LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 El Legado del Hechicero - Capitulo 1 (2)

Ir abajo 
AutorMensaje
aldochapa
Escritor activo
Escritor activo


Masculino
Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 20/05/2010

MensajeTema: El Legado del Hechicero - Capitulo 1 (2)   Vie Mayo 21, 2010 10:27 pm

Capitulo 1 (1)
http://www.letrasyalgomas.com/novelastextos-en-capitulosobras-de-teatro-f24/el-legadodel-hechicero-capitulo-1-1-t11696.htm


PRIMERA PARTE

CAPITULO I
Centro de Salud Mental “Lourdes Romero”









(2)

El agua caía fuertemente, se escuchaba la resonancia de las millonésimas gotas que chocaban contra el suelo y el tejado, los riachuelos, que se amontonaban en el techo se desprendían con áspera firmeza, las ventanas temblaban balbuceando de dolor con cada fuerte aire que golpeteaba desde el exterior, como si un demonio quisiera entrar a la fuerza, decía una anciana viendo hacia la nada y con un crucifijo en las manos.

En la sala principal, donde los pasillos se conectan entre sí hacia las recamaras, laboratorios, salas secundarias, etc. En dicho lugar, estaban sentados los enfermeros y doctores tomándose una taza de café caliente. Todos conversaban lo sucedido, desde la naturaleza y la mal formaciones de las nubes, hasta la demencia que se vivían en los pasillos del hospital; pero, la plática central y por más vueltas que le sacaban al asunto, regresaban al punto de origen, el cual era el viejo Juan Esteban.

— Ahora si le entró la locura al pobre viejo —Dijo Jesús, el enfermero mas docente a la religión— Que dios lo salve, aun tiene algo que contarnos de sus aventuras a los Alpes.

— Ese viejo está más loco que mi tía Gertrudis. La pobre anciana se le olvida todo, va al baño y olvida cerrar la puerta, y cuando se da cuenta, se levanta y se embarra toda.
Algunos en la sala rieron de esa broma pesada.

— Mi abuelo Ernesto —Agregó uno más— Sale de su habitación con un casco de soldado gritando: ¡Nos están atacando! ¡Cúbranse todos! ¡Se acercan las bombas, dios mío! ¡Ataquen, ataquen! Y en las mañanas mi abuela está limpiando todo el desastre que hace. —Aunque hubo una verdad detrás de esos comentarios exagerados, su expresión viva fue incorrecta, se atisbaba en su rostro una frialdad y egoísmo oculto a simple vista marginando el amor que sentía por ellos, o simplemente era una burla de un pasado de despecho.
Los compañeros seguían platicando. Aportando ideas fuera de lugar y olvidando completamente el desastre natural. Cada individuo que participaba hacía mas cómica la charla, algunos eran insultos con respeto, algunas otras indirectas que lastimaban pero eran olvidadas entre las risas y en el avance de la conversación.

A pesar de las burlas y las carcajadas que se escuchaban fuera de la sala, había una persona que reía hipócritamente, exiliada de la parrafada y concentrada en gamas ideas. Ella, miraba el fuego que se consumía en la chimenea, hurtada en la realidad y oyendo acullá inmutablemente.

— De todos los hospitales mentales tuve que parar a éste —Dijo la enfermera Dolly, acechando los movimientos de las brasas y el sonido del crujir de la madera calcinándose— ¿No sé si han observado? —Agregó después con voz más tétrica— pero de todos los hospitales mentales, y único a 500 kilómetros a la redonda, solo son aceptados personas que han visto demonios y no han regresado a la realidad.

— ¿Qué quieres decir? —Preguntó Luis situado al lado de ella.
Todos guardaron silencio, una mudez absoluta, toda la atención dirigida a la enfermera Dolly que le hablaba a las rescoldos y desinteresada al conjunto que la rodeaba.

— Una señora de 30 años fue rechazada por tener Alzheimer, otro señor por tener Baile de San Vito, y otros más por Epilepsia, Parkinson, Síndrome de Touret y demás. —Dolly despertó de su trance y sonrió malévolamente. Al parecer todo era un juego para asustar a sus compañeros y prosiguió con su plática, ahora sin quitarle la vista al doctor Zaldívar— La mayoría que están internados han visto a fantasmas, y no hablo de la llorona, o Guanina y Sotomayor, sino de un brujo que vivió hace cientos de años, todos juran haberlo visto con vida y caminar por las calles de nuestro pueblo a altas horas de la noche. Ja —Expresó burlonamente y pausó— es capaz de engañar a todos y difícil de mirar, y si lo vez, nunca más se repetirá.

Su voz empezó a perturbarse, infringiendo temor en sí misma en cada dicción

— Siempre escucharás los cencerros detrás y acercándose a ti, voltearás a todo lugar, pero nunca encontraras a alguien o ese algo. Solo una persona demente que vive en su mundo de fantasía y terror, podrá sentirlo, así como… —Frenó sus palabras.

— ¿Cómo quien? —Preguntaron todos en coro.

— ¿Cómo doña Lala? ¿Eh Dolly? —Agregó una persona que iba caminando hacia el círculo reunido.
Desde las sombras del pasillo y la entrada de la puerta, se sentía un frio intenso. Todos los enfermeros se pusieron de pie, todos asustados, todos con saliva a medio pasar; a excepción de Dolly, que aun seguía sentada y con su rostro cubierto de ira.

— ¡Ya debería de estar dormida! —Replicó Dolly sin prestarle atención a la persona que ya se encontraba detrás de su mueble.
Los integrantes quedaron atónitos por la peripecia que emanaba Dolly. ¿Cómo es posible que la enfermera capitana le esté hablando de ese modo a la directora y fundadora del centro de salud mental? Fue la incógnita que viajó en la maraña de las mentes de todo el personal reunido.

— Hija, es que quería hablar contigo.

— Ya es tarde doña Lala, hablaremos mañana.

— Acompáñeme a la habitación por favor. Es muy importante —Suplicó en tono amable.
La enfermera Dolly se puso de pie. El encanto de la anciana es resplandeciente, siempre le tuvo un gran afecto y cariño desde que la conoció. Era difícil negarle algo, y en esta ocasión no sería la excepción.
Volver arriba Ir abajo
Ciudadano del Mundo
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Tauro Caballo
Cantidad de envíos : 1553
Fecha de nacimiento : 02/05/1990
Edad : 28
Fecha de inscripción : 06/03/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención: - por sus Aportes a Letras y Algo Más
Premios Premios: Mención Especial en el Primer Concurso Conjunto de Fotografía

MensajeTema: Re: El Legado del Hechicero - Capitulo 1 (2)   Mar Mayo 25, 2010 8:09 pm

Quedo enganchado,espero lo sigas
Volver arriba Ir abajo
 
El Legado del Hechicero - Capitulo 1 (2)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» KOF Capitulo 1 - all out (fandub español latino)
» Bye el legado de simba..
» ¿ Como conociste el legado de simba?
» Pokemon (Anime)
» la historia de nala y uru las hijas de shani y esparki

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: