sus trajes oscuros, sus corbatas, sus pequeños sombreros, los negros caminaban por las carreteras del sur con la misma majestad que si pisaran los polvorientos caminos de su África natal.

Porque se los presentaban, a los negros, como a bufones o mendigos ellos extremaban la severidad de sus modales y sus ropas. Porque les decían “boy” ( niño ) negándoles hasta la condición de adultos ellos empezaron a utilizar “man” ( hombre ) como vocativo. En la foto de la huelga de los trabajadores de la limpieza de Memphis, en 1968, una pancarta única se multiplicaba por sobre las cabezas de los caminantes: “ I am a man “ ( soy un hombre ). Por debajo de las sirenas y los altavoces de la policía y los ladridos de los perros avanzaría el gran rumor de los pasos humanos.

De la lectura de “Los caminantes”, de Antonio Muñoz.

Teknarit, África.
LOS CAMINANTES ( Y II ) 17withers.600.1
Volver arriba Ir abajo
 
LOS CAMINANTES ( Y II )
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Textos (literarios, Científicos,Periodísticos, etc.)-
Responder al temaCambiar a: