LETRAS Y ALGO MAS
Para poder interactuar en la comunidad, debes estar conectado,o registrarte.Tu cuenta será activada a la brevedad por un Administrador del Foro que hará llegar la activación a tu correo.,por lo cual ten especial cuidado en no equivocarte al registrar tu email sino no podrás ingresar al foro.
Te esperamos

LETRAS Y ALGO MAS

Un espacio diferente , para compartir y crear Registrado en Safe Creative
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  CONTACTANOS  

Responder al temaComparte | 
 

 LA CASA DEL OLVIDO

Ir abajo 
AutorMensaje
RosanaVera
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Escorpio Dragón
Cantidad de envíos : 895
Fecha de nacimiento : 20/11/1964
Edad : 53
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 22/11/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: LA CASA DEL OLVIDO   Vie Feb 05, 2010 8:53 pm

”En homenaje a quienes han partido antes que nosotros,

Y a las personas
anónimas que en sus trabajos mínimos,

Dan más amor del que nadie podría
imaginarse”




Cansada ya de tanto andar, me llamó la atención
el nombre de la calle: “Viviendo

De Recuerdos”. Seguí hasta el final.
Había una casa que ocupaba toda una

Manzana, con enormes paredes y
alambres con púas. En la entrada había una

Inscripción: "BIENVENIDOS A LA
CASA DEL OLVIDO".

No sé por qué, cómo ni cuándo llegué hasta ese lugar;
en un momento apareció

una persona vestida de blanco, preguntó si venía
por el trabajo. Toda confundida

asentí con mi cabeza. Me hizo entrar,
caminamos por un pasillo hasta una oficina

donde se encontraba la
Administradora, quien preguntó algunas cosas y me dió

el empleo, ¡gracias
a Dios ya estaba trabajando! ¡Comenzaría el viernes!
¡Estaba

feliz!



Llegó el gran día, en aquella casa había un
olor muy especial, era como sentir el

aroma que tiene el abandono, la
soledad, el desamparo, la frialdad y tantas cosas

más que no puedo
describir. Caminé por un pasillo largo donde había sillones a

ambos lados
y en ellos sentados unos niños extraños, con ojos alargados; se

veían
cansados, tristes, y vestían ropas viejas.


Me entregaron un uniforme
y una coraza que debía ponérmela en el pecho;


todas las personas que
trabajaban la traían puesta, lo encontraba absurdo, ¿quién

podría
atacarme en aquel lugar donde sólo habían niños? La verdad, aquí,
entre

nosotros, nunca me la puse.


Al paso de los días los fui
conociendo a todos por sus nombres. Mi trabajo

consistía en lavar sus
ropas; los menos eran auto Valente, otros postrados, con

distintas
discapacidades. Me di cuenta lo importante que es ser agradecidos
con

cuanto tenemos. Este trabajo es diferente a todo lo hecho en mis años
de

servicio, y vaya que llevo camino recorrido conociendo distintos
oficios. La gente

no cambia, siempre encuentro actitudes, cualidades,
defectos, virtudes que se

repiten.



Por ahora les contaré
de mis amigos, los niños: Comenzaré por Marta, una niña

muy caprichosa,
por todo alegaba. Después que nos conocimos, andaba detrás de

mí; sus
palabras aún las conservo en mi mente: —Mira como ando, no tengo

pañal,
no tengo pañuelo, la Fresia tiene pañuelo, a ella le dan de todo, ¿tení
un

pañal? ¡Oye! Pásame un pañal, tení colonia y crema, échame crema—. Le
puse

una vez y ya cada día era igual, dame esto, dame aquello, nunca más
me dejó

respirar, hasta ocupaba mi baño; un día... ¡Ni les cuento! Pasa
que ella no

masticaba la comida, todo lo tragaba, como si el mundo se
fuese a acabar; y por

más que tiraba la cadena no se iba, ¡huu! Estuve
casi todo el día en función del

baño; después quiso ir y le dije: — ¡No
por favor no! — y me decía —Si

hago sólo pipí—, ja, ja, ja. Nunca se
cansaba de repetir las mismas

palabras, y cuando me pedía algo me
hinchaba hasta que se lo daba. A mí

Marta, se la llevaron a otro lugar,
la consideraron un peligro para las otras

niñas; la extrañé, y por un
buen tiempo estuve con un dolor en el pecho.

Otro día fui a la pieza de
Olga, estaba llorando, pues quería estar en su casa. Le

gustaban mucho
los animales y la libertad, —me quiero matar— fueron sus

palabras en
medio de sollozos — ¿Por qué? — le pregunté. —Porque aquí no

puedo hacer
mi gusto, la Madre, (así llamaban a la señora de blanco que me

recibió
cuando llegué) no me quiere porque no voy a su reunión donde repiten
las

mismas palabras todos los días, me aburro de eso, ella no me soporta,
yo

quiero ir a ver mi casa, cuidar pollitos, comer fruta; tengo muchos
árboles, tiene

que ir a mi casa y comer frutita, le va a
gustar.


Hizo que se me escaparan unas lágrimas. Le acaricié su
cabello y se calmó un

poco.



“Vamos a dejar la puerta
abierta para que, cuando pasemos, nos vea Jesús”, dijo

la Madre, cuando
avanzábamos por el pasillo hacia la oficina de la

Administradora”, “pues,
detrás de esa puerta, está la capilla”. Sonreí, ella es

italiana, me
señaló un retrato que estaba en la pared. Muy orgullosa dice:

—Esta es mi
fundadora.

La Madre, es una buena persona, se desvive por los niños,
solo

que ya está un poco cansada, como ellos; tal vez le haría bien
descansar, ha

trabajado tanto, ya tiene 72 años, es adulto mayor y no
entiende, o no quiere

entender a "estos niños". A veces pienso que no
quiere ser como ellos y, aunque

está cansada, no se detiene porque teme
volver a ser niño.



El trabajo aquí ha sido duro es una carga muy
pesada y no sólo física sino

emocional, pero se siente una satisfacción
tan grande al ver sus rostros sonreír

cuando te entregas. El darse es
entregar sin esperar nada a cambio, y qué mejor

dar a quien nunca te
devolverá; porque ellos ya lo han dado todo, tienen sus

manos gastadas
abiertas para recibir; porqué, entonces, por una vez en la vida,

no
probamos el dar, sólo dar. Cuando paso por los pasillos y me encuentro
con

algunos de ellos, los agarro a besos, los abrazo, los aprieto. En un
principio me

miraban, ahora esperan mis caricias; parece que el cariño y
el afecto es una

necesidad como el pan para un
hambriento.



Hay veces que tengo un poco de tiempo y voy al
comedor para ayudar en las

comidas. El desayuno consiste para algunos,
los que no mastican, en leche con

pan picado. Lo llaman sopeado. Sé más
de eso porque me gusta darles de comer,

además que son muy graciosos
todos, menos José; él es un poco serio.


Estas chiquillas son tan
lindas si las vieran como ríen, me contagian; una vez

llegué a llorar de
tanto reír. Claro, también lloran, especialmente una, que me ha

robado el
corazón. Se llama Adriana. Ella ríe y llora. Antes de irme, en las
tardes,

voy a su cuarto para despedirme y le pongo cremita en su cara; me
observa con

tanta ternura. Un día me dijo: —Gracias señorita que es linda
usted—, y tomaba

mi rostro acariciándolo, como lo hacía yo con ella. Eso
me mató, hizo que mis

ojos se pusieran vidriosos. Los llantos en las
tardes de Adriana me hacían querer

saber más de ella, pero durante
algunos meses no veía que alguien fuese a verla,

por eso pensaba que tal
vez la habrían abandonado. Mientras mi amor por ella

seguía creciendo,
jugábamos con gestos, abertura de ojos y muchas carcajadas;

cuando
llegaba en las mañanas le abría mis brazos desde lejos, y, cuando
me

veía, se iluminaban sus ojitos y me sonreía... ¡Éramos tan felices!
Claro, a veces

olvidaba que habían muchos más ojos mirando, así que
también tenía que

abrazar y besar a medio mundo, y eso me llevaba un buen
tiempo, pero valía la

pena. Era algo que llenaba mi corazón, y mis niños
se acostumbraron a que

hubiera una regalona.



Es un trabajo
tan hermoso, triste a la vez; y aunque trato de hacerlo con todo
mi

corazón, mi cuerpo no me acompaña mucho. Una hernia lumbar no me
permite

hacer fuerza, y hay muchos de estos pequeños que me piden cosas,
que los

lleve al baño o que los acueste; y, aunque no es mi trabajo, en
más de alguna

ocasión lo he hecho, porque de veras que voluntad no me
falta, sólo que después

no puedo ni moverme.

Todo esto es un mundo
nuevo para mí, algo que no conocía, convivir con el dolor,

la angustia,
con días que para algunos se hacen tan largos. Con el tiempo he

aprendido
que se puede reír con ellos, que sólo les falta motivación, si, ya que
a

muchos de ellos los han abandonado, por diferentes circunstancias; no
podemos

juzgar cuando no sabemos.



Han pasado ya varios
meses y he ido creciendo, llenando de experiencias mí

alma. Cada
personaje tiene su historia que me provoca alguna emoción y a la vez

una
enseñanza de vida.



Rebeca es hipocondríaca, siempre está enferma
de algo. Una vez la llevaban al

médico y le decía a su auxiliar: —Déjame
bien bonita por si sale algo—, y ella le

respondió: —Ja, si no tienes de
adonde, eres puro pellejo—. Rebeca agregó: —

Eso crees tú, y en todo
caso, si yo no tengo él tendrá de donde pueda agarrarme.


Una vez que
estaba acariciando a mi Adriana, y Rebeca, estaba en frente y

conversaba
con otra niña que estaba a su lado y le decía: —Esa es la Yoya,
está

trabajando aquí porque se le murió su mamá, y estar aquí le sirve de
terapia,

imagínate tiene depresión. Yo la conozco desde que estaba en la
guatita,

¡pobrecita!

Pero esto le va hacer bien—. Lo decía por mí,
no sé de donde sacaba tanta cosa.

Cuando llegué a este lugar acompañé a
la auxiliar que la fue acostar y vi que sus

piernas estaban resecas y
escamosas, tomé un poco de crema y le puse; desde

ese día no me olvidó.
Claro, para ella soy “la Yoya”, da igual si se siente bien,

para mí eso
importa.



¿Y quieren que les cuente? Hay una que no para un rato,
se llama Telva, es

campesina, y habla como tal, todo el día pasa
caminando. Ella busca una puerta

por donde salir, dice que la casa está
sola y tiene que hacer el aseo, etc. Cuando

estoy colgando la ropa pasa
cada cinco minutos para hacerme las mismas

preguntas. Es una prueba a la
paciencia; cuando ya quiero gritar le doy un abrazo

y un beso bien
apretado y le digo que se quede. Con cara de picarona me dice:




¿Y usted me daría alojamiento?— Yo le sonrío y le grito porque es sorda,
para

más remate, — ¡Claro, por supuesto! — Ahí me responde: — ¡Ha
ya!

Entonces la espero—. No me espera, se va y vuelve, una y otra
vez.



Hay dos días de visita, donde pueden venir los familiares,
amigos y todos los que

quieran estar con ellos un ratito. Les traen
golosinas, regalos, los cuales disfrutan

a concho. Si los vieran… Ríen,
gozan; claro, no todos. En realidad son pocos los

que reciben visitas, es
la parte triste del cuento, ya que hay algunos que, desde

que los
trajeron a este lugar, nunca más los han vuelto a ver.


Y esos ojitos
cargados de nostalgia hacen sombra y parecen ojos largos,

letargosos,
llenos de dolor y de una profunda angustia que contagia.



También
había hombres como Manuel; en la actualidad ya no está. Un día se

quiso
marchar y tal vez esté en su chalet, del cual tanto me hablaba; es
mejor

pensar eso. Es que su recuerdo hace que me de una clavada en el
pecho.

Raúl es un poco especial; cuando recién llegué me tomo de la mano
y

besándome la cara me dijo al oído: — ¡Estay rica!—

Otro día me
tomó de sorpresa por la cintura, y eso que tiene una sola mano

buena y
está en silla de ruedas. Por eso lo saludo de lejitos, ya le tengo miedo,
ja,

ja, ja. No, en realidad, cuando voy al comedor trato de tocarlos a
todos y les

acaricio los hombros, les pregunto como están; eso les hace
sentir importantes, y

me gusta que se sientan así, en el fondo es hacer
cuanto me gustaría que

hicieran conmigo si estuviese en su
lugar.


Son tantos, si pudiera contarles cada historia no terminaría
mi cuento, pero no

puedo dejar fuera a mi poeta, José. A él le enseñaron
a recitar, aprendió en algún

lugar y declama unos poemas bellísimos; es
un enamorado del amor y de una

pequeña que también se llama Adriana, un
poquito frescolina; cuando llega un

niño nuevo lo cambia y se olvida de
José, que la quiere tanto. Ellos no pueden

pololear, la Madre no lo
permite, así que se ven a escondidas, cuando

ella no
está.


Cierto día fui a dejar una ropa al cuarto de Olga, y estaba
Guillermina, duermen

En La misma pieza, ya casi no la levantan. Su frase
típica es:

—A lo que hemos llegado—, y canta una canción: —adolorido,
adolorido, por una

ingrata…—. Es muy linda, — ¿cómo estás Guillita? —
responde: —Bien señorita,

a lo que hemos llegado.

—Te vine a ver,
estoy muerta, ha sido un día muy pesado, ¡no sabes cuanto!

—Señorita,
¿porqué está triste? ¿Esa es una lágrima?—, le digo: — ¿ésta? No,

no es
una lágrima, es una llave—, pregunta — ¿una llave? —Le tomo las
manos:

—Sí, ¿vamos? Ven, te voy a enseñar.

—Señorita, no sabía que
existía esta puerta, ¡Que hermoso lugar! Y estoy

caminando; dígame,
¿dónde me ha traído?

—Es hermoso, sabes que yo vengo a este lugar cada
vez que cae una llave de

mis ojos. Aquí encuentro paz y veo a las
personas que quiero. Dime ¿a quién

quieres ver?


—Usted está
jugando, señorita.

—No, como crees, ya vez que no necesitas la silla de
ruedas, ni alguien que te

cargue; has venido sobre tus piernas y si lo
deseas ¡puedes correr! Ándale, te

echo una carrera, ¿te
animas?


—Ja, ja, ja. Si, ¿cómo no? Seguro que a mi edad voy a estar
corriendo.

—Mira, ¿ves ese valle de pasto verde y al fondo esas
flores?

— ¡Oh, nunca vi flores más bellas!

—Ya ¿quién gana?¡A la
una, a las dos y a las tres!


—Usted hizo trampa, se dejó ganar—
respondí —No Guillita, siempre he sido muy

mala para correr, ¡de veras me
ganaste!


—Señorita, qué bien se siente aquí, hasta tengo ganas de
vivir, ¿siempre hay sol?

Es tan lindo, ¿como es que puedo mirarlo sin que
me duelan los ojos?


—En este mundo todo es misterio, no existe el
dolor ni la maldad, nunca se

envejece, y puedes encontrarte con tus seres
queridos, ¿hay alguien que quieras

ver? — me respondió —Sí a mi madre,
¡allá está! ¿Puedo? — sus ojos brillaban

—Por supuesto, ¡ve! —. La vi
correr feliz. —Señorita Rosana, señorita— escuché

a la Guille. — ¡Ah!,
¿qué pasó? — Ella agregó: —la están llamando, parece que

estaba muy
cansada porque se durmió—. Estirándome dije: —¡Huu! Lo siento, ya

me voy,
un beso y hasta mañana—. Y cuando me marchaba: —Señorita, se le

cayó esto
cuando se durmió, es una llave, y es muy bonita, tiene forma
de

lágrima.


Al tiempo, mi Guille, se marchó para no volver; se
sentía muy sola y decidió partir.

Poco a poco comencé a entender el
porqué de la coraza en el pecho. Todas mis

compañeras la llevaban; yo no
podía con ella.



Un día, a fines de Junio, mi Adriana ya no
caminaba; era muy grande, las

auxiliares no podían con ella. Poco a poco
empezó a decaer, tenía una manchita

en uno de sus glúteos; luego se
rompió y se hizo profunda. Sentí miedo y mucho

dolor; vino a buscarla un
familiar y se la llevó al Hogar de Cristo, un hospital. Ella

estaba sana
y no tomaba ni un remedio, eso me angustiaba más; sólo parecía

tener una
profunda pena, nunca supe cuál era.


Los días pasaban y fui a verla al
hospital. La abracé y besé, muchas veces. Mi

Llanto no era sólo externo,
mi alma también lloraba y no quería dejar que se

fuera. Le escribí un
poema, es mi forma de mantenerla en mi corazón.


El 20 de Agosto
decidió partir, fue cuando mi corazón parecía de cristal y sentía

que
caía a pedazos. Sé que era lo mejor, pues estaba sufriendo mucho. En
ese

momento entendí el porqué de la coraza y tal vez si me la hubiese
puesto no

tendría tanto dolor. Cuando pasaron los días fui a buscarla, me
la puse y estuve

un tiempo caminando por los pasillos, triste,
buscándola. En mis recuerdos sólo

existía ella; tomaba su ropa que quedó
en la lavandería, la abrazaba, y me hacía

miles de
preguntas.


Entendí a mis compañeras. Claro, cada una de ellas tiene
sus propios dramas. No

es bueno encariñarse con niños que están
preparándose para partir. A casi un

mes de la partida de mi regalona,
decidí volver a quitarme la coraza; no puedo ser

tan egoísta y pensar en
mí, cuando mis niños están muy solos y necesitan el roce

de unas manos,
un abrazo, un beso, algo que parece tan básico, pero que no

todos están
en condiciones de dar. Así que, mientras esté en este lugar mi
misión

será servir, mi cariño y amor no les va a faltar. Ahora debo
preparar mi mente

para saber que ellos se marcharán pronto y tendré la
esperanza que algún día los

encontraré, al final de mi
camino.



FIN


Agradezco a Loreto Silva y Norberto, por su ayuda en la corrección del texto.



Estas son algunas de mis experiencias en el hogar de ancianos Betania, lugar donde trabajo actualmente.
Volver arriba Ir abajo
http://cholyta.blogspot.com
TEKNARIT
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Masculino
Virgo Caballo
Cantidad de envíos : 574
Fecha de nacimiento : 05/09/1966
Edad : 52
Localización : En algún lugar al oeste de África
Fecha de inscripción : 12/10/2009

MensajeTema: Re: LA CASA DEL OLVIDO   Sáb Mar 27, 2010 10:48 pm

Eres afortunada por ser como eres, por sentir como sientes, por querer como quieres...Estás viva.

"¿Por qué se ha de temer a los cambios?
Toda la vida es un cambio".

Teknarit, África.
Volver arriba Ir abajo
RosanaVera
Escritor Muy Activo
Escritor Muy Activo
avatar

Femenino
Escorpio Dragón
Cantidad de envíos : 895
Fecha de nacimiento : 20/11/1964
Edad : 53
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 22/11/2008

RECONOCIMIENTOS
Mención Mención: - a la excelencia en sus comentarios
Mención Mención:
Premios Premios:

MensajeTema: Re: LA CASA DEL OLVIDO   Sáb Mar 27, 2010 11:12 pm

Gracias Teknarit, (que nombre más difícil, je,je,)
Eres muy amoroso y tu comentario me da fuerzas para seguir,
Dios te bendiga, pronto pasaré por tus escritos...
Volver arriba Ir abajo
http://cholyta.blogspot.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: LA CASA DEL OLVIDO   

Volver arriba Ir abajo
 
LA CASA DEL OLVIDO
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» LA CASA DEL OLVIDO
» foto de busqueda y mi casa donde aparecen un espiritu que toca puerta y lo n visto y
» 2 Maravedíes de Felipe II (Segovia -Casa Vieja-, 1602)
» Hoy tiro la casa por la ventana chequenlo
» 8 maravedis Felipe IV, ceca Segovia (Casa Vieja) 1622; Resello VIII mrs 1642 de Toledo

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
LETRAS Y ALGO MAS :: NARRATIVA :: Novelas,Textos en capítulos,Obras de Teatro.-
Responder al temaCambiar a: